Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


Por Helen Hernández Hormilla

De Anabel Mitjans pasó a llamarse Logbona Olukonee en 2011, una acción con la que reivindicó la herencia africana de su sangre y la acentuó en una perspectiva de vida "afro-céntrica", feminista y queer.

Desde esa postura crítica hacia las normas que establecen significados estancos para ser mujer, hombre, gay, lesbiana, trans (travesti, transgénero, transexual) o afrodescendiente, esta cubana de 29 años defiende los derechos sexuales y de género con estrategias poco comunes en su contexto.

Es profesora de Historia de Cuba en la Universidad Agraria de La Habana y una de las jóvenes que traen nuevos discursos y prácticas al feminismo de la isla caribeña, señalando confluencias entre las batallas contra el machismo, la homofobia, el racismo, el sexismo y la lesbofobia.

Hace unos años "salió del closet" y se enfrentó a los dolores de contradecir lo esperado en Cuba para su género. Viste ropa unisex, su cabeza está casi rapada y ama sin prejuicios a otra mujer; aunque no le gusta identificarse con estereotipos de feminidad, masculinidad o lesbianismo.

Autodefinirse queer rebasa esas concepciones e implica, en su criterio, una definición política que rompe con los binarismos e independiza a las personas.

"Vestirme de hombre ha sido liberador por la posibilidad de salir a la calle sin que me digan piropos o me toquen, lo que dice mucho de las sociedad en que vivimos", reflexiona en entrevista con SEMlac.

"Mientras más te acercas a lo masculino, más poder tienes; pero la masculinidad y la feminidad son construcciones que uno puede transformar, sin necesidad de repetir los rezagos del machismo, el poder y la violencia", considera la historiadora, sonriente y ajena a poses encartonadas.

¿Qué propones al identificarte queer?

"Lo queer es una teoría académica, un modo de pensar y una forma de vida que busca la liberación total de la persona, romper las barreras, estereotipos y esquemas construidos.

"Esta teoría sustenta, primeramente, que todas las nociones de lo femenino y lo masculino son construcciones impuestas por la sociedad y la cultura. En busca de ajustarnos a esos estereotipos se nos va la vida, pero pueden deshacerse porque son un performance, una representación.

"Aunque su difusión está muy marcada por la academia blanca norteamericana, con autoras como Judith Butler, la primera persona que introdujo el término queer fue Gloria Zardúa, una feminista chicana. Lo queer nace de una praxis feminista lésbica".

Pero en algunos espacios también se han convertido en una etiqueta. ¿Cómo acoplar esas ideas a la situación de Cuba?

"Esta teoría nació de una praxis feminista negra y tiene una validez importante para la diáspora africana y el mundo latino.

"Para la realidad cubana, lo queer ayuda a destruir las normatizaciones. Si eres mujer, negra y pobre, por ejemplo, incumples las normas de un mundo colonialista, heterosexual y patriarcal, que privilegia al hombre blanco, heterosexual y rico. Eres queer.

"Ser queer es una posición política, no una moda como asumen algunas personas. Yo no soy lesbiana y queer por moda, sino porque nací así. Cuando socializo este conocimiento, busco que la gente tenga armas para luchar y reconocerse".

En reacción a los altos precios de clubes estatales y privados para personas LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales) que han comenzado a florecer en La Habana, Mitjans creó en 2013 el proyecto Motivito, como alternativa de socialización para quienes no pueden costearse estas diversiones.

Tras la apariencia lúdica del proyecto, existe el objetivo de empoderar a las mujeres lesbianas y compartir herramientas conceptuales que les ayuden a enfrentar la discriminación.

"El mundo nocturno gay se está convirtiendo en un espacio homonormativo y de consumo capitalista, donde no tienen cabida las mujeres no heterosexuales y existe mucha prostitución", opina.

La primera acción ocurrió el 28 de febrero del pasado año en el Pabellón Cuba, uno de los sitios más céntricos de La Habana y sede de la Asociación Hermanos Saíz, de jóvenes artistas.

Allí se citaron personas LGBTI para ocuparlo "por asalto" y hacer visible que los espacios públicos están pensados, sobre todo, para personas heterosexuales.

"Es mi derecho salir a la calle con mi novia, besarla y abrazarla, sin el peligro de que ningún hombre nos moleste o sentir que nos miran y avergüenzan todo el tiempo", defiende la también integrante del autónomo Proyecto Arcoíris, que defiende los derechos LGBTI.

Luego hicieron una fiesta para lesbianas, costeada enteramente por Mitjans y algunos amigos, con más de 150 mujeres participantes que recibieron sueltos con conceptos de la teoría de género.

"Es bueno que las personas adquieran un lenguaje que les permita conocer su realidad y esa vez quisimos brindarles armas teóricas a las lesbianas", relata.

En junio pasado, el proyecto organizó la exposición Refracciones en la casa-galería del artista de la plástica Samuel Riera, con fotografías e instalaciones sobre personas queer en Estados Unidos y Cuba.

Impresos de manera artesanal, las y los asistentes se llevaron textos de afrofeministas y teóricas queer como Audre Lorde, Yuderkis Espinosa y bell hooks.

¿Por qué eliges la diversión para promover el cambio feminista?

"Como profesora y académica, he trabajado para defender a las mujeres, pero me doy cuenta de que no soy suficientemente escuchada en ese espacio. También parte de la producción feminista en la academia es aburrida, ortodoxa.

"Entonces pensé en buscar otras formas para interesar a la gente que no lee. Cuba es un país muy fiestero y es útil utilizar las fiestas desde otra perspectiva. Si la música que pongo la hizo una mujer feminista que dice: "no dejes que te golpeen", "independízate", "búscate tu propio dinero"; si antes de entrar a la fiesta reparto sueltos con información feminista; puedo educar en el proceso de diversión.

"Alrededor de estas fiestas puede crearse una comunidad. Si cada una pone un poquito, puede lograrse mucho. En Cuba existe una praxis feminista cotidiana, en la calle, que realizan mujeres de pueblo, sin que lo racionalicen o publiquen."

¿Cómo articular estos espacios con otros del activismo feminista en Cuba?

"Esa misma pregunta me la he hecho recurrentemente. Mi sueño como feminista es que todas las mujeres luchemos por una causa común, pero siento que, desgraciadamente, el feminismo en Cuba está separado.

"Quiero compartir mi lucha y la de las demás en pos de la emancipación de las mujeres en este país, pero me interesa trabajar desde la base, con la experiencia popular. No todos tienen acceso a la universidad, pero sí deberían tener acceso a una educación feminista y horizontal.

"Mujeres feministas con interés en trabajar desde esa perspectiva son mis aliadas".

¿Las feministas cubanas necesitan estar más unidas?

"Siento que necesitamos mayor solidaridad entre las mujeres y los hombres feministas. Esa solidaridad tiene que llegar. Tal vez mi discurso es muy radical porque está basado en el pensamiento afrofeminista, queer y anticapitalista. Cuando algunas personas escuchan eso, pueden no estar de acuerdo, porque ser así trae problemas.

"Hemos logrado muchas cosas en cuanto a la emancipación de la mujer en Cuba, pero nos quedan otras por conseguir en un país con una gran feminización de la pobreza y en el cual todavía las mujeres están sujetas al dominio patriarcal".

Tomado de Reportajes de SEMlac Cuba Septiembre 1/14

Anuncios