Archivo de etiquetas| cambio

Aumentarán salario a trabajadores de la salud en Cuba


Por Jimmy Roque Martínez

HAVANA TIMES – El tan anunciado aumento salarial llegará en enero próximo al bolsillo de los cubanos trabajadores de la salud. Desde hacía un año existían comentarios de que esto sucedería.

Los criterios alrededor de este rumor han sido muy diversos. Algunos no le daban crédito, mientras otros pensaban que podría suceder, pero que solo sería un aumento simbólico. Unos pocos optimistas lo veían no solo como cierto, sino que estaban seguros que sería un aumento significativo.

Este lunes la noticia se ha propagado con más fuerza, pues se están realizando ya los movimientos de nóminas en los centros de salud del país. El aumento de salario es ya inminente, y ha sido confirmado a Havana Times por al menos dos funcionarios del sector de salud.

Una de las fuentes asegura que las modificaciones se realizarían según la escala salarial, y será un aumento del 100 por ciento del salario básico. Por supuesto, cada trabajador posee un salario básico en correspondencia con su categoría. Leer Más…

Revolución ciudadana en la Revolución: el cambio necesario de rumbo de los tiempos actuales


Por Ovidio D´Angelo Hernández

Desde la época de una épica revolucionaria en América Latina y el impacto de las novísimas -para el momento de los 60- ideas y estrategias revolucionarias, desde diferentes ámbitos renacieron esperanzas liberadoras. Fue, entonces, en ese primer período heroico que Regis Debray -aún en la línea renovadora por entonces-, enarboló su famoso texto “Revolución en la Revolución”. Me inspiro un poco en la intención, porque se trata de renovar el socialismo “realmente” existente.

Pasó el tiempo y los contextos cambiantes; surgieron en el continente la Teología y la Pedagogía de la Liberación, con exponentes claves y raíces y extensiones muy fuertes en el marco de la Educación Popular –de amplia incidencia en nuestro país incluso, sobre todo en proyectos comunitarios limitados-. Diversas experiencias revolucionarias introdujeron novedosas elaboraciones anticapitalistas y emancipatorias.

La Revolución Cubana, símbolo de resistencia antiimperialista y de proclamada opción por el pueblo, desde sus primeras etapas provocó una resonancia continental considerable; hoy todavía, a pesar de los desgastes históricos –por la amenaza exterior y por las dificultades internas, sigue siendo un “cierto faro” de inspiración para la renovación latinoamericana.

Sin embargo, por un lado el apego al modelo de socialismo vigente en las décadas anteriores –el único aparentemente “exitoso”- y el surgimiento de nuevas visiones como las señaladas y otras como el zapatismo: “gobernar obedeciendo”, los movimientos sociales y sus foros mundiales, proclamando la consigna: “a la izquierda y abajo”, el carácter popular y auto-organizativo conferido por las nuevas izquierdas triunfantes (en sectores venezolanos y, sobre todo, en Bolivia y Ecuador) sientan nuevas pautas democráticas para el cauce hacia una renovación profunda del socialismo. El llamado nuevo constitucionalismo latinoamericano, en esos países, marca importantes hitos referidos a un nuevo tipo de Estado de derecho popular. El presidente Correa y su movimiento Alianza País han proclamado con fuerza la necesidad y realización de una Revolución Ciudadana. Leer Más…

Realizadores se movilizan frente a un estudio que transformará el estatal Instituto Cubano del Arte e Industria Ci nematográficos.


La Habana, 6 may.- Cineastas de tres generaciones exigieron participar en la reestructuración que vive el estatal Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), y cambios urgentes en las formas de producción y distribución del cine hecho en el país. La polémica se encendió con una carta sobre el tema circulada en abril pasado bajo la firma del realizador Kike Álvarez y tuvo su clímax en una reunión de cerca de 70 personas del audiovisual cubano, realizada el pasado 4 de mayo, en el capitalino centro cultural Fresa y Chocolate.

Reunión

"No sabemos qué va a pasar", dijo el cineasta cubano Fernando Pérez, que lideró junto a Álvarez el "encuentro espontáneo", como el mismo calificó la asamblea. El director de películas cubanas emblemáticas, como "Clandestinos" (1987) o "Suite Habana" (2003), confesó que "lo que más nos conmina a estar aquí es la falta de información y participación" en los proyectos de cambios en la institución estatal rectora de la producción y comercialización del cine cubano.

