Archivo de etiquetas| autogestión

Bienvenidos compañeros señores capitalistas


Por Rogelio M. Díaz Moreno

En estos últimos tiempos, el gobierno cubano está de lo más contento o, por lo menos, sus medios de prensa trasmiten esa sensación, con unas noticias que en otros tiempos resultarían muy inusitadas.

Sitios como Cubasi y Cubadebate publican, eufóricos, detalles sobre la cantidad y magnitud de negociantes brasileños, chinos, mexicanos y de otras nacionalidades interesados en asentar negocios en la Zona Franca del Mariel. El mes que viene, el Parlamento cubano se reunirá en su primera sesión extraordinaria de la historia, para aprobar una nueva Ley de Inversión Extranjera. Los hombres de negocios estadounidenses y cubanoamericanos intercambian besitos con la cancillería en La Habana.

Recuerdo cómo me molesté mucho con una de esas noticias, relacionada con las obras del Mariel. El periodista refería, muy campante, cómo se había mandado a técnicos cubanos a Brasil, con los que más saben de esas cosas, para aprender de tecnologías y metodologías empleadas en la construcción de las obras que se iban a construir en el megapuerto cubano. Pocas líneas más abajo, se comentaba que la administración portuaria de las instalaciones cubanas (o cubano-brasileñas, o brasileño-cubanas, en realidad no sabemos) iba a ponerse en manos de una empresa de Singapur, porque era también de la que más sabe de esas cosas. El periodista no notaba ningún aire extraño en lo que exponía, pero yo me pregunto: ¿no podemos mandar Liboritos al extranjero –por ejemplo, a Singapur–para que aprendan a administrar y dirigir nuestros puntales económicos, pero sí podemos mandarlos a Brasil, donde aprenden a construir aquello que se va a poner luego en manos de otros?

Leer Más…

Pragmatismo, conciencia crítica y el amor interclasista en tiempos de actualización


Por Rogelio M. Díaz Moreno

En nuestra opinión, el discurso de actualización del modelo cubano de socialismo no engaña ya ni al más incauto. El gobierno aún lo repite, ya sea por reluctancias inherentes a divisiones internas o por no haber reunido todavía la desfachatez necesaria para dar el gran salto. Esto no quita que se avance, entretanto, en la creación y consolidación de las condiciones ideológicas y materiales para la transición.

Miren qué ejemplo más lindo tenemos por estos días de reunión internacional. Todos los medios y vocales del sistema entonan loas a la reunión de los presidentes de Latinoamérica y el Caribe, agrupados en la CELAC, en pachanga de cumbre habanera. Las cabezas gobernantes del continente, sin los Estados Unidos, hacen su evento y se dan abrazos y palmaditas. ¿Se puede tener algo en contra de esto?

Leer Más…

Más sobre asociacionismo irregular: un caso de buena salud


Por Rogelio M. Díaz Moreno

Poco después de publicar mi último libelo sobre asociaciones adelantadas en nuestro patio, me percaté que había pasado por alto la que más de cerca me toca. Enseguida le encontré un nombre adecuadísimo, fíjense: Asociación de Trabajadores (Paupérrimos) de la Medicina, o la ATRAPAME.

Enseguida se entiende de qué va el asunto. Somos el personal que labora en la atención médica, ya sean médicos, técnicos u otros profesionales. Como regla general, no poseemos ingresos regulares en moneda convertible y nuestros salarios en moneda nacional son un decir, en un país cada vez más caro y con menos subsidios; de ahí lo de paupérrimos. El esperado aumento de salario que se nos anunció, según mi cálculo, será apenas un ajuste de inflación según los precios al inicio de este milenio y los de ahora. Como en aquellos años ya estábamos bastante cerca del fondo de la pirámide socio-económica cubana, no se puede decir que hayamos progresado mucho.

Leer Más…

Asociacionismo irregular en Cuba: los adelantados del mercado


Por Rogelio M. Díaz Moreno

Como en casi todas partes, en la sociedad cubana ocurren fenómenos que se escapan de lo previsto y de lo legal. Sin el conocimiento de estos componentes, cualquier análisis de nuestra compleja situación resultaría incompleto. Para conocerlos a fondo es necesario, por otra parte, despojarse de ideas preconcebidas y moldes rígidos que, raramente, responden a la realidad. En este comentario voy a comentar someramente una especie de coordinaciones gremiales, irregulares pero no por ello menos sólida, que se han creado al margen de las políticas y autorizaciones del gobierno; idealmente, saldrá con una pizca de buen humor.

Cuando se lidia cotidianamente con el transporte en las calles de nuestra capital, se percibe rápidamente una de estas realidades, que podríamos bautizar como la Asociación de Choferes de Almendrones (1), o ACHA. La influencia de esta asociación es tal, que los precios de este servicio de transporte suben (con frecuencia) o bajan (rara vez, pero ha sucedido) de manera totalmente simultánea entre los límites del Cotorro y Playa Baracoa, o sea, en toda la provincia de La Habana y más allá también. Asimismo, existe un total consenso entre las rutas establecidas que estos vehículos pueden seguir. El investigador que se adentre un poco más que esta mirada, forzosamente superficial, podrá descubrir otras condiciones. Por ejemplo, el precio del combustible que se contrabandea por aquí y por allá; los términos de contratos mediante los cuales, los dueños de varios vehículos los alquilan a otros choferes; cómo se lidia con los inspectores y la ONAT y los policías en estas irregulares circunstancias y así por el estilo. El accionar de este colectivo de personas, no cabe duda, los distingue como una verdadera ACHA.

Otras personas que trabajan de no oficializado acuerdo son los que expenden mercancías en los mercados agropecuarios. El equivalente a una Asociación de Vendedores de Mercados Agropecuarios, o AVEMA, tiene una coordinación tal sobre las presentaciones y precios de las mercancías que parece de ciencia ficción, por lo sólidas y extendidas, para este país donde no existen esas redes de telecomunicaciones ni juntas de negociantes institucionalizadas a ese nivel. Obviamente, su actividad se ejerce en el más puro sentido de obtener las mayores ventajas para sus ventas, así que a los consumidores nos cuesta hasta el Ave María, el no disponer de una contrapartida para el caso.

