Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,


Por Daisy Valera

En todas las guaguas se escuchaba el mismo tema, también en cualquier carretón o cola. Sancti Spíritus lucía diferente, caliente diría yo. Los pobladores de mi pequeño pueblo natal incluían en sus conversaciones las palabras: Partido, Secretario, gobierno y muchas más.

Yo, que considero a los espirituanos seres contemplativos y tranquilos, más dados a la emigración que a la revolución, me asombré. Le eché mano al primer periódico que encontré para descubrir una parte de lo que sucedía en la ciudad. Y sí, el Escambray (Órgano Oficial del Comité Provincial del Partido en Sancti Spíritus), me mostró algo de lo que estaba ocurriendo.

Machado Ventura llamaba a los militantes de la provincia a romper la rutina durante la Asamblea Provincial del Partido que se centró en cuestiones económicas.Los espirituanos habían esperado que el presidente del país y máximo líder del partido se mostrara en la Asamblea pero no sucedió. El descontento se notaba en las conversaciones, los espirituanos sienten que viven en una ciudad relegada en cuanto al apoyo del Estado.

En la Asamblea se discutió sobre el decrecimiento de las cosechas, sacar la provincia adelante mediante una adecuada explotación de las áreas turísticas, y del problema de la adulteración de la leche que se entrega a la población.

En la calle las personas le echaban la culpa de todos los males al Secretario del Partido que dirigió Sancti Spíritus durante casi 8 años consecutivos.

Abelardo Álvarez Gil* despidió a Miguel Acebo Cortiñas (el mencionado Secretario) haciendo referencia a la modestia y consagración que caracterizaron su labor.

El pueblo acusa

Sin hacerle ningún eco a esas palabras, aun el pueblo acusa a Acebo de permitir, por mala gestión durante un ciclón, que se echaran a perder toneladas de mariscos en Trinidad.

Y que muchas familias de Casilda estuvieron en la calle sin agua y techo no pocos días.

Se designó un nuevo Secretario, tremenda noticia, tiene 50 años y es miembro del CC del PCC: José Ramón Monteagudo Ruiz.

Las personas han empezado a hablar de su origen Cienfueguero, es que los de Sancti Spíritus consideran que los de la provincia vecina son un tanto engreídos.

Pero el plato fuerte es otro, el mismo compañero Gil reconoció que la selección, conducción y control del trabajo de los cuadros ha sido inadecuada.

Se mencionó que se adoptaron severas medidas disciplinarias, políticas y administrativas.

Los mieles del poder

Esta era la razón por la que el pueblo espirituano casi botaba espuma por la boca: le robaron y no saben cuánto, ni durante cuánto tiempo.

Los responsables fueron un grupo de dirigentes del primer nivel de dirección en los municipios y la provincia encargados principalmente en las actividades del gobierno.

La gente comenta indignada que muchos terminaron presos.

Y como puede esperarse la postura que asumen muchos pobladores es de incertidumbre, de sospecha, nadie puede asegurar que algo así no sucederá de nuevo.

¿Cómo evitar que los dirigentes se engolosinen con las mieles del poder?

La revocabilidad del cargo en cualquier momento, períodos cortos de mandato y rendiciones periódicas y efectivas de cuentas a la población, por parte de los dirigentes, serían mecanismos válidos y adecuados.

Pero para ello las élites partidistas deben dejar de usar la designación vertical de dirigentes a un lado y regirse por el artículo 41 de los Reglamentos de las Organizaciones de Base del Partido. De esta manera la responsabilidad de elegir representantes recaería solamente sobre los trabajadores espirituanos.

* Miembro del Secretariado del Comité Central del Partido, desde 2006 Jefe del Departamento de Política de Cuadros del Comité Central del Partido, desde 1990.

Publicado en Havana Tines: http://www.havanatimes.org/sp/?p=17510.