Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


En la cuarta parte de su artículo, «Obama centraliza su guerra mediática contra Cuba», aparece, sujeto a serias acusaciones, el nombre de Grisel Echevarría junto a los de Lina de Feria, Orlando Luis Pardo y Daniel Díaz Mantilla, vinculados a una tal «Sala oscura: poetas en acción puerta 1».

Referente a lo antes escrito, ni tan siquiera puedo decir que estuve en el lugar y en el momento equivocado pues fue por su artículo que me enteré que yo poseía el don de la ubicuidad. Soy una persona capaz de asumir con valentía las consecuencias de mis actos, que nunca van a estar manipulados por ningún sistema de gobierno porque desvirtuarían su esencia. Mi pensamiento es puro porque es libre, no se trata de un simple papalote el cual tienen que pagar para poder empinarlo. Es lamentable que usted, de manera tan irrespetuosa, me haya colocado en un sitio que no me corresponde. Desconozco cuáles son sus fuentes pero beben de patrañas e incurren en el delito de difamación.

Dentro de la disculpa que usted emitió no aparece mi nombre por ninguna parte, se limita a mencionar a ciertas personalidades de la cultura que están respaldadas por el reconocimiento social, el cual puede que a mí se me niegue gracias a sus injurias. Sepa que además de dedicarme a la escritura, soy canta-autora, y mis composiciones son interpretadas, dentro y fuera del país, por agrupaciones y solistas. Si la puerta estaba entreabierta me gustaría ver cómo queda ahora.

Cuando usted dijo que cometió un desliz empleó una palabra muy sutil, casi tierna al oído, para designar un horror (fíjese que no digo error) por el grado de comprometimiento en el que nos ha involucrado. Pienso que ninguna disculpa reivindica tal estigma.

Solo me resta decirle que sus comentarios superfluos o balbuceos de pasillo, al menos en lo que a mí respecta, dejan mucho que desear de lo que pienso debe regir la integridad de un hombre y esto incluye a quienes de manera tan poco profesional hicieron eco de sus palabras sin corroborar antes los hechos.

Sin más

Grisel Echevarría del Valle.

Anuncios