Los que viajan más entre provincias pueden percibir una última alianza a la que quiero referirme, esta de carácter inter gremial. La podríamos nombrar como la Asociación de Conductores de YUTONG y Operadores de Paladares en Carretera, con la abreviatura ACONYUTOPAC. Esta perfecta simbiosis, semejante a nombre inca y establecida a nivel nacional, consiste en que los choferes de los autobuses proporcionan clientes a los restaurantes particulares y reciben su recompensa correspondiente, en efectivo o en especie. Los establecimientos gastronómicos pertenecientes al Estado salen muy mal parados, por no saber adaptarse a las circunstancias del mercado al que el Gobierno abrió la puerta y tendió la alfombra. A los clientes de pocos recursos tampoco les conviene este arreglo que encarece los viajes, así que ya será hora de que establezcan sus propias coordinaciones para defenderse como mejor aprendan a hacer. Y mejor no se pongan a esperar orientación o autorizaciones, como no las esperaron los anteriores porque, como en todos los casos, aquellos con la más enérgica iniciativa tendrán siempre las de ganar.

(1) Almendrón es un término coloquial cubano para los automóviles estadounidenses que se importaron a Cuba hasta el año 1960 aproximadamente.

Obreros griegos ocupan su fábrica para reabrirla y autogestionarla


Decidimos responder de esta manera al vernos sin trabajo, sin dinero y sin ayuda estatal. La factoria de cerámica VioMe, es la primera autogestionada del país

Por Héctor Estepae (Especial para EL MUNDO)

Salónica, 09/11/2013 – Seis años de recesión económica y casi 10 meses sin ingresos no han logrado acabar con la esperanza de Dimitris Nikolaidis. Sus recias manos apuntan hacia el cielo de Salónica mientras rememora más de un año de lucha: “Los griegos no podemos quedarnos en casa esperando a que Dios nos de algo. Ya lo hizo, y si no luchamos no vamos a poder cambiar nada”, explica el humilde electricista mientras suena de fondo la sinfonía metálica de una fábrica a pleno funcionamiento.

Dentro de sus grises muros trabajan sus compañeros. Desde hace unos meses, también son sus socios: Nikolaidis es uno de los 35 obreros al mando de VioMe, la primera fábrica “ocupada” y autogestionada de Grecia. Suyo es uno de los mayores ejemplos de aguante en el duro contexto de la crisis financiera helena.

A pesar de la reciente esperanza de recuperación producida por el acotamiento del déficit y la desaceleración de la recesión, la economía doméstica sigue resintiéndose por la bajada de salarios y el aumento de impuestos.

El desempleo, la cifra más temida, ha crecido hasta afectar al 27,6% de los ciudadanos. Ese escenario ha sido testigo de dramas como el aumento de los suicidios, pero también del florecimiento de alternativas a los sistemas de mercado y producción tradicionales como la de los obreros de Salónica: “Decidimos responder de esta manera al vernos sin trabajo, sin dinero y sin ayuda estatal”, expone Alekos Sideridis, otro de los trabajadores de VioMe.

Esas siglas son el acrónimo de Viomijaniki Metalleftiki. La fábrica funcionaba antaño como una filial de Philkeran-Johnson, el mayor fabricante griego de azulejos y materiales cerámicos para la construcción. Llegó a registrar hasta 2,7 millones de euros de beneficios en 2009 y 2010. La crisis acabó con la demanda y declaró una suspensión de pagos en mayo de 2011.

Sus trabajadores comenzaron entonces una lucha para mantener su empleo. La dirección de la empresa y el Gobierno desestimaron todas las alternativas presentadas por los obreros.

Entre ellas se contó una propuesta para comprar las acciones de la empresa. Desde su cierre la fábrica estuvo ‘ocupada’ por los trabajadores como modo de protesta y para evitar el robo de la maquinaria.

Fue en octubre de 2012, un mes después del fin del subsidio por desempleo anual entregado por las autoridades helenas, cuando establecieron una cooperativa de trabajadores bajo control total de la asamblea de obreros.

Hasta 35 de los 42 empleados de la plantilla decidieron hacerse con el control de la fábrica. Sus dueños no pasaban por allí desde el cierre y parecen haberse desentendido del lugar. Sí acudieron al juzgado para negarse a pagar compensaciones a los obreros.

Un problema de supervivencia

Esa salida fue para los trabajadores, según explican, la única posible: “Habíamos llegado al límite y el problema era la supervivencia”, enfatiza Sideris. No podían aguantar más: la cancelación de las pagas del paro les había abocado a la solidaridad de los vecinos. Quien podía les daba un paquete de espaguetis o un poco de dinero.

Hoy operan bajo la fórmula legal de un sindicato de trabajadoresy se organizan de manera democrática, sin jerarquías: “Cada uno está en su antiguo puesto de trabajo y hemos visto que las cosas pueden funcionar incluso mejor”, asegura Sideridis. Tienen presidente y tesorero, pero sólo por imperativo legal, aseguran. Su lema es “una acción, un trabajador”.

En febrero de 2013 comenzaron de nuevo la producción. Si pudieron hacerlo fue por el apoyo moral y económico de varios movimientos sociales no sólo en Grecia sino también en el extranjero, ante la aparente indiferencia del Gobierno y los sindicatos tradicionales.

La primera fase del plan de reapertura ha consistido en vender las existencias almacenadas. Los trabajadores quieren moverse ahora hacia la creación de nuevos productos con valor ecológico. La diversificación de la oferta de la fábrica es obligada debido al hundimiento del sector de la construcción en Grecia.

Todo ello lo están intentando conseguir con el importante hándicap de la falta de profesionales químicos: ninguno se quedó tras el cierre de la empresa. También afecta la difícil situación personal de cada trabajador después de un año sin ingresos por desempleo. Han debido sobreponerse a la oposición de sus familiares: muchos no entendían su forma de actuar. A pesar de ello han aprobado que si lo recaudado en estos meses excede sus previsiones, no se subirán el sueldo y utilizaran ese dinero para emplear a más trabajadores.

Por ahora están intentando vender sus productos mediante distribución directa en el punto de venta a través de los movimientos sin intermediarios surgidos en la Grecia de la crisis. Se quejan de que el Gobierno está intentando “estrangular” el proyecto negando las compensaciones de emergencia para desempleados sí desbloqueadas en otros casos similares a los suyos, pero aseguran que no se van a “rendir” ante el “chantaje financiero”.

