Qué puede esperar Cuba de producirse un auge de la derecha en América Latina?


Por Rogelio Manuel Díaz Moreno

Varios analistas apuntan a un llamado “fin del ciclo progresista” en lo relativo a los gobiernos de América Latina. Países como Ecuador, Venezuela, Brasil, y otros, vieron durante los últimos 10, 15 años, triunfar en las elecciones a fuerzas políticas con programas sociales de corte anti neoliberal. Sin embargo, escándalos de corrupción, protestas callejeras y otros desórdenes asolan hoy a varias de estas sociedades.

Si nos ponemos estrictos, tales gobiernos nunca se movieron mucho más allá de un reformismo keynesiano. No cuestionaron los fundamentos del sistema capitalista y extractivista de tales naciones. Durante la época de crecimiento económico, tuvieron éxitos por la inversión en programas sociales. En tiempos de contracción, las contradicciones sin superar de sus capitalismos los ponen en serias dificultades.

Los medios de la familia del Granma minimizan estos problemas y, sobre todo, los achacan a maniobras de la derecha tradicional. En esto último no les falta razón, nada más lógico para la derecha que fastidiar a sus adversarios políticos de la izquierda. Las
explicaciones se le atascan un poco a estos medios oficialistas cuando no pueden explicarse el papel de la izquierda en Ecuador,
“confundida”, que no apoya al presidente Correa; o cuando tienen que ocultar que el nivel de aprobación de Dilma Roussef anda por debajo del 10%. Un periodista como Ángel Guerra Cabrera insiste en que no hay tal fin del ciclo progresista, sino una contraofensiva y golpismo de la derecha.
Seguir leyendo

Publicado en Economía, Política | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Incursiones profanas en un Mediterráneo tropical


Por Rogelio Manuel Díaz Moreno

Existe en nuestro país un ambiente de total confusión teórica, de falta de resortes de filosofía y economía política para comprender y analizar críticamente la realidad que impera en la sociedad cubana. No digo en los círculos académicos, pero sí en muchos medios de comunicación de masas, que luego se refleja en “la calle” y en los debates de café y pasillos, que forman luego el peso mayoritario o algo que se llama “opinión pública”. Las herramientas del marxismo que podrían iluminar este caos y ofrecer las pistas para su superación, están tristemente abandonadas, parte por indolencia, o tal vez por con premeditadas intenciones. Pues muy a pesar de lo que opina un bloguero afín al oficialismo, las doctrinas del capitalismo sí son programas, no lecturas a posteriori; las élites dominantes las estudian concienzudamente y preparan meticulosamente sus condiciones de aplicación.

Debe tenerse en cuenta una acotación importante. Mucha gente inteligente analizó y dedujo, en la época aquella de los bolcheviques y Lenin, que construir el socialismo es un reto colosal, que no era posible en una nación aislada y de economía tan atrasada como la rusa de aquella época. Ahora el panorama tiene algunas semejanzas, pero es incluso más difícil, pues el empeño partiría de una pequeña isla, a noventa millas de la mayor superpotencia imperialista de la Humanidad. Esto da tema para muchos ensayos, pero ahora apenas me quería centrar en un detalle del gran cuadro. Me refiero a la discusión que tenemos por acá más o menos todos los días, sobre los ingresos de las personas trabajadoras, la remuneración a través de los salarios, los precios y esas cosas.

Este articulejo, en particular, tiene su génesis en un puñado de conceptos, divulgados por los medios cubanos de estos tiempos, que me dieron vueltas por la cabeza hasta provocarme los mareos que ahora les voy a trasmitir.
Seguir leyendo

Publicado en Economía, Política | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

De acuerdo en dejarnos de tratar como enemigos, sin rencores, pero preocupado.


Por Félix Sautié Mederos.