La cineasta Rebeca Chávez insistió que saben "por rumores" del "mandato de reformular el ICAIC", como parte de las reformas económicas que vive Cuba desde 2008.

Los rumores sobre un estudio para transformar el instituto cinematográfico y la suerte del Festival de Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana tras la muerte en abril pasado de su presidente, Alfredo Guevara, pusieron en alerta al movimiento cinematográfico cubano, trascendió en la reunión. En ese sentido, la vicepresidenta del ICAIC, Susana Molina, confirmó que existe una comisión creada por Miguel Díaz-Canel –primer vicepresidente del Consejo de Estado y de Ministros- y Marino Murillo –vicepresidente del Consejo de Ministros-, para "transformar todo el cuerpo legal que puede estar frenando el desarrollo de esa actividad (la de producción cinematográfica)". La junta evaluadora está presidida por el Ministro de Cultura, Rafael Bernal, e incluye a representante de instituciones y organismos del Estado, como el Ministerio de Justicia y el de Finanzas y Precios, así como a dos cineastas, Manuel Pérez y Jorge Luis Sánchez. Molina, que integra la comisión de marras, precisó que el ICAIC es "la única institución cultural que está participando de ese beneficio". Para la funcionaria, la consulta con los realizadores "es obligatoria" porque "no se puede avanzar sin el consenso". Molina aseguró que cuando "tengamos la información un poquitico más estructurada, la vamos a socializar y el diagnóstico real va a depender de todos ustedes".

"El sentido de esta reunión es que hay impaciencia porque no puede existir siempre el mismo discurso. Vamos a cambiar y es urgente", manifestó Pérez, que rodó de manera independiente sus dos últimos largometrajes. Según el director, es el momento de "decir impacientemente no". Y agregó: "si no hay respuestas, no habrá cine nacional".

"Existen propuestas precisas y soluciones, mientras la comisión empieza a hacer un análisis de todos los problemas que tiene el ICAIC", indicó la realizadora Magda González. González se refirió al documento "Relaciones de producción: un nuevo enfoque", que la no gubernamental Unión de Escritores y Artistas de Cuba presentó a las autoridades en su VII Congreso, desarrollado en abril de 2008. "Es una plataforma programática, con exactamente lo que el Estado le está mandando a hacer hoy al ICAIC. Se basa en las prioridades y reglas generales para producir películas, acceder a un presupuesto con libertad y organizar la producción de proyectos", destacó.

Demandas

El grupo de cineastas decidió no esperar los resultados del diagnóstico para replantear sus demandas. Según indicaron, todos sus planteamientos serán incluidos en un documento que verá la luz próximamente.

La legalización del cine y las productoras independientes, la actualización de las formas de producción, retribución a cineastas, mecanismos de distribución y exhibición nacionales e internacionales y el deterioro de las salas de cine del país, encabezan los asuntos a tratar en el texto que elaborarán las y los cineastas.

Para el creador Esteban García Insausti, hay que tomar el "camino más difícil o el más lejano" para tener "una ley de cine". "Toda la región la tiene. Se necesita un cuerpo legal que respalde lo que hemos estado hablando. Con esto lograremos que el cine se democratice de una manera transparente", puntualizó.

Con tales propósitos se eligió una representación de 12 personas del audiovisual cubano, que tiene la tarea de perfeccionar una propuesta de demandas a presentar ante las más altas autoridades del país. La redacción del documento es responsabilidad de los directores Rebeca Chávez, Magda González, Lourdes de los Santos, Fernando Pérez, Manuel Pérez, Enrique Colina, Jorge Luis Sánchez, Pavel Giroud y Pedro Luis Rodríguez; el guionista Senel Paz y los productores Inti Herrera y Daniel Díaz Ravelo, elegidos en la asamblea.

El pasado 5 de abril, los jóvenes realizadores del país también se unieron para exigir al ICAIC más autonomía para la Muestra Joven, único festival que, durante más de una década, divulga la producción cinematográfica joven e independiente de Cuba. (2013)

Antes de que vengan los tigres


Por Verónica Vega

Me aterran las competencias. De niña sudaba frío en el turno de educación física, sólo porque había que competir.

