Etiquetas


Por Félix Sautié Mederos

Crónicas cubanas

Una de las maravillas mágicas de La Habana de siempre, quizás la más importante de todas, tiene que ver con la fusión de etnias compartidas procedentes de las dos orillas del Atlántico que bien podríamos decir de las tres orillas porque destacadamente se encuentra África en el crisol de fusión étnica que avizorara el sabio cubano don Fernando Ortiz; en donde se forjó con sudor y sangre una identidad nacional cubana y una ciudad asombrosa como es la capital de todos los cubanos con cimientos hispánicos y africanos, construida esencialmente en sus asentamientos básicos por esclavos venidos de África y constructores españoles quienes fueron sus primeros proyectistas relevados en el tiempo por una pléyade de arquitectos y diseñadores cubanos que en el Siglo XX lograron asombrar al mundo con su ingenio creando verdaderas maravillas arquitectónicas con una fusión de estilos que no se volverá a repetir y que lamentablemente corre el peligro de desaparecer por causa de la desidia y de la falta de mantenimiento constructivo y urbanístico durante los últimos cincuenta y tanto años. La Habana urge salvarla en espera de su próximo quinteto aniversario.

La Habana es una joya forjada con sangre y sudor, sacrificios y sueños, así como heroísmos cargados de una mezcla sui géneris de alegrías y angustias; que es irrepetible; por todo eso tenemos que cuidarla con el mayor esmero posible. La Habana ha asombrado y asombra a muchos no solo por sus muros, sus rejas y sus tejados que muy característicos y significativos son, sino también por sus personas afables y apasionadas que forman parte del misterio y del surrealismo que se manifiestan de sol a sol y de luna a luna en sus calles, parques, fortalezas, bahía y edificaciones que con sus 495 años enfrentan y resisten gallardamente el paso del tiempo, así como los desatinos y los desamores que no han cesado de maltratarla.
Los habaneros sobrevivimos con nuestros mestizajes étnicos, espirituales e históricos en general más allá de los odios y los rencores que dividen a muchos allende nuestros mares porque el mestizaje en La Habana aparece por todas sus latitudes y es propiciador de encuentros emotivos que eclosionan en el tiempo. Hace algunos días asistí a uno de estos encuentros con actores de las dos orillas tal y como se denominó, realizado con motivo de la 36 edición del Festival de Cine Latinoamericano, en el que la laureada y sorprendente diría yo actriz cubana Laura de la Uz, que en mi opinión es una bella exponente de ese mestizaje maravilloso a que me refiero (1) y el también laureado actor español Hugo Silva (2) dialogaron con franqueza y amabilidad sobre sus experiencias en las cinematografías cubanas y españolas. Además, como colofón se realizó un homenaje al filme cubano La Bella del Alhambra en el 26 aniversario de su estreno, que ha sido quizás la más hermosa y significativa película cubana de todos los tiempos.

El ámbito de este encuentro de actores de cine cubanos y españoles participantes en el 36 Festival del Nuevo cine Latinoamericano recientemente celebrado en La Habana fue el hermoso Palacio Velasco Sarrá, una verdadera joya arquitectónica de art nouveau y de skyline de nuestras ciudad en la que se asienta la Embajada Española y que constituye una de las mas preciadas muestras de la arquitectura habanera edificada en el año1912 del pasado Siglo XX, que forma parte del conjunto urbanístico que ha dado base material a la maravilla habanera.

El ambiente propiciador de este encuentro también mágico se produjo en el marco de la actividad cultural mensual denominada Los Jueves de la Embajada, muy interesante iniciativa que pasa por encima de diferencias políticas e ideológicas; y que une, a cubanos y españoles en sus intereses compartidos de ancestros y familias comunes a la que ya me he referido en otras crónicas. La cita estuvo además ornamentada con una exposición con el título; Ecos del inconsciente de Art Brut que nos mostró a importantes creadores cubanos cultivadores de este género pictórico en el que en mi opinión se fusionan el surrealismo, el misterio, lo maravilloso y la creación humana que se resiste a la cosificación que se nos trata de imponer. Esta fue mi muy particular impresión ante las obras expuestas de las que guardo con afecto el catálogo que se nos entregó a los participantes.

De ese encuentro salí con emoción y con esperanzas renovadas de que nuestro mestizaje étnico y cultural sobrevivirá por encima de todo. Además ahora cuando escribo con emoción esta crónica vivo momentos que no esperaba vivir en el tiempo de peregrinaje terrenal que me queda en virtud de mis largos años de vida y de mis achaques al recibir la noticia del inicio de la normalización de las relaciones de Cuba y los Estados Unidos. Sé que aún habrá muchos escollos y dificultades, pero lo importante es comenzar porque en estos enfrentamientos hay mucha sangre, dolores y angustias que se deben restañar porque querámoslo o no somos vecinos con solo 90 millas de mar por medio. Me regocijo además porque La Habana mira con hidalguía y dignidad hacia las costas de Estados Unidos y el recuento de ambos pueblos que han sufrido estos desatinos durante más de 50 años será uno de los hechos históricos más sentidos y disfrutados que me llevaré a la Casa del Padre, la Casa que no se Acaba, cuando termine mi peregrinaje por este mundo de los vivos.

Así lo pienso y así lo afirmo con emoción y esperazas y con mis respetos por la opinión diferente y sin querer ofender a nadie en particular.

(1) Laura de la Uz, Cuba 1970, actriz de teatro, cine y televisión
Premio Coral a la mejor actuación femenina en el XII Festival Internacional del Nuevo cine Latinoamericano de La Habana en diciembre de 1990; Premio a la mejor actuación femenina en el 11th Atlantic Film Festival. Canadá en 1991; Reconocimiento de los Círculos Cinematográficos de Italia (ARCI NOVA) en el XVI Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana; Premio CARICATO de la Asociación de Artistas Escénicos de la UNEAC por su actuación protagónica en los Filmes Madagascar y Amores en diciembre de 1995; Premio CARICATO de la Asociación De Artistas Escénicos de la UNEAC por su actuación protagónica en la obra La Boda de Virgilio Piñera en diciembre de 1997; Nominada a los premios ACE (Asociación de Cronistas de Espectáculos de Nueva York) por su actuación en Madagascar de Fernando Pérez en 1997; Premio CARICATO Francisco Covarrubias a mejor actuación femenina en teatro por Delirio Habanero en el año 2006; Premio La Avellaneda, a la mejor actuación femenina en el Festival de teatro de Camaguey por Delirio Habanero el año 2006; Premio a la Mejor Interpretación Femenina por Los minutos, las horas, de la directora brasileña JanainaMarqués en el XII Festival Internacional de Cortometrajes de Torrelavega, en España, 2011
.

(2) Hugo Silva, España, Madrid, España, 1977, actor de teatro, cine y televisión,
Premio Fotograma de Plata: Mejor actor de cine, Mentiras Gorda nominado 2009; Intérprete más buscado en http://www.fotogramas.es, nominado 2009; Mejor actor de cine El Hombre de Arena, Nominado 2007; Mejor actor de televisión Los hombres de Paco, nominado 2006. Premio Feroz: Mejor actor protagonista Las brujas de Zugarramurdi, Nominado 2013. Premio San Pancracio Mejor actor El Cuerpo Ganador.

fsmederos@gmail.com

Publicado en Por Esto! el lunes 22 de diciembre del 2014.

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=371120

Anuncios