LGBTI DE CUBA EN REBELDÍA NACIONAL


La Habana, 26 de julio de 2014

Los y las integrantes del Proyecto Arcoíris:

INCONFORMES con la respuesta a nuestra misiva al Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, ofrecida por José Luis Toledo Santander, presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales y Jurídicos del Parlamento y de la comisión que, por acuerdo del Parlamento, tuvo a su cargo la redacción final de la Ley No.116 Código de Trabajo.

PREOCUPADXS porque la comisión parlamentaria desconoció el sentido del voto de los diputados y diputadas, las propuestas del Presidente y Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, y del propio Presidente de la Asamblea Nacional, de integrar de forma armoniosa al texto final las propuestas de modificación que realizaron varios integrantes, en especial las de Mariela Castro Espín, para incorporar el principio de no discriminación por identidad de género y seroestatus frente al VIH/sida. Sigue leyendo

Publicado en Declaración, Denuncia, Diversidad sexual, Política, Solidaridad | Etiquetado , , , , , , , , | 3 comentarios

En mis 76 años: sueños rotos, fe y lucha


Por Félix Sautié Mederos

Crónicas cubanas

Aunque las expectativas de vida desde 1938, año de mi nacimiento (28 del mes de julio, lo que me hizo un Leo más) a la fecha, han experimentado un sensible incremento; considero que cuando traspasé el umbral de los 70 años de edad, y en este 2014 acabo de cumplir los 76, comencé a vivir una importante etapa de permanencia planetaria veterana por lo extenso y muchas veces intenso de mi existencia terrenal que inició en medio de guerras fraticidas y sus amenazas para todos, tanto para los que estaban implicados de una forma u otra como los que nos encontrábamos más lejos. Específicamente, me refiero a la Guerra Civil de la España de nuestros ancestros y a los inicios de la II Guerra Mundial, en aquellos finales de la década de los 30 e inicio de los 40 del siglo pasado, pero aún más explícitamente, lo planteo con toda crudeza porque, desde entonces, han sido muy pocos los tiempos que he experimentado sin la preocupación de alguna guerra y casi ninguno sin ver o incluso sufrir engaños, explotación, traiciones, injusticias o crímenes que aunque no me hayan afectado directamente, golpearon con fuerza mi sensibilidad humana en lo más profundo de mi Ser Interior, porque según expresó José Martí y lo parafraseo, verlos en silencio es tanto como cometerlos, lo que ha hecho de mi mundo y de mis ámbitos existenciales un valle de lágrimas, como se expresa en la Salve.

Desde hace algún tiempo a esta parte, en cada nuevo cumpleaños he publicado una crónica como si fuera la última vez que lo hago, contentiva de mis sentimientos, así como del recuerdo y el recuento de mis alegrías, anhelos, angustias, dolores y sufrimientos existenciales; que hoy cuando las coloco una detrás de otra y las comparo, constato que expresan una constante existencial de sueños rotos, hijos y nietos dispersos por el mundo, fe en Dios y en la vida, con una voluntad de lucha inclaudicable sin darme por rendido; pero reconozco que continúo atrapado en medio de grandes incertidumbres y desengaños, que incluyen miedo por el presente y el futuro porque el miedo es y se hace intrínseco en los seres humanos, querámoslo o no, aunque seamos capaces de desafiarlo y seguir adelante. Vivo, pues, una realidad de miedos inducidos que tengo que enfrentar permanentemente para no ser vencido por lo acontecimientos cotidianos que se encuentran cercados por verdaderos muros de orejas sordas, bocas mudas e insolaridades humanas, las que se extienden como si fueran plagas que día a día desarticulan y desestructuran a la Nación Cubana. Comprendo que ya no me queda mucho tiempo como para pasarlo por alto y tengo que decirlo con toda la claridad que me es posible, con independencia de que a algunos no les guste oírlo y traten de excluirme más de lo que ya me encuentro por atreverme a escribirlo y a publicarlo. Quizás, hacerlo con toda crudeza sea una prerrogativa de la ancianidad que no voy a desestimar.

Pienso que lo que he expresado en el párrafo anterior al respecto de los silenciamientos, así como de los oídos sordos y de las bocas mudas, posiblemente sean de conjunto la principal culpabilidad histórica de los responsables y causantes directos de los atolladeros que estamos viviendo; y hablo de los principales responsables porque, en definitiva, considero que todos tenemos responsabilidades concretas, unos por perpetrarlo y otros por aguantarlo en silencio y sin hacer algo para impedirlo. En este orden de cosas, no me considero exento de culpas porque, como he expresado muchas veces en mis crónicas y escritos, debo reiterar que en los procesos que he vivido desde finales de los cincuenta a la fecha, me considero que he sido victimario y víctima, y trato de rectificar mis errores que reconozco perfectamente. Pero deseo añadir, que los que silencian y amordazan la expresión de las realidades que estamos viviendo con el uso de sus poderes conferidos, adquieren una mayor responsabilidad con la Historia que nunca los va a absolver y serán muy difícil de perdonar, porque incurren en verdaderas faltas de lesa humanidad, aunque no hayan matado a nadie en particular.