El primer año va a ser crítico para la supervivencia de un sistema de autogestión cuya máxima expresión se ha dado en Argentina. El movimiento ha recibido el apoyo de conocidos activistas como Naomi Klein, protagonista de una visita a la fábrica el pasado 4 de junio. Varias fábricas cerradas de Grecia planean unirse a la iniciativa. El objetivo de los trabajadores de VioMe es extender la autogestión como una alternativa para intentar sortear la crisis del país.

Tomado de El Mundo

Trabajadores(as) de SOUTO, y Pueblo Organizado de la Población de Cordero en el Estado Lara, toman la Plan ta bajo el Control Obrero y el Poder Popular


Por Johan Rivas, noticias reportada por Rome A.
Prensa SR-CIT Venezuela./ Radio Comunitaria Tamunangue Libre 95.3 FM.

“…Es difícil a veces no emocionarse… “
http://socialismorevolucionario.org.ve/?p=4313

Ayer (Domingo 03/11/2-13), por la noche como ya se esta siendo costumbre, el camarada Rome de la Radio Comunitaria Tamunague, nos ha dado otra gran noticia; Y es de los compañeros y compañeras de la comunidad de Cordero donde se ubica la Planta de Pollos SOUTO. Donde un grupo de trabajadores que están resistiendo al cierre fraudulento que tuvo la planta en Agosto de este año, han tomado la determinación de tomar la planta en sus manos y colocarla bajo el control obrero y del poder popular, e iniciar su reactivación…
Durante esta Mañana del Lunes 04 de Noviembre del 2013, se escribe una página más de triunfo de la clase trabajadora Venezolana. Aquella que es subestimada por su rostro de pueblo, porque no sabe quién es Marx, Engel, Lenin, Trotsky. Aquella que por hablar atravesado y en lenguaje popular muchos “revolucionarios” le subestiman y hacen esfuerzo por disimular su rechazo.
Esa clase, que burócratas del gobiernos y oportunistas o “confundidos”, la acusan de lochera, economicistas, de servirse de carne de cañón para que la derecha tumbe un gobierno que se auto proclama obrerista.
Una clase social, que como decía el vejo Carlos Marx, no necesita ser marxista para comprender su rol y su peso en la sociedad capitalista.
Y con esto no despreciamos la teoría, pero si hacemos ironía con los que creen que la teoría es solo una reproducción mecánica y esquemática hacia la realidad social concreta; y no como decían los propios Marx y Engels, es un método científicos para transformar la sociedad, una guía de acción y no un dogma o recetario de cocina.
Esta clase social, que solo es tomada en cuenta muchas veces para adornar discursos grandilocuentes de revolución, radicalismo, socialismo, etc.
Hoy en un sitio de la Venezuela Profunda, en la población de Cordero, en el Estado Lara, Trabajadores, Trabajadoras y comunidad organizada en Comunas y Consejos Comunales, haciendo del populismo, la demagogia y el burocratismo, pedazos, y de la teoría revolucionaria una praxis/acción revolucionaria, toman la Planta de procesadora de Pollos SOUTO, la cual fue cerrada fraudulentamente por sus dueños y puesta bajo el control Obrero y el Poder Popular real.
Un gran paso y la segunda acción revolucionaria de la clase trabajadora y el pueblo revolucionario del Edo. Lara en menos de 2 semanas.
Primero, Interceramic C.A. y ahora Pollos SOUTO. Que contra viento y marea, sin apoyo del Estado, de los gobiernos Locales, Regionales y Nacional, sin Centrales Sindicales, ¡solos! los trabajadores y el pueblo organizado asumen la tarea de transformar el modelo de producción capitalista.
Un gran paso y un reto para todo el movimiento revolucionario socialista, que más allá de sus diferencias, debemos poner todas nuestra fuerzas para apoyar estas acciones y que estas se expandan por toda Venezuela y Nuestra América.
No es esta la única, ni la ultima acción de este tipo, realizada por la clase Trabajadora y el pueblo pobre organizado. Ya en el pasado no muy lejano, tuvimos las experiencias de Sanitarios Maracay, Inveval, Invepal, Sidor, Alcasa, Lácteos los Andes, Aceites Dianas, etc.
Algunas de estas experiencias han sido traicionadas y abandonadas, otras manipuladas y deformadas, pero ha quedado la experiencia en la clase trabajadora, de que sí es posible asumir la dirección del proceso de producción y por ende de la revolución económica y política hacia el socialismo.
Saquemos las lecciones de estas experiencias, llevémosla a SOUTO, Interceramic C.A, y unamos nuestras luchas y recuperemos las experiencias pasadas, convirtámoslas en realidades presentes e iniciemos el desarrollo de una Economía Planificada desde las bases del pueblo y los trabajadores, bajo el objetivo de las necesidades colectivas y no bajo el de la ganancia bruta de minorías sin importar el bien colectivo. Todo en armonía con el Medio Ambiente y con una visión de futuro y no de un inmediatismo reaccionario.
Fuerza Compañeros y Compañeras de Pollo SOUTO, nuestros Respetos y Admiración por su determinación revolucionaria. Vamos hacia la conformación una coordinación nacional de base de trabajadores, trabajadoras y pueblo organizado en lucha por una revolución y socialismo genuino, sin burócratas ni patrones.
¡Viva la clase trabajadora revolucionaria del Estado Lara!
¡Viva la clase trabajadora revolucionaria de Venezuela!
¡El socialismo es y será obra de los trabajadores, trabajadoras y el pueblo en lucha conscientemente organizados, y no de burócratas y vanguardias artificiales sin raíces en el movimiento social revolucionario!

Venezuela: Ascenso de luchas de Trabajadores, es Urgente la unidad de todas nuestras luchas


Prensa A Luchar SR-CIT, Venezuela.

Trabajadores, Trabajadoras, de SOUTO, LACTEOS LOS ANDES, KRAFT, PEDRO CAMEJO, entre otros, marcharon, este miércoles 23 de octubre, en el centro de Barquisimeto denunciando la ofensiva patronal y empresarial en contra de los trabajadores y el pueblo y su vinculación con la guerra económica que ha denunciado el gobierno bolivariano.

