Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,


Por Marcelo “Liberato” Salinas

lecheconnaranjaEs un secreto a voces que el OC, en una medida considerable, es un proyecto que ha sido promovido y sostenido por el empeño de un puñado de anarquistas, y por los vínculos y apoyos internacionales que han recibido de compañeros ácratas en variadas latitudes.

Concentrados en superar la abundante propensión al miedo que ha sido dosificada centralizadamente, y a combatir su contraparte, la viscosa abulia que ha germinado a nuestro alrededor y dentro de nosotros, así como a llenar pluralmente el vacío que deja la periódica migración de voluntades, nos hemos empeñado en generar formas de relacionamiento, de comunicación y de prácticas libertarias y antiautoritarias y autónomas en nuestro entorno inmediato.

En ese bregar, trabajo de hormiga con alma de Sísifo, los anarquistas del OC hemos cometido el desacierto de mostrar una actitud y un uso más reactivo que propositivo respecto al notable legado del anarquismo en la historia de Cuba, echando mano de él sólo cuando hemos sido interpelados por los agentes intelectuales-policiales de la progresía local.

En otras palabras, hemos tenido el excesivo escrúpulo de no caer en la tentación de hacer propaganda anarquista, por respeto fraterno a los demás y por considerar que son las prácticas y los argumentos, no las arengas, ni el hegemonismo por chantaje emocional, los que hablan con más elocuencia de una idea.

No obstante, no desconocemos que existe una difusa pero creciente exigencia, por parte de aquellos que nos ven con lástima o incluso con simpatía, de dar cuenta de nuestras ideas, propuestas posibles de país, contribuciones más sistemáticas que den insumos al debate sobre la coyuntura en que estamos. A eso se ha dedicado en los últimos meses con persistencia militante nuestro compañero Ramón García, pero tendríamos que decir, como otros compas lo han hecho en otras latitudes, que no remamos a contracorriente para convencer a las masas, sino para impedir que estas se formen.

Ramón García GuerraSomos propensos a eso que heterodoxos de la anarquía, así como del marxismo científico de cuartel han venido denominando la comunización de la vida, lo cual abarca la economía, la producción de sentidos, la comunicación, la epistemología y todo etcétera posible. En otras palabras, estamos no sólo por la destrucción de todas las formas de opresión, sino también contra toda forma de aleccionamiento masivo o personalizado, no podemos ni pretendemos dar lecciones, porque no queremos combatir el autoritarismo con un autoritarismo anarquista.

Tan solo queremos reflexionar en voz alta sobre cómo podemos ser coherentes con lo que anhelamos y no desligar los procedimientos de los propósitos. Queremos vivir plenamente la fiesta de la libertad que nos damos aquí y ahora, con los sentidos expandidos y fulgurantes por la luz que irradia el hacer de golpe lo que largamente se ha soñado. Estamos seguros que de esa expansión sensorial saldrá más definido lo que queremos y lo que no, pero también mejores argumentos para fundamentarlo y compartirlo con vivacidad y rigor.

Es en tal sentido que no tenemos objeción alguna a reconocer que hemos abierto un terreno disponible que se está haciendo baldío para el florecer de las semillas anárquicas que, con el aroma de los sueños en las manos, se han sembrado. El rocío tóxico que estamos recibiendo es el mismo con que envenenaron a las floraciones de comunización de fines de los 80 en Polonia, Sudáfrica, Bolivia, Euskadi, Chile, Nicaragua y tantos otros lugares, su nombre de guerra es la democracia.

No sentimos ninguna vergüenza en decir que somos anti-democráticos, porque no nos reconocemos como tal dentro de las fantasías de los ingenieros en realpolitik, que han hecho escuela describiéndonos a los anti-democráticos, en las versiones más condescendientes, como casos clínicos que eligen siempre la violencia en sus relaciones, pequeños tiranos manipuladores, individuos desagradables y poco dignos de confianza. Achatar las posturas antidemocráticas a esta caricatura siniestra es una muestra concreta del inmenso poder aleccionador de masas de las actuales satrapías académicas y universitarias globales, y de la descomunal capacidad de desarme intelectual del régimen de ocio televisivo igualmente global.

erasmo-y-yeniselSomos antidemocráticos no por cuestiones personales, porque nuestros padres nos golpearon con rigor, ni porque padecemos un egotismo colosal como el de las estrellas pop que fabrican los medios de incomunicación para masas. No somos antidemocráticos porque no escuchamos a los demás, ni porque adoramos el cantar de nuestra voz en público, como le sugirieron a nuestros compañeros Erasmo Calzadilla y Ramón García unos amigos doctores en ciencias políticas en el exilio. No somos antidemocráticos porque necesitamos un especialista en relaciones humanas…

Somos antidemocráticos porque la democracia con total elegancia y violenta serenidad ha aniquilado en las últimas décadas, mejor que ninguna tiranía brutal, el tejido social que necesita el mundo que propugnamos, sin dirigentes ni dirigidos, sin representantes ni representados, y ha dado lugar a una política, una economía, un arte, una ciencia, separadas del resto de la vida, que han liquidado la posibilidad de una comprensión global de nuestras decisiones y la conciencia de sus consecuencias.

