Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


Por Félix Sautié Mederos

Queridos lectores de Crónicas Cubanas, precisamente porque lo que escribo son Crónicas Cubanas, no acostumbro a plantearme análisis de estricta índole internacional, con los que pudiera eludir sin complicarme la vida a mi pretendido interés de ser un cronista de mi tiempo en Cuba. Lo que hago con un criterio de objetividad y con pensamiento propio desde mi Rincón de Centro de Habana, desde donde les escribo cotidianamente sobre las realidades y los problemas que vivimos los cubanos y cubanas de hoy. Pero, en esta ocasión, no podía pasar por alto la toma de posesión del nuevo Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump y su discurso de investidura, por el significado que podría tener para el mundo y para Cuba el inicio de lo que se ha dado en denominar la Era Trump.

Por tanto, en consecuencia aquí van mis primeras impresiones muy preliminares con la esperanza de que pueda publicarlas en tiempo, como corresponde a un periodismo de opinión que plantea mantenerse al día. Lógicamente, de acuerdo con mi muy específico propósito en Crónicas Cubanas, las planteo relacionadas muy especialmente en mi criterio muy personal, con lo que podríamos esperar en Cuba de todo esto, tan controvertido y quizás enigmático.

No olvido el muy especial significado negativo que podrían tener estas palabras de Trump para mi muy querido México, América Latina y el mundo, pero tal y como es mi especialización me referiré a mi Cuba natal, desde mi Habana del alma.

Comienzo por decir que fue evidente que se planteó un discurso esencialmente nacionalista y proteccionista con palabras populares, que en definitiva será el tiempo quien diga lo que verdaderamente significarán un conjunto de criterios que en esencia de acuerdo a como se apliquen podrían ser positivos o negativos, sobre todo para el pueblo norteamericano y los demás pueblos del mundo. En este sentido considero que hay que tener mucho cuidado con las presunciones que al respecto se planteen desde un inicio, aunque siempre habría que mantenerse muy alerta cuando dormimos con un ojo cerrado y con el otro abierto, más allá del significado semántico que pudiera ser realmente un sentido figurado que en sí mismo que plantean las palabras.

Pero hubo una frase que quiero escoger porque la considero esencial para una alerta muy dirigida para Cuba y los cubanos que bien pudiera servir para los queridos mejicanos también. Parto del hecho de que por aquí, me refiero a Cuba, considero que estamos viviendo como detenidos en el tiempo y en mundo interior que muchas veces nos impiden ver los árboles específicos en el gran bosque que son el conjunto de los demás países en el mundo exterior que nos rodea.

Específicamente me refiero a lo que en la traducción al español significó su frase en la que planteó que UNA NACIÓN PREVALECE EN LA MEDIDA QUE LUCHE. Aquí en mi criterio está el meollo del problema que tenemos por delante los cubanos de hoy, porque considero que eso con independencia de quien lo haya expresado, es lo esencial de la respuesta que en Cuba deberíamos plantearnos en el inicio de la ya controvertida Era Trump.

Luchar todos sin exclusiones onerosas, de acuerdo con nuestros propios criterios e ideas que deberían ser respetados por todos de todos, para resolver los graves problemas que afrontamos. Hacerlo más allá de los inmovilismos que nos detienen, del autoritarismo que lo complica todo, de la burocracia que lo mediatiza todo y de las corrupciones que tanto daño nos hacen , para alcanzar el desarrollo de una República en donde quepamos todos, democrática , de derecho, participativa , de paz y de justicia social, con todos y para el bien de todos.

Precisamente, considero que nuestras fortalezas y oportunidades para hacerle frente a lo que nos viene encima son éstas y no otras, para lo cual tendríamos que comenzar cambiando todo lo que deba ser cambiado con la mayor agilidad posible.

Así lo pienso y así lo expreso en mi derecho a opinar con pensamiento propio y mis respetos por el pensamiento diferente, sin querer ofender a nadie en particular.

Publicado en Por Esto!, Sección de Opinión, el sábado 21 de enero del 2017.

Anuncios