Etiquetas

, ,


Por la expropiación de todos los medios de producción estratégicos en manos de la burguesía, nacionalizados y puesto bajo el control democrático de los trabajadores y el pueblo pobres y explotado organizado.

Si el gobierno bolivariano quiere derrotar la guerra económica y el sabotaje por parte de la derecha, la burguesía y el imperialismo, debe permitir la dirección del proceso por los trabajadores y confiar en sus organizaciones y direcciones que desde su seno sean creados para tal fin.

El proceso socio político venezolano de la Revolución Bolivariana, esta pasando por profunda contradicciones políticas y de clase, que se reflejan en el actual ascenso de luchas de los trabajadores y el pueblo pobre y explotado organizado por un lado, y por la acción contrarrevolucionaria de la burocracia y la derecha burguesa capitalista y pro imperialista.

Este contexto ha sido caracterizado por el gobierno de Maduro como de  guerra económica y sabotaje. Donde efectivamente, la burguesía, los empresarios y capitalistas, han estado cerrando empresas de manera fraudulenta provocando la escasez de alimentos básicos para el pueblo.

Por otra parte, tanto el anterior gobierno de Chávez, como el actual de Maduro, han expropiado y nacionalizado empresa estratégicas para la economía del país. Electricidad , Telecomunicaciones, Hidrocarburos, Metalúrgicos, Tierras para la producción Agrícola y Ganadera, Centrales Azucareros, Industrias de Alimentos, Bancos. muchas de ellas producto de la lucha de los trabajadores contra los capitalista, por desarrollar una nueva forma de producción y explotación de los medios de producción que sustentan el capital.

En todo este contexto, los trabajadores en Venezuela venimos tomando empresas cerradas por su patronos, exigiendo su nacionalización, decreto de expropiación, de propiedad social y utilidad publica bajo el control obrero democrático entre trabajadores y pueblo organizado.

Lamentablemente la crisis de dirección política sindical que sufre hoy la clase trabajadora, no ha permitido que estas luchas trasciendan y terminen por darle el salto cualitativo que necesita el proceso venezolano para no ser derrotado por la burocracia y la burguesía; y así dar inicio a una sociedad socialista revolucionaria democrática.

Con una genuina economía planificada, dirigida desde los comités de fabricas, consejos de trabajadores, sindicatos de base y Comunas. Con delegados elegidos en asamblea revocables en todo momento, que dirijan una plan de desarrollo de la economía basado en las necesidades colectivas de la sociedad y no en la producción anárquica capitalista, en función del lucro de pequeños grupos. Con el acceso igualitario y equitativo, a toda la sociedad, de los bienes y servicios que como clase trabajadora producimos.

Esta crisis de dirección se refleja en la dispersión de nuestra luchas, falta de coordinación y la fragmentación de los grupos, sindicatos y organizaciones revolucionarias, cuando cada uno desde sus perspectivas intenta hacer o luchar por la revolución socialista.  Hoy nos encontramos en medio de la situación mas compleja y peligrosa que ha tenido la Revolución Bolivariana en estos 14 años, donde los trabajadores de empresas nacionalizadas y cerradas fraudulentamente, luchan por implementar y desarrollar un control obrero y no burocrático. Sin embargo la deficiencia antes mencionada permite que la contrarrevolución burocrática dentro del Estado dirigido por el Gobierno de Maduro y la burguesía, ataquen e intente frustrar y derrotar estas heroicas lucha que hoy estamos dando los trabajadores venezolanos.

En estos últimos meses hemos sido testigo de mas de 10 luchas donde se ha puesto en evidencia las contradicciones planteadas.