La democracia ha sido fórmula aritmética de urgencia, diseñada por élites emergentes para corregir las ineficacias de la concentración técnica del poder absoluto en manos de un individuo, y para contener, por las buenas y por las malas, el impulso sordo de los humillados y ofendidos a borrar las huellas de todo poder coercitivo, con el rotulillo edificante pero melindroso de “demos-cracia”

Somos antidemocráticos porque la democracia, en el legítimo empeño de evitar las dictaduras, se ha convertido en una maquinaria universal absoluta, a la que se le ha atribuido todo el fetichismo, dogmatización despótica y culto a los especialistas que ello implica, con estrellas fulgurantes como Norberto Bobbio o John Rawls. Insistimos en distanciarnos de la democracia porque históricamente esta ha sido uno de los dispositivos con que el capital y el Estado han achatado la convivencia cotidiana a su nivel mínimo imprescindible para que circulen libremente el capital y las mercancías.

El sistema democrático realmente existente hoy presupone la ausencia estructural de diálogo entre los candidatos a gobernantes y los gobernados, de los cuales el sistema democrático solo espera que emitan un voto en total silencio y aislamiento dentro de una cabina cortinada, como cuando se defeca en una letrina. La deliberación colectiva entre iguales, el dialogo abierto que permite la búsqueda colectiva, si no de la verdad, al menos de la decisión más pertinente, es sustituido por el (cada vez más degradado) debate entre candidatos, del cual se supone que salga una elección individual esclarecida, lo cual casi irremediablemente se convierte en un contrasentido.

A diferencia del socialismo real, la democracia hoy realmente existente es la única posible y su única función permanente y tangible es impedir que gobierne el pueblo a través de la red de asambleas locales multi-temáticas y soberanas, que podrían brotar casi naturalmente en todos lados, si no existiera el universal dispositivo policiaco-cultural de fomento científico de la abulia y la irresponsabilidad masiva sobre la gestión de las condiciones de nuestra existencia.

No pasamos por alto las notables diferencias entre democracias como la cubana, la venezolana, la francesa o la norteamericana. Tomamos nota de que en muchísimos aspectos es preferible que gobiernen individuos con la visión globalizada e imperante de la democracia liberal antes que la actual nomenklatura cubana nostálgica del antiguo totalitarismo soviético. Pero esos nuevos individuos irremediablemente gobernarán, para apenas refrescar la pantalla de un programa que se mantendrá incólume, sano y salvo, para seguir funcionando día y noche para todos aquellos que quieran ser potenciales conductores de masas dispuestas a ser anestesiadas, con la ilusión de que la democracia cambiará sus vidas sin esfuerzo, sin responsabilidad alguna, sin involucramiento mítico, sin entrega amorosa desinteresada, como han venido viviendo hasta ahora, producto de la alienación instituida que ha convertido hasta el smog en pintoresca neblina.

No negamos la función crucial que puede tener en momentos determinados del conflicto social el poder elegir a los demócratas de cuello y corbata, y no a los gorilas anónimos con charreteras y pistolas eléctricas, que están entrenando ahora mismo con los fondos sociales que aportan los nuevos trabajadores por cuenta propia; pero lo que estaríamos eligiendo en ese caso es el tipo de muerte que nos van a suministrar y no el tipo de vida que queremos vivir, y de lo que se trata es de poder decidir cómo vamos a ejercer nuestra existencia y no cómo nos van a regimentar las condiciones de nuestra defunción social e individual.

Si bien es cierto que las condiciones sociales que hemos conocido (y desde las que estamos escribiendo ahora) se despedazan a una acelerada velocidad, que torna razonable el empeño por tomar atajos progresistas que nos convierta a los buenos humanistas en los administradores razonables del caos social que nos han regalado, desde la cabina de mando humanista no podremos experimentar el mundo que queremos y menos aún explorar las potencialidades que a cada paso tozudamente se nos manifiestan.

cuba elecciones 2012

cuba elecciones 2012

Frente a los actuales Lineamientos para la reorganización del capitalismo estatal cubano y a las hojas de ruta para la instauración de una democracia cubana modelo funcional a un capitalismo transnacional siniestro, la fuerza más formidable que podemos presentar los anarquistas y todos aquellos que pueden todavía sufrir razonablemente nuestro país delirante, habitación aislada de este hospital psiquiátrico global, es la voluntad mancomunada, fraternal, trabajosa y libre de todos los que quieran reapropiarse de sus condiciones de vida, autogestionarla asambleariamente, con paciencia y amor, para garantizar que ni los demócratas de cuello y corbata ni los de bota y fusil encuentren espacio ni en nuestros deseos, ni en nuestras vidas. Para que las bellas mercancías disponibles en el mercado de Carlos III, no hagan incomprensible y monstruoso el sentido de nuestras vidas.

Patria sin Estado, pueblo organizado.

Anuncios