Etiquetas

, , , , , , , , , ,


Mirar desde la sospecha. Dramaturgia femenina contemporánea en Cuba

En los últimos años, un grupo importante de jóvenes dramaturgas y dramaturgos ha ganado espacio en el panorama escénico y editorial del teatro cubano. Reconocido como el movimiento Novísimo, sus discursos y estéticas están marcados principalmente por la pluralidad de expresiones, donde afloran nuevas representaciones de la nacionalidad, lo femenino y lo masculino, así como de otras identidades conocidas como emergentes. Nunca había sido tan fuerte y numerosa la presencia de las mujeres en la tradición escritural de la escena nacional, donde sin embargo se había destacado en otras esferas creativas como la actuación, el diseño de vestuario y la dirección. Narrativa y poesía cubanas quizás experimentaron antes este giro estético y temático, cuyos primeros pasos teatrales han sido escasamente estudiados.

A intercambiar sobre cómo la crítica y las creadoras perciben la evolución de este fenómeno invita el espacio de debate sobre género y cultura “Mirar desde la sospecha”, que se celebrará en su sede habitual de la Sala Villena de la UNEAC, este jueves 12 de julio a las 3:30 de la tarde, bajo el título “Dramaturgia femenina contemporánea”. Las invitadas al encuentro son la teatróloga y crítica de arte Marta María Borrás y las dramaturga Lilianne Lugo y Agnieska Hernández, a quienes se sumarán otras voces conocedoras del tema.

Interesado en promover la creación artística desde perspectivas inclusivas, el espacio promueve un debate diferente los segundos jueves de cada mes, desde que comenzó a sesionar en febrero del 2011. Como el pasado año, recesará durante el mes de agosto y regresará en septiembre con nuevas miradas sobre las representaciones de género en la cultura cubana. “Mirar desde la sospecha” es coordinado por la crítica Danae C. Diéguez y las periodistas Helen Hernández Hormilla y Lirians Gordillo Piña, y está auspiciado por la UNEAC y el Grupo de Reflexión y Solidaridad Oscar Arnulfo Romero (OAR). Cuenta además con el apoyo de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y la Consejería Cultural de la Embajada de España en Cuba.