Etiquetas

, , , ,


Por Isbel Díaz Torres

Las estrategias para aplicar la censura en los sitios cubanos oficialistas son diversas, y aplicadas con total discrecionalidad por las administraciones de tales espacios. En este diario me referiré a la censura a los comentarios en estas webs.

La página del periódico Granma, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba, se presenta como el caso extremo, dado que no da cabida a ningún comentario por parte de los internautas. El PCC está bien claro en sus ideas, y no necesita retroalimentación.

Sin embargo, otros espacios gubernamentales se han ido abriendo paulatinamente a la intervención pública, con grados diversos de libertad de expresión.

El sitio del periódico Juventud Rebelde, por su parte, es uno de los que permite con bastante amplitud la participación de las personas, quienes pueden aportar visiones diametralmente opuestas a las presentadas por el autor del artículo.

Normas de Juventud Rebelde: 1) Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios. 2) No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

La web del periódico Trabajadores, órgano de la Central de Trabajadores de Cuba, limita el área de comentarios a aquellas personas que acceden desde la Intranet cubana, y lo abre para quienes tengan conexión a Internet. ¿Pensarán que en la isla hay más trabajadores con Internet que con Intranet?

Acabo de descubrir que la web oficialista Cubadebate aplica discrecionalmente la censura a los comentaristas que acuden a ese sitio para participar en los debates. Lo interesante de este caso no es que eliminen ciertos comentarios por mostrar una postura de pensamiento crítico, sino que excluyen directamente a determinadas personas.

Puedo asegurarlo porque en varias ocasiones he intentado comentar allí, respetando las condiciones de uso, y después veo que mis palabras no son publicadas, aunque hubieran coincidido con las de otros comentaristas que sí lograron hacer visibles sus posturas.

Normas de Cubadebate: Eliminará a aquellos que estén fuera de tema o utilicen términos groseros, violentos, racistas, contengan ofensas o sean contrarios a las leyes.

Tampoco conozco los comentarios contrarios a las leyes. ¿Si yo dijera que estoy en contra de la Ley de Ajuste Cubano, me censurarían por eso también? ¿Y en contra de la Ley del Presupuesto del Estado cubano?

Por demás, Cubadebate incluso habilita y deshabilita el mecanismo de comentarios en los artículos que así decida. Imagino entonces que tenga autores inobjetables, poseedores de la verdad absoluta.

En fin, que no veo cómo las limitaciones técnicas y financieras que esgrimen las autoridades cubanas para el pleno uso de las potencialidades de Internet, puedan determinar esta subexplotación de los recursos tecnológicos disponibles.

Para mí se trata de simple censura. Si no, que alguien venga y me explique.

Publicado en Havana Times

Anuncios