Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


5 días de movilización permanente en 50 ciudades… No hay prohibición que pare a los indignados. Lleno total en la Puerta del Sol pese a que la Junta Electoral no autorizó la concentración
Participación por ciudades, según los convocantes (cálculo del 15 de mayo de publico.es); Madrid: Más de 50.000 personas. – Barcelona: Más de 15.000 personas. – Sevilla: Más de 10.000 personas. – Toledo: Más de 300 personas. – Cádiz: 2.000 personas. – Mallorca: 2500 personas. – Santiago de Compostela: 2.000 personas. – Murcia: Entre 10.000 y 12.000 personas. – Salamanca: 1.000 personas – Alicante: 5.000 personas. – Valencia: Entre 10.000 y 15.000 personas. – Tenerife: Entre 7.000 y 11.000 personas. – Oviedo: Entre 1.500 y 2.000 personas – Albacete: 1.200 personas. Total: Entre 117.500 y 129.000 personas, aproximadamente.

Están indignados, se han conjurado para seguir adelante y no renunciarán a sus métodos pacíficos. Esta combinación de factores puso ayer a prueba a los poderes públicos, que tuvieron que afinar su respuesta para cumplir con la resolución de la Junta Electoral, que prohibió la concentración en la Puerta del Sol, sin poner en peligro la integridad de los manifestantes y el escaso crédito que estos les conceden.

Las llamadas se cruzaban ayer por la tarde entre la Delegación del Gobierno y la Jefatura Superior de Policía, responsable último del dispositivo de seguridad. La decisión de la Junta Electoral Provincial de Madrid, dada a conocer al filo de las cinco de la tarde, ponía en un brete al Gobierno, obligado a hacer cumplir la resolución y al tiempo, único responsable de las consecuencias de su aplicación.

“No nos vamos”, decían mientras los concentrados desde la nueva ágora madrileña. La concentración se antojaba masiva y utilizar la fuerza para disolverla podía resultar desastroso. Finalmente se optó por controlar e informar.

Así, una hora antes de la convocatoria, la Policía comenzó a desplegarse por los accesos a la Puerta del Sol. Allí establecieron “filtros”, esto es, controles para pedir la documentación, hacer mostrar el contenido de bolsas y, en este caso, informar a los manifestantes de que podían incurrir en un delito electoral.

En total, cinco grupos de la Unidad de Intervención Policial (UIP), algo más de 200 agentes, integraban el dispositivo, que se redujo según fue entrando la noche. Metro de Madrid anunciaba en sus pantallas que la concentración no estaba autorizada, pero nada hacía mella en el ánimo de los indignados y a las ocho de la tarde la Puerta del Sol era un clamor por la reforma del sistema y el castigo a los culpables de la crisis. Al cierre de esta edición no se habían registrado incidentes.

“El sistema es antinosotros”

“Tengo 56 años, no he votado nunca porque siento que nada representa lo que yo considero importante”, señalaba Roberto, que reconocía que era la primera vez en su vida que se había unido a un movimiento social y cantado consignas.

Una gran pancarta desplegada en la plaza decía “No somos antisistema, el sistema es antinosotros”, informa Ana Requena. “Eso es lo que yo pienso y quiero: cambiar este sistema por uno que esté a favor de la gente”, afirmaba Roberto. La multitud silbaba al helicóptero de la Policía que sobrevolaba la “Plaza SOLución” como la bautizaba una pancarta. Otra animaba a los agentes a unirse: “Queridos policías, os explotan y maltratan igual que a nosotros. Apoyarnos por los derechos democráticos”. Los manifestantes se dividen en distintas opciones, desde la abstención al voto nulo, pasando por el veto a determinados partidos.

De la Puerta del Sol al resto de España, y de allí hacia Europa.

Las protestas de los indignados se extendieron ayer por las ciudades más importantes del Estado, donde, aunque en menor medida que en Madrid, se escucharon los mismos lemas y las proclamas a favor de una “democracia real”. La plaza de Catalunya confirmó ayer su condición de epicentro de las protestas en Barcelona al llegar a reunir por la tarde a más de un millar de personas. Algunas de las protestas del sector sanitario y educativo que cada miércoles claman contra los recortes terminaron en la misma plaza, manifestando así su apoyo a las reivindicaciones. Universitarios y profesores de la facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Barcelona llegaron a la plaza después de cortar varias calles con una pancarta que rezaba: “Plaza de Catalunya igual a Tahrir: resistiremos juntos”, informa Pau Rodríguez.

De momento es un grupo de Facebook, pero ya se está organizando una concentración para el fin de semana en Bruselas en solidaridad con las protestas en España. La de la capital belga podría ser tanto en la Bolsa como en la embajada española o la sede de las instituciones europeas, informa Daniel Basteiro. En Londres, varios colectivos han convocado otra acampada a las puertas de la embajada española de la capital británica. La llamada se ha realizado a través de las redes sociales.

A las distintas convocatorias a lo largo de España acudieron miles de personas que pacíficamente criticaron a políticos, partidos y banqueros, así como el rescate de las entidades financieras, la precariedad laboral, los recortes sociales y la Ley Electoral. Durante la marcha se leyó un manifiesto que denunciaba la perversión del concepto democrático por parte de “los poderes económicos y políticos”.

Publicado en publico.es
Vea también: http://www.elpais.com/videos/espana/15M_entrevistas_17mayo/elpepuesp/20110518elpepunac_3/Ves/