Etiquetas


Por Félix Sautié Mederos.

CRÓNICAS CUBANAS.

Sigo atentamente las informaciones sobre los resultados de la economía cubana; y en los últimos días he estudiado con detenimiento lo que al respecto se ha publicado en la prensa oficial sobre la Reunión del Consejo de Ministros, que según el Granma del pasado 23 de junio, Órgano Oficial del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, le tomó el pulso a la economía cubana.

Ante todo, debo decir que lo expresado al respecto en la prensa oficial, fueron muy breves y sintéticos comentarios sobre temas de incidencia y trascendencia decisiva para la sociedad cubana contemporánea, en los que considero imprescindible que el pueblo posea la más amplia información y sobre todo como soberano pueda participar con sus criterios. Resulta esencial en este orden de cosas en mi opinión, que las personas, sus necesidades y sus anhelos hayan sido tenidos muy en cuenta lo que poco se puede intuir de lo publicado y de la práctica concreta del día a día, tal y como le corresponde a un sistema que sea verdaderamente socialista; por ahí deberíamos comenzar siempre en nuestros análisis y criterios.

El secretismo y la descalificación de la crítica objetiva y oportuna con la excusa de que solo sean planteadas en las instancias que corresponden, las que por cierto se mantienen con los oídos sordos y muy pocas veces receptivas, es en mi criterio uno de los males que más inciden en las crisis que nos mantienen bordeando el precipicio por responsabilidad de los conceptos burocráticos y tecnocráticos que inciden cotidianamente en la economía cubana del momento actual.

Son mis propósitos en las lecturas y análisis que realizo al respecto de estas breves y sintéticas informaciones que de vez en cuando se publican en la prensa oficial cubana, encontrar asideros que den fundamento a mis esperanzas en los procesos de cambio, pero lamento no percibirlos, antes por el contrario choco con una muralla de incomunicación que se interpone entre las esperanzas y las realidades que cada vez son más complejas y preocupantes. Incluso intuyo en el texto publicado al que me refiero en esta crónica, pesimismos e incertidumbres implícitos expresados con un lenguaje que resulta críptico pero descifrable para un observador sistemático; y quisiera equivocarme en mis percepciones, pero cuando me asomo a las realidades las confirmo plenamente las crisis que percibo.

Realizo mis análisis e intuyo mis percepciones ubicándome desde adentro de un proceso por el cual he luchado ininterrumpidamente en búsqueda de la equidad distributiva, la justicia social y la mayor felicidad posible para el pueblo cubano. Nunca me pongo en la acera de enfrente porque siempre he pensado que el diálogo, la apertura al libre albedrío y colocar en primer plano al pueblo escuchándolo atentamente para tomar muy en cuenta sus reclamos, son la mejor opción totalmente factible y necesaria para que comiencen a solucionarse nuestros agudos problemas. Los que para algunos constituyen tabúes inmencionables porque según ellos mencionarlos, ayudaría a los enemigos; y como parte de sus inconsecuencias calenturientas, se dedican como se expresa en la literatura clásica, a eliminar al mensajero mediante la descalificación, la exclusión e incluso la represión por medio de las más diversas formas de hacerlo, lo que lejos de resolver algo lo empeora todo y cada vez nos arroja más al precipicio que con buen tino avizoró en una de sus intervenciones el Presidente Raúl Castro.

De acuerdo con todo lo que he planteado, quiero expresar que en mi criterio muy personal hay aspectos que son verdaderamente decisivos en el desenvolvimiento de los cambios, reformas y desarrollos en general de la economía cubana, que no son analizados y ni siquiera expresados en el breve análisis de prensa divulgado para información de la ciudadanía, que si bien no se puede saber si en la práctica concreta fueron planteados o no debido a la poca información aportada, considero constituyen lo esencial y determinante para que se puedan cumplir los planes previstos que por cierto alcanzan muy pobres resultados; así como para construir efectivamente un socialismo próspero y sustentable.

Me refiero específicamente a dos aspectos de primera importancia, que son poner verdaderamente a la persona al centro de todo, respetando su derecho al libre albedrío, así como su participación y su creatividad; y además actuar con una voluntad política a favor de la generalización y democratización de la ciencia y principalmente de la tecnología sin las prohibiciones, restricciones, cortapisas, ni las veladas criminalizaciones que sistemáticamente se están expresando mediante la identificación sutil y expresa de las nuevas tecnologías de la información con las ilegalidades y los delitos en general. Esta identificación de la tecnología con el delito se plantea con amplia divulgación social en las informaciones de prensa e incluso en los seriados de la televisión cubana.

Sin dialogar con el pueblo, sin verdaderos estímulos económicos y morales para aumentar la producción y la productividad y sin una mayor apertura a las nuevas tecnologías del siglo XXI, especialmente a INTERNET que hoy es decisiva en el desarrollo mundial, es muy difícil que se puedan cumplir los planes de la economía nacional y que los cambios que se plantean puedan realizarse efectivamente. Considero que no es necesario tener que escarbar mucho en los pocos resultados que se informan para encontrarse con estos problemas a los que me refiero. Lo que realmente necesitamos depende de una voluntad política muy definida a favor de los conceptos esenciales que he planteado y de disponerse a efectuar los cambios estructurales, económicos, políticos y sociales que verdaderamente se requieren, siempre en constante coordinación con el pueblo para construir un socialismo próspero y sustentable que nunca va a depender de lo que puedan realizar los burócratas y los tecnócratas. Es con el pueblo a calzón quitado con quien deben hacerse los cambios necesarios y los análisis de lo que se va alcanzando.

Así lo pienso y así lo expreso con mis respetos para el pensamiento diferente y sin querer ofender a nadie en particular. fsmederos

Publicado en Por Esto! el lunes 30 de junio 2014.

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=335279

Anuncios