Etiquetas


Por Félix Sautié Mederos.

CRÓNICAS CUBANAS.

Por Félix Sautié Mederos. E-Mail: fsmederos@gmail.com

En algunas de mis Crónicas Cubanas he escrito sobre la nefasta presencia en Cuba del espíritu del dios Saturno que devora a sus propios hijos. Fenómeno que en los últimos tiempos se ha hecho cotidiano y podría decirse que sistemático, como si fuera el último recurso de una burocracia que día a día se manifiesta en forma más agresiva, controvertida y contraproducente, incluso con los propios enunciados que se plantean en el proceso de Actualización del sistema dentro del cual subsiste como si intrínsecamente fuera inherente a su composición estructural. Me refiero a una burocracia detenida en el tiempo y envejecida material y espiritualmente, que además se resiste a dar paso para que la juventud pueda asumir los timones de mando de la sociedad en correspondencia lógica con el movimiento existencial de la vida; así como a no continuar entorpeciendo nuestro presente y muy en especial al porvenir que tenemos por delante. Son controvertidos empecinamientos, que constituyen uno de los mayores peligros internos que atraviesa el proceso socio político cubano e incluso la independencia del país frente a las apetencias anexionistas.

En este orden de cosas, en las últimas semanas se ha denunciado en los medios medianamente informados, porque al pueblo casi nunca se le informa estas cuestiones, la paralización de los Estudios Abdala que han grabado durante su existencia a importantes artistas cubanos. Estos estudios eran una empresa de la Corporación CIMEX creada a propuesta de Silvio Rodríguez y aprobada por Fidel cuando era el Presidente del Consejo de Estado y de Ministros, con independencia económica del presupuesto del Estado y que se gestionaba empresarialmente (valgan las redundancias necesarias en las características de la economía cubana del momento). Un procedimiento de gestión que incluso actualmente se plantea alcanzar en los cambios dirigidos a la actualización del sistema: separar las funciones estatales y empresariales.

Esta paralización constituye un problema que se está manifestando en desarrollo desde hace unos 8 meses y que ha llegado a un clímax lamentable en las últimas semanas por el daño que a la cultura del país que ha significado ya. Las irregularidades que se han denunciado incluyen entre otras cuestiones más, el reciente corte por segunda ocasión de la electricidad a esta empresa de grabaciones, lo que produce un daño técnico de incalculables consecuencias porque esos equipos no deben detenerse. Según se informa por Silvio en su blog Segunda Cita, Abdala ha estado imposibilitada de pagar sus gastos debido a un proceso de gestión económica erróneo para activos culturales que en vez de depreciarse tal y como lo han estado considerando por la economía interna, en realidad aumentan su valor con el tiempo, así como por causa del traspaso de una entidad a otra, en mi criterio un procedimiento totalmente burocrático y contradictorio, mediante el cual en un va y viene típico de la burocracia, la están traspasando de su estatus anterior que sintetizo (CIMEX y posteriormente Oficina del Historiador de La Habana) al sistema del Ministerio de Cultura, sin que en este intermedio demorado en el tiempo se le haya posibilitado además pagar sus facturas eléctricas, algo que es alucinante si se tiene en cuenta los objetivos planteados oficialmente sobre el pago de las cuentas por cobrar. Nada, que se ha destapado un verdadero embrollo burocrático, que amenaza arrasar con una de las instituciones legítimas de la cultura cubana, porque no se aviene a los intereses de una burocracia silenciosa y de accionar sutil que impulsa al espectro del Espíritu de Saturno.

