Etiquetas

,


Por Caridad
HAVANA TIMES – En la última semana Venezuela ha generado más noticias que en todo un año, me atrevería a asegurar, a pesar de que el país ha sido bastante inestable en estos últimos meses.
El 19 de febrero ? y no puedo dejar de mencionarlo ? dejó de estar entre los que caminan sobre la tierra Simón Díaz, el símbolo de Venezuela, autor de «Caballo Viejo» y «La Vaca mariposa», cronista de los llanos, poeta de la nostalgia y la naturaleza.
También ha habido al menos 4 movimientos sísmicos en el occidente y oriente del país, con sus respectivas réplicas, en ninguno se ha reportado daños, pero no deja de ser una noticia sobre la cual andar pendientes.
En medio de una concentración en la avenida Francisco de Miranda, en Chacaíto ? este de Caracas ? se entregó a las autoridades el dirigente de Voluntad Popular Leopoldo López, luego de ofrecer su discurso junto a una estatua del cubano José Martí.
El presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, se encargó personalmente del traslado de Leopoldo López, aludiendo fuentes sospechas sobre un posible atentado a este ciudadano.
El tira-y-encoge respecto a la acreditación de la CNN, terminó por el momento con la devolución de credenciales a este canal de noticias.
Y bueno, el plato fuerte, lo que mucha gente de buen corazón y enorme aburrimiento con su vida anda esperando: que se desate la guerra civil y los venezolanos comiencen a matarse entre ellos.
No, todavía no se llega a esos extremos, aunque miles de fotos y videos corran por las redes sociales, canales de noticias y periódicos, con imágenes poco confiables por su mala calidad (la mayoría tomas nocturnas hechas con celulares), y hasta totalmente falsas por corresponder a otros eventos, incluso fuera de Venezuela.
A pesar de que van para 12 días de protestas, los manifestantes no han logrado convencer a la mayoría de los venezolanos ? sean afectos o no al gobierno ? de que se sumen a las protestas.
Dicho sea de paso, las protestas o guarimbas, distan mucho de ser pacíficas. Y en esto reside, principalmente, la falta de popularidad de este método que busca la dimisión del presidente Nicolás Maduro.
Al menos en Caracas se ha realizado varias marchas o concentraciones pacíficas, por parte de los que apoyan al gobierno y los que están en contra de su gestión.Los problemas han surgido después, cuando en las calles quedan grupos de inconformes que abogan por medios más extremos para salir de este gobierno.
Cada noche salen a la calle pequeños grupos a armar barricadas, cerrando las calles con desechos y quemando basura.Esto ocurre ? sobre todo-en varios sectores al este de Caracas, donde se supone que la Oposición es mayoría.
Poco a poco se ha ido de menos a más, un general retirado, de apellido Vivas, a través de twitter dio la idea de colocar alambres en medio de las avenidas, para impedir el paso ? o defenderse ? a motorizados y la guardia nacional. Por supuesto que quien viaje de noche a una velocidad media puede quedar malherido con uno de estos alambres, así ha sido, un par de muertos por esta causa. En internet circulan varias fotos que muestran al general, en el jardín de su casa, bien armado para impedir su arresto por haber brindado esta idea.
Cada noche sale a la calle la Guardia Nacional y la Policía a desarmar las guarimbas, y perseguir a quienes las arman. En este jueguito ? y otros similares en otros estados ? ha habido varios muertos por exceso de fuerza de parte de los militares, o de los guarimberos, cientos de heridos y otros tantos recluidos.
También se acusa a los colectivos armados de algunas de las muertes entre los manifestantes.
¿Hay algún programa político en manos de quienes protestan?
Hasta ahora nadie se ha pronunciado al respecto. Solo se habla de protesta contra la inseguridad, sacar a Maduro. Los dirigentes de la Oposición María Corina Machado y Henrique Capriles han continuado alentando las protestas, en los dos últimos días Capriles ha insistido en que cerrar las calles en los mismos sectores donde viven, provocando el malestar de los vecinos, no tiene gracia, que eso no molesta al gobierno, que hay que ir más allá, a los barrios, al 23 de enero.
¿Confrontación en 3D?
En tanto, el discurso gubernamental casi parece un disco rayado con el titular de las hordas fascistas.
Es cierto que detrás de todo este caos no hay caos, sino un objetivo bien centrado: el petróleo y las reservas minerales e hidráulicas de Venezuela. Pero también es cierto que la inseguridad ha deteriorado la sociedad, que poco a poco la gente comienza acostumbrarse a las colas, a la escases de muchos productos, que la corrupción se ha mantenido por muchos años de un solo lado (en un solo partido), y que cada vez es más difícil mantener un negocio privado.
El gobierno continúa apostando a la división del país, entre los patriotas que lo apoyan y los fascistas burgueses. El agua se estanca en su discurso, al igual que en el discurso de los dirigentes de la Oposición.
No parece vislumbrarse posibilidades de diálogo entre los altos dirigentes.
Mientras, la mayoría de los venezolanos ya está cansada de tanto humo negro y cierre de calles, de balas perdidas y perdigonazos indefensos que siempre terminan haciendo daño, de discursos extremistas y manipulación de los medios de comunicación.
La mayoría de los venezolanos apuesta por la paz, y si el gobierno no resuelve la crisis económica y social, darle salida de forma constitucional.

Anuncios