Jesús resumió la Ley de Dios y de los Profetas en dos mandamientos: amor a Dios y amor al prójimo como a tí mismo. En tanto que Juan, en su Primera Epístola, expresó al respecto y parafraseó: que si me dices que amas a Dios que no ves y no amas a tu prójimo que sí ves, te digo que es mentira. Por tanto, el perdón será muy difícil para quienes con terquedad y soberbia, sin escuchar a los demás, actúan contra las personas en particular y del pueblo en general. Esas actitudes negativas podrán durar mucho tiempo o incluso sobrepasarnos en nuestras más amplias esperanzas de vida, pero sus consecuencias en justicia, llegarán siempre ya sea en la tierra, o por el juicio de la Historia o incluso después del peregrinaje que todos, sin excepción, realizamos por la vida hasta un tope existencial que nadie podrá eludir por mucho que sean su poder y su autoridad temporal. El olvido, la condena y el desprecio serán las improntas que la Historia va a imponerles sin que nadie pueda eludirlas tampoco.

Me siento profundamente conmovido en mis 76 años escribiendo crónicas y artículos que recogen mi voz que clama en el desierto y mis esfuerzos que aran en el mar, cercado por las sorderas y los silencios de los que de una de las partes están obligados a escuchar y a manifestarse; y también por los bloqueos y guerras encubiertas de la otra parte enfrentada, pero todos a una en contra del pueblo de a pie que es quien paga todas (y valga la redundancia) las consecuencias. Además aún vivo como cuando nací en 1938, en medio ahora en el 2014 de nuevas guerras planetarias de primera y cuarta generación, con grandes matanzas de civiles inocentes, como el caso de la Palestina martirizada, más allá de los posicionamientos políticos de cualquier índole, ante las miradas impávidas del mundo en que me encuentro enclavado. No obstante, sigo adelante en mis esfuerzos hoy baldíos pero con fe en Dios y en la vida, porque nunca ha llovido tanto que no escampe. ¡Quienes tengan oídos para oír, oigan!

Así lo pienso y así lo expreso con mis respetos por las opiniones diferentes y sin querer ofender a nadie en particular.

Nota Final: Cuando revisaba esta crónica para enviarla a POR ESTO!, recibí una llamada telefónica de una sobrina mía quien me informó que mi hermano Francis acababa de morir físicamente porque su corazón no había resistido más. De nuevo me cruzo con la muerte cercana que, poco a poco, me va dejando solo. Aquí la espero, con fe en Dios, y lucha por la vida. fsmederos@gmail.com

Publicado en Por Esto! el lunes 28 de julio del 2014.

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=341161

Publicado en Política | Etiquetado , , | Deja un comentario

El lenguaje idealista como herramienta de la reacción (II Parte)


Por Rogelio M. Díaz Moreno

Los fenómenos apenas esbozados al final de la parte anterior de esta entrega son los que consolidan la mentalidad de que la persona triunfadora es aquella que se eleva en poder económico y de consumo por sobre sus semejantes, sin importar mucho los medios empleados para llegar allí. Estos mismos fenómenos –a los que habría que oponerse– constituyen los más draconianos obstáculos al florecimiento de valores propios de una sociedad en sus antípodas. Como manifestaciones de capitalismo que son, fomentan la enajenación social; el consumismo como medio de intentar escapar de la frustración que representa permanecer del lado estrecho del embudo; la naturalidad del presumir los más altos estatus de consumo, de fama mediática, etcétera, como medio de una deseable ascensión social. Estos (anti)valores son funcionales a ese tipo de sistema, y se retroalimentan con él.

Las personas cuyas profesiones se asocian con el mayor valor humano, como la medicina o el magisterio, en este tipo de sociedad quedan sujetas a los mismos condicionantes que todas las demás. Tendrán una trascendencia y se harán de una valoración en la medida en que respondan al criterio de éxito predominante, que requiere alto poder adquisitivo en el mercado para satisfacer sus necesidades materiales, recreativas, espirituales, etcétera. No vivirán, pobrecitas, en una campana de cristal, protegidos del resto del mundo profano. Su capacidad para potenciar conductas, éticas y estéticas progresistas quedará muy limitada por el reducido reconocimiento de estas corrientes.

Sigue leyendo

Publicado en Economía, Política, Solidaridad | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Cuadrar la caja


Por Félix Sautié Mederos.

