Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,


Por Gonzo Pedrada

Nada… Nada… ¡NADA! Es… a falta de una palabra mejor voy a utilizar HORRIBLE para definir el panorama en el que nos encontramos… es HORRIBLE pensar en ello… pero inevitable a la vez… No quiero pensar en que antes de morir –espero que eso demore bastante todavía- voy a saber de la noticia de que no hay más peces en los mares de esta mierda de planeta en que se ha convertido la tierra desde que los humanos comenzamos a existir…

Cualquiera me puede decir que no vale la pena rasgarse los vestidos ante un problema que no tiene solución pues es la naturaleza del ser humano ser egoísta y no preocuparse por su entorno. A mi mente llegan entonces varias imágenes… el agente Smith le susurra a Morfeo su aversión y asco por la raza humana la cual –según él y desde su posición de poder privilegiada que más adelante reproducirá lo mismo que odia- es incluso incapaz de sostenerse a sí misma pues donde quiera que sienta pie, todo muere a su alrededor… sí, es una peli de ficción, pero no podría estar más de acuerdo con esta puta idea…

Ya el nuevo enemigo no son los alienígenas “hijoesusmadressincorazónpuesnolotienendeverdadysóloquierenaniquilarnos”… ahora lo son también las plantas… al parecer ellas se pueden comunicar entre ellas: el bosque habla con el roble del parque, este con el arbusto y de él a la mínima hierba… están liberando un tipo de toxina que afecta a los grupos humanos grandes y cercanos entre sí… nos están obligando a eliminarnos a nosotros mismos… el mensaje del filme es claro: el enemigo (las plantas) ha entendido que mientras más grande y comunicada la aglomeración humana peor para lo que la rodea (1) …

Esta última y ya, que es duro, ¿eh?… En cualquier momento de nuestras vidas presentes, la Tierra va a ser pulverizada por una flota de alienígenas provenientes de otra región de nuestra misma galaxia. No es que sean malos, sencillamente pertenecen a la Junta de Planificación del Hiperespacio Galáctico y su tarea en ese momento es hacer espacio en el Espacio para “la construcción de una ruta directa hiperespacial a través de nuestro sistema estelar y, lamentablemente, vuestro planeta es uno de los previstos para su demolición”… ¡Pero es que si hay probabilidad de vida extraterrestre por qué no van a estar burocratizados también, coño!… Cito a Prostetnic Vogon Jeltz, jefe de la delegación vogona demoledora de planetas:

– El fingir sorpresa no tiene sentido. Todos los planos y las órdenes de demolición han estado expuestos en vuestro departamento de planificación local, en Alfa Centauro, durante cincuenta de vuestros años terrestres, de modo que habéis tenido tiempo suficiente para presentar cualquier queja formal, y ya es demasiado tarde para armar alboroto…

¿Que queréis decir con que nunca habéis estado en Alfa Centauro? ¡Por amor de Dios, humanidad! ¿Sabéis que sólo esta a cuatro años-luz? Lo siento, pero si no os tomáis la molestia de interesaros en los asuntos locales, es cosa vuestra… (2)

Pum… no más tierra, no más tú, yo, ellas… así, sin contemplaciones… igualito que un “pobremuertodehambresinculturayconmujerycincohijosquealimentar” pescador indonesio aplica cianuro (¡¡¡¡¡CIANUROOOOOOOOOOOOO, CARAJO!!!!!) a los corales para hacer salir numerosos peces embobados por el veneno (tanto los peces como los corales morirán a los poco días por esa gracia…) para vendérselos a los consumidores del primer mundo, o a los de dinero de su propio tercero, o a los chinos –¡que son un montón y consumen de todo!- que sólo piensan en comer, masticar, devorar (3) … o mirar a través de gruesos cristales los lindos pececitos que viven en algún lugar de este Planeta que… no recuerdo su nombre, hijo, debe ser cerca de aquí, tal vez al norte… ¿XXXXX XXXXenidae? ¿Indonesia? ¡¿Mira pa eso, quien lo iba a decir?! Indonesia hijo… no sé, un país del tercer mundo ahí… Ah, no sé, mañana le preguntas a tu maestra…

¿Cómo diablos quiere entonces aquel interlocutor que no piense que los humanos somos una equivocación (aberración, me gustaría más) de Gaya? Es que somos tan diferentes… tan especiales… tan… con cerebro…

… suave, loco, suave… no llegas a nada por ahí –me digo al final, después que me seco las lágrimas. A ver que se puede hacer por no tener mares, planetas, muertos –NADA de nuevo… cero, ETERNO silencio, agua y nada más… ¿recuerdan?… y eso que nada más he pensado en el mar… en fin…

Notas
(1) The Happening, filme de suspense fantástico estadounidense del año 2008.
(2) Adams, Douglas. Guía del autoestopista intergaláctico. Editorial Anagrama S.A. P. de la Creu 58, Barcelona, 1979.
(3) Esto lo saqué de un documental, La guerra de los peces… es verídico.