El CIT, a través de Socialismo Revolucionario y compañeros socialistas y revolucionarios del Estado Lara, hicimos actos de presencia en solidaridad y apoyo a la manifestación y su lucha. Esto son los primeros pasos hacia un Frente Nacional de Trabajadores en Luchas.

Acá Reproducimos, el panfleto que distribuimos para la manifestación, que recoge nuestra propuestas políticas en el marco de la actual coyuntura política del País y ante el ascenso de luchas de la clase trabajadora.

¡Es ahora o nunca, o unimos nuestras luchas o la burocracia y la derecha nos derrotarán!

IOSA, EDUCACION, SALUD, UNIVERSITARIOS, Pollos-SOUTO, BRAHMA, MONACA, PDVSA GAS, FUNDACOMUNAL, FACILITADORES DOCENTE DE LA MISION SUCRE, IPASME, SIDOR, CVG, ALCASA, VENALUM, FERROMINERA, LACTEOS LOS ANDES, DIANA, DIANCA, Etc.

Esto es parte del inventario de luchas obreras, de trabajadores(as) hoy en Venezuela. Todas ellas dispersas y sin una perspectivas más allá de la defensa de sus más elementales derechos laborales.

Atacadas por el Estado, criminalizadas y manipuladas. Con seudo dirigentes sindicales traidores que buscan más conciliar y Negociar con los verdugos de la clase. En vez de estimular y canalizar la fuerza y capacidad de sacrificio que ha demostrado la clase trabajadora en estas luchas, para ir mas allá y pasar de la defensiva a la ofensiva.

En momentos en que la burocracia roja, reformista y contrarrevolucionaria está traicionando el pueblo que les confió la dirección de un proceso revolucionario y de una derecha que cree que somos huevones y ahora quiere pescar en río revuelto diciendo que son la alternativa democrática y que acompañan nuestra luchas.

Hoy se hace más pertinente la necesidad de una unidad, no idealizada y creyendo que todos somos iguales y homogéneos. Si no una unidad política basada en nuestros objetivos y luchas comunes, por la necesidad de cambiar y transformar las actuales relaciones de poder y de explotación y producción de los medios de producción de las riquezas.

Somos el 99% de la población, generamos el 100% de la riquezas del país, pero las burguesías, sus empresarios, que son solo el 1% de la población, se apropian, roban, el 70% de ella.

En términos de su “aporte al PIB”, que se basa en especulación y explotación, solo aportan un 3%, y los trabajadores y el pueblo tenemos que conformarnos con el resto, 30% que tampoco controlamos; ya que es distribuido discrecionalmente por una burocracia que dice gobernar para el pueblo y los trabajadores.

Entonces, no se trata de Chavista o anti Chavistas. Pero tampoco caer en la trampa de sectores de la derecha que disfrazados de dirigentes sindicales, quieren involucrase en nuestras luchas pero con una perspectivas distinta a la de la clase. Es decir, no se trata de cambiar de un verdugo por otro, se trata de que los trabajadores y el pueblo en lucha entendamos que si no somos nosotros los protagonistas de nuestro propio destino, sencillamente estaremos condenados a seguir siendo esclavos del sistema burgués y capitalista que aun sigue intacto en nuestro país, pero tampoco es de esperar Mesías.

Proponemos a todos los sectores en luchas y las organizaciones revolucionarias que de una u otra forma les acompañan, a que organicemos un encuentro nacional por todas nuestra luchas.

Que hagamos un balance político de la situación actual bajo una perspectiva de clase, es decir no pequeña burguesa, intelectualoide, si no clasista, donde por encima de todo ego, personal o de grupo, este la unidad de acción revolucionaria.

En este encuentro, tendremos que debatir, proponer y acordar líneas comunes de acción y un programa mínimo de lucha que conecte las demandas básicas con las demandas estratégicas revolucionarias.

Es decir, combinar la lucha de SIDOR, por ejemplo, por las demandas reivindicativas, con la necesidad de un Control Obrero Revolucionario no burocrático y de desarrollar una Economía Planificada con todas las empresas nacionalizadas del Estado.

En este sentido, en el marco de lo que el gobierno llama Guerra económica, pero al mismo tiempo le da el cuchillo a la burguesía para que nos desangre. PDVSA es la generadora del 90% de las divisas que ingresan a la economía, pero la burguesía solo aporta un 3% y se lleva el 60% de estos ingresos en importaciones, estimulando la des-industrialización, la dependencia del petróleo.

Lo que es peor, es que el Estado Venezolano es quien le facilita todo este caudal de dinero para que sigan en su política de mantener al país en el atraso económico y en la pobreza de nosotros los trabajadores y el pueblo.

Por eso, que si el gobierno quiere dar muestra de ser revolucionario y socialista, debe pasar de las amenazas, la retórica, las acciones reformistas y conciliadoras, a la acción revolucionaria. Como por ejemplo, nacionalizar la banca y colocarla bajo el control de los trabajadores para que esta sea la base financiera, no de la burguesía si no de un nuevo modelo económico sustentado en las necesidades del pueblo.

Desarrollando una economía planificada centralizada y controlada por los trabajadores en pleno equilibrio con el medio ambiente.

Pero, como dijimos antes, está demostrado en la historia de las luchas de clase entre los trabajadores y el pueblo contra la burguesía y sus opresores, que si no somos nosotros, los explotados y oprimidos de siempre, los que tomemos la acción revolucionaria, sencillamente seguiremos en las condiciones en las que hoy nos encontramos.

Vayamos pues compañeros y compañeras sin sectarismo, sin ingenuidades, con madurez política, en fraternidad y solidaridad clasista y combativa, hacia ese encuentro popular y revolucionario que nos permita seguir avanzando.

No podemos permitir, que los avances que hemos logrados en estos años a pesar de las contradicciones del gobierno, las perdamos y, lo que es peor, que volvamos a la época del neoliberalismo. Las luchas del pueblo son para avanzar, evolucionar, no para retroceder. El mejor legado de estos 14 años, ha sido que el pueblo y los trabajadores se han demostrado a sí mismos que si somos capaces de hacer cambios y grandes transformaciones.