Crónicas cubanas

Cuadrar la caja es una expresión muy popular en Cuba, de uso reiterado principalmente entre los jóvenes, que forma parte de la comunicación intersubjetiva de las personas para expresar que se van a poner de acuerdo dos o más en relación con algún asunto que les interesa en común. Esta es mi definición semántica de tan socorrida expresión popular que pulula en las calles, parques, escuelas, centros de recreación y hogares habaneros. Confieso que de los jóvenes que eran mis alumnos y de algunos de mis hijos, aprendí su uso y que su etimología viene de un símil de lo que realizan con las recaudaciones del día los cajeros en los comercios al final de la jornada para cerrarlos. Mucho he pensado en las últimas semanas sobre lo que nos sucede y sobre la cada vez más urgente necesidad de que se establezca un flujo de encuentro y de concordancias entre la población y el Gobierno, que nos permita enfrentar el conjunto de situaciones adversas subsistentes que empeoran día a día sin perspectivas de salidas adecuadas. En definitiva, pienso que Gobierno y pueblo tienen que cuadrar la caja, y que quien más poder real detenta, el Gobierno, es quien debería hacerlo posible en definitiva.

Tal como escribí en mi anterior crónica (1) las pocas informaciones que se publican sobre los resultados de la Economía nacional reflejan una constante que son los incumplimientos; y, en mi criterio, esa constante no habrá de eliminarse mientras que el pueblo no sea situado como sujeto principal del desenvolvimiento de la sociedad en su conjunto. Además es impostergable de que se cumpla con la imperiosa necesidad de que la población sea escuchada priorizadamente, así como muy tenida en cuenta; y, que para ello, se creen los mecanismos adecuados de participación popular directa y efectiva en los propósitos de desarrollo socioeconómicos y políticos del país, porque los que existen o no funcionan o no son verdaderamente efectivos.

En estas circunstancias, cuando se observa y compara la situación cubana del momento, incluso teniendo muy en cuenta las verdaderas afectaciones del Bloqueo genocida a que estamos injustamente expuestos, con el ingente panorama en pleno movimiento y lucha que se presenta en nuestra América Latina, en los pueblos agrupados en el ALBA, UNASUR y la CELAC, recibimos la impresión de que en cambio en nuestro país se manifiestan improntas de retraso y de un nuevo tipo de inmovilismo que se ha estado desarrollando a un ritmo de una lentitud conservadora que no acaba de cuadrar la caja con una población que envejece rápidamente, que engrosa una diáspora creciente de jóvenes que buscan su futuro fuera de nuestras fronteras; y, que en general, se enfrenta a una muralla de orejas sordas y labios enmudecidos como ya he planteado en otras ocasiones y tengo que reiterar en esta Crónica Cubana.

Pues bien, en las actuales circunstancias, eso de cuadrar la caja con el pueblo, es lo que no va a ser posible mientras que los oídos del poder estén cerrados y no oigan los clamores y las angustias que en el día a día viven las personas; y, en cambio se continúen emitiendo y poniendo en vigor decisiones inconsultas e impopulares que lo que logran es darle más vueltas a la tuerca, hasta que se parta según otra expresión muy popular también.

Me refiero entre otras cuestiones más a las nuevas regulaciones aduaneras, que hacen pagar culpas a justos por pecadores, mezclando las necesidades de la población con una política dirigida a regular las importaciones comerciales que necesitan realizar los cuenta propopistas para desarrollar sus negocios, quienes se enfrentan a la no existencia de un mercado mayorista que los provea, mientras que los comercios estatales funcionan con desmedidos márgenes comerciales y se encuentran desbastecidos en alto grado, sin tener en cuenta que precisamente por parte del Gobierno no se han creado los mecanismos tan necesarios del comercio mayorista no existente.

O sea que la población paga culpas por partida doble por causa del problema creado, porque se les restringe sus posibilidades de hacer compras para solucionar sus necesidades durante los viajes que pueda realizar, así como recibir el envío de ayuda por parte de sus familiares y amigos. Por otra parte, cuando acude a los comercios estatales además de ser atendido con mucho maltrato en una espiral galopante, no encuentra lo que necesita y cuando lo encuentra deberá pagar un desproporcionado precio.

También podrían ser causa de preocupación algunas declaraciones realizadas por funcionarios en el sentido de la repitencia de viajes en las personas y los análisis que se han realizado en este sentido sobre el uso aduanero para la exportación que califican como comercial. Porque si bien en esos casos incluyen a los que se han dedicado a la importación con carácter comercial, también plantean determinados visos de cuestionamiento a los ciudadanos que en uso de sus derechos, necesidades y posibilidades realizan viajes al exterior con determinada frecuencia; y que por tanto, pueden ser confundidos con los que son cuestionados por reincidencias en sus importaciones calificadas como de carácter comercial. Ese tipo de declaraciones públicas en Cuba crean precedentes para el trato de las personas, especialmente en determinadas circunstancias de indefensión debido al lugar en específico, al momento y a la circunstancia concreta, (valga la redundancia).