De acuerdo en dejarnos de tratar como enemigos, sin rencores, pero preocupado…

CRÓNICAS CUBANAS,

Por Félix Sautié Mederos,

Después de 54 años sin relaciones diplomáticas, caracterizados por confrontaciones, agresiones y bloqueos, nuevamente se ha izado la bandera norteamericana en el Malecón de La Habana. Ha sido realmente un gran acontecimiento significativo de los Siglos XX e incluso considero que también del XXI, casi impensable en el pasado inmediato; quizás de los más destacados, que pasará a la historia de las dos américas. No exagero en esta apreciación que puedo plantearla hoy desde La Habana, donde viví la ruptura de relaciones diplomáticas con todas sus consecuencias posteriores y he acabo de vivir su restablecimiento con la esperanza de lo que podría significar. Confieso que muy a pesar de que siempre pensé que algún día con otras condiciones y circunstancias iba a suceder este restablecimiento, nunca llegué a considerar y ni siquiera a imaginármelo que lo iba a poder ver en vida; tal y como acabo de verlo y de vivirlo. Siempre lo había visto como algo que necesariamente iba a suceder, pero muy lejano en el tiempo; y, definitivamente sucedió, y me congratulo de haberlo podido apreciar hace algunos días desde mi Rincón de Centro Habana.

Las cosas del tiempo, del peregrinaje existencial y de la historia muchas veces nos sorprenden; y a mí personalmente me ha sorprendido este hecho que espero que sea para bien de la población y, que el posible mal que pueda continuar latente dado algunas intenciones enunciadas o más bien esbozadas, aunque continúe, tenga otras dinámicas menos agresivas, más soportables y que podamos continuar venciéndolo para que el pueblo pueda a su vez algún día vivir en paz plena y no tenga que soportar a “tirios” y “troyanos” unos contra los “enemigos” y otros a favor de ellos. Comprendo que quizás haya quien no me entienda, o quiera no entenderme, o tenga miedo entenderme, o su oportunismo le aconseje no entenderme en esta contraposición de tirios y troyanos que planteo; en definitiva lo lamento si no me entienden. Eso es un problema de ellos y no mío…

En las actuales circunstancias y coyunturas que estamos viviendo con la apertura de una Embajada norteamericana nuevamente en La Habana, así como con la visita a Cuba de un Secretario de Estado de los Estados Unidos, la primera en 70 años, marcan el inicio de una nueva era no menos compleja que la anterior, pero quizás más civilizada y vivible tal y como espero que sea, sobre todo si se respeta el planteamiento del propio Señor Kerry que me permito parafrasear porque concuerdo plenamente con ello, de que somos los propios cubanos los responsables de definir y realizar cualquier cambio que se produzca en Cuba.

En este orden de pensamiento debo decir abiertamente, que considero que nadie en particular debería cantar victoria ni asumirse como paradigma y/o vocero de lo realmente justo por causa de este restablecimiento de relaciones diplomáticas, lo afirmo así por respeto al pueblo cubano de a pie quien es verdaderamente en mi opinión, quien ha triunfado en este intermedio de tiempo muy parcial aún porque estamos ante un proceso largo y muy complicado; así ha sucedido por su resistencia ejemplar sin poderes, sin reconocimientos, siempre castigado por quienes han querido vencerlo por hambre y desesperación , mientras que otros, los burócratas que han sabido aprovecharse de la condición de “Plaza Sitiada “ en que hemos vivido desde aquella ruptura a la fecha, se han encargado de hacerle sentir su poder, su autoritarismo, sus inculpaciones y regaños constantes, unidos a su triunfalismo sin fundamento objetivo alguno que pudiera avalarlo, incluyendo sus desatinos que han empeorado las cargas de lo que por sí ya era muy pesado. Me refiero a las cargas del bloqueo externo que son intensificadas por causa de un bloqueo interno de prohibiciones absurdas, exclusiones reiteradas y atrasos al desarrollo científico-técnico que implican las nuevas tecnologías de la comunicación propias del Siglo XXI, no justificados por otra cuestión que no fuera mantenerse en las cúpulas de la sociedad contra vientos y mareas.

