Por Félix Sautié Mederos.

Crónicas Cubanas

Cuando se leen con detenimiento las informaciones sobre los resultados de la economía cubana que generalmente se publican al final de los semestres y de los años ya provengan del Consejo de Ministros o de la Asamblea Nacional del Poder Popular, como es el caso de las últimas semanas en la prensa local, que por cierto son breves y generalmente incompletas lo que he señalado en algunas crónicas anteriores (1), nos podemos encontrar con un conjunto de frases manidas, repetidas y justificativas que califican los constantes incumplimientos que se producen en los principales renglones de la producción y de los servicios, tales como: insuficiencias internas, bajos rendimientos, no llegada de los suministros en tiempo, deficiencias organizativas, condiciones climáticas adversas, baja productividad, indisciplina laboral, falta de sentido de pertenencia y últimamente desaceleración, incluyendo otras más similares o parecidas que sería extenso citar.

En este orden de cosas, se puede decir que los debates de la Asamblea Nacional del Poder Popular publicados en el periódico Granma del pasado 7 de julio, en un reportaje titulado Recuperar ritmos de avance que aseguren el desarrollo socialista sobre bases sostenibles e irreversibles no son ni mucho menos una excepción de lo que expreso; y creo necesario comentarlos brevemente porque pienso que si no realizamos un análisis profundo de las verdaderas causas que subyacen en el fondo de estos resultados y dialogamos entre todos en búsqueda de las realidades que caracterizan a la economía nacional, así como de las soluciones en consensos generalizados, realmente todo seguirá igual y se continuarán repitiendo hasta el cansancio los mismos problemas y las mismas justificaciones. Recurro a la experiencia reiterada durante hace ya largos años, sólo habría que hacer un poco de memoria para comprobarlo.

Las realidades y la vida son lo verdaderamente determinantes y no se pueden modelar voluntariosamente por mucho que se intente maquillarlas con frases acuñadas y ocasionalmente grandilocuentes, así como con el uso de la descalificación, la exclusión o el amedrentamiento de quienes intenten confrontarlas.

El asunto es que poco a poco nos hemos ido acostumbrando a todo eso, lo vemos como normal y se va desarrollando un verdadero conformismo rodeado de consignas cada vez más vacías; sin plantearnos las cuestiones que en mi criterio muy personal resultan esenciales en los procesos económicos, productivos o de servicios, como lo es tener muy en cuenta al factor más dinámico de los desenvolvimientos económicos, que son las fuerzas productivas y específicamente las personas que intervienen en estos procesos, las que muchas veces he repetido que se conciben simples fichas de un ajedrez político y social que puedan ser movidas libremente, sin tener en cuenta sus legítimos intereses, sus derechos humanos inalienables, así como el estímulo objetiva y subjetivamente verdadero para dinamizar su trabajo porque, como expresó Carlos Marx, el hombre antes de pensar en política pensó en comer. Esto parece que lo olvidan sistemáticamente quienes tienen que ver con el desenvolvimiento de la economía cubana, que piensan y actúan como si todo se pudiera resolver con sus propósitos, lineamientos, planes, procedimientos y medidas tecnocráticas sin la movilización ni el estímulo material y moral así como sin alcanzar el entusiasmo y la credibilidad de las personas en torno al Proyecto Económico del cual se pretenden recuperar los ritmos de avance que aseguren los desarrollos socialistas sobre bases sostenibles e irreversibles.

Precisamente cuando se plantean desarrollos sobre bases socialistas, está implícito el concepto de la participación más activa de las personas sujetos esenciales de una Sociedad Socialista porque lo contrario sería otro sistema distinto y no el que se proclama, tanto en las proyecciones, planes como en la ejecución sociopolítica y económica de la sociedad.

Si los proyectos y problemas no se hablan libremente, se consultan, se debaten, se informan y se le concede la más activa participación al ser humano en toda su extensión posible de acuerdo con sus intereses populares básicos en su conjunto, poco se podrá avanzar con consignas, medidas técnicas muchas veces impopulares o no, ni mucho menos con el uso de advertencias o amenazas de consecuencias a quienes sean incumplidores.

Hay de por medio un problema esencial de credibilidad, comunicación intersubjetiva, interrelación sistemáticamente cotidiana entre el pueblo y la dirección, así como de carencia de soluciones efectivas de los problemas esenciales e intereses básicos de la población; pero en esto se choca constantemente con una verdadera muralla conformada por orejas sordas y bocas mudas, por lo cual todo se desenvuelve a partir de un concepto de sálvese quien pueda o de resolver por cada cual, vocablo muy al uso y significativo en la Cuba de los últimos tiempos.

El pueblo para tener credibilidad y entusiasmo necesita del diálogo sistemático con el Gobierno, es imprescindible hablar con la población con respeto, sin descalificaciones ni advertencias severas, también es imprescindible que perciba resultados a favor de sus intereses básicos, que se tenga muy en cuenta sus preocupaciones esenciales; y, para ello ser escuchado con respuestas justas, coherentes y en tiempo, es esencial, porque no siempre todo se podrá resolver.

En mi criterio las dinámicas de gobernabilidad necesitan de una profunda reestructuración así como del respeto irrestricto por el libre albedrío y por los derechos inalienables de las personas; por ahí comienzan las soluciones y podría alcanzarse el entusiasmo por el trabajo creador de todos que es lo único que puede transformar la realidad subsistente. Así lo pienso y así lo afirmo con mis respetos por el pensamiento diferente y sin querer ofender a nadie en particular.

E-Mail: fsmederos@gmail.com

1) Ver ES CON EL PUEBLO, sin burócratas ni tecnócratas…, POR ESTO!, lunes 30 de junio del 2014, http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=335279

Publicado en Por Esto!, sección de cultura, el jueves 17 de julio 2014.

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=33&idTitulo=338749

Anuncios