Con estas improntas no se va a generar confianza ni credibilidad y con esas carencias de comprensión no será posible avanzar para solucionar los problemas subsistentes en la sociedad cubana contemporánea. Todo ello contradictoriamente, da la impresión de que se está reviviendo aquella expresión tan usada en los primeros años de la década de los cincuenta del Siglo pasado, de darle candela al jarro, hasta que suelte el fondo.
Esas son mis preocupaciones que así las pienso y así las expreso abiertamente con el propósito de que se busquen soluciones efectivas para cuadrar la caja con el pueblo, con mis respetos para el pensamiento diferente y sin querer ofender a nadie en particular.

(1) Ver La constante de los incumplimientos en POR ESTO! Sección de Cultura del jueves 17 de julio del 2014,

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=33&idTitulo=338749.

fsmederos@gmail.com

Publicado en Por Esto!, Sección de opinión, el lunes 21 de julio del 2014.

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=339584

Publicado en Política | Etiquetado , | 2 comentarios

El lenguaje idealista como herramienta de la reacción (I Parte)


Por Rogelio M. Díaz Moreno

En los últimos años se ha podido presenciar este fenómeno al que me quiero referir. Incluso quienes carezcan de autoridad en materias filológicas y no sean, como yo, más que aprendices de marxistas, pueden notar la aberración. En los medios públicos, el discurso político oficial, medios de prensa y televisión, y en los espacios de los pensadores oficialistas como blogs o columnas de los tabloides circulantes, predomina un lenguaje que tiene poco que ver con una concepción revolucionaria marxista.

Este panorama se evidencia mejor, en aquellas discusiones y arengas que pretenden reflexionar sobre los temas de valores sociales y culturales, modos de vida y de consumo, relaciones sociales y demás dentro de esos géneros. Dicho de una manera intencionalmente simplificada, con este tipo de discursos los exégetas del establishment están muy dedicados a dominar los espacios de reproducción cultural, espiritual, y de convivencia social, o sea, los que lubrican la continuidad de la reproducción material del sistema.

Cualquiera que haya seguido, por ejemplo, las crónicas de Enrique Ubieta en su publicación de La calle del medio –también concentradas en sus libros como el reciente Ser, tener, parecer– puede apreciar cómo estos filósofos son animados por un intenso fervor. Este sentimiento los conduce a encendidos discursos contra algunas manifestaciones de consumismo; contra ciertas presentaciones de espectáculos públicos y mediáticos, y en defensa de determinados ideales o actitudes que se entienden como altruistas y opuestas al egoísmo. Muchos párrafos producidos por Ubieta, por su colega Iroel Sánchez, y otros escritores, en abstracto, no suenan mal. Todo el mundo estima grandemente, o dice estimar, a Teresa de Calcuta.

Sigue leyendo

Publicado en Economía, Política, Solidaridad | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 4 comentarios

La constante de los incumplimientos


Por Félix Sautié Mederos.

Crónicas Cubanas

Cuando se leen con detenimiento las informaciones sobre los resultados de la economía cubana que generalmente se publican al final de los semestres y de los años ya provengan del Consejo de Ministros o de la Asamblea Nacional del Poder Popular, como es el caso de las últimas semanas en la prensa local, que por cierto son breves y generalmente incompletas lo que he señalado en algunas crónicas anteriores (1), nos podemos encontrar con un conjunto de frases manidas, repetidas y justificativas que califican los constantes incumplimientos que se producen en los principales renglones de la producción y de los servicios, tales como: insuficiencias internas, bajos rendimientos, no llegada de los suministros en tiempo, deficiencias organizativas, condiciones climáticas adversas, baja productividad, indisciplina laboral, falta de sentido de pertenencia y últimamente desaceleración, incluyendo otras más similares o parecidas que sería extenso citar.

En este orden de cosas, se puede decir que los debates de la Asamblea Nacional del Poder Popular publicados en el periódico Granma del pasado 7 de julio, en un reportaje titulado Recuperar ritmos de avance que aseguren el desarrollo socialista sobre bases sostenibles e irreversibles no son ni mucho menos una excepción de lo que expreso; y creo necesario comentarlos brevemente porque pienso que si no realizamos un análisis profundo de las verdaderas causas que subyacen en el fondo de estos resultados y dialogamos entre todos en búsqueda de las realidades que caracterizan a la economía nacional, así como de las soluciones en consensos generalizados, realmente todo seguirá igual y se continuarán repitiendo hasta el cansancio los mismos problemas y las mismas justificaciones. Recurro a la experiencia reiterada durante hace ya largos años, sólo habría que hacer un poco de memoria para comprobarlo.