¡Demos nosotros(as) sin intermediarios(as), el golpe de timón!
“…tengamos diferencias, pero golpeemos juntos…” V.I.L.
http://socialismorevolucionario.org.ve

Observatorio Crítico entrega a la CTC nacional consideraciones sobre Anteproyecto de Código Laboral


En el día de hoy (15 de octubre), se entregó a nombre del Observatorio Crítico (OC) en la sede de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), un compendio de análisis, críticas y sugerencias de modificación al Anteproyecto de Código Laboral.

Está previsto que el citado Anteproyecto sea discutido en la próxima sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular. Por indicación de las autoridades superiores, que nunca están muy definidas para estos menesteres, se orientó discutirlo en asambleas de los sindicatos afiliados a la CTC en todo el país, durante un período que vencía precisamente este día 15.

La actividad y fundamentos del OC condujeron a sus miembros al natural involucramiento en este proceso de discusión, tanto en los centros laborales respectivos de cada uno, como en actividades y reuniones públicas, seminarios y actividad en los medios alternativos de divulgación, la blogosfera e internet. Como parte de este proceso, se elaboró en nuestro seno, de manera colectiva, democrática y consensuada el documento aquí referido.

El documento fue recibido por la compañera Xiomara Enríquez, de la esfera de Asuntos Laborales, y remitido a Mirta Daulinó, de la oficina de Atención a la Población, en la sede de la dirección nacional de la CTC. Recoge, de la manera más clara que fuimos capaces, el amplio diapasón de preocupaciones que nos provoca este proyecto, que ya han sido ampliamente comentadas en nuestros escritos.

Obviamente, no tenemos ninguna seguridad de que nuestros criterios sean tomados en cuenta por los artífices de este proyecto. Más importancia le otorgamos, de hecho, a la posibilidad de divulgar tan ampliamente como seamos capaces, nuestra postura en defensa de los intereses de las personas trabajadoras, aquella gran mayoría que no dispondrá de los poderes administrativos sobre centros económicos estatales ni privados. En este empeño acumulamos tropiezos, sorpresas, experiencias, encontramos colectivos y pensamientos afines, y esperamos contribuir al fortalecimiento de este tipo de movimiento en la sociedad cubana.

A continuación, reproducimos el texto que fue entregado esta tarde a la CTC nacional.

Anteproyecto de Código de Trabajo: Análisis, críticas y sugerencias de modificación

Redacción:
Deyni Terry Abreu
Yasmin Portales Machado
Dmitri Prieto Samsónov
Ramón García Guerra
Rogelio Díaz Moreno
(En representación del colectivo Observatorio Crítico de Cuba, observatoriocritico)

Observaciones generales:

En una República socialista, el Código del Trabajo debe considerarse uno de los principios rectores de mayor importancia, y su alcance marca lo relacionado con la vida de toda la ciudadanía. Más que cualquier otra ley, debe ser únicamente inferior en jerarquía a la Constitución del país, a la que no debe contradecir.

Es fundamental que este documento mantenga, proclame y defienda con la mayor firmeza, desde las primeras líneas y artículos, el principio de que el trabajo es un deber y un derecho de toda la ciudadanía, y la responsabilidad de toda la sociedad de velar por la existencia de posibilidades para cada quien de ganarse la vida decorosamente, realizando su aporte a la sociedad al tiempo que también se tributa a la realización personal.

Los derechos y deberes de quienes trabajan no deben diferenciarse según trabajen en el sector estatal o privado. El Código debe establecer una base de igualdad, de condiciones y garantías para toda la ciudadanía.

La manera que el lenguaje del documento se propone para incluir los géneros masculino y femenino no es la óptima. Mejor que decir siempre el trabajador o el empleador y advertir al principio que ello debe incluir ambos géneros, es emplear las expresiones trabajadores y trabajadoras, quien trabaja, empleadores y empleadoras, quien emplea.

Es preciso dedicar un apartado de este documento a relaciones de trabajo no remuneradas, las que abarcan el voluntariado y el trabajo reproductivo doméstico. En ambos casos debe quedar refrendado el carácter e importancia de estas labores, tan importantes como las del trabajo remunerado aunque no reciban una recompensa en salario. Deben quedar protegidos adecuadamente, incluidos bajo el paraguas de la seguridad social. Se considerará el caso de trabajo voluntario, con aporte de la ciudadanía de un barrio determinado, con recursos aportados por una o más empresas. También deben encontrar su lugar en el código las relaciones de trabajo remuneradas por sistemas distintos al salarial, como pudieran ser los basados en la repartición de utilidades (ya empleado fácticamente en algunas empresas gastronómicas por cuenta propia) y en diversos sistemas de Economía social, incluyendo las cooperativas. Si no hay aún posibilidad de regular taxativamente las situaciones jurídicamente relevantes derivadas de tales sistemas, debe preverse una reserva de ley, pero en ningún caso dejar fuera esas posibilidades por cuanto las mismas aportan nuevas dimensiones a la socialización de la economía.

El papel de los sindicatos en el Estado Socialista debe ser más activo que lo propuesto en este documento. En varios momentos la participación del Sindicato se limita a dar un parecer que será solamente oído, sin una necesidad perentoria de ser incorporado con peso decisivo en las distintas decisiones. Esto debe cambiar en todas las ocasiones en que aparezca.

Análisis por secciones y artículos:

Artículo 1: Contradice los artículos 14 y 21 de la Constitución, que proscriben la explotación del hombre por el hombre. Es necesario declarar, explícitamente, suficientes garantías para que el empleo de quienes trabajan por entidades empresariales privadas se realice con suficientes mecanismos de compensación -tales que, a pesar de que se establezcan nuevas relaciones de explotación en nuestro país, quienes trabajen reciban suficientes garantías de tipo laboral, social, etcétera-.
Por otra parte, la concepción de Estado a la que hace referencia es más propia de la Constitución cubana de 1976 que a la actualizada de 1992, necesariamente más moderna y acorde con los nuevos tiempos. Es correcto sin embargo que se añada el reconocimiento del trabajo como DERECHO de la ciudadanía, en consonancia con los instrumentos internacionales de DDHH.

