Etiquetas

, , , , , ,


Por Dr. Orlando Gutiérrez Boza
Secretario de Asuntos Religiosos Consejo Supremo Abacuá de Cuba Estimado hermano Tato, desde hace varios meses, viene circulando por la telefonía celular imágenes de un crimen abominable, ya comprobadas por las autoridades pertinentes que no ocurrieron en cuba, que se les atribuye a miembros de nuestra hermandad religiosa o a aspirantes a ser iniciados en la misma.
Como si estuviésemos en la época colonial o principios de la neocolonia, elementos mal intencionados tratan de denigrar y desprestigiar nuestra sociedad fraternal que, como es bien conocido, es heredera y depositaria de las tradiciones asociativas masculinas del Calabar (actuales territorios de Nigeria sudoriental y Camerún sudoccidental) y reconstruida en nuestra patria como resultado de la cruel trata esclavista trasatlántica y que sus miembros, a lo largo de nuestra historia, han estado presentes en las luchas de nuestro pueblo y constituyen un legado cultural de amplias expresiones que se levanta como símbolo de resistencia hasta nuestros días.
El Consejo Supremo de la Asociación Abacuá de Cuba desmiente categóricamente este hecho y asegura a todos aquellos y aquellas hombres y mujeres de buena fe que se identifican y reconocen el aporte de nuestra institución a la historia, cultura e identidad nacionales, que ninguno de nuestros miles de miembros, afiliados a las centenares de potencias, juegos o asociaciones, está involucrado en este montaje tecnológico que tiene como fin desprestigiar nuestra fraternidad religiosa y sus firmes principios.
Con la bendición de Abasí, te solicitamos divulgues esta nota aclaratoria. La Habana, 2 de octubre de 2012

Anuncios