Intentar refundar el capitalismo es intentar que un tiburón huela sangre y coma verdura