Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


En el día de ayer prosiguieron las actividades de la Segunda Jornada Primavera Libertaria de La Habana.

Fue otra típica jornada de intercambio fraterno, donde se confrontaron opiniones que buscaban los entendimientos dialécticos entre motivaciones semejantes y matices enriquecedoramente diversos. Los debates sobrepasaron toda expectativa y apuntaron, una vez más, direcciones para el estudio, la superación y el activismo de las personas participantes.

Dmitri Prieto Samsonov tuvo a su cargo la presentación de uno de los resultados del trabajo de nuestros colectivos. El volumen digital Avances tecnológicos y barbarie social contiene abordajes sobre los retos que presenta el desarrollo tecnológico al desenvolvimiento armónico de las sociedades. Constituye un modesto aporte más a esta discusión, cuya trascendencia no decae con el tiempo, pues las ventajas y necesidades, solubles gracias a los avances científicos, no acaban de concretarse de maneras radicales en el bienestar humano para todos los habitantes del planeta.

Hubo quien se preguntó, si no sería determinante el factor propiedad privada de medios de producción, en este sentido; hubo exposición de experiencias personales en contextos cubanos, dominicanos, urbanos y rurales; contrapunteos entre la importancia de promoción de ideas y prácticas empoderadoras, y la necesidad de no recurrir a imposiciones que nieguen el espíritu de la libertad que se busca, y hubo la necesidad de postergar las discusiones porque había más actividades en agenda.

Mario Castillo mostró los resultados del rescate de una publicación naturista cubana en la primera mitad del siglo XX. Pro-vida, nombre de la revista, salió durante una buena treintena de años, mostrando la vitalidad de los empeños de personas sabiamente conectadas con hábitos apegados a la naturaleza, su respeto y las bondades que aquella ofrece de manera abierta, democrática, accesible. Otra intervención corrió a cargo de Isbel Díaz Torres, quien compartió con el auditorio una inquietud seria: el proceso de normalización de relaciones con Estados Unidos que seguimos en Cuba, puede tener consecuencias ambientales considerables. Sólo hay que pensar la avidez del sistema cubano por recibir a los inversores estadounidenses, acrítica y desvergonzada; y la actitud dirigida al lucro de los grandes emporios norteamericanos de la agricultura transgénica, del fracking petrolero y otras prácticas potencialmente destructoras de los modelos de desarrollo propios de nuestra población. Se agrava la situación por la opacidad de la acción de las empresas estatales cubanas, las que deben ser obligadas por el pueblo a trabajar con mayor transparencia, al rendimiento de cuentas públicamente sobre su gestión y a acatar mandatos más allá de consideraciones exclusivamente lucrativas.

Las actividades de la Segunda Jornada Primavera Libertaria de La Habana proseguirán este viernes, cuando apuntarán precisamente a los nuevos escenarios políticos de las relaciones Cuba-Estados Unidos.

Anuncios