En estas mismas circunstancias que han surgido en la actualidad que comento, rechazo plenamente los rencores sostenidos que algunos han comenzado a manifestar desde sus concepciones de enfrentamiento a ultranza y ciego, como si ellos fueran los únicos que tuvieran la razón y la posibilidad de erigirse en jueces dueños de la verdad absoluta en capacidad de dictar sentencia “urbi et orbi” hacia quienes no piensan igual que ellos e incluso condenando también a quienes hemos entendido que las realidades son las realidades y que como se ha planteado no partimos de una actitud anti norteamericana, porque siempre ambos pueblos hemos sido y somos vecinos hermanados por la historia y la geografía, pero que en cambio nos afirmamos en un sentimiento antimperialista. Eso no es nuevo, de que muchos nunca hemos sido antinorteamericanos, pero sí anti imperialistas. Si hay quienes no lo sabían aún, sépanlo ahora porque ha llegado la “hora de los hornos”. Para ello debería recordarse la historia de las dos américas de conjunto porque la historia es la historia; y Nuestra América, está cuajada de intervenciones por la fuerza de los Estados Unidos en función de sus intereses imperiales, que nada han tenido que ver con su propio pueblo muchas veces discriminado y olvidado por sus propios gobernantes, lo que tampoco deberíamos olvidar.

Si la actitud del actual Gobierno de los EU es respetar el derecho de nuestro pueblo a la autodeterminación, bienvenidas sean relaciones diplomáticas; y estoy de acuerdo y las apoyo plenamente, aunque haya personas detenidas en el tiempo que no entiendan este pensamiento y las actitudes que le son consecuentes en los actuales momentos; porque la vida está en movimiento perenne y quien no lo comprenda así y no actúe en consecuencia, se quedará atrapado y prisionero por la historia de un pasado realmente oneroso, sin entender el presente y menos aún el futuro que se abre con este hecho trascendental.

Debo decir además, que si bien he confesado que todo me ha sorprendido y que no lo esperaba ver, también quiero añadir que estoy de acuerdo en que haya sucedido, y en que comencemos a transitar por la nueva etapa sin rencores ni odios malsanos que podrían corroernos por dentro si les diéramos razón de ser y/o alientos; pero también quiero añadir que me siento preocupado porque se abre ante nosotros un futuro muy complicado en el que no podemos darnos el lujo de equivocarnos porque podríamos precipitarnos definitivamente al abismo tan anunciado que hace tiempo estamos bordeando.

Pienso todo esto y lo planteo muy en especial cuando vivo en la etapa final de mi peregrinaje terreno, porque con 77 años cumplidos no podría esperar otra cosa que no fuera la culminación de mi existencia tal y como expresé en una de mis últimas crónicas publicada por mis 77 años (1) cuando afirmé que la mayor parte de mi vida ha transitado por un tiempo de sueños, breves y endebles realizaciones, dolores físicos y espirituales colmados por amargas frustraciones, que bien pudieran reiterarse de nuevo por causa de los tirios y troyanos de la nueva era; a quienes me he referido anteriormente.

En estas circunstancias antes de terminar mi crónica quiero expresar que estoy de acuerdo con algunas cuestiones que muy lucidamente ha planteado Dagoberto Valdés, sobre este proceso y cito: “…Es la hora de la serenidad, el discernimiento y el compromiso…Para que los cubanos dejemos de exigir a un Gobierno extranjero que le exija al nuestro lo que nosotros debemos exigirle. Y por otro lado, para que ningún gobierno, nunca más, considere como un derecho la injerencia en los asuntos internos de otro porque ha convertido el diferendo entre ellos en política doméstica….Dejemos de exigir a un Gobierno extranjero que le exija al nuestro lo que nosotros debemos exigirle.” (2)

Cuando lo que se expresa es objetivo, constructivo y positivo, debemos estar de acuerdo en ello con independencia de quien lo exprese; pienso que la política de “Plaza Sitiada” que tanto he reiterado con insistencia en mis crónicas y artículos ha quedado cada vez más obsoleta y contraproducente; y que todos juntos debemos disponernos a edificar algo que también he planteado muchas veces: una República donde quepamos todos, efectivamente con todos y para el bien de todos, como la soñó Martí.

