Etiquetas


Por Félix Sautié Mederos


Crónicas Cubanas

Esa inveterada costumbre de algunos en Cuba desde su oficialismo de realizar afirmaciones absolutas en relación al sistema y a las posibilidades de aperturas que puedan producirse en el tiempo, sin tener ellos en cuenta que en la vida y la naturaleza quizás lo único absoluto sea el movimiento, deja muy pocos resquicios para que las nuevas generaciones que vienen detrás de nosotros alberguen credibilidad hacia los que actualmente ostentan los timones de mando de la sociedad y se plantean en posiciones absolutas e intolerantes con la diversidad que es propia de la condición humana y de la vida en nuestro planeta..

En el presente que vivimos en Cuba y en sus proyecciones hacia el futuro, dadas las circunstancias actuales y muy especialmente el desgaste lógico del proceso sociopolítico, es determinante que se tome muy en consideración por que los movimientos biológicos de la existencia humana son inexorables; y que nadie con independencia de que sea de derechas o de izquierdas, tiene la posibilidad de controlar y determinar las dinámicas del futuro en el que ya ellos no formen parte del mundo de los vivos.

En consecuencia, esas afirmaciones de que nunca en Cuba se va a producir algún determinado cambio en relación con la política, la economía así como las estructuras de la sociedad, por ejemplo la apertura hacia la existencia de diversidad de partidos políticos, constituyen planteamientos detenidos en el tiempo que poco ayudan a los propósitos de desarrollo y sustentabilidad del sistema económico, político y social del país.

La categoría tiempo y los conceptos absolutos son excluyentes y muy en especial en lo que se refiere a los procesos de actualizaciones, cambios y reformas que se plantean y proponen con insistencia en la sociedad cubana del momento. En tales circunstancias es imprescindible que se dejen definitivamente detrás los conceptos inmovilistas que algunos ponen en práctica tanto en sus afirmaciones como en su actuar diario, porque poco contribuyen al desarrollo de una gobernabilidad estable, sana y posibilitadora.

En mi criterio muy personal, para que la sociedad cubana pueda salir del estancamiento en que nos encontramos enclavados, es imprescindible alcanzar un determinado nivel de concertación social de todos con todos porque la Patria no es de nadie en particular y de ahí es que considero que continuar con esas afirmaciones dogmáticas poco ayudará hacia el desarrollo del socialismo próspero y sustentable que se plantea alcanzar.

En mi criterio, si ese socialismo no es profundamente democrático y participativo en el que todos tengamos las garantías y las posibilidades de agruparnos libremente conforme a nuestros criterios propios y nuestros muy específicos intereses, no habrá desarrollo humano ni paz social sustentable.

Así lo pienso y así lo afirmo con mis respetos para quienes piensen diferente y sin querer ofender a nadie en particular. fsautie@yahoo.com

Publicado en Por Esto! el miércoles 27 de noviembre del 2013

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=290343

:

Anuncios