(Nota de la RPOC: Se ha decidido respetar tanto el formato como la redacción de la traducción original que aparece en el blog de El Libertario ante la posibilidad de incurrir en las inexactitudes propias de los arreglos unilaterales.)

El siguiente texto es la traducción de la carta que escribió Nadia Tolokonnikova del grupo ruso Pussy Riot denunciando las condiciones inhumanas que sufren las prisioneras de la Colonia penal Nº 14 y que explican su decisión de comenzar una huelga de hambre hasta como ella misma expresa “empiecen a tratarnos como seres humanos”. Indignación y apoyo no solo a las Pussy Riot sino a todas las privadas de libertad de la Colonia Nº14 en condiciones de esclavitud.

Image:

Carta completa:

A partir del lunes 23 de septiembre voy a hacer una huelga de hambre. Este es un método extremo, pero estoy convencida de que es mi única manera de salir de mi situación actual.
El gobierno del penal se niega a escucharme. Pero, a su vez, se niegan a dar marcha atrás de mis demandas. No voy a permanecer en silencio, resignada a ver como mis compañeras presas colapsan bajo la presión de condiciones análogas a la esclavitud. Exijo que la administración respete los derechos humanos, exijo que el funcionamiento del campo de Mordovia sea de conformidad con la ley. Exijo que seamos tratadas como seres humanos , no como esclavas.
Ha pasado un año desde que llegué a Colonia Penal N º 14 en la localidad Mordovia. Como dice el refrán del prisionero: ” Los que nunca cumplieron condena en Mordovia nunca estuvieron condenados del todo”. Empecé a oír hablar de la colonia penitenciarias Mordovia mientras aún me encontraba detenida en el Centro de detención preventiva N º 6 en Moscú. Ellos tienen los más altos niveles de seguridad, los días de trabajo más largos, y la violación de los derechos más flagrante. Cuando te mandan a Mordovia, es como si te diriges al cadalso. Hasta el último momento, mantienen la esperanza: “Tal vez ellos no me enviarán a Mordovia después de todo? Tal vez lo pospongan? “Nada fue pospuesto, y en el otoño de 2012, llegué al campamento a orillas del río Partsa .

Mordovia me saludó con las palabras del Ministro Consejero de la colonia penal, el teniente coronel Kupriyanov, que es el administrador jefe de facto de nuestra colonia: “Usted debe saber que cuando se trata de política, soy un estalinista”. Coronel Kulagin, el otro jefe administrador de la colonia se comporta a la par – me llamó para una conversación en mi primer día aquí con el objetivo de obligarme a confesar mi culpa. “Una desgracia le ha caído. ¿No es así? Usted ha sido condenada a dos años en la colonia. La gente suele cambiar de opinión cuando las cosas malas le suceden. Si usted quiere ser puesta en libertad condicional tan pronto como sea posible, tiene que confesar su culpabilidad. Si no lo hace, usted no conseguirá la libertad condicional. Le dije de inmediato que yo sólo iba a trabajar las 8 horas del día requeridas por el Código de Trabajo. “El código es una cosa, lo que realmente importa es el cumplimiento de su cuota. Si no lo hace, usted trabajará horas extras. Debes saber que hemos roto voluntades más fuertes que la tuya!” Fue la respuesta de Kulagin.
Mi brigada en el taller de costura es de 16 a 17 horas al día. De 7:30 am a 12:30 am. A lo sumo, tenemos 4 horas de sueño por la noche. Tenemos un día libre, una vez cada mes y medio. Trabajamos casi todos los domingos. Las presas presentan peticiones para trabajar los fines de semana “por su propio deseo”. En realidad, no es, por supuesto, ningún deseo. Estas peticiones se escriben por orden de la administración y bajo la presión de las prisioneras que ayudan a cumplir.
