Etiquetas


Por Félix Sautié Mederos.

Crónicas Cubanas

Dados los últimos acontecimientos a nivel planetario que nos mantienen al borde de una guerra nuclear que podría arrasar con la humanidad en medio del más de lo mismo en que me encuentro enclavado, una inquietud me asalta en mi rincón de Centro Habana y siento necesidad de comunicarla para quien quiera oírla, incluso no sé si en definitiva vaya a publicarla, pero la escribo para cumplir con mi conciencia.

Comienzo con la reiteración de algo que otras veces he expresado al objeto de ubicarme en el espacio y el tiempo desde los cuales escribo mis crónicas y expreso mis planteamientos: Transito, por motivo de mi edad biológica, durante lo que bien pudiera ser la última etapa de mi peregrinaje terrenal, porque todos los seres humanos desde que nacemos avanzamos hacia un final en la Tierra que, para los que tenemos fe en lo trascendente, podría definirse como un cambio de sustancia dentro de lo que algunos denominamos “la Casa que no se Acaba” en donde nos espera el Padre Creador.

Peregrino con la incógnita sobre cuánto podría ser la duración de ese último tramo del camino; eso sólo lo sabe la naturaleza y el propio Dios. Quiero decir también a los que, como parte de sus incredulidades, se van a burlar de mis ideas que quizás lo mejor sería no continuar leyendo; eso podría ser lo más humano y respetuoso hacia quien se plantea desnudar su conciencia conforme a sus convicciones religiosas y políticas.

Entre tanto, a mí alrededor se mueven incomprensiones, ingratitudes, olvidos e incluso rencores y odios. Eso no es nuevo ni exclusivo y quiero recordar algo que planteó José Martí y que me permito parafrasearlo a partir de mi versión propia y libre, en el sentido de que en la vida cuando no se cosechan amores ni odios es porque se ha sido intrascendente. En este orden de pensamiento, al Generalísimo Máximo Gómez cuando nuestro Apóstol de la independencia lo llamó a la Guerra Necesaria, lo único que le ofreció fue la posible ingratitud de los hombres. Como máxima expresión de todos estos llamamientos a la conciencia, Jesús de Nazaret en los Evangelios de múltiples formas expresó que el camino es muy difícil y que para seguirlo había que disponerse a tomar cada cual su propia cruz.

Los tiempos que corren son de complejas alternativas existenciales y espirituales en los que la ética con la vida y la consecuencia de actos conforme a la conciencia por momentos aumentan su exigencia fundamental hacia todos los seres humanos que compartimos esta época convulsa de peligros inminentes y esperanzas soñadas. En tales circunstancias y coyunturas, en mi profesión, lo más fácil podría ser el acomodamiento para no contravenir con lo establecido y/o con los poderes temporales del mundo, no obstante cuando lo hacemos deberíamos comprender que nos situamos ante una línea limítrofe entre la consecuencia de vida y el acomodamiento. Nos ponemos en consecuencia ante las fronteras mismas con el abismo, lo más difícil es enfrentarlo y seguir adelante conscientes de nuestros propios errores, insuficiencias e imperfecciones tratando a toda costa de superarlas. Hacerlo así lo considero una necesitad de conciencia, principalmente cuando se ejercen funciones existenciales con impacto decisivo en los demás. Entonces estas exigencias adquieren características dramáticas e inviolables.

De aquí se podría inferir que quienes se quieran ejercer como cronistas de su tiempo para salvaguardar su tranquilidad personal, quizás deberían acallar sus conciencias y ante tantas circunstancias disímiles y temas que abordar escoger aquellos en los que todos podrían coincidir sin tener que desafiar a los poderes establecidos desde los cuales escriben. Ese es un camino que puede ser válido porque hay cosas que son verdades de Perogrullo, pero hay otros caminos más abruptos y complejos que requieren poner los pies sobre la tierra y los oídos atentos al pueblo en sus angustias y necesidades verdaderas. Un ejemplo de esta otra alternativa menos tranquila es lo que hace POR ESTO! desafiando la ley del silencio y denunciando la violencia y sus víctimas en México. Realmente no son espectáculos bonitos ni de tranquilidad bucólica, porque responden a la pura y dura realidad que se está viviendo, en ello va el peligro para la vida de los periodistas que hacen las fotos y que reportan los hechos vandálicos e incluso las del órgano de prensa que los publica. Por eso publico en POR ESTO!

Con este ejemplo deseo graficar, ante quienes me lean, un ejercicio de la ética a partir de una consecuencia de acción. Muchas veces es más difícil la ética con la verdad que todo lo demás. Seguirla tratando de ser cada vez mejores seres humanos con plena comprensión de nuestros propios errores e insuficiencias para rectificarlos, es mi planteamiento de mi vida y mi consecuencia existencial en aras de edificar un mundo mejor posible en medio de tantos peligros que nos acechan y encrucijadas que aparecen por todas partes.

Así lo pienso y así lo afirmo con mis respetos para quienes piensen diferente y sin querer ofender a los demás. fsautie@yahoo.com

Publicado en Por Esto! el sábado 20 de abril del2013.

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=237250

Nota: los invito a visitar mi página WEB http://www.cuba-spd.com/#

Anuncios