Si por azar veo uno de esos shows extranjeros donde concursan artistas amateurs que en un día son catapultados a la fama (o a la peor de las depresiones), sudo frío también, como si fuese yo la que caminara por la cuchilla pública, entre los dos abismos.

Me abato junto a los perdedores, y me pregunto qué harán al salir del programa. ¿Alguien vela por su reacción? ¿Hay registros de suicidios después de estos fracasos espectaculares?

De los pocos casos que he visto, (y felices)  el más contundente es el de una cantante escocesa, que se presentó en abril del 2009 en el show televisivo Britain’s Got Talent.

Aunque el jurado se queda boquiabierto al oír su voz, aunque el auditorio la ovaciona exaltado y hasta corea con ella en los estribillos del tema “I Dreamed a Dream” (de la ópera “Les Misérables”), cada vez que veo el video siento que la emoción me ahoga, y lloro.

Porque la primera reacción del jurado es escéptica y cínica. Porque el drama de la concursante se está exhibiendo ahí mismo: una mujer madura con la apariencia de una vulgar doméstica, que a la primera mirada crispa a los jueces y al público, todos listos para verla fracasar. Leer Más…

Jornada Cubana contra la Homofobia


jornada-cubana-contra-la-homofobia-2013Usted puede descargar el Programa de la Jornada Cubana contra la Homofobia, correspondiente al 2013, haciendo click aquí

Consejo de Iglesias de Cuba y derechos humanos


Por Isbel Díaz Torres

rastafaris-cubanosTres preguntas relacionadas con los derechos humanos formulé al Reverendo Oden Marichal, representante del Consejo Nacional de Iglesias el pasado 26 de abril, durante un foro debate online sobre el tema, en el sitio de la Asociación Cubana de las Naciones Unidas (ACNU).

  1. ¿Qué opina el Consejo sobre las iniciativas para refrendar el derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo.
  2. ¿Por qué a seguidores de otras religiones, como los rastafaris, no se les permiten los mismos derechos que a las iglesias cristianas, y ni siquiera pueden registrarse oficialmente?
  3. ¿Qué opina Ud. sobre el limitadísimo acceso a los medios de divulgación (radio y TV) que ofrece el estado cubano a las iglesias cubanas?

El sacerdote expresó sus reservas de que el Consejo de Iglesias de Cuba se pronuncie sobre las iniciativas de la sociedad civil cubana para refrendar el derecho al matrimonio gay.

Según el pastor “el Consejo no ha abordado el tema y, desgraciadamente, tardará mucho en abordarlo”, y agregó que “no podemos olvidar que las iglesias en Cuba, como en muchos lugares alrededor del mundo, son conservadoras sobre el tema. Ese es el caso de las iglesias cubanas: las que están dentro del Consejo y las que no están”.

Vale aclarar que el Consejo de Iglesias congrega a varias denominaciones cristianas, pero no incluye a la Iglesia Católica, la cual, por su parte, sí ha dejado clara su postura de franco rechazo a que tales derechos para la comunidad LGBT cubana puedan concretarse.

No obstante, Oden Marichal hizo lo que él llamó “una declaración personal”, al expresar que si de él dependiera “hoy mismo estaría refrendado el derecho al matrimonio del mismo sexo. Esa es una opción y un derecho de las personas y de las parejas”. Leer Más…

El país que viene: ¿y mi Cuba negra?


