Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,


Por Rogelio M. Díaz Moreno

Con la celebración, en el próximo mes de abril, del séptimo Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC), el país se aboca a lo que supuestamente constituye una ocasión de definiciones trascendentales. De esas que pueden definir las vidas y circunstancias, esperanzas y frustraciones de las generaciones actuales. Por tal circunstancia, toda la ciudadanía cubana debería verse representada en los debates correspondientes. Sin embargo, el proceso del cónclave avanza envuelto en una nube de incertidumbres, que pareciera diseñada en busca de la indiferencia pública.

Recapitulemos. El máximo órgano de poder del PCC, el susodicho congreso, tuvo un irregularísimo período de ausencia entre su 5ta y su 6ta edición. Esta última, celebrada a inicios de la actual década, validó los conocidos “Lineamientos”, a manera de Hoja de Ruta del programa de reformas del gobierno presente. Si bien los Lineamientos fueron concebidos lejos del escrutinio público, en un momento dado, previo al 6to congreso, se dieron a conocer para su discusión y aceptación general. La discusión de los Lineamientos estuvo lejos de ser democrática ni transparente, pero los fenómenos recientes hacen extrañar aquellos momentos.

En estos meses, pareciera estar vigente una campaña bien diseñada para mantener la atención pública apartada del próximo gran cónclave. Esta ha tenido la facilidad de apoyarse en la mayor preocupación de la población, que es la inflación galopante de los productos
agropecuarios. Cuando este debate decae un poco, oportunamente viene de visita un Papa, o el mismísimo President de los Estados Unidos; o se aviva la discusión acerca del sistema deportivo nacional
–especialmente el béisbol– y sus relaciones con el mundo profesional extranjero –sobre todo con las Grandes Ligas.

En tal contexto, el periódico Granma informa que el sector
agropecuario marca el origen predominante entre los delegados al próximo congreso. Esto permite reflejar la realidad del país, afirma el órgano oficial del Partido. Sin embargo, se conoce que más del 70% de la población cubana nació o reside en las ciudades. El sector económico predominante en la nación es el de los servicios. Como se sabe que los puntos donde se eligen a los delegados y delegadas son designados “desde arriba”, la composición de los congresistas huele más todavía a manipulación.

El documento que parece clave para el próximo, 7mo Congreso, podría ser el de la Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista. Como otras veces, este documento de la Conceptualización fue concebido tras bambalinas, y por comisiones secretas. Y dije, “parece”, y “podría”, porque no he encontrado ninguna información oficial que ofrezca constancia de que sea, verdaderamente, el plato fuerte del Congreso. Ningún ciudadano “de a pie” de este país, ha tenido acceso a esos planes.
Cuando los Lineamientos del 6to congreso, la población cubana en general tuvo por lo menos, un atisbo previo a las recetas con que se luego se nos habría de cocinar. En esta ocasión, no ya a la población, sino hasta a la mismísima militancia del PCC en general se le ha escamoteado la posibilidad de analizar el tal documento. Según otra nota del Granma, los delegados electos al 7mo Congreso, más los diputados al parlamento cubano, más otros dirigentes y cuadros selectos, empezarán a reunirse este mes para discutir los documentos “que serán puestos a la consideración y aprobación” de la mentada reunión, sin entrar en detalles de cuáles son los citados documentos. Luego, abunda el diario, los encargados de las versiones originales de los documentos “objetos de análisis” tomarán notas y presentarán versiones más acabadas, hasta el momento de la conocida aprobación por unanimidad. A estas alturas, el proceso previo al Congreso número 6 parece un modelo de democracia.

Prácticamente ninguna voz se ha alzado, desde el seno del oficialismo, para denunciar tal atropello. A nuestro conocimiento, tan solo el periodista Francisco Rodríguez Cruz, Paquito el de Cuba, ha dado una muestra ejemplar de honestidad y valentía, al rechazar tal
manipulación, dentro del marco de su militancia.

Lo que se deduce y confirma de este nivel de secretismo, una vez más, es el pánico de las autoridades nacionales a la transparencia, y su falta de voluntad democrática. Obviamente, están conscientes del deleznable papel que juegan, al bloquearle al pueblo cubano el ejercicio de su poder soberano. La información es parte esencial del poder. De tal suerte, no quieren arriesgarse a que las nuevas estrategias políticas que se plantean, puedan ser analizadas con suficiente antelación, para su crítica y denuncia de ser necesario, ante la opinión pública.

Sin arriesgar demasiado, resulta fácil intuir que los programas en cuestión deben ser la continuación de las políticas en curso. Que, además, reflejan las contradicciones de facciones en pugna. Por una parte, abogarán por la profundización de las reformas económicas y, por otra, persistirán en la defensa de los intereses de la élite, apoderada del Estado y escudada en éste.

Al final, queda la esperanza de que ni la más secretista o
maquiavélica de las maniobras garantizará para siempre el predominio de los intereses retrógrados en las esferas de poder. La voz de las personas, ansiosas de ejercer sus derechos y libertades, se expresa con fuerza creciente en cada espacio a su alcance. La crítica y las demandas sociales no necesitan esperar por la publicación de un documento espurio más o menos, para continuar su trabajo en pro de una nación más participativa, más democrática y, para los que defendemos tales ideales, más socialista. Próximamente, la mayoría de los delegados del 7mo congreso jueguen su triste papel de figurantes de la minoría que los convocó, y las (no tan) nuevas conceptualizaciones de marras se harán públicas. Luego, la continuidad de los sufrimientos, esperanzas, sentimientos y voluntad de todo el pueblo determinará, como siempre, el devenir futuro.

Anuncios