Nadie se atreve a desobedecer las órdenes y a no presentarse ante las peticiones con respecto a entrar en la zona de trabajo el domingo, es decir, para empezar a trabajar de nuevo después de la 1 am. Una vez, una mujer de 50 años de edad, pidió volver a la zona residencial, a las 8pm en lugar de 12:30a.m para poder ir a la cama a las 10pm y obtener 8 horas de sueño una vez a la semana. Ella se sentía enferma, tenía la presión arterial alta. En respuesta, se realizó una asamblea pública con el fin de insultarla y humillarla, tildándola de parásito. “Qué, ¿te crees que eres la única que quiere dormir más? Es necesario trabajar más duro, vaca”. Cuando alguien de la brigada no viene a trabajar por prescripción médica, son intimidadas también. “Trabajé cuando tuve una fiebre de 40C. ¿Qué piensa, que alguien va a pagar tu holgazanería?”
Mi unidad residencial en el campamento me saludó con las palabras de una compañera de prisión que estaba terminando su condena de nueve años . “Los cerdos tienen miedo de tocarse a sí mismos. Ellos quieren hacerlo a través de las manos de las internas”. En la colonia, las internas a cargo de las brigadas, así como sus miembros de alto rango son las encargadas de privar los derechos de las compañeras presas, aterrorizándolas, y convirtiéndolas en pocas palabras en esclavas, todo por orden de la administración.
Para el mantenimiento de la disciplina y la obediencia, hay un sistema ampliamente implementado de penas “no oficiales”. Las presas se ven obligadas a “permanecer en el lokalka (un pasillo enrejado entre dos áreas en el campo) hasta que las luces de afuera se apaguen” (la presa tiene prohibido entrar en barracas, ya sea otoño o invierno). En la segunda brigada, compuesta por las personas con discapacidad y de edad avanzada, había una mujer que terminó sufriendo tal nivel de congelación después de un día en el lokalka que tuvieron que amputarle los dedos y uno de sus pies, “perder los privilegios de higiene” (la presa tiene prohibido lavarse o usar el baño), “perder privilegios de economato y sala de té “(la presa tiene prohibido comer sus propios alimentos y bebidas ). Es a la vez divertido y aterrador cuando una mujer de 40 años de edad, dijó “parece que estamos siendo castigadas hoy! Me pregunto si vamos a ser castigadas mañana, también”. “Ella no podía salir del taller de costura para hacer pis o conseguir un pedazo de caramelo del bolso. Está prohibido.”
Pensando sólo en el sueño y en un sorbo de té, la prisionera acosada y sucia se convierte en una masa obediente en manos de la administración, que nos ve solamente como mano de obra gratuita de esclavas. Así, en junio de 2013, mi salario era de 29rublos. Nuestra brigada cose 150 uniformes de la policía por día. ¿De dónde viene el dinero que reciben por ellos?
Al campamento se han asignado fondos para comprar equipos completamente nuevos varias veces. Sin embargo, el gobierno se ha limitado a repintar las máquinas de coser con las manos de sus trabajadoras. Confeccionamos con maquinaria agotada física y moralmente. De acuerdo con el Código de Trabajo, cuando el equipo no se corresponde con los estándares actuales de la industria, las asignaciones deben bajar, pero bajo convenios comerciales típicos. Sin embargo, las cuotas sólo se elevan, y de repente milagrosamente “Si se les permite ver que se pueden entregar 100 uniformes, elevan el mínimo a 120” dicen las cosedoras veteranas. Y no se pueden dejar de cumplir, o toda la unidad será castigada, toda la brigada. El castigo es, por ejemplo, que todas se verán obligadas a permanecer en el patio durante horas. Sin permiso para usar el baño. Sin permiso para tomar un sorbo de agua.
