Etiquetas

,


Por Félix Sautié Mederos

 

CRÓNICAS CUBANAS DESDE ESPAÑA.

Mientras que observaba la destreza en el uso y manejo de los dispositivos digitales de nuevo tipo que son propios del Siglo XXI (IPAD, LAPTOPS, AIRPHONE.) `por parte de mis pequeños nietos españoles Carlota, Martín y Julieta de 7,8 y 9 años, quienes jugaban en el salón de su casa en Palma de Mallorca con Cayetano un amiguito suyo del mismo edificio de 7 años, me asaltó a mi mente y me puse a pensar en la parsimonia por no decir indolencia con que en Cuba se han tomado desde hace tiempo la urgencia que cada día se hace más perentoria, de introducir masivamente y sin limitaciones ni exclusiones onerosas las nuevas tecnologías del siglo XXI en lo concerniente a la digitalización y las comunicaciones.

No obstante, en este orden de cosas, debo reconocer que en la actualidad se han comenzado a proyectar algunos planes al respecto con tímidas aperturas y plazos que bien podrían considerarse para las “calendas griegas”, aunque no falta el triunfalismo de quienes dicen que Cuba va a ser el país más conectado del mundo (bla, bla). Se plantean prioridades en las cuales la población y las familias en sus residencias se encuentran relegadas a los últimos planos; con lo cual en mi criterio, no solo se pone en riesgo el futuro inmediato y a más largo plazo, sino incluso el presente en el cual los cubanos quedamos cada vez más retrasados formando parte de una brecha con el resto del mundo que se hace más ancha por días.

Todo ello contrasta agudamente con las facilidades y surtidos con que durante mucho tiempo se presentado en las tiendas de recaudación de divisas (TRD y otras) de sofisticados equipos musicales con altavoces que por su volumen tan alto constituyen una verdadera epidemia de ruidos insoportables en los barrios residenciales. Para esos equipos no se han planteado las limitaciones que son inherentes a la política de Plaza Sitiada, sobre la que tantas veces he escrito en mis crónicas, porque no se les considera peligrosos ni instrumentos de los que pueda hacer uso “el enemigo” para subvertir el orden establecido; mientras que se mantienen anatemizadas y se les plantea un uso estrictamente controlado cuando ya no es queda más remedio para asumirlo a las tecnologías de la digitalización, INTERNET, las redes sociales y la comunicación en general, las que se desarrollan plenamente en el mundo de hoy con las más amplia participación de los niños que crecen imbuidos en los nuevos conceptos tecnológicos que caracterizan a la vida en que han nacido. Realmente los cubanos estamos ante un absurdo que es decisivo para nuestro presente y nuestro futuro inmediato.

Tampoco en los mercados incluso en los de divisas, se ponen a la venta computadoras, laptop, tabletas (sobre estos equipos se plantean algunas promesas últimamente, ¡veremos!…) y otros medios que en el mundo de hoy cada vez son más imprescindibles para la educación, la economía, el tiempo libre y la vida en general. Reitero que esta situación contrasta con la masiva oferta de equipos musicales con alta potencia en sus altavoces que ponen en riesgo la salud auditiva de la población y que son objeto de quejas constantes de los vecinos en sus barrios de residencia.

Por otra parte, debo decir que recientemente se ha declarado que se informatizará a la sociedad cubana “para darle acceso libre y abierto a Internet, y no solo a los que tienen dinero sino a los que lo necesitan para el desarrollo de sus estudios e investigaciones” (1). Yo pienso que lo que se ha planteado es una apertura loable, pero me pregunto ¿Si en realidad, se considera que no son todos, principalmente los niños y los jóvenes quienes necesitamos con urgencia para nuestro presente y nuestro futuro a esas tecnologías con que hoy veo jugar a mis nietos y sus amiguitos en Palma de Mallorca? Y, también quiero añadir, que no me vengan más con aquello de que en el mundo hay muchos que no tienen acceso a esas tecnologías por el atraso y la explotación a que están sumidos en sus respectivos países, porque si bien ello es cierto, no forma parte de las realidades cubanas con que nos ufanamos de nuestro desarrollo social, cultural y científico porque entonces caeríamos en una contradicción realmente inexplicable, como lo son también una contradicción los altos precios realmente prohibitivos, con que se están abriendo en Cuba los accesos a estas tecnología, aunque últimamente han comenzado a plantearse algunas rebajas al respecto. No obstante esos esfuerzos que considero positivos, realmente, cabría preguntarse: ¿quiénes en Cuba y en el mundo son los que podrían pagar esos precios para un libre acceso a INTERNET? Aquí podría decirles a mis lectores de Por Esto!, algo que repite mucho un conocido animador y periodista de la Televisión Cubana: “saque usted sus propias conclusiones”

Además quiero expresar que la modernización integral más urgente y generalizada de la Cuba de hoy, en mi opinión es algo verdaderamente de vida o muerte para el futuro de la sociedad cubana y es imprescindible deslindarla de los conceptos obsoletos, detenidos en el tiempo , así como de quienes parten en su accionar público de una mentalidad conservadora y autoritaria en muchas ocasiones totalmente cavernícola, que lastran los esfuerzos de actualización del sistema y de reformas que se plantean realizar, porque desde el punto de vista de la “real política” hemos llegado a punto de retraso y obsolescencia que ha tocado fondo y que no admite más dilaciones que pongan en peligro el presente y el futuro de la nación cubana.

La centralización autoritaria a ultranza y las actitudes intolerantes de muchos funcionarios de los más diversos niveles de autoridad que maltratan a la población sin considerar que ellos deberían ser sus servidores y no sus “cabos de escuadra”, es uno de los problemas más acuciantes a que se enfrentan las necesidades y urgencias de la modernización integral que requiere el país en su conjunto. En consecuencia se puede afirmar en mi criterio muy personal, que la primera prioridad de la modernización del país, está en establecer una política de cuadros que implique renovación, capacitación y exigencias de mínimos éticos de respeto y consideración para la ciudadanía, así como alcanzar una real eficiencia profesional y administrativa, que incluya desterrar un conjunto de métodos de gobernabilidad que lastaran desicivamente nuestro presente y futuro. . Sin una profunda renovación de cuadros y de conceptos funcionales de procedimiento, metodológicos y de gobernabilidad a los que deben atenerse, los esfuerzos de modernización serán realmente baldíos y en vez de progreso habrá un mayor retroceso del que y tenemos. Los ejemplos son múltiples y harían interminable esta crónica, solo hay que ser un cubano residente en el país para comprobarlo día a día. Finalmente no quiero dejar pasar el tiempo sin solidarizarme plenamente con los muy valientes planteamientos del Papa Francisco a favor de salvar a nuestra planeta y al género humano en general, planteados en su Encíclica reciente proclamada “Laudato si”

Así lo pienso y así lo afirmo con mis respetos para la opinión diferente y sin querer ofender a nadie en particular.

fsmederos

(1) Tomado de las declaraciones de Abel Prieto Asesor del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba a la prensa internacional durante su reciente paso por Madrid.

Publicado en el periódico Por Esto! de Mérida, Yucatán, México, Sección de Opinión el lunes 22 de junio del 2015.

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=410018

Anuncios