Artículo 2: Este es un buen espacio para incluir el trabajo doméstico.
En el inciso (a), donde se definen las discriminaciones, es más adecuado decir percepción de racialidad en lugar de raza que, como se sabe, es un concepto erróneo y discriminador.
Es preciso mencionar explícitamente la discriminación por orientación sexual e identidad de género, puesto que, de no incluirse, parece que tienen menos importancia que el resto.
Es preciso, igualmente, incluir la discriminación por origen geográfico de la persona.
En el inciso (d), debe incorporar la participación popular en los cálculos del gobierno, para definir el salario mínimo. Debe establecerse que su valor no podrá ser nunca inferior al de la Canasta Básica.
El inciso (k) es sexista por su forma y enfoque. Deben reconocerse los derechos de paternidad responsable.
No es correcto pensar que se conceden, como si fueran privilegios. Las mujeres tienen derechos, simplemente, que se deben respetar.
En el inciso (m), eliminar la palabra estatal, para que se entienda que quienes trabajan tienen derecho a controlar la gestión de las empresas en todos los espacios, no solo en el estatal.
Entre este artículo y el siguiente, debe incluirse uno que busque asegurar la equidad étnica, de género y territorial en la estructura de empleo.

Artículos 5 y 8: Referidos a espacios donde el Código de Trabajo no se aplica igual. Es necesario establecer los límites en los que las instancias involucradas (Fiscalía, Contraloría, Aduana, MinFAR, MININT) pueden variar los preceptos establecidos y qué compensaciones deben recibir quienes trabajan en esos lugares a cambio de condiciones posiblemente más estrictas.

Artículo 9: Debe considerarse la posibilidad del autoempleo (tanto individual como colectivo), puesto que ahí se definen los sujetos de las relaciones laborales, y el autoempleado debe tener su personalidad jurídica establecida. Acá entendemos por autoempleo no el actual trabajo por cuenta propia que cuando intervienen más de una persona- suele enmascarar tanto relaciones de explotación salarial como otras igualmente deletéreas, de explotación familiar marcada por relaciones de género asimétricas, sino aquellas formas de gestión del trabajo humano donde quien(es) trabajan y quien(es) emplean corresponden a un mismo conjunto de una o más personas, coincidiendo así individuos trabajadores y emprendedores que formarían una sola entidad legal sin relación de subordinación por medio. También es un espacio útil para valorizar el trabajo doméstico-reproductivo. Se puede insertar un inciso 9-c), para reconocer los trabajos no remunerados como el doméstico-reproductivo y el voluntario.

Artículo 10: Quitar la palabra asalariados al final del párrafo 1, ya que también existen los trabajos voluntarios, reproductivos, etc.

Artículo 11: Es asimétrico al poner la responsabilidad solo sobre la persona empleadora. Añadir: Quien trabaja, los sindicatos y colectivos laborales tienen el derecho de hacer cumplir la legislación del Trabajo y de formular las demandas correspondientes ante quien emplea y los órganos competentes.

Artículo 12: Limita algo que el artículo 13 establece de una manera más general. Lo adecuado es entonces dejar solamente el artículo 13.

Artículo 15: Los incisos d) y e) debe estar más reforzados, para que se apliquen también al caso del trabajo en el sector no estatal.

En este capítulo II, debe insertarse un artículo para establecer explícitamente que las disposiciones sobre el derecho de quienes trabajan a organizarse en estructuras que les representen y defiendan sus derechos, son válidas en las todas las esferas privadas, estatales, domésticas, etcétera, por igual.

Artículo 24: (Capítulo III), eliminar el segundo párrafo. De hecho, debe prohibirse explícitamente el contrato verbal. En su lugar, para actividades eventuales, proponer el empleo de una proforma simplificada, previamente aprobada por el sindicato del ramo, con el cumplimiento de garantías mínimas.

Artículo 26: Inciso b), aclarar que no se pueden realizar contratos temporales para sustituir trabajadores que estén haciendo uso del derecho de huelga.

Artículo 30: Establece el empleo del Expediente Laboral. Debe eliminarse este documento que internacionalmente es considerado como invasión de la privacidad de quienes trabajan.

Artículo 31: Inciso c), da margen para la discriminación y contradice el inicio de ese mismo artículo. Además afecta la posibilidad de emplearse por primera vez a jóvenes. Debe eliminarse, y sobra entonces el último párrafo. El inciso b) también afecta las posibilidades de quienes son jóvenes. Debe eliminarse esa formulación.

Artículo 32: Debe modificarse, para que el jefe no pueda retirar arbitrariamente la idoneidad de quien trabaja, puesto que solo tiene que auxiliarse de un órgano asesor. El órgano asesor planteado no tiene un peso decisivo real, solo puede aconsejar, así que quien trabaja está en indefensión. Ampliar el peso decisor de los sindicatos y del colectivo laboral en general.

Artículo 34: En combinación con el Artículo 35: debe aclararse que quien emplea, debe hacerse responsable de organizar y costear los estudios de capacitación del personal que sean de su interés para el proceso productivo, en tiempo que cuente como de trabajo estándar, pague sueldo, acumule vacaciones. El estudio que sea solo de interés personal de quien trabaja, ese no será responsabilidad de quien emplea, pero estará cubierto por el derecho de pedir licencias sin sueldo, al igual que las razones deportivas o culturales que se mencionan más adelante en el documento. Se sustituirá la frase tiempo libre por tiempo fuera de la jornada laboral remunerada, pues si se trata de estudios, no es tiempo libre.

Artículo 37: No se protege suficientemente a quien trabaja de los traslados arbitrarios, ni de los efectos a largo plazo de situaciones de desastre que afecten por más de 180 días su puesto laboral.

Artículo 38: Aclarar lo que se entiende por Fuerza Mayor y se presta para contrasentidos.

Artículos 45-48: Deben incluir cláusulas de indemnización a quien trabaja cuyo empleo se elimina por decisión o a conveniencia de quien le emplea. Debe establecerse una pensión de desempleo y la obligación de la gestión de reubicación.

