Etiquetas

, , , , , , , , ,


Por Carlos Fraguela2

En el año 1987 visité por primera vez un sitio de encuentro de homosexuales en Cuba, hasta ese momento el miedo no me había permitido aventurarme. Estos son lugares de la geografía de la ciudad donde hombres libres acuden a conocer otros hombres con vista a una relación o para encuentros fortuitos.

En el mundo se llama sitio de encuentro a lugares en Internet que las personas adultas solteras o en busca de pareja visitan con el mismo objetivo que el de estos territorios de Cuba. Sé que en muchos países existen muchos y para todo tipo de orientación sexual. Aquí al no existir Internet es necesario salir a la calle.

Cuando fui promotor de salud voluntario en el Centro Nacional de Prevención visitábamos esas zonas para conversar con los asistentes sobre la importancia de protegerse en las relaciones sexuales para evitar ser contagiado o trasmitir infecciones de transmisión sexual. Estos lugares supuestamente deben ser protegidos, pues de ello depende la seguridad de sus visitantes.

En el Centro de Prevención siempre me dijeron que la PNR había sido advertida de que no debía hacer redadas ahí por el daño que provocan en la seguridad de los mismos. La policía siempre alega que esos son lugares visitados por delincuentes y asaltadores.

En varias ocasiones denunciamos la invasión de estos territorios por la Policía Nacional Revolucionaria, que abusando de su autoridad irrumpe y despoja del Carnet de Identidad a todo el que encuentran dentro del área, en la mayoría de los casos detienen arbitrariamente y a veces encarcelan por horas a las víctimas. Yo fui encarcelado hace años en dos ocasiones por transitar por uno de estos lugares de libre acceso.

En las unidades de policía el trato es humillante y en muchas ocasiones utilizan un método de coacción llamado carta de advertencia, que es un documento donde se dice que si vuelves a visitar ese lugar puedes ser encarcelado, documento que te obligan a firmar bajo amenazas.

Invariablemente imponen multas de 60 pesos por exhibición impúdica, esto, aunque al ser detenido estés completamente vestido. Es una forma de terror nada sutil contra una parte de la población, que Mariela Castro Espín dijo hace unos años: “No son minoría”.

Publicado Originalmente en Havana TImes

 

Anuncios