Por Roberto Zurbano

NOTA DE PRESENTACION
Un refrán yoruba dice que perdiendo se gana. Reflexión, crítica y compromiso mayores he ganado en estos días, primero turbios y luego, esclarecedores. Hoy entiendo mejor a los sujetos, sus ideas y las posiciones con que, en la discusión, se definen ante el racismo. Al cabo de un mes se cuentan decenas de textos dentro y fuera de Cuba. Mis preguntas siguen siendo las mismas y mis convicciones más fuertes. Las respuestas se multiplican, se ramifican y alcanzan nuevos caminos en el debate. El texto original, en español, fue requerido más de una vez; en mi nota del 26 de marzo expliqué la causa que impedía publicarlo de inmediato: no fue un simple respeto al contrato sino también una respuesta moral al NYT.
Finalmente, traigo a la luz los textos prometidos: el original en español, tal y como lo envié, antes de ser traducido por el periódico y una traducción al inglés, más decente, profesional y respetuosa que la aparecida finalmente en el NYT; obra de la amistad y el compromiso con la causa antirracista. Estos son los textos y el itinerario que explican las distorsiones que he denunciado. Sobre las ideas originales sigo sosteniendo la responsabilidad y el ánimo de discutirlas dentro y fuera de Cuba.
Por ética, también, envío dichos textos a Afromodernidades, Desde La Ceiba, Negracubanateniaqueser y Observatorio crítico, blogs y boletines digitales de la isla que han dado digna cobertura a esta y otras importantes discusiones sobre la sociedad cubana contemporánea. Y también a Afrocubaweb, decano de los sitios online sobre el campo cultural afrocubano, donde, durante décadas, hemos hallado respeto, compromiso y profesionalidad sobre nuestros temas.
Roberto Zurbano
Callejón de Hammell, La Habana
26 de abril 2013

Un testimonio crítico desde dentro de la isla es también una forma de mirarse por fuera, desde el color de la piel, como si interrogáramos al futuro de los afrocubanos desde la crudeza de una Historia que… ¿se repite?

El cambio es la más reciente noticia sobre Cuba, pero para los afrocubanos es más un deseo que una realidad. En los últimos cinco años han desaparecido muchas prohibiciones absurdas que impedían hospedarse en un hotel, comprar un teléfono celular, vender su casa, abrir una empresa privada, viajar al extranjero, etc. A estos gestos llaman aperturas, pero no es más que naturalizar la condición ciudadana. Los resultados, no solo económicos, de tales gestos, traerán verdaderos cambios y que permitirán a Cuba salir de la Historia y entrar, de una vez, en el Presente. El Futuro se acerca veloz, desesperadamente, y en esa carrera van cayendo sueños y utopías compartidas hasta ayer por muchos cubanos.

A la apertura económica al sector privado, los negros llegamos en desventaja. Leer Más…

La teología de Francisco es la de Amós, más que la de Marx


Icono Cristiano-ortodoxo del Profeta Amós

Por Juan Arias

“El papa es más de gestos y símbolos, de ejemplos personales, de denuncias al poder, que de defensa de ideologías ultrapasadas”

A casi un mes de pontificado, los teólogos de la liberación andan un tanto desconcertados con el papa Francisco. ¿Pueden considerarlo o no como uno de ellos? De hecho las preguntas más inquietantes acerca del nuevo papa, el primer latinoamericano, cuna de la Teología de la Liberación, se refieren a su teología.

No es fácil encuadrar la ideología religiosa de Francisco. Los teólogos de la liberación, incluido Leonardo Boff, máximo exponente de dicha teología en América Latina, lo han recibido con un aplauso. Por ahora. Otros mantienen aún sus dudas. Lo cierto es que cada papa ha expresado un tipo diferente de teología. Ha habido papas tridentinos, tomistas, agustinianos, aristotélicos, enrrocados más en la teología que se elaboró tras haberse echado la Iglesia en manos del Imperio Romano y haber heredado de él pompa y poder, que en la teología pura y llana del evangelio. Que fue la de Francisco de Asís.

Las teologías de laboratorio, que mal rozan lo social se pierden en las famosas discusiones bizantinas y medievales, como la que pretendía saber si los ángeles tenían sexo.

La teología de Jesús de Nazareth fue doble. Con los pobres usó la teología de la felicidad: no soportaba su dolor ni les pedía que se lo ofrecieran a Dios para ganarse el cielo. “Curaba a todos”, dicen los textos sagrados. Y a los muertos los resucitaba. Multiplicaba el vino en las bodas para que siguiera la alegría y no imponía ayunos y penitencias a sus discípulos como hacía Juan Bautista. Con los poderosos, su teología era diferente. Usaba con ellos la teología de la “denuncia y del ejemplo”. Gritaba al rey “No te es lícito”. Y decía a los suyos: “Los que se visten de seda están en los palacios reales”. El vestía como los pobres. La forma que Jesús usaba contra lo que el marxismo llama de estructuras injustas, no era ideológica, ni de incitación a la lucha de clases. Era testimonial. Curar a un leproso, cuyas llagas eran vistas como castigo divino, era la mayor bofetada al poder tanto civil como religioso. Como lo era el lavar los pies a los apóstoles. O defender a la adúltera contra los fariseos que pedían su lapidación en nombre de la ley judaica.