Me refiero a un asunto que considero de especial importancia y que aún después de resuelto como parece que ya se ha logrado, posiblemente debido al impacto público de la denuncia en cuestión, en mi criterio es imprescindible analizarlo por encima de la polarización con que algunos lo han debatido en la WEB, con expresiones al respecto en las que le pasan la cuenta al que opina o denuncia por causa de sus consideraciones específicamente políticas, económicas, de grupo o de clase social. Una práctica extemporánea que nos está haciendo mucho daño a los cubanos de hoy. Por mi parte, en cambio, quiero dejar constancia que le respeto a Silvio todo su derecho a pensar como piensa. Esa es una decisión suya absolutamente legítima , y no acepto que algunos se aprovechen de este asunto para pasarle la cuenta por su pensamiento. Además expreso abiertamente que en uso de mi derecho a pensar y tener opiniones propias, admiro y disfruto sus canciones y su surrealismo que refleja una realidad circundante en la cual estamos inmersos los cubanos. En este sentido quiero añadir también, que estoy plenamente de acuerdo con lo que escribió en el Observatorio Crítico en un comentario a su propio artículo titulado Silvio Rodríguez denuncia abandono de estudios de grabación Abdala (1) mi muy apreciado amigo Rogelio M. Díaz, respondiéndole a un planteamiento de alguien que no viene al caso mencionar y que cito textual: puedo comentar que Silvio sí criticó bastante, en el Parlamento y otros lugares, el inmovilismo y la burocracia y la censura, incluso cuando afectaban a otras personas y no a él personalmente.

Sé que cuando esta crónica se publique, según las propias expresiones de Silvio en su blog el pasado 25 agosto (2), el problema en definitiva se habrá comenzado a resolver: ¡Albricias! lo que es en justicia muy importante, pero el hecho a plantearse en un análisis profundo, en mi criterio, constituye que nuevamente se haya manifestado ese espíritu de Saturno, cuyo espectro recorre el país: inmiscuyéndose y amenazando a todo lo que existe y funciona. Es imprescindible no conformarse con una victoria parcial, porque ¿y después contra quién será? Hay que detenerlo de forma permanente para evitar que se trague al país, que lo convierta en su cuartel y que la Nación cubana sea reducida a un tablero de ajedrez con sus ciudadanos movidos al arbitrio de una burocracia detenida en el tiempo, insensible e inculta. Lo concreto a denunciar es que estamos ante una burocracia que hace aguas por todas partes y que en realidad puede destruir a la Revolución Cubana con la que el pueblo se esperanzó y suspira, digan lo que digan sobre la Revolución sus detractores y los polarizados de una y otra parte, que no son capaces de comprender verdaderamente las realidades que son y siempre las confunden con las realidades que se nos quieren imponer que sean.

Así lo relato; y así lo pienso y lo afirmo, con mis respetos por la opinión diferente y sin querer ofender a nadie en particular.

(1) Ver en Observatorio Crítico.:

https://observatoriocriticocuba.org/2014/08/26/silvio-rodriguez-denuncia-abandono-de-estudios-de-grabacion-abdala/

(2) Ver en Segunda cita Silvio 25 agosto 2014. Buenas noticiasMuy satisfactoria la reunión que tuve sobre Abdala. Aporté los elementos que tengo y mis ideas al respecto. Se va a hacer un análisis de la situación de los Estudios y se tomarán las medidas que en su caso correspondan. Empezando por acabar de definir dónde están y hacia dónde se dirigen. Estoy optimista y agradezco mucho mucho (pero mucho) todas las muestras de apoyo y solidaridad con los estudios Abdala y con la Cuba que los construyó y los defiende. Silvio dijo… Más buenas noticias La oficina del Historiador de la Ciudad ha comunicado a Abdala que mañana enviará la pipa de combustible para la planta y, además, el cheque para pagar la deuda con la Empresa Eléctrica. Más gracias al apoyo de tod@s.25 de agosto de 2014, 15:25

Slvio dijo: Acaba de hacerse la luz en Abdala.25 de agosto de 2014,15:34

http://segundacita.blogspot.com/2014/08/abdala-de-nuevo-sin-corriente.html#comment-form

Publicado en Por Esto!, sección de Cultura, el martes 2 de septiembre del 2014

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=33&idTitulo=348486

Anuncios