Etiquetas

,


Por Félix Sautié Mederos

Crónicas Cubanas

Percibo una situación generalizada de retraso socio económico, político e incluso científico que crece por días en Cuba como parte esencial de las más diversas manifestaciones subjetivas y objetivas presentes en nuestra realidad del momento, con independencia de algunos campos como la medicina, la biotecnología y algún que otro más. Me refiero a un fenómeno que amenaza con embargar y complicar a todos los ámbitos de la sociedad cubana contemporánea, incluyendo a los que he mencionado como excepciones en algunos de los cuales también comienzan a manifestarse síntomas de decadencia y retraso. Estamos ante una obsolescencia sostenida que pienso no aguantará por más tiempo sin afectar estructural y definitivamente a la totalidad de la nación y del territorio nacional en el cual se asienta y da origen la cubanía que nos distingue a los cubanos asentados adentro y en el exterior de nuestras fronteras geográficas. En consecuencia, considero que no se debería desconocer a ese retraso, pasarlo por alto o bien negarlo tal y como algunos se empeñan en hacerlo con persistencia y empecinamiento, subestimando además a la inteligencia popular de compresión de lo que sucede a nuestro alrededor y considerando que pueden continuar estableciendo los contornos de una realidad virtual como imagen de lo que realmente es sin que en verdad lo sea.

Me refiero en específico al atraso evidente y generalizado en que se encuentra Cuba en los sectores básicos de la economía incluyendo los procesos de elaboración de azúcar en los que en un tiempo fuimos punteros en el mundo, así como al respecto de la puesta en práctica efectiva de las nuevas tecnologías digitales y de información, además de la espiritualidad de la sociedad en su conjunto, muy especialmente entre otras manifestaciones las de la política e incluso la ética ciudadana así como el respeto por el pensamiento diferente y por la diversidad, por tan sólo mencionar algunos ámbitos esenciales que considero más importantes a escrutar y analizar con vistas a la identificación de esta tendencia que nos mantiene detenidos en el tiempo.

No exagero, Cuba se retrasa con ritmo galopante y por días crece la brecha que nos está separando del proceso en que marcha el mundo en este siglo XXI, si bien cargado de peligros, injusticias y amenazas, pero también de avances científico técnico y de perspectivas para el futuro. Es como si no formáramos parte de ese mundo real con sus peligros y sus amenazas, pero también con sus perspectivas de futuro.

En este orden de pensamiento, quiero añadir además, que quizás algunos no hayan percibido que desde hace algún tiempo los cubanos estamos ante una ventana que día a día nos abre las puertas que teníamos cerradas para apreciar en tiempo real al mundo que nos rodea desde nuestro aislamiento provocado por los bloqueos externos e incluso internos. Escribo sobre la posibilidad que tenemos en nuestros televisores de ver las transmisiones de Telesur, que si bien algunos en el exterior las consideran, según expresan, insuficientes y parcializadas, para los cubanos que estamos en Cuba son realmente de una apertura no vista en nuestros medios locales de información, que nos permite contrastarnos con el dinamismo que se manifiesta en América Latina. Incluso hay algunos de los post publicitarios en Telesur como el que habla de las nuevas posibilidades de conexión a Internet que abre Cantv (1) a todos los venezolanos, que plantea algo que es inusitado para los cubanos carentes de conexión a INTERNET, muy a pesar del tan publicitado cable extendido desde Venezuela a un costo de unos 70 millones de dólares por iniciativa del Comandante Hugo Chávez. Ya ha transcurrido más de un año de aquel acontecimiento y todavía no aparecen para los cubanos las posibilidades de aperturas generalizadas de acceso a INTERNET, sólo algunas muy tibias y con precios muy altos que excluyen el acceso universal desde las residencias de las personas, algo que caracteriza a nuestra época en el mundo exterior. Realmente no se pueden continuar esgrimiendo excusas válidas para privarnos de INTERNET porque China, Argentina, Brasil e incluso Venezuela, por no hablar de Bolivia y otros más, poseen tecnologías al respecto que no están limitadas por el bloqueo a Cuba, como se ha hecho con la televisión digital de tecnología china recientemente establecida en Cuba.

La realidad es que en nuestro país no hay voluntad política para modernizarse; parece ser que las cúpulas lo consideran muy riesgoso y subsiste un estado de cosas detenidas en el tiempo que lo entorpece todo. Cuba tiene urgencia de una modernización integral y generalizada, así como de una efectiva agilidad de vida institucional que nos saque del letargo tan prolongado en que nos encontramos sumidos que poco tiene que ver con la vertiginosidad de lo que acontece en el mundo, especialmente en América Latina. Las luchas y la pasión de masas que provocan las elecciones que últimamente se están realizando en diversos países latinoamericanos, contrasta con el hastío y la falta de vida institucional ciudadana que subsiste en Cuba. Además considero con especial preocupación, que es urgente tomar muy en cuenta las razones para hacerlo de los muchos que se marchan definitivamente del país, lo que se mantiene en un ritmo ascendente.
Es necesario escuchar los clamores de la población angustiada con la cual es imprescindible dialogar, pues tal parece que sólo se dialoga entre los tecnócratas y los burócratas “friéndose en su propia salsa” para plantear medidas impopulares, restricciones y advertencias. Por otra parte hay que decir: Basta ya de descalificar a los que se atreven a realizar análisis objetivos sobre la realidad en que estamos insertados, incluso a los que lo hacen desde adentro a partir de las perspectivas socialistas y progresistas en general, señalando los retrasos de Cuba que son cada vez más contrastantes con lo que sucede en América Latina, la región de la que forma parte nuestro país. Estamos bordeando el precipicio en sus bordes más peligrosos, lo percibo con dolor a partir de mis convicciones revolucionarias, socialistas participativas y democráticas. Así lo pienso y así lo afirmo con mis respetos para el pensamiento diferente y sin querer ofender a nadie en particular. fsmederos@enet.cu

(1) Empresa estatal venezolana de telefonía.

Publicado en Por Esto!, el jueves 23 de octubre del 2014.

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=358819

Anuncios