Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,


‘En todas partes de América Latina hay un potencial de aparición de caudillismo y hay que estar en guardia al respecto’, dice el intelectual estadounidense.

Chávez recibe a Chomsky en el Palacio de Miraflores, 2009. (EL PAIS)

Noam Chomsky, uno de los intelectuales cuyas ideas suele utilizar Hugo Chávez para fundamentar sus arremetidas contra Estados Unidos, ha acusado al mandatario venezolano de concentrar demasiado poder en sus manos y “secuestrar” la democracia en el país sudamericano.

“La concentración de poder ejecutivo, a menos que sea muy temporalmente y por circunstancias específicas, como cuando se sufre una guerra, es un secuestro de la democracia. Usted puede debatir si las circunstancias [en Venezuela] lo requieren: circunstancias externas y amenaza de ataque desde el exterior. Es un debate legítimo. Pero mi juicio en ese debate es que las circunstancias no requieren esa concentración de poder”, dijo Chomsky respondiendo a una entrevista del diario británico de The Observer la pasada semana.

También criticó las maniobras de Chávez para sortear las decisiones de la Asamblea Nacional.”En todas partes de América Latina hay un potencial de aparición de caudillismo y hay que estar en guardia al respecto. No estoy seguro de que se haya ido muy lejos en esa dirección en el caso de Venezuela, pero me temo que sí”, añadió.

Hasta ahora, Chomsky, profesor de Lingüística en el Massachusetts Institute of Technology, había elogiado el socialismo que dice llevar adelante Chávez y denunciado la “ingerencia” de Estados Unidos.

Durante un discurso en Naciones Unidas, en 2006, Chávez blandió el libro de Chomsky Hegemonia o supervivencia: El dominio mudial de EE. UU. para describir al entonces presidente George W. Bush como un demonio.

El presidente venezolano recibió al intelectual estadounidense en Caracas con todo el protocolo en 2009 y a inicios de este año propuso a Washington que nombrara a Chomsky embajador de Estados Unidos en Venezuela.

The Observer dio a conocer las declaraciones del intelectual estadounidense junto con una carta abierta en la que Chomsky acusa a las autoridades venezolanas de “crueldad” en el caso de la jueza encarcelada María Lourdes Afiuni.

La carta exige a Chávez la liberación de la jueza en “un gesto de clemencia” en nombre de la justicia y los derechos humanos.

Afiuni despertó la ira de Chávez en diciembre de 2009 al liberar de cargos de corrupción a Eligio Cedeño, un prominente banquero que a continuación abandonó el país.

En una de sus apariciones televisivas, Chávez cargó contra la decisión de la jueza y pidió que fuera sentenciada a 30 años de cárcel. “Esta jueza tiene que pagar por lo que ha hecho”, dijo.

Afiuni, de 47 años, madre soltera y enferma de cáncer, ha pasado un año en prisión, donde ha sufrido la violencia de otras prisioneras. En enero, las autoridades aliviaron su sentencia enviándola a reclusión domiciliaria, a la espera de un juicio por corrupción. La jueza niega los cargos en su contra.

“Afiuni ha sufrido suficiente”, afirma Chomsky en su carta. “Ha estado expuesta a actos de violencia y humillaciones para rebajar su dignidad. Yo estoy convencido de que debe ser liberada”.

Amnistía Internacional y el Parlamento Europeo, entre otras entidades internacionales, han condenado el tratamiento dado a la jueza.

Según The Observer, en diálogo desde su hogar en Boston, Chomsky reconoció que Chávez, que lleva en el poder 12 años, puede haber intimidado al sistema judicial.

El lingüista estadounidense expresó su preocupación por la salud de Chávez, y le deseó pronta y total recuperación.

Este domingo, el sitio en internet afín al gobierno de Hugo Chávez Aporrea.org dice que Chomsky ha calificado de “engañoso” el artículo de The Observer.

Omite “algo que destaqué bastante: que las críticas del gobierno de Estados Unidos o de cualquier persona que apoya sus acciones no pueden ser tomadas en serio, considerando que Washington tiene un historial mucho peor y no tiene ninguna de las auténticas preocupaciones que Venezuela se enfrenta”, dijo Chomsky.

El intelectual estadounidense ha mantenido también relaciones con el Gobierno de los Castro, que en 2003 le recibió en La Habana por primera vez.