Etiquetas


Por Félix Sautié Mederos.

Crónicas cubanas

En Cuba 2015, como parte de los propósitos que por lo general nos hacemos cada vez que comienza un nuevo año, considero muy especialmente que la necesidad de abrirse hacia el futuro y soñar con un mundo mejor posible en el que alcancemos avanzar hacia una República desarrollada y democrática en la quepamos todos, se hace cada día más impostergable principalmente ahora que se anuncian perspectivas muy objetivas en lo referido a las relaciones con Estados Unidos y la posibilidad de que por fin se elimine el Bloqueo criminal que sufre con especial saña el pueblo de a pie, terminando con más de 50 años de agresiones y zozobras propias de una Plaza Sitiada. Al respecto incluso quiero comenzar significando, que el abogado cubano americano José Pertierra (1) en una reciente entrevista televisada en Cuba con motivo del anuncio planteado sobre la reanudación de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, expresó en su criterio que con la política anunciada por La Casa Blanca de dar licencias solo quedará un cascarón de bloqueo según sus propias palabras de persona bien informada.

En este orden de cosas, hay que reconocer, en mi criterio, que el Bloqueo ha afectado y afecta sensiblemente a la población cubana, primero por la acción en sí misma de bloquearnos impidiendo por ejemplo que recibamos suministros y medicinas imprescindibles que para resolverlas hay que comprarlas en países lejanos a muy altos precios, y segundo por el uso y el abuso que han hecho, que hacen y que parece que pretenden seguir haciendo los burócratas de la economía y de la política con el Bloqueo para justificar sus desafueros.

Sobre esto último, baste solo como ejemplo señalar las irregularidades que hemos estado sufriendo con la recogida de basura los que vivimos en Centro Habana que nos obligaron a pasar las fiestas de navidades y de fin de año con acumulaciones de basuras diseminadas por todo nuestro municipio; y no hablo de otras áreas de La Habana, porque quiero ser objetivo con lo que he vivido y visto directamente en estos días. Lo he sufrido con un sentimiento de enfado e incluso de impotencia ante una propaganda oficial que pretende pasarnos gato por liebre justificándolo todo con el Bloqueo, incluso el que los barrenderos no barran las calles e increpando a la población como principal responsable, según expresan, por causa de su indisciplina social botando la basura a la calle. Y, me pregunto yo, si no se recoge la basura acumulada en los depósitos y no se barren las calles, ¿En dónde la vamos echar, o es que pretenden que las acumulemos dentro de nuestras casas?

Por otra parte, nos encontramos con los burócratas agresivos que ven enemigos por todas partes y que no quieren que de estas cosas se hablen, mucho menos que se escriban. Así se conducen con la justificación de que hacerlo se ayuda al enemigo ¿¿??. Me pregunto yo ¿cuál es esa ayuda al enemigo con la denuncia ante un asunto que basta con recorrer un poco por La Habana profunda incluso por La Habana central para verlo con los propios ojos? Y, continúo preguntándome ¿qué van a hacer con los turistas que se alojan en La Habana Vieja y en Centro Habana en donde están asentados importantes hoteles y centros de atracción turística de nuestra Habana Maravilla; y muy en especial, con los que han comenzado a desembarcar de los cruceros que también han comenzado a llegar al Puerto de La Habana en esta actualidad quizás privilegiada, para que no vean las basuras sin recoger y las calles sin barrer?… Esas cosas no aguantan más; ¡ahora sí!, se ha presentado una circunstancia histórica trascendental; tienen una disyuntiva que no van a poder obviar con las excusas de siempre. Además, basta ya de tratar de matar a los mensajeros y pónganse para las cosas que la caña se está poniendo a tres trozos como dicen las expresiones populares. Sé que con estos anuncios no se abre un camino trillado, todo lo contrario, se comienza un camino lleno de obstáculos y trampas, pero hay movimiento y una luz al final del túnel. Es importante que se dejen atrás los viejos vicios cuanto antes.

Por otra parte, quiero referirme también en las actuales circunstancias a las tradicionales celebraciones de la Fiesta infantil de Reyes que cada 6 de enero se realizan en el mundo occidental del cual Cuba ha formado parte desde siempre, tanto por la geografía como por la historia y las tradiciones en que se forjó nuestra identidad nacional. Como parte de la ya derogada política de Ateísmo Científico, se arrasó con esa hermosa costumbre que ilusionaba a la niñez más allá de cualquier consideración religiosa. Lo hicieron a partir de algunos argumentos, tales como que había que decirle la verdad a los niños y que la festividad no llegaba a todos; aunque en los primeros años de la Revolución se distribuían juguetes para todos a través del racionamiento establecido. En definitiva ¿qué se logró con eso?: Matarle la ilusión a los niños y su posibilidad de soñar, sin haberlo sustituido por algo que fuera mejor que aquellas ilusiones y sueños, que en la niñez son tan importantes para formar sus sentimientos y sensibilidades. Si en el pasado no llegaba a todos los niños, la solución no era borrarla completamente, sino ampliar sus alcances para todos tal y como se plantea por el socialismo verdadero. La carencia de valores que sufrimos actualmente, tiene mucho que ver con la educación de los niños y jóvenes que no es solo un asunto de índole docente, sino que es algo que se fragua dentro de la familia a partir de valores y tradiciones históricas, humanas y patrióticas asentadas en el tiempo que cuando se abandonan crean hastío y desolación en la vida de las personas. Eso es lo que han logrado los que pujaron por barrer con todo para establecer un mundo nuevo que en definitiva no hemos llegado a alcanzar.

Por otra parte, con rencores, envidias y odios no se van a resolver las cosas, porque esos torcidos sentimientos poco tienen que ver con la condición humana, con la convivencia pacífica e incluso con el desarrollo que aspiramos lograr. La capacidad de soñar nos permite plantearnos los diseños de un mundo mejor que en nuestro caso específico podríamos identificarlo con un socialismo participativo y democrático, respetuoso de la diversidad y de la vida de todos sin excepciones onerosas dentro de una República en la que quepamos todos. ¡Estos son parte esencial de mis anhelos para este 2015! Así lo pienso y así los expreso con mis respetos para el pensamiento diferente y sin querer ofender a nadie en particular. fsmederos@gmail.com

(1) José Pertierra, José Pertierra llegó a los Estados Unidos desde Cuba a los 9 años. Obtuvo un Bachelor of Arts en Loyola University, Los Ángeles; y se graduó en leyes por la Universidad de Georgetown en Washington DC, ciudad donde reside. Como profesional se ha especializado en casos de Derechos Humanos e Inmigración. Desarrolla una intensa actividad como conferencista y periodista, trabajo por el que ha recibido numerosos reconocimientos, entre ellos, la más alta distinción que otorga la Unión de Periodistas de Cuba UPEC. (Datos tomados de una entrevista que le hizo Edmundo García hace algún tiempo)

Publicado en Por Esto! el lunes 12 de enero 2015.

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=375452

Anuncios