Etiquetas

, , , , ,


Por Alfredo Fernández

Hace exactamente seis meses cuando el escritor Ángel Santiesteban entró a prisión, por el “delito” de expresarse abiertamente en contra del Gobierno, aunque el verdadero delito que se le imputaba era el de abusos contra su ex, el aparato represivo del Gobierno, ni corto ni perezoso, organizó una campaña de desprestigio contra Santiesteban.

El colofón fue la carta que ustedes, escritoras de la UNEAC, – Marilyn Bobes, Luisa Campuzano, Laidi Fernández, Sandra Álvarez, Zaida Capote Cruz, Danae Diéguez, Lirians Gordillo Piña y Helen Hernández Hormilla-, rubricaron, carta en la que no dudaron en arremeter contra el escritor en desgracia, y por consiguiente, en validar los supuestos delitos cometidos por Ángel Satiesteban contra su ex.

Poco importó a ustedes que Santiesteban negara cada una de las acusaciones de que fuera objeto, así como que los supuestos testigos de su ex se retractaran y finalmente no declararan en el juicio farsa, ustedes igual escribieron la carta, donde no solo defendían a la ex de Santiesteban, sino a la mujer en sí mismo como una
institución; que debe permanecer al margen del abuso y el sometimiento de cualquier tipo.

Hoy lo que me impresiona es que haya pasado más de una semana de la brutal golpiza de que fuera objeto la actriz de la televisión cubana Ana Luisa Rubio, mujer que literalmente fue sacada a empujones de su casa, y en plena vía pública, en medio de una total impunidad, tres de sus vecinos cederistas junto a otros represores que ella nunca había visto, le propinaron una salvaje pateadura. Una semana después y su rostro está repleto de hematomas.

Nada más enterarme de la noticia y pensé que era cuestión de horas esperar a que usted Marilyn Bobes y su piquete volviera a la carga, ahora con todas las evidencias posibles, de ahí que también pensé que esta vez lo harían de manera más indignada que cuando el caso Santiesteban, pero extrañamente nada ha sucedido, y ya empiezo a dudar de que lo hagan.

Ana Luisa Rubio

¿Qué mujeres más raras son ustedes que sin muchas pruebas saltaron encima de su colega Santiesteban? ¿Por qué callan justo ahora cuando las evidencias huelgan? Ni por un momento quiero pensar que ustedes crean que la golpiza de que fue objeto la actriz Ana Luisa Rubio el pasado viernes 6 de septiembre era merecida, mientras que los supuestos golpes que según ustedes les propinaba Santiesteban a su ex no.

Pensar esto me deja el amargo sabor de un doble rasero en la actitud de ustedes como intelectuales y sobre todo como mujeres en contra de todo tipo de violencia, a lo mejor va y ya preparan una carta en repudio a estos cederistas y bravucones de la seguridad del estado, quizás ahora mucho más contundente que cuando Santiestaban, ojala y así sea.

¡Vamos escritoras pronúnciense ya!, que somos muchos esperando por salir de esta inmensa duda en que, hasta ahora, su ambigua postura nos ha sumergido.

Publicado originalmente en HavanaTimes http://www.havanatimes.org/sp/?p=90688

Anuncios