Etiquetas

,


Por Félix Sautié Mederos.

Crónicas Cubanas

Un debate peculiar, en un parque habanero…

Hace algunos días asistí a lo que pudiera denominarse un debate peculiar dentro de un ámbito habanero también peculiar para este tipo de reuniones, que en Cuba se acostumbra realizar en los centros laborales como parte de las asambleas de trabajadores o incluso en las áreas vecinales, barrios o en determinados locales comunales en donde efectúan sus actividades las organizaciones de masas tradicionales en el país como son los CDR, la FMC, las Asociaciones de Combatientes y la asambleas de rendición de cuentas del Poder Popular.

En el caso que voy a relatar, me refiero a una reunión de debate y diálogo que se propuso efectuar la Red del Observatorio Crítico sobre la iniciativa legislativa encaminada al establecimiento de un nuevo Código de Trabajo, puesta a discusión popular en todo el país. Eso no me lo podía perder porque era en mi barrio, constituía algo distinto y porque mis artículos se reproducen en la WEB del Observatorio Crítico, con quienes coincido en sus esfuerzos por el desarrollo de la Nueva Izquierda cubana. Así fue que un grupo, importante por su representación y calidad y no tanto por su número, jóvenes casi todos, se congregó tranquilamente para el debate antes mencionado en el ámbito público de uno de los más conocidos y concurridos espacios de confluencia de Centro Habana, el denominado “Parque El Curita”, concurrido nudo del transporte colectivo de la capital cubana donde a distintas horas del días coinciden muchas personas que desean viajar hacia distintos puntos de nuestra ciudad. Su nombre también es peculiar, fue adoptado oficialmente en recordación del revolucionario Sergio González, asesinado por la Dictadura Batistiana, a quien el pueblo denomina cariñosamente como “El Curita” dado su convicción católica y sus estudios sacerdotales no concluidos.

Lo significativo de este hecho, en mi criterio, ha sido la voluntad de participación en un debate popular promovido oficialmente para recoger los criterios y opiniones del pueblo sobre un proyecto de ley que incidirá decisivamente en la población en general, especialmente los que dependen de su trabajo para subsistir y desarrollarse. También, en mi opinión, los que participaron en nombre del Observatorio Crítico, decidieron hacerlo en un lugar público a la luz del día porque no tienen nada que ocultar en sus criterios a favor de la justicia social, la equidad distributiva, el pensamiento socialista universal y su rechazo al neoliberalismo y al capitalismo en general. Todos ellos objetivos válidos de la izquierda y de la clase trabajadora en general que se expresan en las concepciones de un Socialismo Participativo y Democrático que asumo plenamente.

Habrá quienes en su pleno derecho no estarán de acuerdo con los enfoques del Observatorio Crítico coincidentes con las concepciones básicas de una Nueva Izquierda cubana, coincidente en Latinoamérica principalmente con las concepciones políticas, sociales y económicas de los países del ALBA y algunos más como son Argentina, Uruguay e incluso Brasil. Es mi criterio que la no coincidencia en determinados puntos de vista, así como en formas de expresión o específicos propósitos de ejecución, no debería significar que los esfuerzos válidos, pacíficos y socialistas del Observatorio Crítico puedan considerarse anatema o contrarrevolucionarios porque ello significaría un importante debilitamiento promovido por quienes así piensen en relación a las concepciones progresistas sociales y económicas del movimiento revolucionario en general que en el mundo expresa amplios rechazos anticapitalistas, anti hegemónicas e imperialistas que sí actúan plenamente concertados en contra de los pueblos sojuzgados y que pretenden sojuzgar.

Me refiero a un límite abarcador de la necesaria diversidad y participación en favor de los pueblos del mundo, de la sostenibilidad, en contra de las guerras y por la salvación de nuestro planeta hoy amenazado por la inconsecuencia, la ambición, los rencores y los odios que pujan por la división de los movimientos progresistas y de la población en general.

En este orden de cosas apoyo plenamente el ejercicio del pensamiento, su más libre expresión, el diálogo como base fundamental de las necesarias soluciones que necesita la humanidad y la unidad dentro de la diversidad frente al imperialismo, el neoliberalismo y el capitalismo sojuzgador. Lo importante es dialogar y favorecer la libertad d expresión.

Así lo pienso, así lo afirmo con mis respetos para quienes piensen diferente y sin querer ofender a nadie en particular. Socialismo por la vida. fsautie@yahoo.com

Publicado en Por Esto! el sábado 5 de octubre del 2013.

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=272832

Nota: los invito a visitar mi página WEB http://www.cuba-spd.com/#

Anuncios