Hace dos semanas, las cuotas de producción de todas las brigadas de la colonia fueron arbitrariamente aumentadas en 50 unidades. Si antes el mínimo era de 100 uniformes por día, ahora es de 150. De acuerdo con el Código de Trabajo, los trabajadores deben ser notificados de un cambio en la cuota de producción no menos de 2 meses antes de que se cumpla. En PC- 14, se despertó un día y descubrimos que teníamos un nuevo contingente sólo porque la idea apareció en las cabezas de los administradores de nuestra “fábrica de explotación” (que es como las presas llaman a la colonia). El número de personas en la brigada disminuye (que son liberadas o transferidas), pero la cuota crece. Como resultado, las que se quedan tienen que trabajar más duro y más difícil. El mecánico dice que no tienen las piezas necesarias para reparar la maquinaria y que no se benefician de ello. “No hay partes! ¿Cuándo van a venir? ¿Es una broma? Esta es Rusia. ¿Nunca preguntamos eso ? “Durante mis primeros meses en la zona de trabajo, prácticamente me convertí en mecánico. Me enseñé a mí misma por necesidad. Me tiré en mi máquina, un destornillador en la mano, desesperada por arreglarla. Las manos se perforan con marcas de agujas y se cubren de arañazos, la sangre salta sobre la mesa de trabajo, pero aún así, sigues cosiendo. Usted es parte de la línea de montaje, y usted tiene que completar su tarea, tan bien como las más experimentadas. Mientras tanto, la maldita máquina se empeña en descomponerse. Porque eres nueva y hay un déficit, y terminas con el peor equipo – el motor más débil en la línea. Y se rompe de nuevo, y una vez más, corres para encontrar el mecánico, que es imposible de encontrar. Ellos gritan, te reprenden por la desaceleración de la producción. Tampoco hay clases de costura en la colonia. Las principiantes deben sin contemplaciones estar sentadas delante de sus máquinas para recibir sus asignaciones.
“Si no fueras Tolokonnikova , te habría dado una paliza hace mucho tiempo”, dicen las compañeras de prisión, con estrechos vínculos con la administración. Es cierto: las otras son golpeadas. Por no ser capaces de mantener el ritmo. Las golpean en los riñones, en la cara. Las mismas prisioneras dan estos golpes y ni uno solo de ellos se hace sin la aprobación y conocimiento de la administración. Hace un año, antes de venir aquí, una mujer gitana en la tercera unidad fue golpeada hasta la muerte (la tercera es la “unidad de estrés”, donde los presos reciben palizas diarias). Murió en la unidad médica de la PC- 14. La administración fue capaz de ocultarlo: la causa oficial de la muerte fue un accidente cerebro vascular. En otra unidad, nuevas costureras que no podía seguir el ritmo fueron desnudadas y obligadas a coser desnudas. Nadie se atreve a quejarse a la administración porque lo único que van a hacer es sonreír y enviar a la presa a la unidad, donde la “soplona” será golpeada bajo las órdenes de la misma administración. Para el gobierno de la colonia, las novatadas controladas son un método conveniente para obligar a las prisioneras a la sumisión total a los abusos sistemáticos de los derechos humanos.
Un ambiente de ansiedad mortal invade la zona de trabajo. Eternamente privadas de sueño, abrumadas por la carrera sin fin de cumplir con las inmensas e inhumanas cuotas, las presas están siempre a punto de romperse, gritándose las unas a las otras , luchando por las cosas más pequeñas . Recientemente, una joven fue apuñalada en la cabeza con un par de tijeras, porque no presentó un par de pantalones a tiempo. Otra trató de cortar su propio estómago con una sierra para metales. Ellas la detuvieron.
Las que se encontraban en el PC- 14 en 2010, el año del humo y el fuego, dijeron que mientras los incendios forestales se acercaban a las paredes de la colonia, las prisioneras tuvieron que seguir en la zona de trabajo y cumplir con sus cuotas. Debido a que el humo, no permitía ver 2 metros frente a ellas, cubrieron sus rostros con pañuelos mojados, y todas se pusieron a trabajar, no obstante, debido a las condiciones de emergencia, las presas no fueron llevadas a la cafetería para las comidas. Varias mujeres me dijeron que el hambre era tan terrible que empezaron a escribir diarios con el fin de documentar el horror de lo que les estaba pasando. Cuando los fuegos fueron finalmente extinguidos , la seguridad en los campamentos arrancaba a fondo estos diarios de modo que ninguno de ellos saliera al exterior.
