Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


Por Félix Sautié Mederos

CRÓNICAS CUBANAS

Aunque estaba trabajando en una crónica dedicada exclusivamente a expresar la crisis de funcionamiento en que se desenvuelven las pocas conexiones legales de INTERNET que algunos tenemos en nuestras casas, en mi caso como Prensa Extranjera, en ese intermedio de tiempo me llegó una convocatoria de la sección “En diálogo” de la Revista Espacio Laical invitándome a participar en un encuentro de reflexión y debate sobre; y cito textualmente: “una cuestión esencial para la proyección ética del ciudadano: Vivir en la verdad”.

Ese es un tema de vital importancia en mi criterio, más aún en las circunstancias que estamos viviendo en Cuba, en las que la Verdad aparece tergiversada y manipulada por “Tirios y Troyanos”, al punto que en muchas ocasiones se nos hace muy difícil identificar la realidad objetiva dentro de la cual nos estamos desenvolviendo, dado los barrajes publicitarios que atiborran al respecto a nuestras mentes e incluso a nuestras conciencias. Decidí, entonces, integrar mis reclamos sobre INTERNET con este tema de Vivir en la Verdad. Lo voy a expresar pues, en medio del estrés sistemático que me produce hacer mi trabajo “en línea” con constantes interrupciones, demoras
desesperantes, reiteradas caídas de la comunicación y una situación verdaderamente crítica en general. Al respecto de la cual se me crearon muy pocas esperanzas de solución, cuando conocí los
planteamientos expresados en los últimos días por la Televisión Cubana por parte de algunos funcionarios que tienen que ver con esta importante herramienta del mundo actual y los planes de inversiones que se prevén en el país, con un tiempo de realización de tantos años que por la edad que tengo de seguro no podré disfrutar en vida. Es como si la Revolución Tecnológica Digital, que actualmente mueve al mundo, nada tuviera que ver con Cuba y con los cubanos “todos profanos”, los que debiéramos conformarnos con las migajas detenidas en el tiempo que se nos ofrecen al respecto como si fueran grandes cosas con planes pilotos que “no son planes pilotos” de algo que en el mundo es habitual y cotidiano, con conexiones en espacios abiertos como si fueran la gran novedad con todos los inconvenientes que ello tiene.

Decidí, en consecuencia, dejar planteado este asunto en mi actual Crónicas Cubanas de la semana y dar testimonio, en su contenido, sobre un debate tan importante como el que se efectuó en el histórico Palacio ubicado en la Avenida del Puerto de La Habana Maravilla, tan abandonada, que hoy alberga al Centro Padre Félix Varela y a la Revista Espacio Laical, en donde durante muchos años funcionó el legendario Seminario San Carlos -cuna en la que se fraguó la nacionalidad cubana. En definitiva, Vivir en la verdad es salirnos de las realidades virtuales que se nos quieren imponer, tal y como sucede con las explicaciones que en los medios oficiales se nos plantean actualmente sobre los propósitos de lo que se hace para que los cubanos podamos acceder y formar parte de la Revolución Digital del mundo de hoy.

Comenzando por los espacios abiertos, expuestos al clima, sin comodidad para sentarnos y coexistiendo con intermediarios y algunos maleantes que nos merodean para vendernos las tarjetas de tiempo en línea, que no encontramos en cantidades suficientes en los puntos oficiales de venta; y también ocasionalmente en el caso de los maleantes, si nos descuidamos arrebatarnos nuestros equipos, lo que ya ha sucedido en algunas ocasiones. Todo un espectáculo en una Habana que como se expresa en una canción de la orquesta Los Van Van: “ya no aguanta más”.

INTERNET no es una dádiva que generosamente se nos ofrece por la burocracia oficial. INTERNET es una necesidad y una urgencia para la vida, la economía, la política y la sociedad en el mundo actual; aunque ello no se quiera reconocer por la burocracia oficialista cubana. Constituye además una realidad del avance de la humanidad de la que ya no se puede prescindir, muy a pesar de la falta de voluntad política con que se ha estado desenvolviendo en Cuba desde sus inicios. Y, que en la actualidad incluso, hay que reconocer, que se manifiesta con una actitud menos intolerante y superior a la descalificación y la criminalización con que se trató durante mucho tiempo como si sólo fuera un instrumento del “enemigo”. Así no se podrá asumir el desarrollo que tanto necesitamos.

Por otra parte, los ponentes del diálogo fueron certeros en su introducción al tema desde los puntos de vista de la filosofía, la psicología, la ética, el derecho y la práctica concreta en los medios de comunicación social. Una vez efectuado lo importante es esperar por su publicación en el próximo número de Espacio Laical lo cual es una práctica sistemática de esta Revista católica, que contribuye muy especialmente a la difusión de sus debates que considero de
excepcional importancia en la Cuba actual, tan necesitada de un diálogo de todos con todos. Recomiendo buscar el próximo número de la Revista y/o leerla en línea tan pronto se publique en su espacio digital, http://www.espaciolaical.org/

Finalmente, quiero reseñar algunas cuestiones sobre el
desenvolvimiento del debate. La conducción fue efectiva y discreta a cargo de Gustavo Andújar, Director de Espacio Laical. Desde el punto de vista psicológico con un acertado enfoque personalista, la joven psicóloga Nelys Martín nos ofreció una disertación motivadora para el diálogo que en definitiva se estableció con los asistentes. Monseñor Antonio Rodríguez quien fuera Rector del Seminario San Carlos de Archidiócesis de La Habana y actual director de la Revista Vitral de la diócesis de Pinar del Río, a quien le profeso un particular aprecio y admiración realizó una disertación magistral desde el punto de vista filosófico y teológico sobre las esencias del significado de Vivir en la Verdad. Desde el punto de vista jurídico el abogado Rolando Suárez imposibilitado de asistir personalmente por asuntos de trabajo, nos envió un análisis jurídico en “Power Point” que nos fuera presentado por el Moderador del Debate. En el último turno de exposición mi colega Fernando Ravsberg, destacado Corresponsal de Prensa Extranjera, uruguayo, y ya cubano también en mi opinión muy personal, nos planteó una interesante disertación testimonial sobre las implicaciones objetivas y subjetivas que ha sufrido en su vida profesional por su decisión de vivir en la Verdad, junto con una muy interesante apreciación de la realidad actual de la prensa cubana que comparto plenamente. Así lo viví, y así lo expreso en espera de su publicación efectiva en el próximo número de Espacio Laical, como voz que clama en el desierto en lo referido a INTERNET, y con mis respetos por el pensamiento diferente y sin querer ofender a nadie en particular.

Publicado en el periódico Por Esto! de Mérida, Yucatán, México, el lunes 4 de abril del 2016.

Anuncios