Etiquetas

,


Por Félix Sautié Mederos

CRÓNICAS CUBANAS.

Queridos lectores de Crónicas Cubanas, me encuentro de viaje fuera de Cuba y quiero expresarles algunas consideraciones que considero importantes sobre el momento que estamos viviendo internamente- Lo haré de acuerdo con las experiencias que he vivido en mi tránsito de salida hacia el exterior en el que me sentí “ tirado para la tonga como un cero a la izquierda” como se dice popularmente en Cuba cuando no somos bien tratados, porque el autoritarismo en nuestro país ha permeado en todos los estratos de la sociedad contemporánea y en la Terminal 2 del aeropuerto de La Habana, de inicio estuve amontonado como un fardo en un almacén y atendido como si fueras un posible enemigo, dado el concepto de Plaza Sitiada con que conciben su trabajo y responsabilidades para con la población los funcionarios y empleados que tienen que prestar sus servicios en determinadas instancias y organismos tan estratégicos, sensibles al pueblo e importantes como son los aeropuertos por ejemplo.

En este orden de cosas no es sobre una anécdota específica de lo que les voy a escribir, porque en definitiva lo que me sucedió fue un hecho más; y debo decir, que no es nada nuevo ni distinto a como se atiende al pueblo en casi todas las instancias a las que tenemos que acudir como parte de nuestra vida cotidiana. La burocracia administrativa y política cubana se siente única dueña sin que el pueblo sea ni siquiera un accionista por decirlo de algún modo comprensible, de todo con lo que está responsabilizada como concepto básico de la gobernabilidad establecida en nuestro país; y al pueblo, principalmente al pueblo de a pie, lo concibe y lo atiende como si fuéramos niños de pre escolar a quienes hay que educar, regañar y en ocasiones corregir con alguna nalgada.

Por otra parte, tenemos que esos funcionarios y empleados cuando se enfrentan a alguien nuevo, lo tratan como si fuera un posible enemigo y no como a un posible amigo, o alguien al que están obligados a darle el mejor trato porque es el verdadero soberano, de quien depende el Gobierno en una República que sea verdaderamente democrática. Quizás en mi criterio en esto, se encuentra el meollo de toda la cuestión a que me refiero: ser una República verdaderamente democrática y no un cuartel de una Plaza Sitiada.

Ya en su tiempo nuestro Apóstol José Martí, avizoró el problema. Recuerdo que expresó en una carta suya a un muy importante Jefe de nuestra Guerra de Independencia, parafraseándolo que un país no se gobierna como si fuera un cuartel. Precisamente esa es la concepción “cuartelaría” que con que se conducen algunas cúpulas cubanas, la que incluso resulta totalmente contradictoria no solo de siempre, sino que lo es muy especialmente en estos momentos en que se ha comenzado a desarrollar un histórico dialogo para la normalización de las relaciones diplomáticas con el muy poderoso Gobierno de los Estados Unidos, que nos tiene bloqueados desde hace más de 50 años. En esa gran contradicción política y económica se encuentra el principal enfrentamiento que el Gobierno de Cuba tiene que afrontar cotidianamente; y no con su pueblo, que es quien más sufre el Bloqueo y la Guerra Económica declarada casi desde el principio del periodo revolucionario, por los Estados Unidos de América. Pueblo que le ha respondido al Gobierno Revolucionario con lealtad máxima siempre en cada movilización, tarea y/o sacrificio que se le ha planteado.

La Revolución se hizo para alcanzar la democracia, la justicia social y para terminar con el dominio imperialista que concentraba el control de la economía e incluso de la política en nuestro país. Lo que se planteó entonces como objetivo central fue establecer un gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo; y por tanto, los tratos autoritarios y paternalistas son contradictorios con la Revolución, y más acentuadamente controvertidos aun en estos momentos en que se dialoga con el principal contrincante internacional de la Revolución que es el Gobierno de los Estados Unidos .

Aquí habría que hacerse una pregunta muy actual: Si se está dialogando con el Gobierno de los Estados Unidos, ¿Cuál es la razón para que no se dialogue entre todos los cubanos, y se analicen abiertamente todos nuestros problemas, discrepancias y criterios buscando aquello que nos une para alcanzar una República en la quepamos todos?

Con autoritarismo, paternalismo y maltrato a la población, no habrá verdadera soluciones de nada y los procesos de normalización de las relaciones diplomáticas con los Estados serán una contradicción entre lo externo y lo interno.

Así lo pienso y así lo afirmo con mis respetos para la opinión diferente y sin querer ofender a nadie en particular.

Publicado en Por Esto! el domingo 10 de mayo 2015-05

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=400715

Anuncios