Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


Transcurrido el Primero de Mayo, compartimos esta entrevista al científico y activista libertario norteamericano Noam Chomsky, realizada desde España por X. Eliseo

¿Cómo va a afectar al sistema capitalista su crisis actual?

De las muchas y graves crisis que enfrenta el mundo hoy en día, la que está recibiendo más atención es la crisis financiera, no porque sea la más grave, que no lo es, sino porque afecta directamente a los ricos y poderosos. Enormes fondos están siendo destinados a rescatar bancos en dificultades, y muy pocos para abordar el hecho de que mil millones de personas pasan hambre. A la vez, las amenazas inminentes para una supervivencia decente, como la crisis ambiental que se avecina, se están dejando de lado. La crisis financiera ha hecho explotar el mito de los mercados eficientes y la elección racional que se creó para justificar la financierización radical de los países desarrollados en los últimos 30 años, políticas que, en realidad, enriquecen a un pequeño sector de extrema riqueza y son perjudiciales para la población en general. Es probable que el Estado actual, estructura institucional del capitalismo, sea restaurado en un corto plazo con algunos cambios para tratar de reducir los riesgos que provocó y evitar que el sistema se bloquee.

¿Estamos viviendo una transición hacia el socialismo? ¿Cuándo cree que tendrán lugar todos estos cambios? Los gobiernos serán gobiernos autoritarios, populares…

No hay transición al socialismo en marcha ahora mismo; las condiciones para tal transición no existen. Consideremos la posibilidad de los EE.UU: el Estado más rico y poderoso. Durante 30 años, la mayoría de los salarios reales ha estado estancada, mientras que los beneficios y la seguridad han disminuido y las horas de trabajo han aumentado considerablemente. Industrias productivas se están cerrando, dejando a los trabajadores empobrecidos y destruyendo las comunidades. Estas circunstancias son una condena devastadora del orden socio-económico imperante. El reconocimiento de este hecho podría llevar a los trabajadores y a las comunidades a hacerse cargo de la falta de industrias y reconstruirlas para satisfacer las necesidades sociales: el rediseño de la industria del motor para evitar el colapso de transporte masivo eficiente, por ejemplo. Por supuesto, no es tarea pequeña, pero los esfuerzos iniciales podrían inspirar medidas significativas para los trabajadores y el control comunitario de las instituciones productivas, con muchos efectos más allá.

Teniendo en cuenta nuestra actual desmovilización y la pérdida de la conciencia de la clase trabajadora, ¿cree Ud. que el anarco-sindicalismo es todavía una herramienta útil para “despertar la conciencia”?

Creo que es exactamente la herramienta adecuada para tareas de la clase que acabo de mencionar, y las ideas pueden no ser tan alejadas de la conciencia general como podría parecer en primera instancia.

¿Qué papel puede jugar el anarco-sindicalismo en la construcción del socialismo? ¿Cree que puede ser el eje vertebrador de una nueva sociedad?

Mucho, sobre todo en momentos históricos como el actual.

¿Qué actitud adoptar frente a nuevas alternativas políticas (alternativas anti-capitalistas, por supuesto)? ¿Pueden ser un complemento de la lucha sindical?

El control popular del aparato productivo es sólo un elemento de la creación de una sociedad más libre y justa. Hay muchas corrientes complementarias y, en el mejor de los casos, estas tendencias se refuerzan mutuamente. No es una perspectiva inmediata, huelga decirlo, pero con esfuerzo y dedicación, creo que puede haber progresos reales hacia esos objetivos.

(Solidaridad Obrera, número especial Centenario de la CNT, 2010).