Etiquetas

, , , , , , , , , ,


Por Dmitri Prieto Samsónov

Activistas del colectivo no-gubernamental cubano Socialismo Participativo y Democrático (SPD) (vea: Hacer Revolución en la Cuba de hoy (I) y Hacer Revolución en la Cuba de hoy (II), tomaron parte el pasado viernes 30 de marzo en una conferencia del notable empresario y político cubano-estadounidense Carlos Saladrigas, donde defendieron la factibilidad de un futuro no-capitalista para la Isla.

En el evento, realizado en el habanero Centro Cultural Padre Félix Varela bajo auspicios del Arzobispado Católico-Romano local, Saladrigas –de visita en Cuba en relación con el viaje del Papa- expuso una visión de prosperidad para la población cubana “dentro de 5 años” bajo un sistema de economía de mercado y empresa privada con fuerte presencia de inversiones provenientes de la diáspora cubana.

Durante el debate, el cubano-estadounidense resultó cortésmente interpelado por activistas del colectivo SPD Pedro Campos Santos (ensayista y ex-diplomático), Félix Guerra (escritor y ecologista) y Félix Sautie (periodista, profesor e intelectual católico), quienes resaltaron su apoyo a la apertura de nuevos espacios de convivencia democrática y a la reconciliación y distensión entre cubanos y cubanas de la Isla y la diáspora, pero dudaron de la capacidad de un sistema capitalista de generar libertad y equidad para la ciudadanía.

“¿Estaría Ud. dispuesto a participar con su inversión en una empresa cooperativa cubana, renunciando a una cuota de ganancia del 25% anual a favor de un 5%?” – le preguntó a Carlos Saladrigas el animador de SPD, Pedro Campos, quien también señaló que el trabajo asalariado es una variante de esclavitud.

El empresario, por su parte, negó que sus trabajadores fueran “esclavos” puesto que se les paga “un salario justo”. Sin embargo -mientras se declaraba “cristiano”- dejó sin respuesta la pregunta de Campos sobre una eventual participación de inversores de la diáspora en una Cuba futura basada en el trabajo cooperativo.

Los activistas de SPD destacaron que le corresponde al pueblo cubano decidir democráticamente sobre su futuro, incluido el sistema económico más deseable.

Saladrigas también contestó preguntas de periodistas, blogueros, activistas católicos, microempresarios e intelectuales independientes o de instituciones estatales.

Notablemente, activistas de SPD fueron los únicos en defender el socialismo, ante un virtual silencio o ausencia de los acostumbrados ideólogos del sistema actual.

La conferencia del hombre de negocios –uno de los más solventes de la diáspora cubana, y defensor de la normalización de las relaciones intergubernamentales entre Cuba y EE.UU.- transcurrió en un clima de respeto, marcado por un virtual consenso sobre la necesidad de diálogo entre Cuba y su diáspora.

El colectivo SPD es parte de la Red Observatorio Crítico.

Publicado en Havana Times