Las realidades y la vida son lo verdaderamente determinantes y no se pueden modelar voluntariosamente por mucho que se intente maquillarlas con frases acuñadas y ocasionalmente grandilocuentes, así como con el uso de la descalificación, la exclusión o el amedrentamiento de quienes intenten confrontarlas.

El asunto es que poco a poco nos hemos ido acostumbrando a todo eso, lo vemos como normal y se va desarrollando un verdadero conformismo rodeado de consignas cada vez más vacías; sin plantearnos las cuestiones que en mi criterio muy personal resultan esenciales en los procesos económicos, productivos o de servicios, como lo es tener muy en cuenta al factor más dinámico de los desenvolvimientos económicos, que son las fuerzas productivas y específicamente las personas que intervienen en estos procesos, las que muchas veces he repetido que se conciben simples fichas de un ajedrez político y social que puedan ser movidas libremente, sin tener en cuenta sus legítimos intereses, sus derechos humanos inalienables, así como el estímulo objetiva y subjetivamente verdadero para dinamizar su trabajo porque, como expresó Carlos Marx, el hombre antes de pensar en política pensó en comer. Esto parece que lo olvidan sistemáticamente quienes tienen que ver con el desenvolvimiento de la economía cubana, que piensan y actúan como si todo se pudiera resolver con sus propósitos, lineamientos, planes, procedimientos y medidas tecnocráticas sin la movilización ni el estímulo material y moral así como sin alcanzar el entusiasmo y la credibilidad de las personas en torno al Proyecto Económico del cual se pretenden recuperar los ritmos de avance que aseguren los desarrollos socialistas sobre bases sostenibles e irreversibles.

Precisamente cuando se plantean desarrollos sobre bases socialistas, está implícito el concepto de la participación más activa de las personas sujetos esenciales de una Sociedad Socialista porque lo contrario sería otro sistema distinto y no el que se proclama, tanto en las proyecciones, planes como en la ejecución sociopolítica y económica de la sociedad.

Si los proyectos y problemas no se hablan libremente, se consultan, se debaten, se informan y se le concede la más activa participación al ser humano en toda su extensión posible de acuerdo con sus intereses populares básicos en su conjunto, poco se podrá avanzar con consignas, medidas técnicas muchas veces impopulares o no, ni mucho menos con el uso de advertencias o amenazas de consecuencias a quienes sean incumplidores.

Hay de por medio un problema esencial de credibilidad, comunicación intersubjetiva, interrelación sistemáticamente cotidiana entre el pueblo y la dirección, así como de carencia de soluciones efectivas de los problemas esenciales e intereses básicos de la población; pero en esto se choca constantemente con una verdadera muralla conformada por orejas sordas y bocas mudas, por lo cual todo se desenvuelve a partir de un concepto de sálvese quien pueda o de resolver por cada cual, vocablo muy al uso y significativo en la Cuba de los últimos tiempos.

El pueblo para tener credibilidad y entusiasmo necesita del diálogo sistemático con el Gobierno, es imprescindible hablar con la población con respeto, sin descalificaciones ni advertencias severas, también es imprescindible que perciba resultados a favor de sus intereses básicos, que se tenga muy en cuenta sus preocupaciones esenciales; y, para ello ser escuchado con respuestas justas, coherentes y en tiempo, es esencial, porque no siempre todo se podrá resolver.

En mi criterio las dinámicas de gobernabilidad necesitan de una profunda reestructuración así como del respeto irrestricto por el libre albedrío y por los derechos inalienables de las personas; por ahí comienzan las soluciones y podría alcanzarse el entusiasmo por el trabajo creador de todos que es lo único que puede transformar la realidad subsistente. Así lo pienso y así lo afirmo con mis respetos por el pensamiento diferente y sin querer ofender a nadie en particular.

E-Mail: fsmederos@gmail.com

1) Ver ES CON EL PUEBLO, sin burócratas ni tecnócratas…, POR ESTO!, lunes 30 de junio del 2014, http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=335279

Publicado en Por Esto!, sección de cultura, el jueves 17 de julio 2014.

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=33&idTitulo=338749

Publicado en Política | Etiquetado , | 11 comentarios

Los amiguitos de Milton Friedman en el Parlamento cubano


Por Rogelio M. Díaz Moreno

Hace unos días, un activo comentarista de nuestra blogosfera ardía en santa ira contra aquellos que, en su opinión, encarnaban el espíritu del ideólogo liberal Milton Friedman. Me imagino que, si se ha mantenido al tanto de las informaciones de la prensa en estos tiempos, haya atravesado unos días de particular sufrimiento.

En estos días, precisamente, transcurrieron las sesiones estivales de la Asamblea Nacional del Poder Popular o Parlamento cubano. Normalmente, este indiscreto opinador mete sus narices en tales asuntos; honra esta vez igual costumbre, recuerda y relaciona por aquí y por allá. Los reunidos en la Asamblea, para no variar la tendencia de los últimos años, dieron continuidad a los procesos de reforma y de paulatina implementación del capitalismo en nuestro suelo.

