Etiquetas

, , , , , , , , ,


Por Marcelo “Liberato” Salinas

aponte-1Cuando ya pasó un año de que un equipo de utilería recogió las decenas de sillas, los metros de cable y equipos de audio, que le ofreció el Estado cubano a la llamada Comisión Aponte, para el acto de conmemoración oficial por el bicentenario del asesinato de José Antonio Aponte, varios compañeros del Grupo Anamuto y de la Red del Observatorio Crítico, conmemoramos el 201 aniversario del asesinato de Aponte, adalid de la primera conspiración en la historia de Cuba, contra la dominación colonial y por la justicia social.

Para ello nos encontramos en la esquina de Monte y Aponte, una calle que lleva el nombre del insigne militante social, a iniciativa del primer historiador de la ciudad de La Habana Emilio Roig y que nos conduce al interior del histórico barrio proletario de Jesús María.

grafitiEn esa esquina también recordamos el empeño de un grupo de compañeros, hasta ahora anónimos, agrupados en una Asociación Antifascista Cubana y de Veteranos de la Guerra Civil Española, que en un generoso gesto, escamoteado por los organizadores oficiales del pasado bicentenario, construyeron una tarja de bronce macizo colocada por ellos, hace más de 60 años, en esa misma entrecalle, a la memoria de Aponte, que hoy se encuentra desaparecida.

Justo al frente del lugar donde estuviera esa tarja, en una de las columnas del antiguo Hotel Isla de Cuba, en la misma esquina de Monte y Aponte, compañeros del OC y Anamuto pegamos en la pared una foto de la tarja de bronce, cantamos el himno de Bayamo, hicimos un grafiti sencillo evocando la memoria de Aponte, y colocamos un ramo de flores.

aponte-tatoTato Quiñones evocó cómo un grupo de compañeros de varias potencias abakuá hicieron un acto de recordación a Aponte y a la Asociación Antifascista Cubana en este mismo lugar en 1995, el poeta Eduardo Santiesteban declamó con una energía inspiradora, que a todos nos electrizó, un texto suyo sobre Aponte, Gisela Arandia habló del valor de hechos como estos…

II.

En el lugar estuvieron transeúntes interesados en saber lo que allí estaba sucediendo y especialmente vecinos de la cuadra que vieron en nuestra acción algo que tenía que ver con ellos. Dora Sardaña, Walfrido Costa y Jorge Luis Martínez Izquierdo, fueron de los vecinos que más fraternizaron con los que allí estábamos y especialmente Jorge Luis, quien nos evocó sus recuerdos de niño de la tarja, que fue una de las primeras cosas que pudo leer en la calle.

vecino-aponteCuando le pregunté dónde pudiera estar esa tarja, él nos respondió que lo había emocionado lo que habíamos hecho allí. Que en pocos minutos se sintió parte de nosotros, pero las condiciones en que vivía a unas casas de allí, él, sus hijos y su esposa eran desesperadas, en peligro permanente de derrumbe y que no sabía ya a quien dirigirse para que lo sacaran de allí en Aponte 14.

Regina Cano y yo fuimos a su casa y nos quedamos estupefactos de las espantosas condiciones de insalubridad, hacinamiento e inseguridad en que estaba viviendo Jorge Luis y su familia: un espacio del tamaño de una celda, con el piso hundiéndose encima de la fosa del hotel y la pared colindante con rajaduras muy peligrosas, a punto de caerse en cualquier momento. Todo envuelto en un ambiente de humedad letal para los pulmones especialmente de los niños.

Al salir del asfixiante local donde está sobreviviendo Jorge Luis, pensé nuevamente en Aponte y en los motivos de su lucha y pensé también en Proudhon cuando señaló a los abolicionistas norteamericanos que la forma más duradera y honesta de abolir de la esclavitud no era convirtiendo a los esclavos en ciudadanos, sino suprimiendo el trabajo asalariado y el desastre humano que produce una sociedad organizada para que unos decidan y otros ejecuten.

ofrenda-aponte¿Qué podemos hacer por el hermano Jorge Luis Martínez Izquierdo? ¿Cómo podemos conectar la lucha por recuperar los contenidos populares de la revolución con un proceso de organización del pueblo trabajador, que permita presionar a los poderes establecidos con demandas puntuales y urgentes, y a la vez reabrir una perspectiva liberadora, anticapitalista, antiburocrática, antiestatal, comunista, comunizadora, que le garantice nuevos horizontes a la moribunda revolución cubana? Con la energía y la capacidad organizativa del legado de Aponte de nuestro lado, podremos darle respuesta a esas preguntas.

Anuncios