Las condiciones higiénicas y residenciales del campamento son calculadas para hacer sentir a la prisionera como un animal sucio y sin ningún derecho. Aunque existen “habitaciones de higiene” en los dormitorios, también hay “sala de higiene general ” con una finalidad correctiva y punitiva. Esta habitación tiene una capacidad de 5, sin embargo, todas las 800 presas de colonia son enviadas allí para lavarse. Nosotras no podemos lavarnos en las habitaciones de higiene en nuestros cuarteles – eso sería demasiado fácil. En la “sala general de higiene” las mujeres con pequeños tubitos intentan lavarse las “niñeras” (como la llaman en Mordovia) tan rápido como pueden, amontonadas unas sobre otras.
Se nos permite lavar el cabello una vez a la semana. Sin embargo, incluso este día de baño se cancela. Una bomba se rompe o la tubería se cierra. A veces, mi unidad no puede bañarse durante dos a tres semanas.
Cuando la tubería se rompe, las salpicaduras de orina y heces salen volando de las habitaciones de higiene. Hemos aprendido a desatascar los tubos nosotras mismas, pero nuestros éxitos son de corta duración – enseguida se tapan de nuevo. La colonia no tiene una serpiente para la limpieza de las tuberías. Tenemos la oportunidad de lavar la ropa una vez a la semana. El lavandero es una pequeña habitación con tres grifos que vierten chorros débiles de agua fría.
También debe ser una medida correctiva dar a las reclusas sólo pan duro, generosamente leche aguada, maíz oxidado y papas podridas. Este verano, trajeron sacos de papas viscosas, negras a granel. Luego nos las dieron a comer a nosotras.
Las violaciones de vida y de trabajo por las condiciones de PC- 14 son infinitas. Sin embargo, mi queja principal y más importante es más grande que cualquiera de estas. Se trata de que el gobierno de la colonia evita cualquier queja o reclamación relativa a las condiciones de PC- 14 salga de las paredes de colonia por los más duros medios disponibles. El gobierno obliga a las personas a permanecer en silencio. No evitan arrastrase hasta a los medios más bajos y crueles para lograrlo. El resto de los problemas provienen del aumento de las cuotas, la jornada de trabajo de 16 horas, y así sucesivamente. El gobierno se siente intocable, y oprime a las prisioneras con elevada gravedad. Yo no podía entender por qué todo el mundo se mantuvo en silencio hasta que me encontré frente a la avalancha de obstáculos que cae sobre la presa que decide hablar. Las quejas simplemente no salen de la prisión. La única posibilidad es quejarse a través de un abogado o familiares. La administración, mezquina y vengativa, por su parte utiliza todos los mecanismos para ejercer presión sobre la prisionera para que ella se convenza de que sus quejas no ayudan a nadie, sino sólo para empeorarlo todo. Usan el castigo colectivo: se quejan de que no hay agua caliente, y lo apagan por completo.
En mayo de 2013, mi abogado Dmitry Dinze denunció las condiciones en el PC- 14 con la oficina del fiscal. El jefe adjunto de la Colonia, el teniente coronel Kupriyanov , inmediatamente hicieron insoportables las condiciones en el campamento. Hubo búsquedas tras búsquedas, una avalancha de informes de todas mis conocidas, les incautación la ropa de abrigo, y las amenazaron de incautarles el calzado caliente. En el trabajo, se vengaron con más áreas complicadas de coser, el aumento de las cuotas, y el mal funcionamiento de las máquinas. Los líderes de la unidad contigua a la mía, mano derecha del teniente coronel Kupriyanov, pidió abiertamente que las presas interfieran con mi rendimiento en el trabajo para que pudiera ser enviada a la celda de castigo por “dañar propiedad del gobierno”. También ordenaron a las prisioneras para provocaran una pelea conmígo.
Se puede tolerar cualquier cosa, siempre y cuando sólo te afecté a ti. Pero el método de castigo colectivo es más grande que eso. Esto significa que obligas a la unidad, o incluso a toda la colonia, a soportar el castigo junto contigo. Esto incluye, lo peor de todo, a gente que ha llegado a preocuparse. A una de mis amigas se le negó la libertad condicional, que había estado esperando durante 7 años, trabajando duro para superar sus cuotas de trabajo . Ella fue reprendida por beber té conmigo. Ese día, el teniente coronel Kupriyanov la transfirió a otra unidad. Otra conocida cercana mía, una mujer muy culta, fue arrojada a la “unidad de estrés” y todos los días recibió palizas porque estaba leyendo y discutiendo un documento del Departamento de Justicia conmigo, titulado “Reglamento para el código de conducta en los centros penitenciarios”. Se presentaron informes sobre todas las que me hablaron. Me duele que la gente que me importa se vea obligada a sufrir. Sonriendo, el teniente coronel Kupriyanov me dijo entonces: ” Es probable que no te queden amigas” Explicó que todo lo que estaba pasando fue por la denuncia de Dinze.
