Etiquetas

, , , , ,


Por Ángel Santiesteban Prats

Centro Penitenciario Lima, Guanabacoa
Lunes, 11 de Marzo

El 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer, apareció publicada en el blog de Enrique Ubieta una nota firmada por varias escritoras pertenecientes a la UNEAC, pronunciándose sobre mi situación legal.

Es obvio que estas señoras (de algunas, aún conservo correos y dedicatorias amables hacia mi persona) no poseen los elementos necesarios para discernir y llegar a sus propias verdades, al mismo tiempo, comprendo el miedo a las consecuencias que puede acarrear el negarse a aceptar una proposición oficial por indecente que sea.

Me resulta paradójico, no obstante, que dichas escritoras que con tanto énfasis rechazan la violencia contra la mujer, parapetándose en las falsas acusaciones que se me imputan y esgrimiendo conjeturas sobre mi proceso, no hayan alzado su pluma ni una sola vez para rechazar o denunciar las graves y constantes violaciones físicas y morales que han sufrido y sufren las Damas de Blanco, símbolos de valor y resistencia pacífica en Cuba.

Jamás he escuchado sus voces indignadas cuando suceden los vergonzosos y detestables actos de repudio frente a la casa de Laura Pollán, en los que otras mujeres, que se comportan como si no lo fuesen, participan activamente insultando y golpeando bajo el consabido disfraz de “pueblo enardecido”.

¿Dónde están sus condenatorias y femeninas voces de la intelectualidad y la literatura oficiales cada vez que una mujer opositora es golpeada salvajemente, fracturados sus huesos, condenada a prisión sin proceso legal, humillada, violentada, frente a sus hijos y familia?

La doblez del discurso de estas escritoras es realmente penosa. Encarnan toda la decadencia y falsedad de un sistema que logra convertir en empolvadas agentes a seres que deberían estar conectadas con la creación y la belleza.

Sé que algún día lamentarán no haber sido honestas y consecuentes con sus dones e inteligencia.

Publicado en Café Fuerte
Anuncios