Los capitalistas del todo el mundo, con la Cámara de Comercio de los Estados Unidos a la cabeza, están entusiasmados. Los integrantes de la actual clase élite gobernante cubana son los mejores propulsores del capitalismo en Cuba y tienen las mejores posibilidades para conseguirlo. Las maniobras realizadas figuran en sitios destacados de los manuales de doblez e hipocresía políticas.

Sigue leyendo

Publicado en Economía, Política | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Entre todos, Cuba Posible


Por Félix Sautié Mederos.

Crónicas cubanas

Entre todos, Cuba Posible

En múltiples ocasiones he escrito mis Crónicas Cubanas sobre la Revista Católica Espacio Laical en un largo seguimiento a través de los años desde su fundación y durante sus diversas etapas. Muy especialmente he coincidido con el proyecto Casa Cuba inspirado por el inolvidable padre Carlos Manuel de Céspedes, mi amigo de siempre a quien he apreciado en alto grado durante mi ya extensa vida y hoy cuando él habita en la Casa que no se Acaba junto al Padre Creador, lo venero con profundo sentimiento de admiración por lo que ha sido su vida ejemplarizante para todos los cubanos.

En este orden de pensamiento debo decir que he valorado en alto grado la labor realizada por quienes hasta hace muy poco tiempo han sido sus editores principales Roberto Veiga y Lenier González Mederos (1) quienes en estos momentos ya no se encuentran en La Revista y han iniciado una experiencia novedosa con el lanzamiento de un proyecto de espacio para el diálogo entre cubanos que ellos han denominado Cuba Posible con el propósito de aunar voluntades desde la diversidad, el respeto por la dignidad de la persona humana y el amor por Cuba. Este propósito aún se encuentra en la fase de implementación organizativa; y, muchos de sus amigos, esperamos que se pueda concretar cuanto antes.

Yo también me sumo a ese noble proyecto porque durante muchos años he escrito a favor de un diálogo entre cubanos, de todos con todos sin omisiones onerosas del cual solo se autoexcluyan quienes no deseen participar o no tengan nada que decir. En este sentido pienso con mi respeto por la opinión diferente y por la dignidad de la persona humana, que todos podemos dialogar entre cubanos desde nuestras propias posiciones por muy diferentes que puedan ser, con el ánimo de hacer posible a Cuba y de encontrarnos dentro de lo que el inolvidable monseñor Carlos Manuel de Céspedes soñó como la Casa Cuba de todos los cubanos sin excepción alguna; porque en definitiva todos (y valga la reiteración de la palabra), los que hemos nacido, vivido o adoptado como Patria del alma a este Archipiélago llave del Golfo de México y Antemural de las Antillas, somos hermanos como partes significativas del destino de la tierra más hermosa que ojos humanos hayan visto.

En Cuba posible deberíamos trabajar todos a una, para hacerla realmente posible con participación popular, con justicia social y equidad distributiva más allá de cualquier manifestación de autoritarismos, burocratismos y exclusiones de cualquier índole porque tenemos que forjar una República en la que realmente quepamos todos. Esos propósitos son los que me llevan a apoyar el nuevo proyecto planteado por mis apreciados amigos Roberto Veiga y Lenier González Mederos, a quienes les reitero una vez más mi solidaridad en los complejos momentos que caracterizan a su nueva etapa de vida.

En Cuba, lamentablemente hace algunos años que se presentan y generalizan actitudes de desentendimiento generalizado por las personas que en circunstancias aciagas de sus vidas atraviesan por momentos difíciles. Esas son aberraciones de la ética más elemental, que definitivamente deberíamos dejarlas a un lado y ser más solidarios entre todos para concertarnos a favor de nuestro presente y nuestro futuro y hacer realmente a Cuba posible en paz, democracia y desarrollo. Cuenten conmigo pues, amigos de Cuba Posible.
Así lo pienso, así lo afirmo con mis respetos por el pensamiento diferente y sin querer ofender a nadie en particular. fsmederos@gmail.com

(1) Ver Un desencuentro público, que nunca debió manifestarse en Por Esto!, domingo 15 de junio 2014.

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=332207

Publicado en Por Esto!, sección de opinión el lunes 7 de julio del 2014.

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=336670

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario

ES CON EL PUEBLO, sin burócratas ni tecnócratas…


Por Félix Sautié Mederos.

CRÓNICAS CUBANAS.

Sigo atentamente las informaciones sobre los resultados de la economía cubana; y en los últimos días he estudiado con detenimiento lo que al respecto se ha publicado en la prensa oficial sobre la Reunión del Consejo de Ministros, que según el Granma del pasado 23 de junio, Órgano Oficial del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, le tomó el pulso a la economía cubana.

Ante todo, debo decir que lo expresado al respecto en la prensa oficial, fueron muy breves y sintéticos comentarios sobre temas de incidencia y trascendencia decisiva para la sociedad cubana contemporánea, en los que considero imprescindible que el pueblo posea la más amplia información y sobre todo como soberano pueda participar con sus criterios. Resulta esencial en este orden de cosas en mi opinión, que las personas, sus necesidades y sus anhelos hayan sido tenidos muy en cuenta lo que poco se puede intuir de lo publicado y de la práctica concreta del día a día, tal y como le corresponde a un sistema que sea verdaderamente socialista; por ahí deberíamos comenzar siempre en nuestros análisis y criterios.

El secretismo y la descalificación de la crítica objetiva y oportuna con la excusa de que solo sean planteadas en las instancias que corresponden, las que por cierto se mantienen con los oídos sordos y muy pocas veces receptivas, es en mi criterio uno de los males que más inciden en las crisis que nos mantienen bordeando el precipicio por responsabilidad de los conceptos burocráticos y tecnocráticos que inciden cotidianamente en la economía cubana del momento actual.

Son mis propósitos en las lecturas y análisis que realizo al respecto de estas breves y sintéticas informaciones que de vez en cuando se publican en la prensa oficial cubana, encontrar asideros que den fundamento a mis esperanzas en los procesos de cambio, pero lamento no percibirlos, antes por el contrario choco con una muralla de incomunicación que se interpone entre las esperanzas y las realidades que cada vez son más complejas y preocupantes. Incluso intuyo en el texto publicado al que me refiero en esta crónica, pesimismos e incertidumbres implícitos expresados con un lenguaje que resulta críptico pero descifrable para un observador sistemático; y quisiera equivocarme en mis percepciones, pero cuando me asomo a las realidades las confirmo plenamente las crisis que percibo.

Realizo mis análisis e intuyo mis percepciones ubicándome desde adentro de un proceso por el cual he luchado ininterrumpidamente en búsqueda de la equidad distributiva, la justicia social y la mayor felicidad posible para el pueblo cubano. Nunca me pongo en la acera de enfrente porque siempre he pensado que el diálogo, la apertura al libre albedrío y colocar en primer plano al pueblo escuchándolo atentamente para tomar muy en cuenta sus reclamos, son la mejor opción totalmente factible y necesaria para que comiencen a solucionarse nuestros agudos problemas. Los que para algunos constituyen tabúes inmencionables porque según ellos mencionarlos, ayudaría a los enemigos; y como parte de sus inconsecuencias calenturientas, se dedican como se expresa en la literatura clásica, a eliminar al mensajero mediante la descalificación, la exclusión e incluso la represión por medio de las más diversas formas de hacerlo, lo que lejos de resolver algo lo empeora todo y cada vez nos arroja más al precipicio que con buen tino avizoró en una de sus intervenciones el Presidente Raúl Castro.

De acuerdo con todo lo que he planteado, quiero expresar que en mi criterio muy personal hay aspectos que son verdaderamente decisivos en el desenvolvimiento de los cambios, reformas y desarrollos en general de la economía cubana, que no son analizados y ni siquiera expresados en el breve análisis de prensa divulgado para información de la ciudadanía, que si bien no se puede saber si en la práctica concreta fueron planteados o no debido a la poca información aportada, considero constituyen lo esencial y determinante para que se puedan cumplir los planes previstos que por cierto alcanzan muy pobres resultados; así como para construir efectivamente un socialismo próspero y sustentable.

Me refiero específicamente a dos aspectos de primera importancia, que son poner verdaderamente a la persona al centro de todo, respetando su derecho al libre albedrío, así como su participación y su creatividad; y además actuar con una voluntad política a favor de la generalización y democratización de la ciencia y principalmente de la tecnología sin las prohibiciones, restricciones, cortapisas, ni las veladas criminalizaciones que sistemáticamente se están expresando mediante la identificación sutil y expresa de las nuevas tecnologías de la información con las ilegalidades y los delitos en general. Esta identificación de la tecnología con el delito se plantea con amplia divulgación social en las informaciones de prensa e incluso en los seriados de la televisión cubana.

Sin dialogar con el pueblo, sin verdaderos estímulos económicos y morales para aumentar la producción y la productividad y sin una mayor apertura a las nuevas tecnologías del siglo XXI, especialmente a INTERNET que hoy es decisiva en el desarrollo mundial, es muy difícil que se puedan cumplir los planes de la economía nacional y que los cambios que se plantean puedan realizarse efectivamente. Considero que no es necesario tener que escarbar mucho en los pocos resultados que se informan para encontrarse con estos problemas a los que me refiero. Lo que realmente necesitamos depende de una voluntad política muy definida a favor de los conceptos esenciales que he planteado y de disponerse a efectuar los cambios estructurales, económicos, políticos y sociales que verdaderamente se requieren, siempre en constante coordinación con el pueblo para construir un socialismo próspero y sustentable que nunca va a depender de lo que puedan realizar los burócratas y los tecnócratas. Es con el pueblo a calzón quitado con quien deben hacerse los cambios necesarios y los análisis de lo que se va alcanzando.

