Etiquetas

, , , , , , , , ,


Por Isbel Díaz Torres

HAVANA TIMES, 6 agosto El cable de doble fibra óptica ALBA-1, todavía no ofrece servicio a los usuarios de la isla. La fecha para su instalación y activación ha sido postergada en varias ocasiones.
Según una intervención de Boris Moreno Cordovés, viceministro de Informática y Comunicaciones, los servicios podrían comenzar a partir de septiembre u octubre de este año. El tendido del cable desde Venezuela a Santiago de Cuba se concluyó en Febrero del 2011.
Desde que en enero pasado fue anunciada la puesta en marcha de un proyecto que prometía multiplicar en 3.000 veces la velocidad de transmisión de datos, imágenes y voz de que dispone hoy Cuba, los isleños han estado esperando con ansias la llegada del momento.
Previsto la activación para el mes de julio, los usuarios de la isla han entrado en agosto con la misma lentitud y dificultades para acceder a la web. Cuba tiene una de las tasas de conectividad más bajas del hemisferio.
Según cifras oficiales 1,6 millones de usuarios accedieron a Internet en 2009. No obstante, esa cifra incluye a una gran mayoría que no tiene acceso pleno a la red de redes, sino que disfrutan de un servicio limitado al correo electrónico, o simplemente a una intranet nacional con sitios muchas veces desactualizadas.
Cuba atribuye sus limitaciones de conectividad al bloqueo de Estados Unidos, que le ha obligado a utilizar un enlace satelital más lento y caro que una conexión física.

El cable ALBA-1

Telecomunicaciones Gran Caribe, una empresa mixta cubano-venezolana, propiedad de las compañías estatales de telecomunicaciones de ambos países, es quien lleva adelante el proyecto. La instalación de la línea corrió a cargo de Shanghai Bell, una compañía filial de Alcatel-Lucent con sede en China, con gran experiencia en la instalación de líneas similares en muchas partes del mundo.
Según José Ignacio Quintero, gerente de soluciones de la compañía a cargo, el cable tendrá una capacidad de alrededor de 80 millones de llamadas telefónicas simultáneas, aunque parte de ese ancho de banda estará al servicio de internet. Contará con 640 gigabytes de capacidad para el enlace con el exterior.
Tras la conexión, los usuarios podrán tener un acceso a llamadas internacionales desde o hacia Cuba sin espera en línea. había comentado Quintero cuando en febrero pasado llegó el buque con fibra óptica a Venezuela.
La compañía TeleCuba, de dueños cubano-estadounidenses, había propuesto tender un cable desde Key West hasta la isla, que sería de sólo 175 kilómetros y por lo tanto, más barato que el venezolano. Pero el bloqueo estadounidense prohíbe tales negocios con Cuba. El actual cable ha debido recorrer 1.602 kilómetros desde Camurí en Venezuela hasta Siboney en Cuba, a un costo de más de 70 millones de dólares.
Según el diario Granma el bloqueo impide a Cuba conectarse con cerca de una docena de los enlaces internacionales que nos rodean. Por ejemplo, uno de estos cables (Cancún-Miami), pasa a solo 32 kilómetros del Malecón habanero.

Conectarse en Cuba

No obstante el intento del gobierno cubano por socializar el servicio de internet, la opinión pública nacional contradice tales empeños. Para los habitantes de la isla los servicios que s