Etiquetas

,


Por Félix Sautié Mederos.

Crónicas Cubanas

Nota: Confecciono esta crónica en momentos que el pueblo mexicano sufre los embates de la naturaleza por causa de ciclones que han traído consigo destrucción, sufrimientos y muerte. Ante estas tragedias quiero expresar mi dolor, mi solidaridad y mis votos por su recuperación.

II
La Pastoral “La esperanza no defrauda” recientemente emitida por los Obispos católicos cubanos, tal y como expresé en una anterior crónica en POR ESTO!, constituye un documento trascendental dirigido a los cubanos sin distingo alguno en el Día de la Patrona de Cuba, la Virgen de la Caridad del Cobre, según se plantea en uno de sus párrafos retomando una frase de la Carta Pastoral “El amor todo lo espera” emitida el 8 de septiembre de 1993, que afirma un reconocimiento tácito de la Iglesia local hacia el sentimiento de unidad y de solidaridad que ha animado tradicionalmente a la población cubana y que la Iglesia asume al incluirse expresamente como parte de la frase que cito textual:“los cubanos nos hemos encontrado siempre juntos, sin distinción de razas, clases u opiniones en un mismo camino: el camino que lleva al Cobre”.

En este orden conceptual, considero necesario reconocer que la historia de la devoción popular a la Virgen de la Caridad reproduce la historia del surgimiento de las esencias básicas de nuestra nacionalidad, porque fue una devoción que comenzó entre Barajagua y Santiago del Prado en el Oriente de nuestro país hace 400 años, manifestada con especial singularidad dentro de los estamentos más humildes del pueblo criollo, los esclavos libertos, los indios cubanos y sus descendientes indígenas, muchos de ellos en su conjunto trabajadores de las minas de cobre en aquella región. Esta devoción con el tiempo le dio continuidad a los sentimientos patrios de cubanía como ninguna otra tradición hasta nuestros días. La Virgen de la Caridad en esa época desde antes que Cuba fuera libre e independiente y aún ahora ha sido y aún opino que es escudo y símbolo de la Patria cubana. Por tanto, considero que en el calendario no hay ningún otro día más propicio como la conmemoración Patronal del 8 de septiembre para plantearse esas reflexiones pastorales a que me refiero tan profundamente cubanas, populares y analíticas que incluyen proposiciones importantes además de y sobre las realidades que sustentan los anhelos y las angustias de todos los cubanos.

En esto radica el valor simbólico de esperanza y el compromiso con lo popular de los mensajes de los Obispos cubanos emitidos con motivo de la fecha del 8 de septiembre día de la Reina y Patrona de Cuba. Continúo en consecuencia, con mis consideraciones al respecto de “La Esperanza no defrauda”, porque encuentro muchas cuestiones importantes que merecen ser destacadas. Considero que estamos ante un digno y necesario esfuerzo del Magisterio de la Iglesia Católica cubana por promover y sembrar la esperanza entre los cubanos en los momentos más necesarios, como lo hizo cuando proclamó la Pastoral El Amor todo lo espera y el Documento final del ENEC en el que afirmó textualmente que quiere ser “Una Iglesia Encarnada, que comparta con su pueblo las luchas y los logros, las angustias y los gozos. Iglesia pobre, desprendida del poder, deseosa de servir, que pone su confianza en la acción renovadora del Espíritu…” (Mensaje Final del Encuentro Nacional Eclesial Cubano, ENEC, 8 de septiembre de 1986. Documento Final, página 14).

Me remito a estos antecedentes históricos porque “La esperanza no defrauda” es una expresión eclesial de reclamos y anhelos de la población que se propone abrir un camino de esperanza tal y como lo expresa en uno de sus subtítulos en donde plantea que “La palabra divina y humana de la Iglesia anima nuestra esperanza” y dice textualmente que “Es así como, al observar la realidad que vivimos, al escuchar y sentir en nosotros los anhelos, las esperanzas y las frustraciones de los hijos de Dios en esta tierra, con la confianza puesta en el Señor y alentados en el amor de Nuestra Madre de El Cobre, los obispos de Cuba estamos presentando a nuestros fieles y a todos los cubanos este mensaje”.

A continuación desarrollan otro de tema de muy especial importancia en la actualidad cubana del momento en el sentido que “El común destino de los bienes materiales y la libertad son fuente de esperanza”; al respecto comienzan por decir que: “Entre las diferentes opciones que se presentan en la búsqueda del bien común la Iglesia opta por aquella que promueve la libertad responsable del hombre” lo que considero una afirmación de primordial valor estratégico para el presente tan afectado y carente de libertades y el futuro mejor posible que todos los cubanos estamos llamados a construir. En este acápite encontramos dos afirmaciones más sobre los bienes materiales que considero muy significativo citar: “Toda la humanidad y en ella, nosotros los cubanos estamos llamados a disfrutar de aquella libertad querida por Dios que permite al hombre obtener para sí y para su familia los frutos de un trabajo digno y participar en las decisiones que le afectan en su futuro personal, familiar y social…El gobierno por otra parte tiene la obligación de procurar el bien de todos los ciudadanos y la mejor manera de lograrlo es teniendo en cuenta los justos intereses de cada grupo humano o región que compone nuestra sociedad…El Estado participativo debe sustituir definitivamente al Estado paternalista…”

Con sus expresas afirmaciones los obispos cubanos sellan un compromiso ético de acompañamiento y participación en el camino del pueblo cubano en pos de una mayor y verdaderamente efectiva libertad responsable y plantean un reclamo a favor de la necesidad de alcanzar una participación más activa del pueblo en la forja de su presente y de su futuro; Así lo pienso y así lo afirmo con mis respetos por la opinión diferente y sin querer ofender a nadie en particular. fsautie@yahoo.com

Publicado en Por Esto! el viernes 27 de septiembre del 2013.

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=271114

Nota: los invito a visitar mi página WEB http://www.cuba-spd.com/#

Anuncios