Así lo pienso y así lo expreso, con mis respetos por el pensamiento diferente y sin querer ofender a nadie en particular. fsmederos

(1) Ver en Por Esto! EN MIS 77, por la esperanza y el futuro…, publicado el lunes 3 de agosto del 2015

(2)

(3) Revista Guanajay , contacto

Revista Ideal www.idealpress.com

Publicado en el periódico Por Esto! de Mérida, Yucatán, México el domingo 23 de agosto del 2015

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=423035

Publicado en Política | Etiquetado , , | Deja un comentario

¿Ahora sí llegó el fracking a Cuba?


Por Rogelio Manuel Díaz Moreno

Se veía venir, esa es la verdad. Se vuelve a demostrar que nuestro actual gobierno no pondrá obstáculos para cualquier operación, económicamente redituable, que desarrollen las corporaciones capitalistas. No importa cuán desventajosa sea desde los puntos de vista ecológico o social, ni tampoco cuán mal se haya hablado en los medios oficiales, previamente, sobre los malvados imperialistas que la pusieron en práctica primero.

En una entrega pasada, yo reflejé mi preocupación por la posibilidad de que aplicaran en nuestro país las técnicas conocidas como fracking. Los medios de prensa habían reportado, por aquel entonces, los detalles de una operación bastante parecida. Se trataba del yacimiento de crudo de Boca de Jaruco, donde existe una empresa mixta de Cubapetróleo (CUPET) y la rusa Zarubezhneft. Allí aplicaron entonces una técnica de rescate de pozos envejecidos, para recuperar sus niveles productivos. Como es sabido, la fracturación hidráulica, o fracking, consiste en inyectar agua en los estratos subterráneos de pozos de petróleo envejecidos, para reactivar su productividad. La única diferencia era que, en aquella ocasión, lo inyectado era vapor.

Pues bien, en la noche del pasado domingo 16 de agosto, el noticiero estelar de la televisión cubana incluyó un sugestivo reportaje. La novedosa técnica, explicó un ingeniero al público mediante las cámaras, consiste en inyectar vapor y agua en los estratos
subterráneos. El especialista reconoció, muy diplomáticamente, que esta operación debe realizarse con mucho cuidado, y que ha sido objeto de severas críticas a nivel internacional.
Seguir leyendo

Publicado en Economía, Evento, Política, Solidaridad | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | 1 Comentario

¿Quién dice que en Cuba no hay huelgas? Otro ejemplo de lo contrario


Por Rogelio Manuel Díaz Moreno

Oficialmente, en la República de Cuba no se producen huelgas desde que, en la década de 1960, la Central sindical única estableció un compromiso con el Gobierno a este respecto. A partir de esa fecha, el término de huelga se volvió como un tabú, un concepto exótico para otras latitudes, cuya invocación local acarreaba graves consecuencias.

Sobre las huelgas, existen muchas definiciones, elaboraciones, protocolos y prosopopeyas. En un diccionario de mi barrio, es cuando unas personas trabajadoras consideran que no se les paga lo suficiente por su trabajo, o los tratan demasiado mal; se les llena la cachimba de guizasos [1], y dejan el trabajo en rebeldía. La labor que desempeñaban queda interrumpida, y las pérdidas al negocio y las molestias a los clientes presionan a la patronal correspondiente. Puede que entonces se les haga caso, o que la patronal sea más fuerte y se imponga sobre los y las huelguistas, les obligue a volver o les sustituya por esquiroles.

Ha sido mi opinión que, a pesar de lo establecido oficialmente, en nuestro país se han producido movimientos huelguísticos en las últimas décadas. No exactamente igual que los de otros países, pero sí funcionan de una manera muy parecida. En el sector de la construcción, en el de la policía, en los de educación y salud, entre otros, se produjo un éxodo de las plantillas que obligó al Estado empleador, en algunos casos y siempre de mala gana, a hacer algunas concesiones. Seguir leyendo

Publicado en Economía, Evento, Política, Solidaridad | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Las cadenas contra Gilbert Man


Por Rodolfo Antonio Rensoli Medina

Una noticia que era comidilla común en mi Guanabacoa natal, explota mas allá de sus murallas de guano un personaje llamado Gilbert man es arrestado por estafar al medi care norteamericano, su ostentosa casa, un antiguo chalet en las afueras de la villa, era el comentario de turno en medio del silencio de las cosas tremendas.

Una casa remodelada al punto de hacerse clasificable en cualquiera de los barrios mas opulentos de la diversa ciudad dela Habana en un entorno de deterioro, preocupante, galopante, incalificable.

Guanabacoa atesora no pocas edificaciones de valor patrimonial que le han hecho ganar la condición de monumento nacional, no se hasta cuando, porque se esta cayendo a pedazos, tanto los edificios en manos del estado como los particulares que día a día pierden su faz colonial.

No son pocos los que trascienden universalmente por su relación con personajes históricos como José Martí pero existe allí, digo, es un decir, un edificio de singular importancia, llamado popularmente La Casa de las Cadenas se cuenta que por existir en sus puertas principales en tiempos de la colonia unas cadenas asidas a argollas de hierro (que llegué a ver) donde cualquier reo o esclavo que llegase a tocarlas quedaba inmediatamente libre, esto se debía, según la historia a que su propietario original fue acreedor del perdón real, gracia excepcional que otorgaba el rey (de España en este caso) y que fue concedida al ilustre señor por haber guarecido a la virgen patronal después que un nefasto ciclón derribara a la iglesia parroquial.

Como esta casa con este contenido histórico (más otros que no referimos), solo, existen se nos dice, dos más en el mundo, una en México y otra en Sevilla España.

Su avanzado estado de deterioro ha formado parte de la preocupación de muchos en Guanabacoa, quienes han tejido sueños sobre ella recuperada, como un hostal, o un centro cultural en una villa que bien lo merece, por su antigüedad, su carga cultural y las figuras tan ilustres que ha producido, al igual que Remedios, Santiago de Cuba o cualquier otra similar.

Como tan bien merecería una oficina del conservador o algo equivalente para detener el insoportable aniquilamiento de su cuerpo urbano principal.

Cierta vez dije a mis amigos de la farándula cultural de Guanabacoa que si la Casa de las cadenas se caía, yo no iba a visitar mas mi pueblo natal, imitando la actitud de los intelectuales franceses que se retiraron ante la imposición en Paris de la torre Eiffel.

Pero por causa inversa esto no será verdad, pero me faltara la vergüenza.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

ESTÁN EQUIVOCADOS SI NO COMIENZAN POR EL PUEBLO


Por Félix Sautié Mederos

ESTÁN EQUIVOCADOS, SI NO COMIENZAN POR EL PUEBLO…,

CRÓNICAS CUBANAS,

Considero que el hastío y la desesperanza no podrán abandonarnos en la medida que el tiempo vaya avanzando con un más de lo mismo, que algunos se encargan de tratar de mantenerlo vivo a toda costa; y que repiten con dogmática reiteración, haciendo las mismas cosas de siempre y planteando públicamente en sus vueltas y vueltas por una realidad que no cambia, las mismas expresiones grises cuajadas de palabras mágicas con las que pretenden que la producción aumente, que los servicios sean más eficientes, que se cree lo que ellos denominan sentido de pertenencia y que aumenten los niveles de disciplina social. ¡Pobre Carlos Marx!, no podrá tener tranquilidad en su tumba; si eso que dicen y hacen es aplicación del marxismo en la acción social y en la gobernabilidad cotidiana.

Así no habrá soluciones verdaderas en medio de los procesos que se han denominado de Actualización del Sistema, dentro de la cual estoy de acuerdo en que se han ido efectuando cambios, y reformas aunque muy insuficientes todavía en mi criterio, junto con la eliminación de algunas prohibiciones absurdas; no todas porque son muchas aún las que continúan vigentes, principalmente las que se derivan de la política de “Plaza Sitiada” que ve enemigos por todas partes y que se plantea un concepto autoritario, represivo y excluyente de la gobernabilidad. En estas circunstancias que trato de describir, los burócratas de la administración, la economía y la política se dan por satisfechos y cantan victoria con un nuevo triunfalismo que dicen que no es triunfalismo; y, que no puedo saber en realidad entonces ¿Qué es lo que realmente es?…; cuando afirman que todo va avanzando y que los niveles de cumplimiento alcanzan dígitos manifestados con números mágicos y abstractos derivados de la macro economía e incuso de lo que pudiera considerarse como la macro política, que en definitiva no se fundamentan en la realidad dura y cruda que atraviesa actualmente el pueblo de a pie.

Comprendo que mis párrafos anteriores son algo complejos, con muchos empalmes y continuación reiterada de múltiples situaciones que se encadenan dentro de un mismo tiempo, en una misma sociedad; por lo que no puedo expresarlas con una mayor simplificación, porque me resultaría entonces muy difícil de comprender lo que está sucediendo a partir de lo que se nos quiere explicar de que se trabaja por un futuro mejor. En este orden de cosas, entiendo que si no somos capaces de ver de conjunto el escenario en movimiento que se está manifestando y sobre todo compararlo con la versión edulcorada que se publicita por los medios masivos oficiales; además de que también cuando comparamos esa versión que nos quieren imponer de conjunto, con los sentimientos y anhelos que animan a la población que nos rodea, podríamos comprender mejor la realidad en que vivimos insertados y rechazar sus versiones edulcoradas. En mi caso muy especial, cuando hablo del pueblo que nos rodea, me refiero a mis vecinos de Centro Habana donde convivimos, y es lo que vemos todos los días, con las ruinas, los derrumbes, las basuras en las calles y las aguas negras corriendo junto a los contenes de las aceras, mientras que los inspectores de Salud Pública quieren controlarnos el interior de nuestras casas que seguro están más limpias que las calles y espacios públicos, incluyendo al policlínico del barrio. Entonces con estas realidades verdaderas y no digo ninguna redundancia, no podremos entender nada de lo que se nos informa, de lo que se plantea en los discursos y de lo que se expresa con las frases manidas y acostumbradas con que algunos conducen su actividad diaria de control y chequeo, según lo que se publica en la prensa local.

En estas circunstancias actuales, quiero decir que estoy de acuerdo con que se restablezcan las relaciones diplomáticas con Estados Unidos, con que nos visite el Secretario de Estado e incluso el mismísimo Presidente Obama; y muy especialmente con que se reciba con grandes manifestaciones de aprecio y de honores al Papa Francisco que bien se los merece en mi muy modesta opinión, porque para mí y uso una expresión muy popular para calificarlo: es un Papa fuera de serie, verdadero seguidor de Jesús de Nazaret. Todo eso es muy positivo e importante para Cuba, pero si no se erradica el autoritarismo, las exclusiones, los repudios y las condenas represivas de quienes piensen distinto, a los que se les desconsidera y se les trata como si fueran los enemigos representantes del mismísimo Lucifer, no habrá soluciones verdaderas; y todo continuará empeorando, en un declive rumbo al abismo que algunos no quieren ver ni reconocer.

Pienso que en realidad para donde verdaderamente hay que mirar ante todo lo demás que no niego su importancia, tal y como expresé anteriormente, en mi criterio es hacia adentro, hacia donde se encuentra el pueblo que día a día solo recibe maltratos y regaños; porque lo de afuera si logramos armonizar lo de adentro, podremos resolverlo de manera más expedita y por añadidura. Comprendo que para algunos que llevan tanto tiempo en su más de lo mismo, les será muy difícil entender lo que planteo; y entonces, para ellos en mi criterio muy personal, lo honrado y lo patriótico de que tanto se habla, sería hacerse a un lado definitivamente y abrirle paso a los que vienen detrás y son capaces de armonizar con el pueblo.

Finalmente quiero afirmar, negando con todas las fuerzas de mi Ser Interior al espíritu de Saturno que devora a sus propios hijos, que estoy de acuerdo con alguien que aprecio mucho y que tiene obra concreta (1), cuando en una reciente entrevista televisiva suya dijo algo que me atrevo a parafrasear porque concuerdo plenamente con su contenido, en el sentido de que en el futuro inmediato será necesario confiar más en la población y hacer un pacto social para afrontar los crecimientos de visitas de todo tipo que nos deparan los nuevos tiempos que parece que estarán cargados de turistas que aumentarán nuestras ganancias por causa del incremento de la recaudación turística que ello implica.

En este orden de pensamiento, afirmo que ¡Sin el pueblo no hay soluciones!…y que se equivocan los que consideren lo contrario. En esto como en otras ocasiones, reitero la frase evangélica de que ¡Quien tenga oídos para oír, oiga! Así lo pienso, y así lo afirmo con mis respetos para el pensamiento diferente y sin querer ofender a nadie en particular. fmederos

(1) Me refiero al Historiador de La Habana, Eusebio Leal en una entrevista que por TELESUR, le realizó hace algunos días la periodista Cristina Escobar.

Publicado en el periódico Por Esto!, de Mérida , Yucatán . México, El lunes 10 de agosto del 2015

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=420271

Publicado en Política | Etiquetado , , | Deja un comentario

Ni posible, ni necesario; probablemente, inmoral


Por Rogelio Manuel Díaz Moreno

Se termina la presente edición de los Juegos Deportivos Panamericanos. Y las autoridades deportivas cubanas andan muy angustiadas. Los pronósticos locales, precompetencia, pecaron por exceso de optimismo. La delegación de la mayor de las Antillas quedó en cuarto lugar global, por naciones. De tal suerte, el propósito oficial de mantener el segundo lugar no fue alcanzado.

“Todo el trabajo ha estado dirigido a mantener el segundo lugar”, había declarado, a Bohemia, director de Alto Rendimiento del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER). Una declaración similar había hecho el presidente de ese mismo organismo, Antonio Becali. En los días anteriores al evento, los medios oficiales cubanos amplificaban este tipo de supuestos, dados por seguros. Seguir leyendo

Publicado en Deporte, Economía, Evento, Política | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

¿Quién dice que en Cuba no hay huelgas? Otro ejemplo de lo contrario


Por Rogelio Manuel Díaz Moreno

Oficialmente, en la República de Cuba no se producen huelgas desde que, en la década de 1960, la Central sindical única estableció un compromiso con el Gobierno a este respecto. A partir de esa fecha, el término de huelga se volvió como un tabú, un concepto exótico para otras latitudes, cuya invocación local acarreaba graves consecuencias.

Sobre las huelgas, existen muchas definiciones, elaboraciones, protocolos y prosopopeyas. En un diccionario de mi barrio, es cuando unas personas trabajadoras consideran que no se les paga lo suficiente por su trabajo, o los tratan demasiado mal; se les llena la cachimba de guizasos [1], y dejan el trabajo en rebeldía. La labor que desempeñaban queda interrumpida, y las pérdidas al negocio y las molestias a los clientes presionan a la patronal correspondiente. Puede que entonces se les haga caso, o que la patronal sea más fuerte y se imponga sobre los y las huelguistas, les obligue a volver o les sustituya por esquiroles.
Seguir leyendo

Publicado en Economía, Política, Solidaridad | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario