Etiquetas


Por Félix Sautié Mederos.

Crónicas cubanas

Mis meditaciones finales de la Semana Santa habanera del 2015

Después de los sentimientos y consideraciones que publiqué con motivo de mi participación en la liturgia del pasado Domingo de Ramos, bulliciosa y cargada de participaciones desbordadas con el titulo: Y, ¿QUÉ SON ESOS DESBORDAMIENTOS QUE NADIE MOVILIZA…? (1) había pensado no volver a escribir sobre el tema de la Semana Santa 2015 que he vivido los últimos días en mi Habana de siempre que suspira, pero mis observaciones de los que asistieron a las actividades del Triduo que conforman el jueves, viernes y sábado santo motivaron en mi Ser Interior hondas expresiones de espiritualidad compartida, que considero imprescindible testimoniarlas a mis lectores de Crónicas Cubanas porque quizás en el futuro ya no sea igual, cuando los caminos hoy aún bloqueados por el empecinamiento de algunos, se abran definitivamente pletóricos de respeto por las libertades de pensamiento y sobre todo de expresión de las ideas, debido a que en ese futuro que está por venir se hayan esfumado los entorpecimientos que los burócratas detenidos en el tiempo aún tratan de mantener vigentes, lo que quizás también, y valga la redundancia del término, solo sea un sueño mío que transformo en una crónica de mi peregrinaje terrenal, porque soñar es una de las más hermosas expresiones de estar vivos y presentes en el mundo que nos ha tocado existir.

Para mí, tanto el jueves como el viernes santos ambos, se me presentó en mi conciencia de católico un dilema contrastante que quiero compartir, entre lo viejo detenido en el tiempo que los telediarios nos informaban repetidamente hasta el cansancio con presencias tan reiteradas en todo que reflejan las imágenes de la desesperanza con que se aferran a los poderes temporales proyectadas sobre la población, mientras que aparece lo nuevo que se abre pero que tampoco podría considerarse como tan nuevo porque de lo prohibido que fue, durante el tiempo de la política del Ateísmo Científico ya derogada, ahora renace en la novedad de los cambios que han comenzado a producirse y que tanto hemos esperado y esperamos aún.

Confieso que lo que testimonio en esta crónica, lo he vivido intensamente como parte de la comunicación intersubjetiva con quienes me rodearon en cada liturgia a la que asistí. He visto y he vivido junto a las personas presentes en mi Parroquia habitual de la Basílica Menor de la Caridad del Cobre en Centro Habana; en donde por demás se estrenó un nuevo Rector del Santuario, el padre Ariel Suárez, un místico de profundidades teológicas, que se ha mostrado capaz de elevar a sus feligreses hacia las hondas vivencias espirituales propias de una liturgia viva y activa que alimenta, sugiere y despierta a nuestras espiritualidades inherentes a la condición humana, las que como resultado del amor proclamado y ejercido por Jesús de Nazaret nos redimió para siempre. Así lo pienso y no me ruboriza para nada expresarlo y publicarlo en mi crónica, por eso he vuelto a escribirles a mis lectores sobre esta Semana 2015 desde mi Rincón de Centro Habana en donde vivo, sufro y lucho.

Puedo comenzar por decir que según mi apreciación sociológica y especialmente mística, las expresiones de las personas participantes en estas actividades del Triduo de Semana Santa en mi Parroquia, la Basílica menor de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, eran manifestaciones asentadas propias de una espiritualidad que con el tiempo se ha ido abriendo paso en medio de tanto ateísmo y tantas mediocridades y desencantos que hemos estado viviendo los habaneros y podría decir también que los cubanos en general. No eran manifestaciones externas estereotipadas de exhibición pública con fines de lucimiento humano y muchas veces histéricas que poco tienen que ver con una fe verdadera y una espiritualidad responsable.
En estas circunstancias recordé con insistencia, aquello que nos recomendó Jesús en el Evangelio de Mateo Capítulo 6, versículos 5 y 6 que dicen textualmente: Y cuando oréis, no seáis como los hipócritas que gustan de orar en las sinagogas y en las esquinas de las plazas bien plantados para ser vistos por los hombres; en verdad os digo que ya han recibido su paga. Tú, en cambio, cuando vayas a orar, entra en tu aposento y, después de cerrar la puerta, ora a tu Padre, que está allí en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará…. Para cumplir con ese mandato hay que desarrollar un asentamiento en la fe y en la espiritualidad de los cuales precisamente confieso que me sentí rodeado por la presencia de los muchos feligreses en estas liturgias desbordadas de sentimiento e incluso del silencio que nos reclaman los hechos que conmemoramos cada Semana Santa como son el lavado de pies de Jesús a sus apóstoles, la instauración de la Eucaristía como legado para siempre de El Maestro a los seres humanos, su pasión, muerte y principalmente su resurrección evidente según nos atestiguan las Escrituras que dan base esencial a nuestra Fe, porque como planteó San Pablo en su Primera Carta a los Corintios, Capítulo 15 versículo 14 y cito: Y si no resucitó Cristo, vacía es nuestra predicación, vacía también nuestra fe…

Esto es lo esencial de la liturgia que realizamos en esos días de oración, recogimiento y finalmente júbilo pascual que anima nuestras esperanzas que enaltecen nuestras vidas, contrastando con tantas consignas y palabras vacías de quienes con sus presencias reiteradas en todos los medios, siempre dicen las mismas cosas cual si fueran palabras mágicas que en realidad no conducen a nada en concreto, y con sus expresiones dogmáticas se proponen detenernos en el tiempo y frenar nuestros desarrollos espirituales que nos dirigen hacia el Camino, la Verdad y la Vida que es Jesús, el de Nazaret, el Cristo que optó por el amor, por los pobres y por la redención de todos los seres humanos. ¡Felices Pascuas de Resurrección para todos! Así lo he vivido, así lo experimento y así lo afirmo con mis respetos para el pensamiento diferente y sin querer ofender a nadie en particular. fsmederos@gmail.com

1) Ver en Por Esto! Jueves, 2 de abril del 2015. Jueves Santo,

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=392534

Publicado en Por Esto! el lunes 6 de abril del 2015.

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=393446

Anuncios