Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


Por Karel Negrete

En fechas recientes el Presidente Raúl Castro anunció la discusión y debate del anteproyecto del nuevo Código del Trabajo, este se aprobará en el XX Congreso de la CTC a celebrarse en noviembre del presente año. Pocas informaciones se han ofrecido al respecto, las mismas no pasan de la habitual formalidad informativa que acostumbran los medios oficiales. ¿Cuáles son los puntos del debate, donde está publicado el anteproyecto para analizarlo y debatirlo en nuestras casas con la familia, vecinos y colegas? La información debe ser realmente pública para poder debatirla. El terreno está preparado para que una vez más el Partido y Sindicato únicos “orienten” los debates de los trabajadores en los centros de trabajos.

He aquí por lo que creo necesario en este 1ro de Mayo tocar algunos temas al respecto. No pienso hacer la historia de los derechos ganados o perdidos en estos 54 años de Revolución cubana. Aunque creo que será imprescindible hacerlo, con todos los datos disponibles. Pero más bien prefiero dialogar con el imaginario de la burocracia y sentido común de muchos, que hacen que no vayamos al fondo de los problemas de nuestra sociedad en este tema. Y creo que debe ser esta una batalla impostergable que la nueva izquierda cubana debe librar. Si se quiere defender los derechos humanos y libertades, empezar por los de los trabajadores sería un hecho concreto para no caer en abstracciones liberales.

El gobierno cubano con las reformas económicas propuso reducir el número de empleos en la función pública. Las cifras serán entre 500 000 y 1 millón de cubanos que tendrán que pasar sin opción al sector privado. Personas que han trabajado durante años por la Revolución (Estado) en el sector público, peligran de quedar sin empleo.

El sector privado, llamado también por cuenta propia, es precario en recursos y el mercado mayorista tiene muy limitadas ofertas. Se comenzaron a dar créditos bancarios para el desarrollo de negocios, sin asegurar la capacidad que puedan tener estos ciudadanos para rembolsar sus deudas y las posibilidades reales de sus proyectos para competir en el mercado.

Es que acaso un país no logra su desarrollo económico generando empleo? En Cuba no sobran personas, faltan muchas para desarrollar las fuerzas productivas. La creación de empresas mixtas, cooperativas autogestionadas o cogestionadas con el Estado, pueden ser una solución para reubicar a estas personas, donde sean más necesarias. Estamos hablando de ingenieros, técnicos, obreros, economistas, contadores, secretarias que tendrán que ir a vender comida en paladares y cafeterías o CD en las calles.

¿Pero en su nueva política económica, el Estado ha tomado la iniciativa de cogestionar con la sociedad el nuevo modelo de desarrollo? Hasta hoy no lo ha hecho. El gobierno de la isla ha dejado las manos libres del precario mercado y la iniciativa individualista del sálvese quien pueda. El resultado es el alza de los precios y pocas posibilidades de consumo para los trabajadores del sector público y su familia (profesores universitarios, maestros, médicos, enfermeros, etc.) y un aumento de la frustración de aquellos que se levantan día a día a trabajar por nuestro país.

Este 1ro de mayo un pensamiento para esos cubanos y cubanas que vemos entre 6 y 8 de la mañana esperando el deficiente y mal organizado transporte público. Aquellas que trabajan 8 horas al día, 40 horas por semanas (sin contar trabajos voluntarios en jornadas de celebraciones históricas de la Revolución). Estos son los mismos que a fin de mes obtienen un salario entre los 450 y 600 CUP (20 y 24 euros), que según algunos intelectuales cubanos especializados en el tema, es lo justo para comer 10 días comprando solamente en CUP, lo cual todo cubano sabe que es imposible. Aun así nuestros hospitales tienen médicos y nuestros niños, maestros. Para ellos un pensamiento en esta fecha internacional de los trabajadores.

¡Viva el Primero de Mayo!

Por la Participación Directa de los Trabajadores en la toma de decisiones políticas y administrativas en sus espacios laborales.

Activista Observatorio Crítico de Cuba
Anuncios