Y Jesús poseía, en medio a su fuerte sentido de justicia hacia los arrinconados por el poder, una no menos fuerte fe en que Dios estaría siempre de parte de los últimos y no en los salones del poder. Dios sería siempre la garantía de los pisoteados por las injusticias sociales. La teología del papa Francisco parece nutrirse menos en la esencia de la Teología de la Liberación, que se inspiró, en su nacimiento, en la ideología social del marxismo que ve en las estructuras del poder la causa del mal del mundo.

La teología de Francisco se nutre más en la teología del profeta Amós, aquel pastor que ni siquiera pertenecía a la casta de los profetas y que fue quién con más dureza arremetió contra los mecanismos de explotación y opresión campesina llevados a cabo por los reyes opresores. Amós, sin embargo, arremetió tanto contra las injusticias sociales como contra los pecados de idolatría de su pueblo. Y para él, al final, como para Jesús ocho siglos después, Dios seguiría siendo el verdadero libertador de los oprimidos. No cabía en Amós, ni en el profeta de Nazareth, la moderna teología del ateísmo. Dios seguía siendo el centro de la vida: para castigar al opresor y para proteger al oprimido. Amós fue llamado el “profeta de los pobres”. Curiosamente como hoy Francisco es llamado el “papa de los pobres”. En esta vertiente, Francisco se enlaza con una parte de la Teología de la Liberación, que coloca como prioritaria la “opción por los pobres”.

Quizás se distancie de los instrumentos tomados por dicha teología del marxismo para luchar contra la injusticia social. No en vano, en sus conversaciones con el rabino Skorka, Bergoglio, le recuerda varias veces al profeta Amós y sus invectivas contra los poderosos de su tiempo y la defensa a ultranza de la justicia y de los perseguidos y “triturados” por el poder. Le dice Francisco al rabino que si los sacerdotes y obispos de hoy “usaran el lenguaje del profeta Amós” la misma Iglesia “se escandalizaría”, dada la dureza de sus palabras contra los opresores de los campesinos pobres de entonces.

A los teólogos de la liberación les gusta Francisco porque pide a la Iglesia que se “manche los pies de barro” en la búsqueda de los más desamparados. Quizás les guste menos cuando afirma que las ideologías, tanto del comunismo como el capitalismo, son igualemente idolátricas. El comunismo deifica su ideología absolutista y el capitalismo la explotación de los recursos, arrodillándose y haciendo que nos arrodillemos ante el dios del consumo. En ambos extremos, Dios aparece ausente.

En Francisco hay más evangelio que ideología; le interesan sobre todo las lágrimas de los oprimidos. Y Dios, para él, como para los profetas bíblicos, sigue siendo la garantía de esperanza libertadora de los pobres. Francisco es quizás más Amós que Marx, en su lucha contra las injusticias sociales. Para Francisco, la religión, vista y practicada en la línea del profeta Amós, no es el opio de los pobres sino su garantía de redención.

Es posible que las caravanas de pobres de América Latina entiendan mejor la teología “amosiana” de Francisco, enjugador de lágrimas y misionero de periferias, que la teología de la Liberación, que aún habiendo hecho la opción primordial por los pobres, sigue en este continente, más cercana a las clases pensantes que a las que luchan por el pan de cada día.

El arzobispo brasileño, Helder Cámara, gran defensor de los oprimidos, solía decir, criticando al poder: “Cuando doy comida a los pobres, me llaman santo. Cuando les pregunto por qué tienen hambre, me tildan de comunista”. Tenía razón. El problema es que hoy el comunismo está más preocupado en defender su poder y sus privilegios que en interesarse por qué hay aún gente que sigue pasando hambre. Quizás sea eso lo que advierta el papa Francisco que está inaugurando en la Iglesia una nueva teología, hecha más de gestos y símbolos, de ejemplos personales, de denuncias al poder con nombre y apellidos, que de defensa de ideologías ultrapasadas.

Publicado en El País (11 de abril de 2013)

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 405 seguidores

%d personas les gusta esto: