Etiquetas

, , , , ,


Por José Antonio Gómez

(Camagüey, Cuba)

He seguido con sumo cuidado las respuestas en forma epistolar con que varias personas han respondido la Carta a un joven que se va del señor director de la revista Temas. No es mi intención hacer valoración alguna acerca de su argumentación, ni la de las personas que le responden, expreso eso si, que hay respuestas de alto vuelo.

Recuerdo haber leído alguna vez que Camilo Cienfuegos fue uno de los jóvenes que viajó a EE.UU en busca de mejores condiciones de vida, de libertad, huyendo de la represión del gobierno de Fulgencio Batista. De USA fue deportado, volvió, y de allí se fue a México para ser uno de los hombres que vino en el Granma en 1956 para eliminar el estado de cosas existentes en la tierra de José Martí en realidad insostenibles.

Luego de una cruenta guerra civil los expedicionarios triunfaron, establecieron un gobierno e iniciaron una nueva etapa en la historia de Cuba. Hubo grandes mejorías, tan grandes que nadie puede ocultar.

En los inicios de esa revolución triunfante se fueron numerosos personajes vinculados al gobierno defenestrado, burgueses, propietarios, profesionales, entre otras personalidades que no gustaban del nuevo régimen lo cual era lógico pues una clase social desplazaba a otra. Sin embargo si logramos toda, o casi toda, la justicia cabe preguntarse: ¿Por qué la migración no cesa? ¿Por qué una parte importante de nuestra juventud no ve otra posibilidad de realización que abandonar su país? ¿Qué generalizo? Si, generalizo: los que están, quieren o quisieran irse, suponiendo encontrar mejores condiciones de vida. Los que se quedan no logran, en general, crearse un proyecto de vida por el cual trabajar. La desmotivación es un mal generalizado.

Tengo cumplidos 77 años y llevo más de 50 luchando u oyendo hablar de luchar, para que las futuras generaciones tengan un futuro mejor, para que cada matrimonio tenga su hogar; el enfermo, hospital; el niño, escuela; el joven, universidad; para que el quien desee tomarse un vaso de leche pueda hacerlo. Nada de esto hemos conseguido plenamente.

Lo más terrible es que está demostrado que no lo lograremos, que moriré viendo que, incluso, para los mayores de 60 años hace mucho tiempo no hay leche, que no tenemos tiempo de esperar otros 50 años de promesas, metas imposibles, decisiones para hacer y casi de inmediato decisiones para deshacer. La vida se me ha ido. A nuestros jóvenes de hoy no se les irá porque están mejor preparados que sus ascendientes.

Hay elementos que no deben omitirse. El joven que está en Bulgaria se fue por los problemas que sufrió, sin embargo, ¿por qué se han ido los nietos de la Revolución?, los nietos o hijos de altos cargos del partido, gobierno o estado cubanos. Esos jóvenes nunca carecieron de nada. ¿Qué comprendieron? ¿Qué formaban parte de una élite, de la que quisieron separarse? ¿Qué anda mal en esas entrañas? ¿Cual es el futuro?

Resulta deplorable que se pida más sacrificios a este pueblo, revolucionario y antiimperialista, por los que “desconocen” las carencias de 11 000 000 de cubanos. Si, lo que excede de esos 11 millones es la clase para los que no está vedado, el obispo, el venado, la tan prohibida, terca e inútilmente, carne de res… algunos miles que consumen de lo que millones carecemos. Los Menos sobre los Más, dice el trovador matancero.

La desigualdad en Cuba es una colosal vergüenza nacional: una cubana de notable familia habanera fue detectada en una ciudad marítima con una carga de langostas, un vigilante la detectó y procedió, el resultado fue que el infeliz hombre casi pierde su empleo. Otro ejemplo, un alto dirigente gubernamental consumió una escandalosa cifra de CUC en exquisitas bebidas en una provincia. Los empleados del lugar protestaron. Luego fueron visitados por una comisión de alto nivel que justificó el pago estatal de la elevada factura alegando que: “Muriano” trabaja mucho.

Y acaso ¿Nosotros no trabajamos mucho? No llevamos decenios trabajando para malvivir dificultosamente. Lamento que un joven se vaya. Pero no tienen alternativas. Volver a la Sierra Maestra es algo inimaginable, variar la composición del parlamento es imposible, elegir un gobierno que haga lo que dice no se ve en el horizonte. La Mentira es la gran protagonista del momento cubano actual en todos los sectores de la sociedad, en donde empieza a predominar, además, el chantaje. Los electores no estamos excluidos, por una u otra razón, de delinquir pues sencillamente delinquimos desde el momento en que despertamos a un nuevo día cuyo desarrollo ignoramos.

El privilegio más bárbaro está instaurado en Cubita. Se nos habló de eliminar gratuidades indebidas ¿las hay de otro tipo? ¿Qué se hizo? Lo que se vendía por un CUP, ahora se vende 1.20 CUP. Hay muchos privilegiados que disfrutan de sus vacaciones en Vietnam o en la República Popular China, además. Eso lo pagan esos jóvenes que trabajan en cualquier lugar de este país, o fuera de él generando divisas.

Lo que los cubanos vemos en la tele o en la prensa escrita es pueril: 85 % de asistencia a las asambleas de nominación de candidatos, masiva celebración del aniversario 52 de los CDR, entusiasta labor de limpieza en tal lugar para acabar con el mosquito….triunfalismo. La realidad anda por el norte y el mensaje por el sur. O viceversa. Eso sucede con la informaciones sobre Venezuela en donde hay grandes y serios problemas, como los había en la URSS y no se nos dice una palabra. Admiro a Chávez, partiendo de lo que me han dicho de él.

Si la Revolución Bolivariana es derrotada Cuba tiene su cuota de responsabilidad en ello: los venezolanos se preguntarán ¿por qué si el Socialismo es tan bueno, cientos de médicos cubanos se quedan aquí o vuelan a USA que es tan malo? Chávez tiene hoy día sólo 53 o 56 intenciones de voto a su favor, parece muy bajo. Correa tiene 85 %, allá no hay tantos médicos, profesores, técnicos, etc., cubanos.

Ya no veré la solución, pero sigo siendo optimista. En honor a la verdad expreso que no quiero que suceda aquí lo que en algunos países de Europa del este. ¿Qué quiero?

1.- Que haya periodismo en Cuba, que a los periodistas no se les diga “desde arriba” lo que pueden o no publicar. Ellos saben lo que deben hacer.

2.- Que los médicos reciban salarios y condiciones de vida acorde a su jerarquía. Si una operación de corazón vale más de 100 000 dólares ¿entonces por qué el equipo médico y paramédico tiene un salario miserable? Hay que crearles condiciones para que atiendan a sus pacientes como es debido, sin tener que estos tengan que llevarles un queso o una banda de cerdo de regalo.

3.- Que los maestros y profesores estén debidamente calificados para preparar a sus niños y jóvenes, que tengan salario adecuado para que no exijan tal cual obsequio en diciembre, no vendan pruebas, ni meriendas o materiales escolares.

4.- Que cada dirigente sepa que está en ese puesto para servir al pueblo y no para servirse de él, según Martí la Patria es ara, no pedestal.

5.- Que se depure al País de miles de corruptos que han acumulado fortunas desde sus cargos, en instancias como Vivienda, lo que les permite un modo de vida excepcionalmente elevado. Sólo habría que investigar los verdaderos propietarios de residencias en Varadero para que se haga público lo que el pueblo conoce.

6.- Si en realidad se quiere perfeccionar nuestro sistema político hagámoslo más democrático y eficaz. Pregúntele a cualquier elector quien es su diputado y verá que no lo sabe. El Delegado de la circunscripción es un pobre pelele a quien nadie hace caso, ni en la Asamblea Municipal ni en la que él dirige. Con perdón del Dr. Ricardo Alarcón de Quesada, necesitamos que los señores diputados hagan algo más que levantar las manos aprobando lo que es imposible desaprobar.

De mi generación quedamos sólo una pequeña parte. Los menos, por muy poderosos que sean desaparecerán, los jóvenes cubanos, sin odios ni rencores, aunque tengan justificaciones para ello, están obligados a resolver los grandes problemas que reciben como herencia. Es imprescindible hacer como Correa en Ecuador, luchar para que los nacionales de su país regresen, los cubanos todos tenemos en nuestro País posibilidades de trabajo y riquezas conforme a las capacidades de cada cual.

Hace casi 200 años que los cubanos andamos desperdigados por el mundo. Ello no es lo que desearían los fundadores, Céspedes, López, Gómez, Maceo, Martí….creo que hay que demostrar lo que dijo un periodista franco-español: un mundo mejor es posible.

En el Granma de hoy se publican estos versos de Jesús Orta Ruíz:

Placa en la puerta del partido:

Este lugar es un lugar propicio/para el amor y el sacrificio/aquí tienes que ser/el último en comer/el último en dormir/el último en tener/y el primero en morir.

Eso era en 1968. Ahora es imprescindible rectificarlo:

Placa en la puerta del partido:

Este lugar es un lugar propicio/para la ocasión y el privilegio/aquí tienes que ser/el PRIMERO en comer/el PRIMERO en dormir/el PRIMERO en tener/y el ÚLTIMO en morir.

29 de septiembre de 2012

Anuncios