Etiquetas

,


Por Félix Sautié Mederos.

Una importante consecuencia de las nuevas realidades que estamos viviendo en Cuba, a la que me quiero referir, describir y/o comentar en esta crónica, es que la política de Plaza Sitiada, que cada día se hace más obsoleta, constituye el sostén básico de que algunos burócratas detenidos en el tiempo se valen para tratar de mantenerse empinados sobre las cúpulas de la sociedad, añorando recomponer y regresar a los momentos de máxima centralización y autoritarismo indiscutible, los que han entrado en un proceso de decadencia ya irreversible en mi opinión, que ellos quisieran detener a toda costa, pero que ya no pueden lograrlo, caen en picada porque la vida ha entrado en movimiento de cambio que podría ser para bien o para mal, eso siempre será una incógnita mientras que no culminen los procesos que estamos viviendo en la actualidad.

Así es que en estas circunstancias se sostienen unos a otros, regañando a la población sistemáticamente a partir del tema de un pueblo culpable de todo por causa de su indisciplina social; azuzando además los repudios masivos cargados de agresividad hacia quienes osen desafiarlos; y apoyándose para toda su carga conservadora, en la ingenuidad ocasionalmente superficial, inculta y oportunista, de quienes en todo este tiempo no han crecido lo suficiente para comprender que estamos en una nueva época distinta a lo que hemos vivido en las décadas de los años 50 del Siglo pasado que desembocaron en una revolución radical.

Todo ello sucede y se mantiene vivo en sus expresiones más activas, aun cuando poco a poco, quienes lo detentan van comprendiendo que la época del mando único estructurado integralmente de arriba a abajo y de abajo hacia arriba, según lo previsto por el Centralismo Democrático, se les hace cada vez más inviable sostenerlo, porque estamos en una etapa en la que la diversidad no puede ser obviada y/o ahogada, porque el Siglo XXI será el siglo de la diversidad sostenida por la ciencia y la técnica que revolucionan a la vida y a la humanidad. Estamos ante una nueva era intercomunicada que aunque quieran hacérnosla ignorar a toda costa deteniendo y/o retrasando todo lo que le sea posible el acceso a las nuevas tecnologías de la información para mantener un único filtro central de todo, ya no será posible porque la tecnología, la instrucción y la cultura los ha sobrepasado con creces.

En estas circunstancias, comienza a manifestarse que los ciudadanos que antes no se sentían ni actuaban como ciudadanos plenos, ahora cada vez más lo sienten y lo comprenden al ritmo del ejemplo intercomunicado planetario que comienzan percibirlo en todas sus magnitudes comunicativas en tiempo real, mediante los accesos a los ámbitos digitales y/o televisivos ayer vedados. A tales efectos, como consecuencia de esta comunicación intersubjetiva mundial, que emana de las nuevas tecnologías del Siglo XXI, se generaliza la conciencia práctica cotidiana de la necesidad de convertirse realmente en ciudadanos que puedan decidir, con todos sus derechos inherentes a la condición humana sin que se les menoscabe ninguno en nombre de una Plaza Sitiada que ya no se sostiene como tal. Para comprender mejor lo que estoy expresando recomiendo ir a los parques y áreas en que se ha abierto el WIFI en la Cuba actual, para apreciar lo que allí se está manifestando en las personas que acceden y se intercomunican con el exterior. Vivo cerca del parque “Fe del Valle” en Centro Habana que es una de esas áreas que se han abierto; y puedo apreciarlo cotidianamente en toda su magnitud y reflexionar con conocimiento de causa. Entonces cuando lo analizo comprendo mejor los motivos de que se hayan retrasado las posibilidades de acceso con múltiples excusas que ya no se sostienen; tenían que defender la centralización que les es inherente a su subsistencia socio política y económica incluso.

Como resultado, las personas que hoy por fin acceden se abren a un mundo vedado e instintivamente reclaman su condición de sujetos, comenzando a dejar a un lado el concepto reduccionista de ser solo objetos que esperan orientaciones de arriba para manifestarse y/o decidirse a actuar y tomar partido ante cualquier dilema existencial que se presente. Una mirada sociológica profunda hacia lo interno del momento actual de la sociedad cubana, permite conocer estos sentimientos internos de la conciencia ciudadana, que poco a poco se van haciendo más evidentes. Baste solo con apreciar la desinhibición con que las personas públicamente se conectan con INTERNET, reciben las noticias que quieran, hablan con quienes viven en el exterior de nuestras fronteras, y reclaman ante las situaciones que se les presentan porque tienen en donde hacerlo: la WEB, sobre todo cuando los burócratas de turno se les manifiestan en sus desatenciones, regaños y exclusiones. ¡Se ha abierto una nueva era!

Para los burócratas de la economía y de la política, todo sin excepción en la sociedad plana y gris que ellos propugnan y que está desapareciendo al ritmo de la intercomunicación social, las personas deben pasar a través de un único filtro determinante que las clasifica en amigos o enemigos, confiables o no confiables. Esos burócratas centralizadores no aceptan otras alternativas que no sean conmigo o contra Mí; y eso ya no están en capacidad de sostenerlo. Ese filtro generalizado a que me refiero, propio de la Política de Plaza Sitiada en extinción y las concepciones que lo fundamentan, han sido un factor empobrecedor de la sociedad cubana contemporánea durante muchos años, que ha retrasado las cotas de desarrollo que añoramos alcanzar, incluso las que los mismos burócratas no se cansan de repetirnos de boca para fuera. En consecuencia el dilema de amigos o enemigos, confiables o no confiables, ya no se podrá imponer como antes y tendrán que profundizar en los hechos, buscar las verdaderas causas, tomar en cuenta la opinión de las personas, para que podamos todos juntos avanzar sostenidamente hacia una real democratización que nos permita edificar una República en la que en realidad quepamos todos, con todos y para el bien de todo, como la soñó Martí , lo que no me canso de repetirlo aún y cuando mis expresiones sean parte de una “Voz que Clama en el Desierto”, pero que algún día tendrá que ser escuchada y considero que estamos arribando a ese momento. Así lo pienso y así lo expreso con mis respetos para el pensamiento diferente y sin querer ofender a nadie en particular.

Publicado en Por esto! de Mérida , Yucatán , México, Sección de Opinión, el sábado 5 de septiembre del 2015

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=425746

Anuncios