Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


CRÓNICAS CUBANAS

Por Félix Sautié Mederos.

Es noticia en estos días, el inicio de los debates en la base de los documentos aprobados por el VII Congreso del PCC (La actualización del modelo económico y social cubano de desarrollo Socialista; así como el Plan Nacional de Desarrollo Económico y social hasta el 2030: Propuesta de visión de la nación, ejes y sectores estratégicos, de los cuales se está vendiendo al público un tabloide contentivo en los estanquillos de prensa). En mi opinión y en la de muchos militantes y revolucionarios, se debieron debatir antes del Congreso durante el proceso preparatorio como se correspondía con la mecánica propia de estos eventos. Lo anunciado, en mi consideración desapasionada, marca un hito importante que pienso no debería ser desapercibido ni pasado por alto.

Sé que hay quienes no le prestan atención a estas cuestiones porque las consideran obsoletas, fuera de lugar, con poca importancia práctica o porque están totalmente en contra. No obstante, como cronista de mi época y como militante de izquierda, sí me las tomo muy en serio por todo lo que pueden significar para el presente y el futuro de la Nación cubana o incluso para su fracaso. Más aún, después del restablecimiento de las relaciones diplomáticas con los Estados Unidos y en pleno proceso de los debates para alcanzar la
normalización de estas relaciones.

La discusión en la base de los documentos, se decidió en el VII Congreso del PCC a propuesta del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros y Primer Secretario del PCC, General de Ejército Raúl Castro, precisamente después de los múltiples planteamientos previos al VII Congreso que menciono, aunque no se hizo entonces mención alguna a los mismos. Muchos de estos planteamientos se manifestaron por vías mediáticas virtuales dentro de las pocas posibilidades existentes en el territorio nacional; y de conjunto en mi criterio, evidenciaron una tendencia importante a favor de que se debatieran abiertamente con la militancia y la población en un proceso anterior a su celebración lo que en definitiva no fue aprobado en su momento.

Los criterios a que me refiero circularon por todo el país e incluso fueron expresados públicamente por destacados y conocidos militantes del Partido. Por ejemplo, quiero mencionar a Francisco Rodríguez Cruz, más conocido por su seudónimo “Paquito el de Cuba” que da nombre a su popular blog, en el que publicó abiertamente un valiente artículo militante con fecha el 1 de marzo del 2016 titulado, “El Congreso del PCC, ¿1000 personas deciden el destino de la nación?”; del que cito unos párrafos que considero esenciales a partir de mi opinión favorable desde un principio a su planteamiento (1). Cito textual a Paquito: “Como mismo lo expresé donde debía, desde el mes pasado, ahora que ya estas decisiones son firmes, lo reitero en público, derecho que creo tener: no entiendo a partir de qué elementos podrán las personas electas como delegadas debatir documentos que no conoce el resto de la militancia, y que no tuvieron en cuenta los criterios de sus núcleos de base. Las transformaciones en marcha y por venir para la sociedad cubana necesitan de mucha más discusión, de una participación masiva y ejemplar, de mi Partido al frente, con todos y para el bien de todos…” (2). Paquito ha escrito al respecto varios artículos que sería muy extenso señalar. Incluso con fecha 28 de marzo 2016 en carta abierta al Presidente Raúl Castro propuso que se aplazara el VII Congreso para dar tiempo a las necesarias discusiones en la base (3).

Destaco especialmente lo que realizó Paquito con su valentía habitual, dado el ejemplo que constituye, la expresión libre de su criterio propio sin cortapisas ni miedos inducidos. Lo hago además porque tiene mucho que ver con la esencia de lo que quiero expresar en mi crónica cuando me refiero a los que siempre están de acuerdo con todo lo que viene de arriba; y lo que es peor, algunos de ellos tratan de imponerlo autoritariamente incluso con intimidación a los demás, como si el no estar de acuerdo con algo fuera simplemente el signo de ser enemigo. Ese modo de ver las cosas por personas detenidas en el tiempo, utilizado como excusa principal para reprimir a la libertad de expresión y al pensamiento propio, tiene que terminarse radicalmente.

Estas personas que se presentan como los más revolucionarios y más conscientes, no dejan expresar el pensamiento propio a nadie a su alrededor y lo apabullan cuando expresan algo distinto o difieren de algo que se ha bajado desde los niveles superiores para ellos intocables e infalibles. Yo he conocido a personas así, algunas de las cuales no han resistido la prueba del tiempo y cuando se les ha presentado la oportunidad se han marchado del país, para después convertirse en los más aguerridos adversarios del sistema. En resumen, considero que estas actitudes son siempre dañinas más aun en estos momentos de inflexión en que considero imprescindible como nunca antes, escuchar a la población para alcanzar la concertación y el pacto social que nos asegure la vida de justicia, equidad, progreso y paz que tanto necesitamos para que la Nación cubana no pueda ser sojuzgada ni mucho menos destruida por nada ni nadie por mucho poder que tenga. Así lo pienso y así lo afirmo con mi derecho a opinar y mis respetos a la opinión diferente, sin querer ofender a nadie en particular. fsmederos@gmail.com

(1)SOY MILITANTE, NO LO PUEDO NEGAR NI LO NEGARÉ,… Por Esto!, lunes 16 de marzo 2016.
http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=471553

(2)El Congreso del Partido no llegará a la base o consultar solo a los delegados no es suficiente. Martes 1 de marzo 2016.
https://paquitoeldecuba.com/2016/03/01/congreso-del-partido-no-llegara-a-la-base-o-consultar-solo-con-delegados-no-es-suficiente/#more-2673

(3)Carta abierta a Raúl Castro, 28 de marzo 2016
http://www.habanalinda.com/carta-abierta-de-un-militante-cubano-a-raul-castro/

Publicado en el periódico Por Esto!, de Mérida Yucatán, México, Sección de Cultura el jueves 2 de junio del 2016.

Anuncios