Capítulo VII, sección de Relaciones de Trabajo entre personas naturales
Las legislaciones de trabajo no deben estar separadas según esfera estatal o privada, en todo caso quienes trabajan deben estar protegidos por el mismo cuerpo de derechos independientemente de si lo hacen para un particular (entidad privada) o para el Estado. Especialmente el artículo 67, inciso b), es el peor ya que deja indefenso a quien trabaja, frente a quien le emplea, que le puede despedir a voluntad y sin otra obligación.
El despido de quienes trabajan en la esfera privada debe ser tratado con las mismas garantías que en la esfera estatal, con respecto a búsqueda de puestos para reubicación, recapacitación, pensión o indemnización del desempleado, posiblemente a cargo de la Seguridad Social con base a los impuestos que pagan quienes trabajan y quienes emplean. En todo caso debe preverse el rol decisivo de la organización sindical y de los colectivos laborales en general. Un detalle tremendamente importante que falta en el Anteproyecto es la exigencia a que entidades empleadoras no estatales estén obligadas a concertar convenios colectivos de trabajo con la totalidad de quienes laboran para ellas.

Deben crearse Órganos de Justicia Laboral de Base (OJLB), a nivel de Consejo Popular para que atiendan los reclamos y conflictos en la esfera privada, previendo los casos de pequeñas unidades económicas que se acojan a esta facilidad por no tener capacidad para unos OJLB propios, o bien prever la posibilidad de utilizar para tales litigaciones OJLBs ya existentes en entidades laborales geográficamente próximas, con la debida participación sindical.

Capítulo IX, sobre el régimen de trabajo y descanso.
Los días feriados o festivos, Navidad y Viernes Santo, favorecen en particular a la fe cristiana, lo que excluye a las religiones de otros orígenes como las afro-ancestrales. Esto es asimismo violador de la Constitución, que establece el carácter laico del Estado e impone la igualdad de tratamientos para todas las religiones en el artículo 8. Se impone un tratamiento equitativo de días feriados para los distintos cultos. En el caso de los cultos de origen africano hay varios días que se pueden proponer como feriados o festivos. Se puede solicitar el asesoramiento de los creyentes e instituciones como la Asociación Yoruba de Cuba, las organización de la religión Bantu, las fraternidades Abakuá, etcétera, para definir cuál o cuáles se deben poner en igualdad de condiciones con los de la tradición cristiana. Aun así, hay varias fechas de verdadero alcance ecuménico, como podría ser el 8 de septiembre en cuya celebración coinciden devotos católicos y afro-ancestrales, así como los días que conmemoran a San Lázaro y a Babalú Ayé; a Santa Bárbara y a Shangó; a San Francisco y a Orula, etc., las cuales podrían ser declaradas feriadas. El 27 de noviembre debe ser mencionado no sólo como Día de Duelo Estudiantil, sino como Día del Duelo Estudiantil y de la Descolonización Histórica en honor de los 5 héroes negros anónimos que dieron sus vidas por los estudiantes asesinados en la fecha, hecho que fue escamoteado por la historiografía burguesa colonizada.

Capítulo X, sobre salarios

Artículo 106: Cambiar oído el parecer de las secciones sindicales por incorporado el parecer de las secciones sindicales.

Artículo 112: Incorporar licencias educativas en el inciso f), que establece derechos a licencias deportivas y culturales. Lo educativo, obviamente, pertenece a lo cultural, pero hay que dejarlo explicitado.

Capítulo XI, sobre protección y seguridad.

Artículo 131: Cambiar oído el parecer del sindicato por incorporado el parecer del sindicato.

Artículo 136: La organización sindical no solo puede, sino que debe exigir el derecho a intervenir por quien trabaja en peligro en su puesto laboral.

Capítulo XIII

Artículo 162: La aplicación del sistema de Justicia Laboral establecido debe ser en toda Cuba, no solamente en las entidades estatales.

Artículo 167: La gestión de conflictos se debe tratar de manera más general. Lo adecuado será sacar el primer escalón de la gestión de conflictos fuera de las instituciones directas. Debe realizarse bajo la sombrilla de organizaciones sindicales a nivel municipal con papel de mediación. Esta instancia se pronunciará con vista a arreglo del conflicto. De no funcionar el arreglo se acudirá entonces a los tribunales.

Capítulo XIV, sobre convenios colectivos de trabajo.

Artículo 173: Llevar la negociación del Convenio Colectivo a nivel municipal, a cargo de las secciones sindicales municipales y de obligatorio cumplimiento en todo el municipio, tanto para la esfera estatal como la privada.

Artículo 174: Las estipulaciones del Convenio colectivo de trabajo se basará también en los planes económicos del Estado, los planes de los Órganos locales del Poder Popular y el criterio del Sindicato.

Capítulo XV, Inspección del Trabajo

Se creará una Oficina Nacional del Trabajo, adscrita pero no subordinada al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, con funciones de investigación e inspección, sin fuerza vinculante pero que emita certificaciones que autoricen la continuidad de la actividad laboral en el lugar.
Esta Oficina mantendrá estudios periódicos y públicos sobre el trabajo, que aborden las posibles desigualdades persistentes: perfil laboral por racialidad percibida, sexo, origen social o geográfico, orientación sexual e identidad de género, y otras discriminaciones que se puedan presentar, con vistas a su mejor análisis y enfrentamiento.

Consideración Final:
Consideramos que en su forma actual, el Anteproyecto del Código de Trabajo NO DEBE ser aprobado por la Asamblea Nacional de Poder Popular, por contener disposiciones que contradecirían la Constitución de la República y otras contradictorias entre sí, así como por pretender separar la esfera laboral en dos ámbitos distintos, con sus propias normas cada uno (estatal y no estatal) mientras a quienes trabajan les atañen un mismo conjunto de derechos sin diferencia de circunstancias del tipo de empresa (principio que debe aparecer explícitamente reconocido como prohibición a discriminar por ese causal).
Consideramos asimismo que debe ser ampliada la discusión del Anteproyecto, tanto a espacios institucionales de sectores sociales específicos (estudiantes: FEEM, FEU; mujeres: FMC; discapacitad@s: ACLIFIM, ANSOC, ANCI; grupos de intereses especiales: CENESEX, ARAAC; comunidades: CDR, Consejos Populares; empresariales: Cámara del Comercio, cooperativas; profesionales: ANEC, UNJC, UNEAC, UPEC, ACAA) así como en la prensa, de manera abierta y respetando la diversidad de criterios (periódicos Granma y JR, TV, Radio).
Debido a la trascendental importancia de este documento, que va a determinar los principios por los cuales se regirá la actividad laboral en los próximos años, y que influirá por tanto en la vida de todos los cubanos de una manera esencial, se debe someter a referendo para su aprobación o no, por todos los electores de la nación.

