Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


Por Dmitri Prieto Samsónov

La joven documentalista cubana Yaíma Pardo La Red terminó su Tesis de Maestría en Procesos Culturales Cubanos, cuyo tema fue la productora autónoma de Hip-Hop Real 70. Antes de discutirla formalmente en la Universidad de las Artes, Yaíma quiso llevar los resultados de su investigación directo a la comunidad donde vive y trabaja Papá Humbertico (Humberto Joel Cabrera Santana), rapero cubano, productor principal y fundador de Real 70.

La obra de producción de Real 70, que se ha dedicado por más de una década a promover a diverso/as rapero/as del patio, es bien conocida entre quienes preferimos el llamado “Hip-Hop consciente”: esa corriente –que prefiere llamarse a sí misma underground- del género musical y poético urbano que ha expresado en sus líricas incómodos temas de crítica social y existencial, a tantos aspectos del drama cubano y planetario que vivimos.

Papá Humbertico, en el debate (izqda.)

El encuentro con Yaíma fue acogido por la Logia de la Independiente Orden de Odd Fellows, asociación fraternal a la que Humbertico pertenece, de su pueblo: Barreras, un “asentamiento periférico” del capitalino municipio de Guanabacoa.

La vida social de Barreras transcurre, en gran parte, alrededor de esa logia, que se reúne los lunes, y el día 21 de agosto nos dedicamos a escuchar a Yaíma, junto con Humbertico, El Discípulo (también MC), y mucho/as jóvenes de la zona. Real 70 es un verdadero proyecto educativo, cuyos seguidores y seguidoras también tienen un lugar de encuentros dentro de la sede de la histórica Orden de Odd Fellows, que desde sus orígenes en Inglaterra de la temprana modernidad han intentado ser un espacio fuertemente inclusivo.

Yaíma logró compilar la totalidad de la discografía de Real 70; mediante una encuesta, constató que para un segmento importante de la juventud urbana cubana el Hip-Hop es el tercer género musical más popular (después del pop y el reguetón, dejando atrás la trova y el rock), e indagó cuáles son las características del llamado Hip-Hop consciente.

Ella narra la historia de Real 70, a partir de aquel fatídico Festival de Rap de Alamar donde Humbertico llevó un cartel con el texto “DENUNCIA SOCIAL”.

Se marca con fuerza el carácter militante del Hip-Hop underground cubano frente a otra “ala” del género urbano: el reguetón. Los raperos defienden su derecho de ser contestatarios, y no lo hacen sólo mediante denuncias, sino creando una nueva ética de solidaridad y verdaderas institucionalidades autónomas, como lo es Real 70 (el nombre de la productora no es más que la dirección de la casa de Humbertico, en Barreras).

Calle Real, Número 70, Barreras, Guanabacoa, La Habana, Cuba.

Uno de los logros investigativos de Yaíma es haber sabido discernir las características de una primera generación del rap cubano, gestada alrededor de los Festivales de Alamar, y de la actual, la segunda, de la que Real 70 forma parte.

Yaíma, con Dmitri.

El encuentro también sirvió para darnos cuenta que en la Cuba de hoy la empresa estatal, la cooperativa y el clásico negocio privado no son las únicas formas económicas existentes; mucho trabajo creativo original, mucho empeño, y mucha producción de valores se realizan a través de redes informales, cuyos nodos son entidades autónomas y solidarias como Real 70. Sin explotar a nadie ni recibir directivas burocráticas. Yaima, y su tutor de tesis (quien escribe estas líneas) formamos parte del Grupo de Trabajo Anti-Capitalismos y Sociabilidades Emergentes (AC&SE). Las búsquedas, empeños y emprendimientos de los raperos y raperos de Cuba son también nuestros.

Anuncios