chavistas y antichavistas

Por: Marcelo “Liberato” Salinas

“…la persona que permite que los demás elijan por él su plan de vida, establezca sus metas, no tiene más necesidad que la facultad de imitación de los niños…”
Cono de sombra. Mariana. En:“El Libertario” Caracas (feb.-marzo 2007)

La expresión organizativa más remota de lo que sería el chavismo se puede encontrar en el clandestino Ejercito Bolivariano Revolucionario, creado por Chávez y un grupo de seguidores en 1977, formado sólo por militares y luego ampliado a civiles en 1982 para dar lugar al Movimiento Bolivariano Revolucionario 200. Dentro de esta instancia se organizó el golpe de Estado del 4 de febrero de 1992 y 27 de noviembre contra el deslegitimado gobierno socialdemócrata de Carlos Andrés Pérez y luego nacería en 1998 el Movimiento V República, partido político que fundaría Chávez con el núcleo de sus compañeros de armas del Ejército Bolivariano Revolucionario, después de su salida de la cárcel y los crecientes aliados civiles que se fueron sumando.

En este ambiente de creciente culto acrítico al nuevo líder y de glorificación militarista, se produjo una de las primeras rupturas dentro del entorno más cercano a Chávez, la de la hoy olvidada docente y militante de izquierda “Comandante Pedro”, Herma Mercedes Marksmann, novia de Chávez en ese momento y figura clave- a las sombras de una memoria histórica masculina- en la coordinación y comunicaciones del operativo de los alzamientos del 4 de febrero y sobre todo el del 27 de noviembre de 1992, que ha señalado las tempranas expresiones de autoritarismo militarista-machista que hoy han ido minando al socialismo venezolano del siglo XXI .

Sin poseer el trato personal ni la experiencia directa que tuvo la ex novia del caudillo, pero con una atenta postura anti-autoritaria y una diáfana memoria histórica sobre el asunto, nuestros compañeros de la Comisión de Relaciones Anarquistas señalaron desde febrero de 1999, en medio de la euforia general por el ascenso del nuevo líder:

“(…) nos asusta eso de que con tal que no sean miembros de los partidos del status, hay que darle una carta blanca a quien se monte en el poder. Hay lecciones históricas que demuestran que con los dictadores del proletariado hay que abrigar cualquier sentimiento menos el de entusiasmo. Hay que enfocar bien los binoculares para ver que tras el mesianismo, la bravuconería verbal y las pugnas internas por el poder no hay nada nuevo que no haya pasado antes. Esperaremos que la marea del espejismo baje. Que los mesías son para las manadas, y nosotros y nosotras nos negamos a ser parte del rebaño. Mientras (…) seguiremos construyendo las redes de la autorresponsabilidad y el compromiso colectivo”

Ya desde los días del fallido golpe de Estado del grupo del Ejercito Bolivariano Revolucionario, por marzo de 1992, el boletín de nuestros compañeros en Caracas Correo A comentaba en el artículo “Asi de golpe no…”

Todo golpe militar es de moral muy dudosa. Las Fuerzas Armadas en nuestros países no son soportes ni defensores del pueblo, sino guardianes de los intereses de la dominación. (…) A ellos les dan las armas para que nos tengan en línea, como mostraron el 27/F –el Caracazo–.Luego, volverse contra sus amos, es una deslealtad inicial con la clase que los mantiene. Tampoco se justifica que lo hagan en nuestro nombre, porque nosotros no se lo pedimos, ni nos consultaron y menos queremos que se escuden en ello para amparar sus ambiciones de poder”

Aquel incipiente grupo militar clandestino aliándose a fines de los 90 con fuerzas políticas como los partidos Patria Para Todos, Movimiento Electoral del Pueblo, Partido Comunista de Venezuela, no dejó de estar hegemonizado por el círculo de oficiales disidentes que le dio vida, por lo que la revolución bolivariana los ha convertido en los grandes beneficiarios de este proceso, disfrutando durante más de diez años de una de la rentas petroleras más cuantiosas de la historia de ese negocio, que han aportado los presupuestos para una formidable modernización del Ejército venezolano, convirtiéndolo en el segundo más grande de América Latina, según el Instituto de Investigaciones para la Paz (SIPRI) en Suecia.

A pesar de quedar demostrado con la extinta Unión Soviética o más recientemente con Iraq, Siria o Libia que los grandes ejércitos profesionales, sean “antiimperialistas”, “socialistas”, etc., no son la respuesta más eficaz para desarrollar proyectos emancipadores frente a la amenaza imperialista, la Fuerza Armada Bolivariana se ha convertido en la institución central indiscutible del socialismo del siglo XXI.

Según cálculos de nuestro compañero Rafael Uzcátegui, utilizando la Ley de Presupuesto de de 2014, las Fuerzas Armadas bolivarianas recibieron 5.3 veces más dinero que el Ministerio de Alimentación, 7.6 veces más dinero que el Ministerio de Ambiente, 8.6 veces más dinero que el Ministerio de Agricultura y Tierra, 10.7 más dinero que el Ministerio de Vivienda, 20 veces más presupuesto que el Ministerio de Cultura, 43.7 veces más dinero que el Ministerio de Juventud y 44.7 más presupuesto que el Ministerio de la Mujer. Siendo la población indígena venezolana 725.128 personas, según el Censo de Venezuela de 2011 y el personal de las Fuerzas Armadas 146.786, según la Ley de Presupuesto de 2013, en 2014 los militares recibieron 166.8 veces más presupuesto que los pueblos originarios.