Ahora me doy cuenta de que debería haber ido a la huelga de hambre en mayo, cuando me encontré por primera vez en esa situación. Sin embargo, la enorme presión que el gobierno había puesto en mis compañeras de prisión debido a mis acciones me llevó a detener el proceso de presentación de quejas sobre las condiciones de la colonia.
Hace tres semanas, el 30 de agosto, le pregunté al teniente coronel Kupriyanov si podía conceder a las prisioneras en mi brigada de trabajo ocho horas de sueño. Estábamos hablando de la disminución de la jornada laboral de 16 a 12 horas. “Bien, a partir del lunes, la brigada sólo funcionará durante ocho horas a la vez”, respondió. Sabía que esto era otra trampa, ya que es físicamente imposible poder cumplir con la cuota incrementada sólo en 8 horas. Por lo tanto, la brigada no tendría tiempo de hacerlos y posteriormente la cara del castigo “Si alguien se entera de que usted es la que está detrás de esto, nunca se quejará de nuevo”, continuó el teniente coronel. “Después de todo, no hay nada de qué quejarse en la otra vida”. Kupriyanov hizo una pausa. “Y, por último, nunca debes pedir cosas para otras personas. Sólo debes pedir las cosas para ti misma. He estado trabajando en los campos durante muchos años, y los que vienen a pedirme cosas para otras personas van directamente desde mi oficina a la celda de castigo. Eres la primera persona a la que esto no le va a pasar”.
En el transcurso de las siguientes semanas, la vida de mi unidad y la brigada de trabajo se convirtieron en imposibles. Las presas con estrechos vínculos con la administración comenzaron a incitar a las demás a conseguir venganza. “tendrás prohibido tomar el té y la comida, tomar pausas para ir al baño , y fumar durante una semana. A partir de ahora, siempre vas a ser castigada a menos que empieces a comportarte de manera diferente con las novatas y sobre todo con Tolokonnikova. Trátalas como las veteranas te trataron ¿Te golpearon? Por supuesto que lo hicieron. ¿te rompieron la boca? Lo hicieron. Que se jodan. Tu no serás castigada”
Una y otra vez, en su intento de hacerme luchar contra una de ellas, pero cuál es el objetivo de pelear con gente que no está consciente de sí misma, que sólo actúa bajo las órdenes de la administración?
Las prisioneras de Mordovia tienen miedo hasta de su propia sombra. Están completamente aterrorizadas. Si hasta ayer estaban bien dispuestas conmigo y con las suplicas para “hacer algo sobre la jornada laboral de 16 horas ” después de que la administración comenzó a ir en pos de mí, tienen miedo incluso de hablar conmigo.
Me volví a la administración con una propuesta para abordar el conflicto. Pedí que me liberaran de la presión creada por ellos y ejecutada por las prisioneras que ellos controlan, y que abolieran el trabajo esclavo en la colonia mediante la reducción de la jornada laboral y la disminución de las cuotas para que se correspondan con la ley. La presión sólo ha aumentado. Por lo tanto, a partir del 23 de septiembre comienzo la huelga de hambre y me niego a participar en el trabajo esclavo en la colonia. Voy a hacer esto hasta que el gobierno comience a obedecer la ley y dejar de tratar a las mujeres encarceladas como ganado expulsadas del reino de la justicia con el fin de avivar la producción de la industria de la costura. Hasta que empiecen a tratarnos como seres humanos.

article-2315257-197EDD95000005DC-803_638x440

(Aparecido en el blog digital de El Libertario, http://periodicoellibertario.blogspot.com/2013/09/carta-de-nadya-tolokonnikova-de-pussy.html?spref=fb )

Anuncios