Etiquetas


Por Félix Sautié Mederos

CRÓNICAS CUBANAS

Vivir mochos anos tiene sus compensaciones pero también nos crea algunas angustias quizás tan intensas como pudieran ser las compensaciones a que me refiero, porque con el paso del tiempo he podido constatar con gran crudeza que nos vamos quedando muy solos en este Valle de Lágrimas según se define al mundo en la oración de la Salve. Esto que expreso para comenzar una crónica que me sale del alma y que necesariamente tengo que escribirla con un tono muy personal y sentido, lo planteo por el padre Carlos Manuel de Céspedes; para mí siempre Carlitos desde que a finales de la década de los años 40 del Siglo pasado, coincidimos en el Colegio de los Hermanos Maristas del habanero barrio de La Víbora y posteriormente en la Acción Católica así como en múltiples empeños más. Es un sentimiento que la vida me presenta recurrentemente en la medida que avanzan los años y mis compañeros de generación se van marchando al otro mundo a donde todos iremos algún día.

Sé que quizás para algunos lo que escribo les sea indiferente, les moleste o se resistan a reconocerlo como tal. En cambio, por mi parte quiero decir al respeto que en definitiva ello me tiene sin cuidado, porque mi compromiso en este caso es con Carlos Manuel mi amigo que nunca me negó, con quién espero coincidir también algún día en la Casa del Padre Celestial que no se acaba nunca.; y, desde allí, sé que él me está escuchando como siempre en vida lo hizo. .

Lamentablemente entre los cubanos existen muchas aprensiones y rencores contra los que Carlos Manuel siempre se opuso hasta el final de sus días en este peregrinaje terrenal que todos hacemos, querámoslo o no. En medio de tantas inconsecuencias que vivimos en el actual momento del devenir histórico de la Nación Cubana, vuelvo a testimoniar mis sentimientos al respeto de la muerte como fin de una etapa e inicio de otra más importante, ahora con motivo de la partida de Monseñor Carlos Manuel de Céspedes para la Casa del Padre Celestial que según se expresa en el Evangelio y me permito parafrasear tiene muchas habitaciones que son suficientes para acogernos a todos.

En ei quehacer periodístico de cronista de mi tiempo que pretendo realizar, en múltiples ocasiones he escrito sobre Carlos Manuel, y ahora no puedo hacerlo desde lo externo de mi alma ni en tercera o segunda persona del plural; lo digo con el “yo teresiano” que se expresa desde lo más profundo de mi Ser Interior así como a partir de mis convicciones cristianas porque siempre, cuando lo he necesitado lo tuve a mi lado, incluso en los más complejos momentos de mi azarosa vida en los que con reiteración he tenido que romper lanzas con viejos esquemas y tensas ataduras.

Carlos Manuel para mí siempre fue el mismo, nunca lo vi encumbrado en sus abolengos que los tiene muy legítimos por cierto; ni en las cumbres de su muy extensa cultura y su sapiencia de vida que se le desbordaba más allá de sus actitudes conscientes a partir de su modestia característica que fue quizás uno de sus más naturales y hermosos atributos

De Carlos Manuel se puede decir mucho y no pretendo ser abarcador de su muy extensa vida y obra, solo quiero dejar constancia de mis sentimientos muy íntimos ante la realidad de la muerte física que a todos nos duele y nos impresiona porque nos hace sentirnos como huérfanos dispersos en un mundo de absurdos y dolores .del cuerpo y del alma. Sus ideas están públicamente explicitadas en sus homilías, conferencias, clases magistrales, poemas, crónicas, novelas, ensayos y múltiples escritos, planteamientos e intervenciones los que incluso se comenzaron a publicar en una recopilación realizada en conjunto por los frailes dominicos del Convento San Juan de Letrán del Vedado habanero y por la Oficina del Historiador de La Habana. Recuerdo que en aquel momento publiqué una crónica al respecto (1). En este orden de pensamiento, no puedo pasar por alto una circunstancia trascendental como lo ha sido su acogida definitiva por el Padre Celestial de quien siempre le ha sido y de seguro le es en el más allá: un fiel seguidor del Cristo camino, verdad y vida.

De Cuba nació y por Cuba y por su Iglesia vivió hasta el fin de sus días terrenales. Quizás su expresión de cubanía más sentida nos la legó para siempre en el último ensayo que unos días antes de su partida definitiva envió a la Revista Espacio Laical, según se ha dado a conocer con la noticia de su deceso y cito: “yo pienso y sueño con una Cuba que arrope mejor a los cubanos, ofreciéndoles mejores condiciones de vida. Actitud, espero, común a todos los cubanos de buena voluntad. Esa posibilidad es la que estimula hoy mis ensoñaciones y/o anteproyectos personales. No vienen de la cabeza y el corazón de un profesional de la economía, la sociología, la política u otra ciencia social …. Vienen de lo más íntimo de un cubano que lleva a Cuba muy adentro y, algunas veces, también sobre los hombros. Cubano que es sacerdote católico…

Finalmente quiero citar una definición que considero esencial, la que no puedo eludir, sobre sus deseos para el futuro de Cuba, a la cual me uno no solo por mis sentimientos de aprecio personal hacia Carlos Manuel, sino que también por mi total coincidencia con su contenido conceptual, lo cual he reiterado en múltiples artículos y crónicas. Dijo Carlos Manuel en un foro de la Revista Espacio Laical realizado en noviembre pasado en el Centro Cultural Félix Varela del Arzobispado de La Habana: “Quienes me conocen bien, saben que el último camino, el del neoliberalismo, no es el que yo deseo para la Casa Cuba, sino más bien, el primero, el de un socialismo más participativo y democrático…”

Carlos Manuel, no me despido con un hasta siempre porque de seguro nos vamos a encontrar en la Casa que no se Acaba. Así lo pienso y así lo expreso con mis respetos para el pensamiento diferente y sin querer ofender a nadie en particular. Palma de Mallorca, 4 de enero 2014, a pocos días de mi regreso a La Habana. fsautie

(1) Unas obras que no deberían pasar desapercibidas…. Por Esto! el lunes 28 de enero 2013… http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=220353

Publicado en Por Esto el domingo 5 de enero del 2014

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=298528

Anuncios