Así lo pienso y así lo expreso con mis respetos para el pensamiento diferente y sin querer ofender a nadie en particular. fsmederos

Publicado en Por Esto! el lunes 30 de junio 2014.

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=335279

Publicado en Política | Etiquetado , | 2 comentarios

Carta de Proyecto Arcoíris a Esteban Lazo Hernández


La Habana, 23 de junio de 2014

Año 56 de la Revolución

A: Esteban Lazo Hernández

Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular

Compañero:

La Gaceta Oficial de la República de Cuba acaba de publicar el texto definitivo de la Ley No.116 Código de Trabajo, y quisiéramos esclarecernos sobre los motivos de la ausencia en esta norma jurídica de elementos que muchas personas esperábamos hallar, luego de la discusión y aprobación de esta ley por nuestro máximo órgano legislativo, el cual usted preside.

Todo nuestro pueblo pudo ver por la Televisión Cubana el debate que sobre esta legislación aconteció en el Parlamento durante sus sesiones ordinarias de diciembre de 2013. Aquel análisis incluyó varias propuestas de la diputada Mariela Castro Espín, quien fue portavoz de un grupo de planteamientos hechos por trabajadores y activistas como parte del amplio proceso de consulta popular del anteproyecto de Ley.

Entre esas sugerencias estaba la inclusión de la identidad de género y el estatus frente al VIH como motivos por los cuales no resulta admisible discriminar a ningún ser humano en el ámbito laboral, dentro de los principios fundamentales que rigen el derecho al trabajo, en el inciso B del artículo 2 de ese cuerpo legal.

Sin embargo, a pesar del apoyo a esos pronunciamientos por otras diputadas y diputados, y de la intervención del primer vicepresidente cubano Miguel Díaz-Canel, quien abogó por tener en cuenta lo allí dicho y encargar esa encomienda a una comisión parlamentaria, esos dos aspectos no aparecen en la ley ahora publicada.

El asunto nos alarma no solamente porque ello implica un presunto desconocimiento de la voluntad expresa de varios integrantes de la Asamblea Nacional del Poder Popular, así como por lo grave que esto pudiera ser en relación con los principios y procedimientos democráticos que debieran regir el funcionamiento del Parlamento.

Pero incluso nos preocupa más la trascendencia humana y política de estas adiciones que fueron ignoradas sin explicación aparente, pues son las personas con una identidad de género trans las que más discriminación social y laboral sufren en nuestro país, y tampoco es un problema del todo resuelto el estigma y los prejuicios hacia las personas con VIH/sida, también en cuanto a sus capacidades profesionales y el derecho que les asiste a ejercer en cualquier tipo de empleo.

Por tanto, como ciudadanos y ciudadanas de este país, y también en nuestra condición de activistas por los derechos humanos y sexuales que defendemos la idea de una sociedad anticapitalista, revolucionaria y democrática, solicitamos una explicación pública sobre los criterios que siguió la mencionada comisión parlamentaria para excluir de la versión final de la Ley No.116 las citadas propuestas de modificación al proyecto de Código de Trabajo.

Agradecemos de antemano cualquier gestión que usted pueda realizar para responder con la mayor agilidad y total transparencia a nuestra respetuosa y cívica petición.

Saludos cordiales,

Integrantes de Proyecto Arcoíris. Colectivo LGBT, anticapitalista e independiente de Cuba.

Correo: proyectoarcoiriscuba.

Copia a:

Mariela Castro Espín, Diputada a la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba

FIRMAN:

Anabel Mitjans Alayon, La Habana

Diarenis Calderon Tartabul, La Habana

Francisco Rodríguez Cruz, La Habana

Isbel Díaz Torres, La Habana

Jimmy Roque Martínez, La Habana

Luis Rondón Paz, La Habana

Maykel González Vivero, Sagua la Grande

Myrna Rosa Padrón Dickson, La Habana

Norge Espinosa Mendoza, La Habana

Pedro Manuel González Reinoso, Caibarién

Sandra Alvarez Ramírez, La Habana

Yasmín Silvia Portales Machado, La Habana

Tomado de Proyecto Arcoíris

http://proyectoarcoiris.wordpress.com/2014/06/25/carta-de-proyecto-arcoiris-a-esteban-lazo-hernandez/

http://proyectoarcoiris.cubava.cu/2014/06/carta-esteban-lazo-hernandez/

Publicado en Acciones, Denuncia, Diversidad sexual, Política | Deja un comentario