Etiquetas

, , , , ,


Por Pedro Campos

La Asamblea General del Poder Popular que según la Constitución es el órgano supremo de poder en Cuba, no tiene jurisdicción alguna sobre el aparato militar, sus cargos principales, negocios, salarios, privilegios, niveles de vida, etc.

De que había un estado dentro del estado cubano me enteré a mediados de los 80’, cuando supe que  la CIM, Contra Inteligencia Militar de las FAR, hacía trabajos de espionaje y contraespionaje en toda la sociedad cubana y especialmente contra la propia Seguridad del Estado y la Inteligencia Política subordinadas al MININT.
Si alguna duda quedaba, las Causas No 1 y No 2 de 1989 contra el General Ochoa, un grupito de altos oficiales del MININT y el Ministro de Interior, José Abrantes y otros de sus Generales, evidenciaron que el aparato de espionaje de las FAR actuaba contra el MININT.
Lo que vino después, la “toma” del MININT por el MINFAR, es historia conocida, aunque solo en parte. Los jefes y oficiales de  la CIM (Contra Inteligencia Militar) y la DIM (Dirección de Inteligencia Militar) fueron nombrados jefes y oficiales a los distintos niveles de todos los órganos del MININT, cuyos jefes y oficiales masivamente fueron licenciados, pensionados, jubilados o enviado a cumplir otras “importantes misiones”.
Desde entonces, todo el Orden Interior, la Contra Inteligencia y la Inteligencia, son dirigidas por las FAR. Sus aciertos y errores, a partir de fines de 1989, son de su única incumbencia. Incluidos especialmente el desastre de la RED Avispa y el apresamiento de múltiples agentes cubanos de Inteligencia en las entrañas del Imperio. ¿Errores o traiciones? El resultado ha sido el mismo.
Así, algunos con el rango de General en el MININT, podían ser vistos alquilando sus autos rusos Ladas u ofreciendo alojamientos a turistas en sus casas. Otros, la mayoría, que no tenían Ladas ni casas para rentar, tuvieron que arreglárselas como pudieran, trabajando para otras instituciones del estado que los aceptaran o asumiendo el trabajo por cuenta propia.
Coroneles, Mayores y oficiales de menor grado, del viejo MNINT, perseguidos por sus posiciones críticas hacia políticas del gobierno no encontraban empleo, recibían ofertas de trabajos muy poco remunerados o si ponían un negocio por cuenta propia, por alguna “extraña” razón, quebraba.
Con la llegada a la Presidencia del General Raúl Castro, luego de la enfermedad de su hermano,  las FAR que ya venían trabajando para independizarse económicamente del estado, se apropiaron de todas las palancas importantes del partido, el estado, el gobierno y la economía; pero aun así, se las han arreglado para mantener su independencia dentro del estado reconocido y constituido.
El Buró Político del PCC, el Consejo de Estado y el Consejo de Ministros están plagados de Generales y Oficiales de las FAR. El director del programa de la actualización del modelo económico, Marino Murillo es un ex Coronel de las FAR. El Director del Dpto. Ideológico del PCC desde hace más de una década es un Coronel de las FAR. El plan agrícola más importante de producción de soya lo dirige otro General.
El plan económico de mayor importancia asumido por el gobierno de Raúl Castro, el Mega proyecto de El Mariel, está dirigido por el General López Callejas, Director del GAE –Grupo de Actividades Económicas- de las FAR y yerno del Presidente de la República.
CUBALSE, la corporación mercantil en divisas que antes pertenecía al Consejo de Estado, pasó a manos de TRD, Tienda de Recuperación de Divisas, corporación mercantil de las FAR que monopoliza el mercado interno de divisas. Otra corporación de las FAR asumió el control de ETECSA, el monopolio telefónico. Gaviota, la empresa turística de las FAR, amplió sus operaciones y no solo controla hoteles e instalaciones turísticas, sino también una compañía de aviación totalmente independiente de Cubana de Aviación, que a su vez está bajo control militar.
En los estatutos de la Contraloría General de la Republica, quedó establecido que su ámbito de acción es el civil y que las finanzas de las FAR, no son de su competencia.
Me he limitado a mencionar  hechos concretos muy importantes, determinantes. Podrían llenarse varias cuartillas con nombres de instituciones de todo tipo que están siendo administradas o dirigidas por oficiales o ex oficiales de las FAR impuestos por los respectivos órganos superiores.
No hay dudas: Todo lo que hoy sucede en Cuba, en cualquier esfera, es decidido por los  militares.
De manera que cuando alguien se refiere al estado cubano, debe  tener en cuenta que se trata de un estado controlado por otro estado que es a la vez independiente del primero.
Y es independiente porque la Asamblea General del Poder Popular que según la Constitución es el órgano supremo de poder en Cuba, no tiene jurisdicción alguna sobre  el aparato militar, sus cargos principales, negocios, salarios, privilegios, niveles de vida, etc.
No juzgo a los oficiales de las FAR, sé de muchos verdaderos revolucionarios, patriotas y comunistas que entregaron y sacrificaron sus vidas por el socialismo que creyeron. En ellos mismos puede estar la fuente que un día contribuya al renacimiento de otra Cuba, democrática, libre, socialista.
Hoy las FAR son un estado dentro de otro estado, independiente y a la vez dominante.
Viva Cuba Libre. Socialismo por la vida.

Publicado en Kaos en la Red
Anuncios