IV.
Como parte del proceso de legitimación social de los cuantiosos gastos de este aparato militar, el 28 de diciembre de 2013 fue inaugurada la Televisora de las Fuerzas Armadas, que fue incluida en la televisión por cable de Venezuela. En el acto de inauguración de ese canal el presidente Maduro señaló “(…) que lleve la verdad, los valores de la paz y del amor a todo el pueblo de Venezuela!”, un país donde en el primer semestre de 2015 se realizaron un promedio de 16 protestas diarias, para un total de 2636, según el conteo del Observatorio Venezolano de Conflictividad Social.

Tal vez por eso, para que la Televisora de las Fuerzas Armadas pueda promover los valores de la paz y el amor, en casi 18 años de revolución bolivariana no se ha producido un solo juicio contra los militares masacradores de cientos de personas desarmadas en los sucesos de febrero del 89.

Tal vez por eso, para preservar la paz y el amor fue asesinado el 26 de noviembre de 2009 el realizador audiovisual Mijaíl Martínez de 22 años en la ciudad de Barquisimeto, cuando realizaba un documental con testimonios del Comité de Víctimas contra la Impunidad policial en el Estado de Lara…
… paz y amor debe haber sido el móvil para el asesinato el 5 de febrero de 2010 de nuestro compañero Luis Chirino “Rachel”, carismático músico de la banda punk 7 Balazos, del entorno contracultural de Caracas, quienes combinaban con dedicación y eficacia música y activismo anti-autoritario y anti represivo…
…para restablecer la paz y el amor fue asesinado-en un aparente asalto callejero corriente- el veterano luchador anticapitalista Simón Sáez Mérida el 23 de abril de 2005, uno de los primeros en denunciar al gobierno chavista como otra continuidad de la IV República.
… con serena confianza en la paz y el amor fue asesinado Sabino Romero el 3 de marzo de 2013, el insobornable líder de los yukpas, pueblo originario en la Sierra de Perijá venezolana, empeñados en recuperar las tierras ancestrales de su pueblo, legalizadas por el gobierno chavista como parte de la Misión Guaicaipuro, pero en la práctica en manos de ganaderos privados y proyectos mega mineros oficiales.

Tal vez movidos por el espíritu de paz y amor el 26 de octubre de 2014 el tribunal militar del Estado Bolívar comenzó un juicio contra Alexis Romero y otros seis líderes indígenas, que atraparon en plena faena a 19 militares bolivarianos, que extraían oro de manera ilegal, pacífica y amorosa en sus territorios ancestrales.

Tal vez para pacificarlo continúa desaparecido o secuestrado desde el 27 de febrero de 2015 Alcedo Mora, trabajador de la gobernación del Estado fronterizo de Mérida, quien antes de desaparecer sus familiares y allegados señalan que poseía una carpeta con pruebas que evidenciaban desvío de recursos, paramilitarismo y tráfico de influencias con recursos de PDVESA en ese Estado y la Misión Barrio Nuevo Tricolor. Con Alcedo Mora y los hermanos Vergel, junto a él secuestrados, suman 166 los desaparecidos en Venezuela entre 1999 y 2014, según el informe anual 2014 del Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (PROVEA), en el Apartado “Desapariciones forzosas”, páginas 312-313.
El 25 de abril de 2010 en la ciudad de Maracay, Estado de Aragua, también con amor y paz, fue asesinado por sicarios desconocidos el dirigente sindical Jerry Díaz de la empresa MANPA-Higiénicos, a lo que se suma el asesinato también amoroso de Gallardo y Requena, otros respetados líderes laborales en ese Estado de Aragua.

V.
Tenemos la triste certeza de que ninguno de los culpables materiales e intelectuales de estos crímenes serán molestados ni en el tiempo que queda de gobierno bolivariano, ni en los años por venir de gobierno opositor antichavista. La Mesa de Unidad Democrática necesitará aceitar la estabilidad de su nuevo régimen con sus propios crímenes y enfrentarse con dureza a las desgastadas bases sociales del chavismo, que resucitarán con las viejas terapias de shock que implementará la MUD.

El saqueo a comercios que el 31 de julio de 2015 ocurrió a plena luz del día en San Félix, en las afueras de la oriental Ciudad Guayana, reportado por los periódicos locales Nueva Prensa de Guayana, Correo de El Caroní y El Libertario de Caracas, en medio del disparo de los precios, el desabastecimiento y la represión policial, es un anuncio puntual pero ilustrativo de las jornadas que pueden repetirse. Frente a este escenario, los flamantes demócratas de la Mesa de Unidad Democrática necesitarán los mismos servicios de los más experimentados sicarios bolivarianos.

Gane quien gane en estos concursos electorales entre profesionales de la representación y el espectáculo de las maquinarias políticas, hoy en Venezuela, Argentina, Francia y dentro de un par de años en Cuba, siempre perderemos los mismos. Las sociedades del chantaje salarial, el autoritarismo (represivo o carismático) y la ilusión consumista, sólo conciben la democracia como la libertad de los ciudadanos para elegir a sus opresores.

Actuar para lograr un “desdibujamiento del espectáculo polarizante (…) para que oprimidos y oprimidas podamos reconocernos de nuevo peleando por nuestros derechos, sin la mediatización de los auto-erigidos representantes mediáticos, [para una] necesaria recomposición del panorama social, donde los antagonismos se encaucen a su dimensión real: o se toma partido por gobernantes, patrones y privilegiados o se apuesta por los que tienen todo por ganar…” (Editorial abril-mayo 2009), esa fue la postura de nuestros compañeros del colectivo editor de El Libertario en Caracas hace seis años y creemos que no hay razón alguna para mover ese rumbo hacia algo contrario, ni siquiera diferente.

Anuncios