Organopónicos: la otra cara de la moneda


Por Isbel Díaz Torres

Para dar continuidad a mi reciente diario dedicado a los
organopónicos, quiero compartir algunas ideas sobre los principales riesgos de salud relacionados con la Agricultura Urbana y Sub-urbana.

Declaro de antemano que a pesar de estas críticas, considero mucho menos dañino este esquema de agricultura que los modelos agrícolas extensivos altamente tecnificados, cuyos impactos ambientales han sido catastróficos, como bien demostró la mal llamada “Revolución Verde”, iniciada a mediados del pasado siglo.

La Agricultura Urbana y Sub-urbana implica la posibilidad de efectos tanto positivos como negativos sobre la salud y las condiciones ambientales. Quizás el más significativo sea la contaminación de las cosechas con patógenos como bacterias, protozoos o virus, debido a la irrigación con aguas contaminadas o aguas negras no tratadas adecuadamente, o por residuos orgánicos sólidos.
Sigue leyendo

Publicado en Ecología, Economía | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

CAUSAS Y EFECTOS: ESPECTROS QUE CONFUNDEN


Por Félix Guerra

CAUSAS Y EFECTOS: ESPECTROS QUE CONFUNDEN

Mirar y ver con calidad y precisión: trascendente responsabilidad actual.

Observaciones críticas por la justicia social, la democracia y el Socialismo en Cuba.

Todo cuenta y vale cuando se trata de economía y política. Cualquier acción tiene consecuencias inevitables a corto y largo plazo. Estado y gobierno, como narra la literatura, tiene espejos en las calles de la realidad social, de hoy y siempre. Las secuelas invariablemente se aprecian de mil maneras en reflejos y los tantos y complejos acontecimientos cotidianos.

Lo que parecen causas, muchas veces son efecto. Si se confunden uno con otros, los análisis serán frecuentemente erróneos. Y generarán por lógica conceptos y adopción de medida equivocadas. Errores y culpas que se escarban en un extremo posiblemente se encuentran en puntos cardinales muy diferentes y opuestos.

Tales análisis trascedentes, algunas de las mayores y verdaderas responsabilidades de Estado y gobierno, si lo son en las dimensiones no solo esperadas sino además soñadas, ante el pueblo de ahora y las páginas de la historia.

La relación que sigue recoge, según creo, antecedentes del pasado inmediato y sus consecuencias múltiples en los acontecimientos de la actualidad.

1 Propiedad estatal como proyecto absolutamente mayoritario, permanente y dominante.

Que no concuerda con textos clásicos del socialismo y choca con análisis contemporáneos. Sí coincide con el socialismo que fracasó masivamente en Europa, que tenían como sostén principal la propiedad monopólica del Estado sobre industria, agricultura, arte y cultura, ciencias, riquezas acumuladas y recursos humanos y naturales de la Nación.

En este apartado, la izquierda latinoamericana y mundial necesita URGENTE hacer repaso de lo ocurrido. La legítima propiedad social devolvería vigor a las ideas del Socialismo, constituiría una herramienta formidable de acicate, lucha y defensa de las conquistas. Ofrecería además al género humano la oportunidad de una nueva y mayor profundización en el desarrollo espiritual, artístico y científico, así como cualitativas libertades y democracia social.

La propiedad, socialista, al fin en manos de personas y trabajadores creadores y productivos de todas las esferas y ramas sociales, cerraría un ciclo de explotación que se inicia con la esclavitud, sigue con el feudalismo y debiera cerrarse con el capitalismo.

2 Replica estructural, desde muy temprano, del modelo soviético en política, economía e ideología. Homologación casi al dedillo y trasplante de moral, ética y estéticas bien ajenas y diferentes a paradigmas e idiosincrasias vigentes. Se importó al país moral socialista, realismo socialista y se trajo de vuelta a los generales. Se generó además un estilo bolo en la producción de artículos, servicios y tratos a la población. Sin contar la ilusión del Comunismo científico y el terrífico Ateísmo científico.

3 Fusión de poderes.

Estado, gobierno, partido, parlamento, poder judicial, sindicato y organizaciones de masas, instituciones culturales y científicas, en un solo haz. Individuo y ciudadano quedan en desamparo, en espera de la clemencia y generosidad de la burocracia.

4 Partido y pensamiento únicos.

Monopolios de ideas, pensamientos ideológicos y filosóficos, que reducen paulatinamente esferas de la democracia y disminuyen el papel de ciudadanos, individuos, grupos y colectivos, crean espíritu de triunfalismo y unanimidad. Anatemiza las discrepancias. Imponen la visión de un solo ojo.

5 Proliferación de estructuras de control social. Síndrome de Plaza sitiada.

6 Restricciones a libertades y derechos civiles, laborales y políticos.

7 Sistema salarial rígido y paralizado durante años, con importantes alzas periódicas del costo de la vida y depresión constante del valor adquisitivo de la moneda. Actúa como exprimidor que desarticula resortes sociales, invierte pirámide social, destruye valores éticos y deja prácticamente sin alternativas financieras legítimas al ciudadano. Olvidos de leyes económicas y de sobrevivencia se convierten en auto estocadas.

8 Uso constante y combinado, como hábito de gobierno, de secretismos, paternalismos, verticalismos, voluntarismos, autoritarismos.

Política que consecuentemente aleja diálogos, intercambios, debate abierto y democrático, y alejamiento de las bases. En tanto formaliza las relaciones con las instancias administrativas provinciales y municipales. Finalmente, así, toda orientación baja de arriba. Finalmente, así, languidece el célebre contacto con las masas.

9 Prensa subordinada al Estado-Partido y control absoluto de Internet.

Flujo de información, investigación y análisis disminuye drásticamente en cualquier sentido y se vacía de contenidos. Medios reducen su función a la distribución de consignas, repetición de antiguas y actualizadas retóricas y mecanicismos, que sustituyen imaginación, creatividad y pensamiento crítico.

10 Ausencia de crítica real, razonada, opinada libremente y recogida de forma mediática.

Mecanismos indispensables para evitar adocenamientos de las ideas y obsolescencias técnicas y conceptuales.

11 Ausencia de diálogo ramal especializado, sostenido y democrático en las diferentes instancias: educación, medicina, salud, deportes, artes y ciencia, industria, agricultura, producción, economía.

12 Ausencia de sistema electoral que permita la elección directa de los gobernantes a todas las instancias: municipal, provincial y nacional.

14 Ausencia de participación popular efectiva, decisoria y constitucional en los principales proyectos nacionales de desarrollo económico.

13 Vida espiritual, política e ideológica de la nación, restringidas a consignas, proliferación de efemérides (en sustitución de las arengas por el futuro), sucesos marcados, repetición del discurso y saturación obsesiva de los medios.

15 Priorizar pertenencia a partido y organizaciones políticas, co

mo razón primordial para la promoción social del individuo, por encima de experiencia, calificación técnica y profesional, prestigio social, vocación, talento, aptitud e inteligencia demostrados.

16 Aspirar oficial y mediáticamente a la incondicionalidad de personas, individuos y ciudadanos, así como de estudiantes, profesionales, artistas y deportistas.

17 Ausencia de planes definidos, económica y científicamente calculados, a largo plazo y sometidos a escrutinios periódicos, como parte de análisis transparentes y planes de desarrollo multisectorialmente fundamentados, debatidos, divulgados y establecidos.

18 No reencuentros periódicos de la Nación en foros de participación democráticos y con la presencia de la totalidad de corrientes posibles de pensamiento vigentes en el País.

19 Escasa preocupación sobre promesas y metas y momento en que se cumplen, no se cumplen o se olvidan definitivamente. O se sustituyen por otras que corren igual suerte.

20 No tener presentes, en mente y el corazón, que el fin no justifica los medios.

SOCIEDAD, NACION Y SISTEMA vigente no soportan tales cargas sin grandes menoscabos y asfixias. Las consecuencias en el mediano y largo plazo son:

1 Improductividad social.

2 Pérdidas de creatividad. Y competitividad.

3 Desideologización y despolitización.

4 Pérdidas de autoridad familiar, docentes y de las estructurales sociales, del Estado en particular y en su conjunto.

5 Pérdidas múltiples de valores sociales, culturales y patrios.

6 Pérdidas de legitimidad institucional, jurídica y constitucional.

7 Pérdidas constantes de credibilidad y confianza.

8 Pérdidas de nuevos actores y talentos naturales y/o sociales emergentes.

9 No renovación de valores éticos, estéticos, nacionales, patrimoniales, acarreados normalmente por las nuevas generaciones.

10 Importantes deformaciones y graves pérdidas generacionales.

11 Pérdidas del sentido de pertenencia y de identidad

12 Incrementos constantes de marginalidad. E indisciplina social.

13 Burocratización creciente. Adquisición de nuevos poderes por parte de las burocracias.

14 Corrupción de las estructuras civiles, policiacas, gubernamentales y estatales

15 Cancelación de horizontes y expectativas de futuro.

16 Desencanto, indiferencia e incredulidad.

17 Emigración.

18 Anarquía administrativa. Ingobernabilidad. Síntomas de colapso.

19 Pérdida de prestigio de las palabras Revolución y Socialismo.

20 Daños a la izquierda continental y las utopías mundiales.

POEMAS DE LA SANGRE COTIDIANA.

Agosto de 2013. Adiciones en septiembre de 2014.

CIUDAD DE LA HABANA. CUBA.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , | 1 comentario

Trabajo comunitario cubano se abre al enfoque de derechos


Por Ivet González (IPS)

LA HABANA, 7 oct. .- Un día lejano y perdido en la memoria, alguien levantó con escasas tablas, cartones y metales la primera casa en San Gabriel, uno de los barrios insalubres que emergieron en la periferia de esta capital y otras ciudades del país.

Los llamados “llega y pon”, observados al menos en Holguín, Santiago de Cuba y Matanzas, son la expresión más dura de la persistencia y crecimiento de la pobreza en Cuba, que califica de “con amparo” porque el gobierno socialista garantiza acceso gratuito a la salud y educación junto a otras asistencias sociales.

Según las últimas cifras públicas de la década de los 2000, la precariedad afecta a casi la cuarta parte de la población de 11,2 millones de habitantes. Especialistas en la materia estiman que hoy viven esa misma cantidad o más familias por debajo de la subsistencia, a causa de la aguda crisis económica de más de 20 años.
Sigue leyendo

Publicado en Economía, Política, Solidaridad | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Una asistencia social para buscar con un catalejo


Por Rogelio M. Díaz Moreno

El economista cubano José Luis Rodríguez pone a nuestro alcance un dato impactante. En un artículo del ex-ministro de economía, que el medio Cubadebate toma de Cubacontemporanea, Rodríguez despliega varias informaciones estadísticas del panorama nacional. Una de las cifras más significativas es la disminución de un 60% en los gastos de asistencia social y la contracción de casi un 67% del total de familias subvencionadas por este mecanismo.

Aquí viene a la mente, obligatoriamente, la canción del grupo Buena Fe, “Catalejo”. Esta pieza hace alusión a la enquistada costumbre de nuestra prensa oficialista de criticar lo que sucede en los países lejanos y ocultar los sucesos locales que causen preocupación. Ábrase al azar cualquier edición del Granma o sus retoños, que con seguridad se encontrarán las críticas más amargas contra los gobiernos estadounidenses, el español, el griego, el chipriota y un largo etcétera, por los recortes sociales que hubieran realizado. La cobertura sobre la situación de las personas pobres en esos países y su abandono por parte de los estados y las sociedades es masiva y gana gruesos titulares. En cambio, acá tenemos un tajazo de esta magnitud, y no ocupa más que una escondida frase, en un artículo reproducido por un medio de mucho menos alcance.
Sigue leyendo

Publicado en Economía, Política, Solidaridad | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Así prospera el oscurantismo sobre la ciencia y la responsabilidad


Por Rogelio M. Díaz Moreno

Hace unos días participé del evento que por acá se conoce como Forum de Ciencia y Técnica, en la reunión del municipio de Plaza,
correspondiente al sector de salud. Se supone que a esta etapa lleguen aquellos trabajos considerados relevantes en los centros del sector de la salud en ese territorio.

Fui con un poco de reticencia, porque el trayecto tiene mucho de burocracia. No basta tener un buen trabajo científico. Hay que llenar folios y más folios, probablemente porque el proceso ha sido concebido por un grupo de funcionarios que funcionan de esa manera. La clave del asunto parece radicar en ilustrar cómo el gobierno ganará mucho dinero si compra la mercancía que uno trae. Esto puede ser muy pragmático, tal vez la clave radique en acostumbrarse. Pero los científicos podrían extrañar el proceso de revisión por sus pares como mecanismo de valoración de un aporte al conocimiento.

Un primer detalle vergonzoso fue la pobreza del convite. Los recortes presupuestarios del sector hacen una mella creciente y vamos a no profundizar en esos pormenores. Porque ni siquiera fueron los más embarazosos. Lo que más me molestó fue la presentación de un supuesto estudio que “demostraba” la efectividad de un tratamiento homeopático para niños de bajo peso en un hospital de maternidad. No tan bajo, como para constituir una situación de peligro que requiriera una intervención mayor, pero sí lo suficiente como para que tuvieran que esperar en el centro hasta mejorar sus condiciones.
Sigue leyendo

Publicado en Economía, Investigación, Política | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | 1 comentario

Imprescindible el diálogo entre cubanos.


[Cuba, neceisdad de un diálogo amplio, serio y
responsable entre todos los cuanos de adentro y de afuera del país]

Por Eugenio Rodríguez Balari

En cordiales encuentros con amigos cubanos estos me han expresado algo con lo que me identifico y creo que entre nuestras características e idiosincrasia, aflora el de ser conversadores y disfrutar los diálogos sobre las más disímiles cuestiones terrenales. La individualidad implica diversas formas de interpretar el desenvolvimiento de lo que acontece a nuestro alrededor; más cuando se trata de cuestiones que nos atañen a todos, como por ejemplo los asuntos políticos, económicos, o los problemas sociales, del medio ambiente, entre otros. En nuestro caso (él cubano), se comprende que han existido mayores fuerzas que han frustrado o impedido los diálogos de forma natural, de manera más frecuente o tolerante entre los que se quedaron y los que se marcharon del país. No obstante ese inconveniente, sigue resultando paradójico y suficientemente contradictorio (cualquiera hayan sido o sean las causas de su origen), para que avanzado en el siglo XXI aún no exista una mayor relación, un diálogo permanente y fluido hacia un proceso necesario de reintegración nacional de los cubanos. A la necesidad de que exista un clima de comunicación permanente en aspectos que puedan ser de interés social (políticos, económicos u otros) para él país; donde participen los que viven en la Isla y los que en la actualidad radican en el extranjero.

No es necesario ser muy ilustrado o poseer una gran erudición para comprender que las políticas de cambios que se desarrollan en Cuba, apuntan y se materializan gradualmente hacia un nuevo modelo de desarrollo económico y social.

En esta ocasión un modelo menos centralizado, menos estatista, menos regulatorio y restrictivo, más abierto al mercado y a las relaciones monetarias/mercantiles, que comienza a ofrecer nuevos espacios a la actividad privada y cooperativa, a los estímulos materiales y se separa de ideas igualitaristas en un contexto de limitado desarrollo. Son rectificaciones necesarias, rediseños imprescindibles en nuevos tiempos y circunstancias locales y mundiales. La globalización y las diferencias de desarrollo entre países, influyen alentadoramente en los procesos integracionistas de naciones y pueblos; por ello las sociedades fracturadas o alejadas de sus intereses nacionales no poseen muchas perspectivas de avanzar y acomodarse a los nuevos tiempos que se viven. En nuestro caso cualquier posición excluyente no resultaría inteligente y menos positiva, no nos fortalecería como pueblo y nos mantendría debilitados y dispersos. Se agrietaría más nuestra fortaleza como pequeño país, que lógicamente necesita encontrarse unido y cohesionado, aunque sea en la diversidad.

Ello debilitaría nuestras posibilidades y perspectivas, también limitaría múltiples opciones de crecimiento que podrían aparecer. Los antagonismos y las contradicciones políticas continuarían siendo agudos y no se contribuiría a mitigar los resentimientos, que incluso arrastraron a otros gobiernos a involucrarse en el diferendo cubano. Sin exclusiones en cuanto a participar en el modelo de desarrollo perspectivo, podríamos beneficiarnos más, utilizando los diálogos frecuentes y la diversidad de criterios, así como la búsqueda de políticas de consensos entre la propia ciudadanía y las mismas autoridades.

La actual dirección del país le ha expresado al mundo y en particular a América Latina y el Caribe (a propósito de la cumbre de la CELAC), su visión sobre la integración de los pueblos de hispano-américa; al expresar la importancia de la unidad dentro de la diversidad, sin dudas un buen consejo y argumento para los países de la región, pero también para el nuestro. Los procesos unitarios no surgen generalmente de la incondicionalidad o la asimilación a una misma posición ideológica o política, sino dela conciliación del conjunto de intereses existentes en una coyuntura determinada y en la diversidad política.

Lo diverso parte de ideas o posiciones distintas, pero esas diferencias cuando son políticas, se acomodan o se logran conciliar en función de alcanzar otros intereses mayores o más comunes que la demanda no justifican. En ningún caso es necesario sustituir las diferencias existentes, o incluso las contradicciones más agudas o significativas, solo tolerarlas cuando existen consensos mayoritarios.

Los diálogos desde posiciones diversas no deben concluir en discordias o tiranteces, sino en fructíferos intercambios de ideas que enriquezcan argumentos o experiencias específicas. No obstante esas diferencias, siempre es conveniente analizarlas y discutirlas a través de formas del lenguaje amigables y respetuosas. Los cubanos para elevar la cultura política, debemos aprender a propiciar formas idóneas para el debate político/ideológico y concientizar el derecho a la diversidad en el pensar y expresar lo diferente. Las circunstancias domésticas o exógenas que hoy concurren en nuestra región, nos refuerzan más que nunca la idea de la conveniencia del intercambio de ideas en la búsqueda de la unidad dentro de la diversidad, también de la armonía, la paz, él desarrollo y el respeto por los consensos mayoritarios. En política lo que puede ser válido para otros lo puede ser también para uno. En la reciente cumbre de jefes de estado celebrada en La Habana, también se dijo que no es posible la paz sin desarrollo, ni el desarrollo sin paz. Algo que es necesario reflexionar. Ello es un argumento válido y además vigente como para propiciar la armonía entre EEUU y Cuba , así como el viejo y gastado diferendo existente entre los cubanos.

En definitiva la historia nos muestra que innumerables crisis y conflictos de mayor envergadura y más peligrosa que la nuestra; se han resuelto con el diálogo tolerante y constructivo y negociaciones oportunamente elaboradas. Hay que abandonar posiciones e ideas fosilizadas, los extremismos, salir de la pasividad o indiferencia y peor aún, el de quedarnos con los brazos cruzados. No es correcto continuar confrontándonos y posibilitar que se siga por el mismo y largo derrotero. Es necesario salir del absurdo, del marco de la valla de gallo, del camino de la discordia y la hostilidad y avanzar hacia las conveniencias del dialogo, el intercambio de ideas y la negociación sin condicionamientos, además prudente y tolerante. Debemos encontrar la luz al final del túnel, esforzarnos en trabajar en una dirección correcta, contraria a la contraproducente actitud que ha prevalecido y pasar la página; sin dejar de presionar a los que no desean que se desarrollen los intercambios de criterios y obstaculizan los acercamientos o contactos humanos. A estos individuos que al parecer aún viven los años de la guerra fría, donde quiera que se encuentren situados geográfica o políticamente, hay que decirles que no debe existir temor ante el término diálogo y señalarles que este es la plática entre dos o más personas, que alternativamente manifiestan sus ideas o puntos de vista y pueden ser diferentes. Esa es en esencia su importancia, porque nos sirve para comprendernos los humanos y es el procedimiento idóneo para evitar conflictos y encontrar entendimientos entre las personas, las sociedades y países .Ese proceder adquiere mayor relevancia, cuando se trata de buscar soluciones a viejos, agudos y antagónicos conflictos políticos y económicos, que durante más de cinco décadas nos han llevado a proceder equívocamente. En los primeros años del siglo XXI, tal parece que la sociedad cubana se encuentra requerida y con urgencia de repensarse de forma general e íntegramente. En esa necesidad cabemos todos y cada quién debe hacer sus aportaciones correspondientes. No valen subestimaciones. De ahí que a través de los frecuentes intercambios de ideas que puedan producirse, se estimule el interés por derribar juicios o prejuicios, muchas veces estereotipados, que se han enquistado y manipulado durante mucho tiempo. Los diálogos frecuentes y multisectoriales, pueden eliminar las actitudes que eclipsan la reintegración u otras ideas reduccionistas sobre nuestros problemas y diferencias históricas y actuales. Como oponernos a lo consecuente y justo de auspiciar intercambios personales para reconsiderar ideas y hacerlo respetuosamente, sabiendo de antemano que sólo a través de estos acercamientos se pueden encontrar soluciones definitivas y verdaderas. Conocerse, estrecharse las manos, mirarse a los ojos, oír las voces, e incluso abrazarse, no lo sustituye ninguna de las más avanzadas tecnologías contemporáneas.

Las conversaciones inteligentes derriban muros y se convierten en puentes de acercamientos humanos.

Hay que limpiar el ambiente de nuestras relaciones humanas, eliminando lo que envenena y dificulta las mismas, barriendo con eficiencia los obstáculos que existen para un nuevo escenario de reconciliación nacional.

En este camino hay que efectuar re-lecturas de añejas valoraciones, que nos posibiliten justipreciar nuestra historia y fortalecer el acervo de la rica herencia política democrática, revolucionaria e intelectual que poseemos.

Nada debe sectariamente ser subestimado. La actual situación cubana debe transitar por un proceso de diálogo, que se oriente no solo a través de las diferencias políticas existentes, sino ir mucho más allá, con objetivos multisectoriales dentro de la sociedad civil. Porque a nadie escapa y es suficientemente evidente que ha existido una importante fragmentación social que hemos vivido a lo largo de varias décadas y ella debe ser superada. No debemos abrigar dudas que el diálogo o los diálogos que puedan efectuarse, por lo general devendrán en un útil y fundamental procedimiento de convergencia y a la larga de recuperación integra de nuestra sociedad y espíritu patriótico. Todos tendremos que reconocer la pluralidad, la policromía cultural y política que ha existido y existe en nuestro país, con independencia de quién es mayoría o quién no, y los intereses que cada persona o grupo humano representan. El acercamiento que entre todos aspiramos a construir, no necesita iniciarse ni concluir como un encuentro entre ciegos o sordos, porque juntos debemos aportar nuestros criterios y comunicar las cuestiones de mayor conocimiento que poseemos. De manera que todos aprendamos de lo que otros conocen más que uno y así nos apoyamos. Con los intercambios de conocimientos y experiencias se expansiona y profundiza el pensamiento, se esclarecen situaciones de conflictos y se aligera el camino.

Si queremos una Cuba más próspera, eficiente, más justa socialmente y a su vez libre y democrática, a todos corresponde deponer intransigencias y colocar nuestra cuota de apoyo al presente y al futuro. Así se haría una valiosa contribución para refundar la sociedad cubana, para que esta se asiente en el mayor respeto a las libertades ciudadanas, la justicia social, el estado de derecho y la solidaridad más consecuente. En circunstancias de transformaciones económicas, sociales o políticas; la opinión, el debate y los intercambios de criterios son fundamentales para cambiar las mentalidades; lograr consensos ciudadanos o acuerdos convenientes para las mayorías ciudadanas. Además para dar sólidos pasos con el apoyo de muchos, o incluso con los criterios contrarios de otros, pero sin tener que acudir a obviarlos o condenarlos por no identificarse con ellos.

¿Podemos preguntar en qué lugar del mundo existe una sola opinión sobre cuestiones políticas, económicas, sociales o ambientales, etcétera? Sabemos de antemano que ello no existe. Para muchas personas la libertad de pensamiento es siempre aquella libertad de quién piensa diferente a uno, y mi libertad se origina cuando aparece la libertad del otro. Por ello siempre resulta conveniente recordar, aquella célebre frase del benemérito de México y las América Don Benito Juárez, cuando expresó queel respeto al derecho ajeno es la paz. Aprovecho para agregar que existen muchas personas e instituciones dentro como fuera de Cuba, que sin renunciar a sus inclinaciones políticas, ideológicas o a su visión económica; se encuentran procediendo interesadas en que sus criterios participen de los diálogos necesarios y allanen el camino del entendimiento y una mayor cohesión entre todos los cubanos.

Por ello y para finalizar estas valoraciones parto de una idea esencial, la que considera imprescindible poner en marcha una consensuada evolución política entre todos los cubanos, la que sea capaz de ampliar el actual proceso de apertura que se lleva a cabo en el país, aunque haya que hacerlo con pensamientos patrióticos disímiles. Aprender a conciliar la unidad con la diversidad como se ha dicho, y a proceder en lo fundamental al lado de la mayoría del pueblo, resultaría una formula sabia y saludable; la que con paciencia, tenacidad y rigor, nos permitiría esculpir de conjunto, el modelo de desarrollo económico y social que se encuentra en marcha y sobre todo, diseñarlo de manera tal donde quepamos en el futuro próximo todos los cubanos.

Publicado en Política | Deja un comentario

AEROPUERTOS Y SOCIALISMO EN CUBA


Por Félix Guerra

Despedir es una costumbre, un rito, un sentimiento. Una forma de solidaridad. Y un asunto casi sagrado. En particular aquí en Cuba desde hace medio siglo.

Por Félix Guerra

Ignoro cómo en el Aeropuerto Internacional José Martí, es decir, por parte de sus dirigentes administrativos, se llegaron a adoptar medidas efectivasy absurdas para impedir el acceso de acompañantes a personas que se disponen a viajar al mundo por cualquiera de los motivos posibles.

La Terminal 3es, entre todas las terminales y aeropuertos cubanos, donde fue más visible el asunto de esa nueva prohibición, es un paradigma de qué no se debe hacer nunca y cómo no se debe ni podría construir una sociedad de justicia que alguien luego llamara socialista.

Se podría conjeturar, POR EJEMPLO, que la decisión fue el resultado de una mayor descentralización, por los cambios o actualizaciones que ocurren en el país. ¿Antes una medida similar debía ser consultada con el NIVEL SUPERIOR y ahora no?

O no, la medida fue autorizada o consultada con niveles superiores. O peor, la medida fue bajada del nivel superior y acatada con la disciplina de costumbre.

Seguirían otras interrogantes. ¿Es posible adoptar tales medidas en un aeropuerto que precisamente lleva el nombre de JOSE MARTI? ¿En el aeropuerto más importante de Cuba y por donde llega el mayor volumen de pasajeros del exterior, tanto extranjeros como cubanos a la patria del apóstol de la independencia?

¿Dónde estaban el sentido común y el tacto políticos, tan famosos en décadas pasadas, a la hora de decidir la interdicción y dejar que el público, viajerosy acompañantes, se enteraran del suceso cuando llegaran a las terminales?

¿Cómo queda la burocracia y cómo queda la prensa cubana?

¿Se pensó que todo se estancaría ahí, sin comentarios, acostumbrados como estamos ya a prohibiciones, no información y a permanecer con la boca entrecerrada porque no hay sitios ni ocasión para estas quejas y explicaciones imprescindibles a la población, al pueblo, al ciudadano, a quienes reciben servicios del Estado un día y otro día y un año y el siguiente?

En este de mes de julio pasado, tuve necesidad de ir al aeropuerto y a la ya célebre Terminal 3, por cinco sonadas ocasiones. Tres para recibir visitantes y dos para despedir. Algunas veces por el día y dos por la madrugada.

Al aeropuerto siempre o generalmente se va en auto. El auto debe ir al parqueo, pero en el parqueo no hay luces, sino total oscuridad. A pesar de que hay que pagar para estacionarse allí a cualquier hora. Comprobé de inmediato que era el sitio ideal para:

Uno) hacer las necesidades fisiológicas, porque los baños quedaron represados dentro, donde entonces solo tenían acceso los viajeros.

Dos) un asalto impensado, porque tampoco existe vigilancia, en cuanto se corra la voz de que no hay luz ni guardias visibles en ninguna parte.

Tres) que si tienen algún inconveniente con el auto, por ejemplo que no arranca al regreso, no hay a quien pedir ayuda. Así nos ocurrió en una oportunidad. Y si vas hasta la terminal, a unos 200 metros de distancia, donde hay luces, nadie, ni policías ni trabajadores están dispuestos allí para echar una mano u ofrecer cualquier tipo de solución.

Alguien en idéntica situación, compartiendo conmigo un instante de su tiempo, comentó cáustico y risueño:

Antes el peso cubano, con el retrato de Martí, no tenía acceso a las tiendas de divisas, ahora es el acompañante cubano quien no tiene cabida en el aeropuerto José Martí. ¿Qué le pasa a la gente con José Martí?

Yo agregué inspirado y no tan risueño:

-Es que, amigo, quien sale del país, por cualquier motivo, merece todo el respeto. Ya sea extranjero o cubano. Y quien se queda, también por cualquier motivo, merece todo el respeto. Es que nos falta respeto, incluso por nosotros mismos.Hemos perdido valor en la propia patria.

Siguieron otras conversaciones al respecto, pero es tema de otra crónica.

OCURRIERON MUCHAS COSAS

En esas 5 ocasiones de recibimientos y despedidas, de mi familia y mías, tristes y afectuosas al mismo tiempo, ocurrieron muchas cosas.

El famoso argumento dela aglomeración allá dentro era incierto. Yo tomé el carrito de equipaje de mi hija y la acompañé a las antiguas e inolvidables áreas de espera. Nadie notó el disfraz porque con una maleta a cuesta todos somos iguales, posibles pasajeros.

Las áreas de espera, comprobé, habían pasado a convertirse en estepas refrigeradas y solitarias. Solo personas en fila para marcar pasajes y entregar bultos, quienes entonces no necesitaban silla para esperar. Entretanto las sillas o butacas no esperaban a nadie. Los pasajeros volvían afuera en cuanto podían, porque allí en el apartheid aguardaban sus seres queridos, más importantes que mucho espacio disponible o todo el aire acondicionado del mundo.

Allá afuera, a la intemperie de sol o luna, están los rostros que deseaban ver luego de mucho tiempo o que luego no volverán a ver en mucho tiempo. La ausencia es una trampa del corazón y merece los mejores tratos posibles.

Los 20 metros estándar de espacio, aquellos de que se hablaba en los periódicos, eran un argumento más, un embuste administrativo y seguramente burocrático. Unapauta inventada o quizás vigente en algunos grandes aeropuertos, donde las costumbres de despedir y recibir son muy diferentes a las cubanas.

En Cuba, despedir y recibir es una costumbre, un rito, un sentimiento. Una forma de solidaridad. En particular desde hace medio siglo a esta parte. Borrarlo de un plumazo es otro sinsentido y fallo importante de tacto político. Se llama idiosincrasia, cubanía, y no se cambia por decreto. Y es más importante que cualquier estándar.

En Cuba, creo, luego de esta experiencia, infausta por un lado, pero enriquecedora por otro, resulta necesario mostrar cara fea a la arbitrariedad administrativa o política, a las prohibiciones burocráticas, que casi siempre son adoptadas para comodidad de quienes prestan servicios, particularmente el Estado, que tantas veces muestra el rostro de la indiferencia o la prepotencia, y pone de lado al infeliz usuario desarmado de su capacidad de protestar.

Estos actos de infraternidad y arrogancia, amigos y camaradas, suceden a nombre del Socialismo. Pero Socialismo y Democracia son otras cosas bien distintas, aunque muchos hoy ya no quieran creerlo. Aquí, en este punto, podríamos volver a reflexionar acerca del tacto político, que parece se pierde como a veces en algunos males trances se extravía el alma.

Vi publicados, siempre en sitios alternativos, correos electrónicos o Internet, boletines donde resiste la ética de los valores y un mejor periodismo, denunciasmuy firmes con respecto a la Terminal 3. Tales como las del cineasta Tabío, del politólogo Esteban Morales, del pintor César Leal, del periodista Félix Sautié y del historiador Rolando López del Amo. Seguro hubo otras.

El periódico Juventud Rebelde del sábado 4 de octubre, anuncia en su última página y en el espacio inferior, que YA PUEDEN ENTRAR LOS ACOMPAÑANTES A LA TERMINAL 3. La explicación, escueta, no es suficientemente sincera y carece de análisis, costumbre de una prensa que a menudo opta mejor por el disimulo que por la información.

¿Cómo queda la credibilidad, credibilidad de funcionarios y órganos de prensa, luego de este episodio que se suma a una lista?

Detrás del affaire de la Terminal 3 están tanto el burocratismo autoritario como el sentimiento (que poco a pocoenraíza) de propietario monopolista con que se arropa el Estado. Dos fantasmas que hoy recorren la Nación.

Quienes dirigen en diferentes instancias o niveles (si aprendieron la lección) creo que ganaron a partir de ahora nuevas responsabilidades: RESPETO SIEMPRE A CIUDADANIA Y CIUDADANO. Utilizar sin falta buen juicio y tacto político. Y pensar que el dirigente administrativo o estatal, así como cualquier mortal, solo están de paso por la Tierra.

Prensa también adquiere misiones importantes adicionales. Informar en las buenas y en las malas. Yadoptar el bando de la población, porque los beneficios solo son reales cuando el beneficiado es el Pueblo.

Denuncia y protesta no murieron. Continúan vivas y alertas. Ahora más, por la victoria nada intrascendente obtenidaen el escenario de batallas. Quienes arriesgan una opinión crítica le devuelven coraje y valor al ciudadano. Y le suman argumentos y espíritu de resistencia antes las arbitrariedades.

Decoro es un arma que recomendó Martí.

http://guerraa4manos.com/partes-de-guerra/2014/10/aeropuertos-y-socialismo-en-cuba/

Publicado en Uncategorized | Etiquetado | Deja un comentario

Venezuela: La necesidad de una alternativa revolucionaria o la revolución bolivariana definitivamente fracasar á


Tomado de Mundosocialista.net 23/09/2014

Por Johan Rivas, Socialismo Revolucionario (CIT en Venezuela)

Recientemente se celebró el 3º congreso del PSUV, partido que se postula como el partido de la revolución bolivariana. En sus inicios en julio del 2007, criticábamos el rol regresivo que jugaba sectores de la burocracia y militares asimilados a la gestión de gobierno en la construcción del partido.

Denunciábamos que las imposiciones desde arriba, ignorando a las bases, descalificando, excluyendo quienes pensaran distinto o se atreviera a cuestionar las imposiciones, terminara tarde o temprano degenerando un partido que nacía con una fuerza popular importante con los triunfos revolucionarios del pueblo y los trabajadores durante los eventos históricos del 2002, 2003, 2004, 2006.

Planteamos también en ese momento que las fuerzas revolucionarias con tradiciones y programas, teníamos que articularnos hacer un bloque de fuerza común, para equilibrar la correlación de fuerzas y disputarle la dirección del proceso revolucionario a los reformistas y la pequeña burguesía y sector de la burguesía oportunista que intentaría tomar control y llevar por el camino de la derrota la revolución
bolivariana.
Sigue leyendo

Publicado en Economía, Política, Solidaridad | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

La urgencia del diálogo de todos con todos.


Por Félix Sautié Mederos.

Crónicas cubanas

Hace algunos días leí dos muy interesantes artículos que no podría pasar por alto sin comentarlos: El Debate que necesitamos y ¡Cuba va! ¿pa dónde?, ambos de un mismo autor que procede de la Universidad de Matanzas en Cuba, Roberto G. Peralo (1). Para mi percepción, esos artículos forman parte de una misma intencionalidad con la que estoy plenamente de acuerdo y que se refiere en mi criterio muy particular, a un llamado de atención sobre lo que oficialmente se está realizando de forma discreta, según pienso al viejo estilo de las ORI (2) cuando se planteaban estrategias que si bien no eran secretas se consideraban discretas; y, por tanto de acuerdo con aquel concepto sectario y dogmático que las caracterizaba: impenetrables. En nombre de los cambios con vistas a la denominada actualización del modelo económico y a la puesta en práctica de los Lineamientos aprobados por el VI Congreso del PCC, se trabaja en la elaboración de políticas, mecanismos y medidas en general sin diálogo, mediante análisis y debates solo con algunos escogidos entre los que se incluyen a la burocracia junto con la tecnocracia y nada más.

Me refiero a cuestiones que considero trascendentales, que requieren de un análisis transparente y con la más amplia participación, porque ponen en juego al futuro de la Nación cubana y de nuestra identidad nacional que se forjaron con más de cien años de luchas, sacrificios y entrega de todo un pueblo, curtido en el combate de enfrentamiento primero contra el colonialismo europeo español y a continuación contra las apetencias del Norte Revuelto y Brutal tal y como denominara nuestro Apóstol José Martí al vecino del norte: Los Estados Unidos de América. En cuanto a la Nación cubana hay que tener muy en cuenta que además en la actualidad se encuentra también dispersa por el mundo en una diáspora con ritmo creciente, y que de conjunto nuestra Nación constituye un ámbito espiritual y geográfico que no puede considerarse propiedad de nadie en particular. En este orden de cosas, es importante tomar muy en consideración que por muchos méritos que se consideren haber acumulado los que detentan los timones de mando de la sociedad, los que incluso no se los discuto ni menosprecio, pero que en todo caso representan méritos de vida que no le confieren la propiedad del país que pertenece a todos los cubanos por igual y por derecho inalienable. En mi criterio entonces, la transparencia, el diálogo, la virtud de escuchar y de tener en cuenta los criterios objetivos de todos los que los planteen, resulta la verdadera garantía de una gobernabilidad que cuando entra en dificultades objetivas y subjetivas genera hastío y caos que incluso pudieran llegar a la desolación.

Sobre la necesidad en Cuba de un diálogo de todos con todos y con vistas al desarrollo efectivo de una República en la que quepamos todos, he estado insistiendo recurrentemente en mis crónicas, artículos e intervenciones en donde me ha sido posible hacerlo, porque espacios para ello son muy pocos y restringidos; y , cuando leí esos artículos que comento, encontré en su contenido un verdadero estímulo e impulso a estos propósitos que si bien no son míos exclusivamente, animan mi vida, mis sueños y mis anhelos.

En su artículo El debate que necesitamos, Peralo, plantea un recuento histórico de los debates que se realizaron en los años 60 en Cuba animados muy en especial por el Che, en los que también participaron otros dirigentes del momento sobre los temas económicos y de gobernabilidad con plena libertad de expresión y según textualmente expresa Esa polémica se desarrolló en medio de cambios profundos y trascendentales en la sociedad cubana. Los dirigentes, académicos y la ciudadanía en general no tenían temor de contradecir la opinión oficial La sociedad cubana, con menos instrucción y cultura, podía presenciar las contradicciones que existían entre los principales dirigentes del país. Ninguno de aquellos debates provocaron que la Revolución se debilitara. Gracias a esto, los ciudadanos conocían cuáles eran las ideas y criterios, en detalle, de los que tenían bajo su responsabilidad los destinos de Cuba La única forma posible es confrontar ideas y criterios de forma transparente. Con mecanismos que permitan a todos los interesados tener acceso a ese debate. El debate no puede ser privilegio de unos pocos.. Y en el otro artículo a que me refiero ¡Cuba va! ¿pa dónde?, escribe en relación con la presunta existencia de una comisión oficial de estudios que está diseñando el nuevo modelo económico cubano algo que considero muy importante y que cito textual: Solo espero que el rumbo que se tome sea sobre la base de un consenso nacional y no decisión de un pequeño grupo de políticos y burócratas.

Considero por mi parte, que la urgencia de un debate de todos con todos, es evidente y se hace cada día más impostergable ante los oídos sordos y los silencios de las cúpulas que son responsables del hastío y la pérdida de credibilidad dentro de un pueblo que constantemente recibe el impacto de medidas que lo afectan sin previo conocimiento de la intríngulis de su elaboración y objetivos, en tanto que muchos están optando con ritmo creciente, por irse del país, algo muy actual, que aunque no lo recoge la prensa local, no se puede negar. Así lo pienso y así lo afirmo en concordancia con los propósitos de que se abra el diálogo y el más amplio debate posible, sin lo cual no se logrará el objetivo de crear un socialismo próspero y sostenible. Lo planteo además con mis respetos para el pensamiento diferente y sin querer ofender a nadie en particular. fsmederos@gmail.com

(1) El debate que necesitamos, La Joven Cuba 29 de septiembre del 2014 http://jovencuba.com/2014/09/29/el-debate-que-necesitamos/; ¡Cuba va! ¿pa dónde? . Observatorio Críticohttp://observatoriocriticocuba.org/2014/09/29/cuba-va-pa-donde/#more-6074

(2) ORI, Organizaciones Revolucionarias Integradas, unión en los años 60 de los tres movimientos y partidos que realizaron las luchas contra la dictadura de Fulgencio Batista.

Publicado en Por Esto! el lunes 6 de octubre 2014.

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=355318

Publicado en Política | Etiquetado , | Deja un comentario