Grupo Souto, en Barquisimeto y  Bejuma-Valencia, en esta ultima los trabajadores fueron reprimidos y 30 de ellos detenidos; CIVETCHI, ensambladora de auto, donde dirigentes del sindicato están encarcelado en cárceles comunes por liderar la lucha de los trabajadores por su contrato colectivo; MONACA Puerto Cabello, que desde el 14 de agosto esa cerrada por la patronal, perjudicando la producción de harina de trigo, y dejando en la calle a mas de 400 trabajadores. Actualmente la fabrica lleva semanas tomada por la Guardia Nacional Bolivariana, para no permitir el acceso de los trabajadores.

La Imprenta ABC Formas y Sistemas, que después de 11 meses de un larga lucha jurídica con la patronal y la burocracia del Ministerio del Trabajo, ha decidido sin apoyo de centrales sindicales o partidos, la toma de la empresa bajo el Control Obrero.

Los trabajadores de Intercaremic. que desde finales de Octubre siguiendo el ejemplo de los trabajadores de SOUTO en Barquisimeto, después de meses de cerrar la fabrica y sin recibir respuesta por parte del Estado, decidieron iniciar la producción sin patrones y bajo el Control Obrero.

Los trabajadores de la empresas nacionalizadas, Aceites DIANA, Lácteos los ANDES, Metalrulgica ALLENTUY, Central Pedro Camejo, que están en una lucha interna contra la burocracia roja. Esta pretende degenerar el Control Obrero, intentando secuestrar la participación directa de los trabajadores y saboteando la productividad de las misma haciéndolas ineficientes y colaborando con ello a las tesis de la burguesía y la derecha reaccionaria, de que las empresas Nacionalizadas bajo el control de los trabajadores “son un fracaso”, por lo que hay que regresar al modelo privado de la producción y la explotación.

Los compañeros y compañeras de cervecerías Brahman, de la transnacional AMBEV, que vendieron la planta de Barquisimeto a una de las familias mas poderosa de Venezuela y América Latina, los Cisneros. Dejando a mas de 350 trabajadores sin trabajo. Sin embargo, esto trabajadores han tomado la planta y la mantiene bajo su posesión exigiendo del Estado y el Gobierno de Maduro les apoye en la nacionalización de la fabrica bajo el control obrero.

Estas son algunas de las tantas luchas de la clase trabajadora hoy en Venezuela. que reclaman no solo la atención de un Gobierno que se proclama obrerista y socialista, si no que aun mas, clama por la solidaridad moral, política, material de todo el movimiento revolucionario de los trabajadores a nivel Internacional, sobre todas de sus organizaciones tradicionales.

Estas luchan hoy en Venezuela son la muestra de que el proceso venezolano en medio de su profundas contradicciones esta vivo, y que desde la clase trabajadora y el pueblo pobre y explotado, estamos luchando para defender los derechos y progreso sociales  y políticos que hemos conquistados en estos 14 años de revolución bolivariana, pero también, por un socialismo genuino, revolucionario, democrático, internacionalista.

Es urgente toda la solidaridad internacional posible, que nos apoyen a una campaña nacional e internacional por la unidad de todas nuestra luchas, por la conformación de comités regionales y nacionales de solidaridad, con delegados de los sectores en luchas elegidos democráticamente en asamblea.

Estos comités deben ser la plataforma organizativa para conformar un frente amplio revolucionarios de trabajadores y pueblo en lucha, por la defensa de la revolución bolivariana, su profundización, contra la burocracia corrupta y contrarrevolucionaria y contra la derecha hipocrática que se pretende presentar como la alternativa democrática. y por el socialismo revolucionario y democrático, el cual tendrá que ser obra de los trabajadores y el pueblo en lucha.

Desde el comité por una internacional de los trabajadores, reunidos en su comité ejecutivo internacional anual, en Bélgica, a través de sus organizaciones y secciones en todo el mundo, nos hacemos solidarios y suscribimos esta resolución en apoyo y solidaridad con los trabajadores y el pueblo en lucha venezolano. Revindicamos sus luchas y haremos todo los posible por dar todo el apoyo que sea necesario.

Anuncios