Defiéndanse contra… mis enemigos


Por Rogelio M. Díaz Moreno

Un nuevo corto audiovisual presenta, al ciudadano cubano, a proyectarse más activamente ante lo que se puede apreciar como maltrato en determinadas instituciones del Estado.

Toda la trama ocurre en el salón de espera de una institución indeterminada, donde una secretaria guarda el orden, atrincherada en un inexpugnable buró. Ante ella, un grupo de personas aguarda, presumiblemente, para realizar alguna gestión burocrática. Algo raro se aprecia en sus rostros, que tienen la boca borrada.

Una persona aparece por el fondo y hace entrega de un paquete a la secretaria. Obviamente, un soborno que le abre las puertas a la solución de su problema. Tan solo una persona de entre los que aguardan, único que no aparece con la boca borrada, se activa en contra de la alteración. Frota los rostros de los demás, lo que les devuelve a la normalidad. Los rescata así de la condición de ciudadanos indefensos al abuso, y pareciera triunfará al fin la justicia.

Cuánta desfachatez.

La tesis subyacente de este corto es que la principal causa del maltrato es la indolencia de los funcionarios de menor rango. Que el deterioro ocurre en el piso más bajo de la pirámide verticalista del sistema cubano, y que los ciudadanos interesados tienen el poder y el deber de arreglar el problema. Algo similar he visto publicado, respecto al tema de los timos a los consumidores en diferentes mercados de alimentos o mercancías industriales. La prensa oficialista insiste en que lo único que debe hacer el consumidor, para resolver su problema, es defender sus derechos a ese nivel.

Solo que no es así.

Empecemos con la suposición de que la secretaria, y el resto de los funcionarios de la institución del primer episodio, cumplieran disciplinadamente su papel en el último eslabón de una cadena institucional, sin aceptar sobornos o componendas. Los ciudadanos que allí acuden seguirán bastante indefensos frente a la parafernalia de leyes, resoluciones, circulares, prohibiciones, regulaciones, etcétera, que enyugan sus vidas con todo el peso de una burocracia totalitarista.

Añadamos a esto que los ciudadanos acuden a cada uno de estos lugares, a sabiendas de que tratan con poderes superiores. Que van a intercambiar con la fuerza del Estado, que siempre tiene la razón. Que las estructuras formalmente previstas para la reclamación contra abusos, están a cargo de los mismos intereses responsables por los abusos en primera instancia.

Enfrentarse personalmente al funcionario que tiene las llaves de la solución de tu problema es, entonces, una mala idea. Para colmo, los dolientes que acuden a la oficina no se reconocen entre sí, no se tienen por tanto confianza. Pueden imaginar, perfectamente, que los demás harán lo que puedan por resolver egoistamente su problema. Están atomizados, divididos, más allá del intercambio o el diálogo intrascendente o hasta indignado, frente a un abuso que se sufre en común. Es exactamente igual al dilema del prisionero. Y es el resultado de la imposición de un sistema donde predomina el más fuerte, desde una posición de poder establecida, o fomentada, o permitida por la gestión del mismo Estado.

Los funcionarios de la burocracia, los vendedores y administradores de mercados, los decisores ene temas de Vivienda, Comunicaciones, Salud, Educación, Empleo… manifiestan por demás una notable unidad. Por el contrario, las posibilidades de resolver mediante amistades, sobornos, etcétera, tienden cuñas de desunión entre los desiguales estratos de solicitantes, usuarios, clientes, estudiantes, pacientes… El héroe que saca en el mercadito su pesa para comprobar la mercancía es mirado con asombro y preocupación por posibles represalias. La persona trabajadora teme alzar la voz en el puesto de trabajo. El infeliz que no conoce a nadie ni tiene un peso para regalar un cucurucho de maní, languidece tras décadas de gestiones para que el sistema, al que ha dedicado una vida de trabajo, le arregle la azotea de la casa en peligro de derrumbe. Si acaso, alguien envía una carta a un medio de prensa que la publica con gran alharaca. Esto, en ocasiones, tiene la capacidad de generar una reacción puntual, pero no amenaza la continuidad del problema.

Ah, pero qué distinto sería si los consumidores, estudiantes, pacientes, solicitantes, no tuvieran reparos en acudir a una asociación de defensa de sus derechos. O fundarla, cuando lo que exista no satisfaga sus necesidades. Una red, o más de una, auto organizada por los interesados, horizontal y democrática, con el reconocimiento jurídico legítimo en cualquier sociedad que se precie de democrática. Independiente de los poderes del Estado-Gobierno, solo obediente al interés de la población, que es el interés de la nación.

No sería el bálsamo milagroso cúralo todo, pero la protección de los derechos de los ciudadanos tendría mucho que ganar con ese tipo de estructuras. Su actuar, a través de debates, reclamaciones, negociaciones o conflictos legales cuando no quede otro camino, obligaría a replantear las condiciones de atención a los trajinados de hoy. Condiciones que irían más allá del mero tramitar de una cuestión o mecanismo burocrático: se produciría el cuestionamiento mismo de la validez de esos mecanismos agobiantes, que restan libertad a la persona. Las instituciones del Estado-Gobierno tendrían que empezar a escuchar y acatar las voluntades populares, en cuanto a acercar la solución de los problemas de la vida cotidiana, en vez de fabricar otros.

Por supuesto, que unas estructuras así están muy lejos de los intereses de unos estratos autoritaristas interesados en mantener y perfeccionar su privilegiada situación. Tal amenaza es inadmisible. ¿La ciudadanía se encuentra insatisfecha por el nivel de los servicios que la acompañan? Eso también es una amenaza para las altas autoridades, pero no tanto como el empoderamiento de la ciudadanía. De eso nada. Que se desgaste el ciudadano, luchando desnudo contra el tenderillo y el inspector corrupto. Y así se matan dos pájaros de un tiro, porque ese inspector sobornable y ese tenderillo también perjudican la placidez y los réditos del dominio. Defiéndanse, ciudadanos, parecen decir. Pero, cuidadito: solo contra aquellos que también me representen problemas a mí; nunca contra mí.

Por suerte, esto no podrá ser siempre así.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 405 seguidores

%d personas les gusta esto: